Archives for posts with tag: Angeles

Hola a todos:

Sí, el día 30 sale publicado el último libro en mi trilogía juvenil Asuntos angélicos: Asuntos angélicos 3. Pink, ¿ángel o demonio? Ha sido una maratón, pero ya no queda mucho.

Asuntos angélicos 3. Pink, ¿ángel o demonio?

Asuntos angélicos 3. Pink, ¿ángel o demonio?

Hasta ahora había compartido canciones, fragmentos, etc, pero cuanto más nos acercamos al final más difícil es no revelar detalles importantes del argumento, así que en lugar de eso, se me ocurrió entrevistar a uno de los personajes, G, que aunque es un demonio, accedió a contestar unas cuantas preguntas.

G

G

Hola G: Es muy amable de tu parte acceder a venir a hablar con nosotros sobre Asuntos angélicos. Debes estar muy ocupado.

¿Por qué? ¿Porque soy un demonio?

Bueno, sí, pero sé que no te gusta que te llamen demonio.

No es el nombre de por sí, sino las ideas que crea en la mente de la gente. Cuando la gente empieza a hablar de demonios se imaginan tonterías. Piel roja, cuernos, un rabo… Todo eso.

Desde luego no eres así para nada. En absoluto. Aunque, ¿es éste tu aspecto real?

No. Me pareció mejor aparecer como G. El chico al que Pink conoce en el primer libro.

Sí, es cierto, sufres unos cuantos cambios durante la serie. ¿Crees que tú eres el que más cambiar?

(G hace que no con la cabeza.)

No. Supongo que si hablamos de apariencia física, entonces sí, yo sufro unas cuantas encarnaciones diferentes. Pero con respecto a cambiar…en cuanto a lo que más importa, creo que la mayoría de los personajes lo hacen. Pink se vuelve mucho más decidida, sus amigas Lorna y Sylvia cambian, Seth también. Incluso Azrael cambia.

Azrael. El ángel. Vosotros dos tenéis una relación muy rara. Y aunque a algunos lectores les pareces más interesante que él, parece que tú…

¿Sí?

Estás algo celoso de él.

¿Y qué te hace pensar eso?

Cuando Pink habla de lo guapísimo que es Azrael, parece que te sienta mal y te lo tomas muy a pecho.

Ella exagera. Bastante.

A mí no me lo parece. Es guapísimo.

¿Le has conocido también?

Sí.

Quizás sea una característica humana. A mí no me parece que sea tan hermoso. De todas maneras, creí que querías hablar sobre mí.

Sí, por supuesto. ¿Disfrutas haciendo el papel de un ser humano?

Depende de quién sea el humano. Ser un niño y tener que ir a la escuela y todo eso puede ser muy aburrido, y si ocupo el cuerpo de una persona mayor, a veces la vida se pone difícil, pero puede ser una gran experiencia. Desde luego le proporciona a uno una perspectiva diferente de las cosas.

¿El convertirte en humano no te hace sentir mal por algunas de las cosas que haces? Que les haces a los seres humanos, quiero decir.

Solo estoy ocupando un cuerpo humano. Es como en el caso de un actor. Por más convincente que sea, no soy un ser humano de verdad. Y cuando estoy en el cuerpo de alguien es porque tengo una misión que cumplir.

Pero no te gustó nada cuando Pink se enfadó contigo por lo que hiciste en el primer libro. Da la impresión de que te sientes muy unido a ella.

Bueno, Pink es diferente. No me rompe el corazón lo que pueda decir un ser humano cualquiera. ¿Corazón? ¿Qué corazón? Pero ella no es un ser humano ordinario. Aunque sé que no estaría de acuerdo.

Eso es cierto. ¿Algo más que añadir?

Sí. Soy más gracioso que Azrael. Y él no es tan exageradamente guapo tampoco. Ah, y leeros las historias, que vale la pena. Y decidnos si os gustaría leer más aventuras.

Gracias G. Gregorious.

Gracias.

Y ahora, la descripción del libro:

OK, OK, OK. Pink por fin lo ha entendido. Es la Elegida, le guste o no. El Cielo y el Infierno la están presionando cada vez más, y sus enviados están más cerca de casa que nunca. Than cerca que no los puede ignorar. Y ella hará todo menos eso.

Tenga el tiempo que tenga, está decidida a hacer que cuente. Solucionará los asuntos de sus amigas, ayudará a su familia, y vivirá la vida un poco. Y luego, se pondrá al mando. Porque nadie va a poder decir que Pink se rindió sin luchar. Por grande y malo que sea el enemigo.

Confusión de sexos, romances, antiguos amores que por fin germinan, nuevos retos, intervenciones divinas, lágrimas, risas y magia. Todo eso y más. Porque si te vas a ir, hay que hacerlo a lo grande.

Los enlaces:

Amazon:

http://rxe.me/YI05N96

Apple:

http://apple.co/1eFZgfd

Kobo:

http://bit.ly/1Fl7IH9

Nook:

http://bit.ly/1SRpYBl

También estará disponible en otros sitios pero no tendré los enlaces hasta que salga publicado oficialmente. Siempre podéis indagar, o echarle un vistazo a mi página web, que intento tenerla al día.

Naturalmente, tenemos video:

Hasta ahora os había traído videos con canciones de ángeles para celebrarlo, pero esta vez, para animar a la gente y que se interesen por la serie, he decidido ofrecer el primer libro GRATIS (donde puedo. En Casa del Libro, por lo visto no es posible, pero seguiré investigando).

Aquí os dejo los enlaces:

Amazon

http://rxe.me/YI7UMCW

Kobo:

http://bit.ly/1GLyi0v

Nook:

http://bit.ly/1K5e174

Apple:

http://apple.co/1cvgBWw

Page Foundry:

http://bit.ly/1NlZ9RA

Scribd:

http://bit.ly/1BJ7rBx

Oyster:

http://bit.ly/1Mpxdh9

Muchas gracias por leer, y ya sabéis, si os ha interesado, dadle al me gusta, comentad, compartid, y sobre todo, haced CLICK! Ah, y comentádselo a la gente que le pueda interesar. Y, por si quereis practicar, la versión inglesa también está gratuita. 

Advertisements

Hola a todos:

Mañana será publicada la segunda novela en mi serie juvenil Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg. Y se me ocurrió que para recordároslo, le dedicaría un post individual.

Primero quería compartir un video que preparé, que aunque lo incluí en un post la semana pasada, como estaba al final de todo, creo que pasó desapercibido. Así que hoy lo pongo al principio.

Un fragmento de la novela:

El viernes me pareció ver a un tipo al que no había visto nunca antes, de pie delante de mi casa. Cuando salí echó a andar hacia mí, o eso me pareció, pero Seth pasó en coche y se ofreció a llevarme y yo accedí. Cuando volví a ver al mismo tío esperando a cierta distancia cuando Sylvia, Lorna y yo salimos de la escuela, no supe qué pensar. Creí que desaparecería durante el rato que íbamos a pasar en la biblioteca. Y no le vi cuando salimos de allí o de camino a la parada de autobús. Pero tan pronto como arrancó el autobús, le vi de pie en la acera al otro lado de la calle.

El tío aquel me estaba empezando a asustar. No se lo había contado a Lorna y Sylvia porque ¿qué podían hacer ellas de todas maneras? Sylvia empezaría a hablar de acoso, como siempre, y Lorna se preguntaría si era un buen candidato para una relación amorosa. Aunque, para ser justa con ella, de hecho no. Era alto, muy delgado, pálido, con pinta de Goth, con un vestuario nada impresionante… No, no era de los que Lorna consideraría un buen candidato a novio. Y por lo menos debía tener veinticinco años o más. ¿Por qué nos estaba siguiendo? O, mejor dicho, ¿por qué me estaba siguiendo a mí?

El hombre misterioso que sigue a Pink

El hombre misterioso que sigue a Pink

No es que me asuste fácilmente, en mi opinión, pero empecé a andar más deprisa. Estaba oscureciendo y aún me quedaba un trozo para llegar a mi casa, y aunque el vecindario era seguro… Él también aceleró. “No te asustes. ¡No te asustes!” me iba repitiendo mentalmente. No me funcionó demasiado bien. Estaba a punto de echar a correr cuando el tipo ese gritó:

—Pink… ¡Pink!

Vale, eso era raro. ¿Cómo narices sabía cómo me llamaba?

—Pink… —yo me había parado. Me alcanzó—. Soy yo. —Le miré. Yo…

—¿Quién eres exactamente?

—Me siguen gustando las trufas Lindt.

—¿G?

Él sonrió y asintió.

El G original

El G original

—Me pensaba que te habían hecho ir de vuelta… a casa. No me di cuenta de que simplemente te iban a dar otro cuerpo.

Se encogió de hombros.

—Yo tampoco. No, me han dado otra misión.

—Ya veo. ¿De nuevo aquí?

—No exactamente.

—¿Entonces dónde?

—Dallas.

—¿Cómo? Está lejos. ¿Tienes el día libre, o está tu protegido por aquí, o qué?

—¿Libre? No tenemos tiempo libre.

—Tenéis un contrato de mierda, entonces.

Él se rio y se encogió de hombros.

—No está tan mal considerando los tipos de contratos que mi jefe suele ofrecer —dijo. Ahora me tocó a mí sonreír.

—Así que, ¿qué haces por aquí?

—Quería ver cómo estabas.

No empecéis todos… “Oh, qué mono” porque estamos hablando de un demonio.

—Estoy bien. Gracias.

—Me alegro. ¿Se está cuidando bien de ti Dashiell?

—Podrías preguntárselo a él. Nunca he tenido muy claro que es lo que pensáis conseguir vosotros siguiéndome todo el rato. Me has dado tantas versiones distintas de la historia… Y Dashiell… Es mucho más estricto y dedicado exclusivamente a la misión de lo que lo eras tú.

Suspiró. Su nuevo cuerpo le daba un aspecto más vulnerable.

—Echo de menos estar conectado contigo.

Ahora estaba llevando las cosas demasiado lejos.

—Si haces memoria, la tal conexión se rompió hace tiempo. Debería irme. Se está haciendo tarde.

—Te acompaño a casa.

Me daba una sensación muy rara el tener a G andando a mi lado, pero sin parecerse para nada al que solía ser. Muy extraño.

—¿Cómo están Lorna y Sylvia?

—Bien. Bueno, más o menos. Lorna ha decidido que ha llegado la hora de encontrar a su hombre perfecto, y Sylvia decidió ir a por ello y diseñó un programa de ordenador para ayudarla. Y creó un perfil e incluso una especie de retrato digital. Y se parece algo a Dashiell, así que ahora Lorna cree que él podría ser su hombre perfecto. Y él no ha sido de gran ayuda.

Dashiell

Dashiell

—¿Qué ha hecho?

Le conté a G su idea de crear una tapadera para mantenerse en contacto conmigo haciendo que todas le ayudásemos en su proyecto.

—No deberían haberme apartado de tu caso —se quejó.

—Oh, estoy segura de que ella estará bien. Lorna es dura de pelar.

—¿Y Sylvia?

—No estoy tan segura sobre Sylvia. Se está comportando de forma rara últimamente. Nos dijo que puede que hubiera conocido a alguien pero no quiere contarnos ningún detalle. Y siempre parece estar distraída. Creo que algo se cuece, pero por algún motivo no quiere hablar de ello. Estoy preocupada, aunque normalmente suele tener los pies en tierra.

Él se acarició la barbilla, que en su cuerpo actual era muy prominente.

—Veré si puedo descubrir algo.

—Estoy segura de que debes estar ocupado con tu misión, sea lo que sea. No quiero que te metas en líos con tu jefe por no hacer tu trabajo y mezclarte en asuntos humanos.

Se encogió de hombros.

—A mi “jefe”, como insistes en llamarle, le gustan los líos. Le hacen superarse a sí mismo. Siempre consigue encontrarle un lado ventajoso a algo que a primera vista parece haber salido mal.

—Muy emprendedor. Suena a spin doctor.

—¡Desde luego!

Sonreí y le miré atentamente. Sí, daba una sensación muy rara, porque aunque, por supuesto, la voz tampoco era la suya, e incluso el acento era diferente —un deje sureño lento y pausado que el G de antes no tenía— a mí me seguía sonando como él. O quizás solo era mi mente gastándome una broma.

—Parece que tu misión no te tiene muy ocupado. Supongo que no puedo saber de qué va.

Él hizo una mueca. Le había tocado un punto sensible.

—Es un aburrimiento. Se supone que tengo que hacerle de niñera a un niño pequeño, tiene unos siete u ocho años, porque a uno de nuestros analistas se le ocurrió sugerir que tiene el potencial para convertirse en un tipo peligroso en el futuro, un líder letal y chiflado de las masas, o un supervillano, o un cerebro criminal… Algo así. Si te digo la verdad, hasta ahora es un niño la mar de aburrido, ni siquiera es particularmente malo o travieso. Quizás Sylvia debería venir a trabajar con nosotros. Sus programas puede que nos resultaran más útiles que nuestros métodos de investigación. Revisando historias, leyendas, libros antiguos, observando las estrellas… Supersticiones tontas si quieres mi opinión.

Me hizo reír.

—Nunca hubiese creído que eras un escéptico, cuando mostrabas tanta pasión por la profecía esa que tiene que ver conmigo.

—Bueno, es mejor no arriesgarse. Y es una profecía muy famosa y de buena reputación, no un puzle de unir los puntos.

Le miré intentando adivinar la verdad.

—Pero de todas formas no importa, porque en realidad no se refiere a mí. ¿No?

—Por supuesto.

¿Se sonrojó? A mí me lo pareció, pero no estaba segura de lo mucho que el cuerpo huésped mostraría las emociones reales del demonio. ¿Tenían emociones de verdad? Yo no le creía. Me preguntaba si volvería a  creerle alguna vez.

Pink

Pink

—Por supuesto que confío en tu discreción con respecto a mi misión.

—De todas formas no conozco ningún detalle. Y no me veo yendo a matar al niño ese solo por si acaso.

—Te sorprenderías de lo que llegan a hacer algunas personas.

—¿Cómo te llamas ahora? —le pregunté.

—Peter Pratt. —No sé qué cara debí poner, porque añadió— Eh, no lo escogí yo.

—No me acostumbro a la pinta que tienes ahora.

Se miró de cabeza a pies.

—De nuevo, no lo escogí yo. Aunque supongo que los humanos tampoco escogen su aspecto, a menos que sean muy ricos con cirugía plástica y ese tipo de cosas, pero incluso con eso hay límites.

Me limité a asentir.

—Ya sé que me has dicho que no es como en las historias y las pinturas y todo eso, pero ¿qué aspecto tienes de verdad? No cuando adoptas un cuerpo humano sino…

—No tenemos cuernos, ni una cola y un tridente y no somos de color rojo. No tenemos un aspecto físico como lo entendéis vosotros. Somos una energía espiritual. Algo parecido al show de luces que usa Azrael. Aunque en su caso es una luz brillante. En el nuestro… es oscuridad, como si fuera un agujero negro. No es realmente un agujero negro pero sí una especie de vacío, como la ausencia de luz, por explicarlo de alguna manera.

Los dos nos quedamos callados. Estábamos muy cerca de mi calle. Se paró.

—Será mejor que me vaya ahora. Cuídate. Y no se lo digas a Dashiell. No es una visita oficial y no creo que le hiciese mucha gracia saber que he venido.

—Adiós.

Él me cogió la mano derecha entre sus dos manos, me dio un apretón y se fue. Había sido una visita muy rara. Y sospechaba que no sería la última.

Antes de que se me olviden, los enlaces al libro:

Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg

Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg

Amazon:

http://rxe.me/YHZI2X6

Apple:

http://apple.co/1G17Sao

Kobo:

http://bit.ly/1HBXIK6

Nook:

http://bit.ly/1M4YV0G

Y, como sé que os gustan, os dejo un video, probablemente la canción más famosa que habla de ángeles en los últimos años.

Gracias a todos por leer, ver y oír, y ya sabéis, si os ha interesado, dadle al me gusta, comentad, compartid, y haced CLIC!

Hola a todos:

Sí, después de semana y semanas de hablar de ello, hoy es el día cuando Asuntos angélicos 1. Alerta Pink sale a la venta. Vivito y coleando. ¿Cómo voy a celebrarlo? Me encantaría invitaros a todos a una fiesta, pero como aún me quedan otros dos libros en la serie, que serán publicados el próximo mes, no tengo mucho tiempo. Pero sin celebrarlo no nos quedamos.

Asuntos angélicos 1. Alerta Pink

Asuntos angélicos 1. Alerta Pink

Así que, primero, os ofrezco un poco más de una conversación entre Pink y G en un capítulo que se llama ‘Mentira cochina’ con razón:

―De acuerdo. ¿Sabes el asunto ese de lo del ángel? ―le pregunté.

―¿Quieres decir lo que te has negado a creer a pesar de toda la evidencia que te he mostrado? ¿Qué pasa con eso?

―Alguien me ha dicho que no es totalmente cierto.

―¿Se lo has contado a alguien? Después de que tuve que hacer que tus amigas se olvidaran de todo y… Creí que habíamos llegado a un acuerdo.

―Cálmate. No se lo he dicho a nadie. Alguien vino a verme. Salíamos de casa de Lorna y este tío…

―¿Te paras a hablar con alguien a quien no conoces de nada? ―me preguntó muy serio.

―No me dejó mucha opción. Realizó tu truco favorito. Lo del tiempo muerto. Ya sabes lo que quiero decir. Todo el mundo se quedó parado menos él y yo. Me dijo…

―Azrael… ―G había dejado de andar de un lado a otro pero en lugar de mirarme a mí estaba mirando fijamente al suelo.

―Sí. Ese es. Así que lo conoces.

―Somos una comunidad relativamente pequeña.

―Bueno, sea como sea, me dijo que tú no eres un ángel de verdad. O que ya no lo eres. Eres un ángel caído. O, para decirlo de otra manera, un demonio. Has tergiversado la realidad ligeramente. Vamos, si es cierto.

Se encogió de hombros: ―Un detallito sin importancia.

―Anda, vamos. Te rebelaste contra Dios siguiendo a Lucifer, que por lo que tengo entendido era su favorito por aquel entonces. Si uno se cree las historias que corren por ahí… Perdisteis y os echaron de cabeza al infierno.

G levantó la cabeza y me miró directamente a los ojos.

―Bueno, a Dios le gusta mucho eso de desahuciar a la gente. Después de todo, si creemos la historia de Adán y Eva, a los humanos también los echó por pies.

―Lucifer tuvo algo que ver con eso. Si nos creemos las historias, naturalmente… ―Sin saber por qué me entraron ganas de reír. En lugar de enfadarme todo estaba empezando a parecerme bastante divertido. Y probablemente lo era, desde el punto de vista de un observador neutral, pero yo me sentía justamente así. Como si todo aquello no tuviese nada que ver conmigo. Como si lo estuviese viendo todo desde una gran distancia. No pude evitarlo: ―¿Quiere decir eso que tu jefe es una serpiente?

―¿Qué? ―G me miró genuinamente sorprendido, pero al final lo pilló―. Oh, la Biblia es solo ficción, o ficción con algunos hechos reales salpicados por ahí, o una interpretación de los hechos. Si de verdad hubiese querido atraer a una mujer, una serpiente no es necesariamente la mejor opción.

―No. Quizás un bonito par de zapatos o un bolso.

―O Brad Pitt o Johnny Depp ―añadió G que también se estaba contagiando del humor ligeramente jocoso.

Nos echamos a reír los dos. Al menos G parecía mucho menos serio, con más sentido del humor y menos convencido de su importancia que Azrael.

―Así que ¿cambia algo esto? ―preguntó G.

―No lo sé. Para empezar no parece que seas muy de fiar. Y no me refiero a porque seas un demonio, que tampoco ayuda, sino porque eres un mentiroso.

―En mi opinión no hay que darle mucha importancia a ese tipo de cosas. Yo me veo más como un anti-héroe. O un héroe moralmente ambiguo. Quizás.

Y luego, os quería traer unas cuantas canciones con ángeles:

Erasure ‘Send Me an Angel’ (Envíame un ángel)

Eurythmics ‘There Must Be an Angel’ (‘Debe ser un ángel’ ¡Es un video fabuloso!)

Antonio Machín. ‘Angelitos Negros’

Os dejo los enlaces, antes de que se me olviden:

Amazon:

http://rxe.me/YI7UMCW

Kobo:

http://bit.ly/1GLyi0v

Nook:

http://bit.ly/1K5e174

Apple:

http://apple.co/1cvgBWw

Gracias a todos por leer, y si os ha interesado, dadle al me gusta, comentad, compartid, haced CLIC!

Hola a todos:

Tenía planeado hacer un post especial para anunciar que había sobrevivido a la etapa de subir los 6 libros (los mismos 3 en inglés y español) a las diversas plataformas para que estuvieran disponibles en preventa,  y luego hacer un post normalito, pero descubrí que el proceso me había destruído unas cuantas neuronas, así que… decidí anunciarlo oficialmente y ver si me recupero un poco.

Así que ahí va.

Los tres libros en la colección Asuntos Angélicos están disponibles en preventa al precio especial de $0.99 cada uno. Es un precio de ganga y subirán de precio al poco de publicarlas, así que, el que avisa no es traidor.

Aquí os dejo un vídeo.

Enlace:


No os preocupéis. Escribo mejor que creo videos, pero como llevaba tiempo coleccionando fotos de ángeles, pensé que más valía usarlos.

Asuntos angélicos 1. Alerta Pink

Asuntos angélicos 1. Alerta Pink

Asuntos angélicos 1. Alerta Pink

Tú eres Pink, no la más guapa de las chicas, pero lista y con grandes recursos. ¿Qué haces cuando tu mejor amigo se ofrece a tener sexo contigo, porque cree que no tienes ninguna otra oportunidad? ¡Planeas cómo vengarte con tus dos mejores amigas, por supuesto!

Parece que has tenido suerte cuando un nuevo y misterioso estudiante se presenta en la escuela. Y por si fuera poco, parece estar interesado en ti. Podría participar en el plan. Pero, parece que tiene un plan propio… Insiste en decir que no es un chico corriente. Y lo que parecía fácil al principio, se complica más y más cuando el Cielo y el Infierno llaman a su puerta.

Alerta Pink es la historia de Pink, una chica de 17 años, buena estudiante, elocuente y lista. Nunca ha sido el centro de atención ni ha estado entre las diez chicas más populares o atractivas de la escuela. Cuando dos tíos, ambos diciendo que son ángeles, insisten en decir que ella es ‘especial’, se pelean por conseguir su atención y cooperación y le dicen que ella es la clave del futuro del universo, no puede evitar preguntarse: ¿por qué yo?

Y una pequeña muestra:

―¿Quién eres? ―le preguntó Lorna. Antes de que pudiera decir nada más se quedó parada, como paralizada. Y lo mismo le ocurrió a Sylvia.

―Oh no, otra vez no ―dije yo.

―Hola Pink. Soy Azrael. Soy…

―Déjame que lo adivine. Eres un ángel.

Podría decir que sonrió pero era más parecido a una luz que irradiaba de entre sus labios. Su voz también sonaba como algo de otro mundo. Desde luego no se parecía en nada a G. Carne y huesos no eran su prioridad.

―Sí, lo soy.

―O… K… Y… ¿a qué le debo el placer de tu visita? Si me vas a anunciar algo… Me podrías haber avisado con algo de antelación.

La luz ahora parecía irradiar del “cuerpo” entero si eso era lo que tenía delante de mí. De algún modo su actuación era mucho más creíble que la de G. Y asustaba más.

―No es un anuncio como tal. Pero deberías saber que G…

―¿Sí?

―Sé que te ha dicho que es un ángel.

Le miré. Quizás era distinto a G pero podía ser tan cargante como él. Y metomentodo.

―Sí. Yo también “sé” cosas. En mi caso es porque “yo” soy un ángel. Él no te ha contado la verdad sobre su identidad.

Alerta Pink está disponible en pre-venta y será publicada el 26 de Junio (hora Amazónica, así que igual es algo tarde).

Amazon:

http://rxe.me/YI7UMCW

Irá apareciendo en otros sitios pero de momento, también está disponible en Kobo:

http://bit.ly/1GLyi0v

Nook:

http://bit.ly/1K5e174

Apple:

http://apple.co/1cvgBWw

Por si os ha picado la curiosidad, os dejo los detalles de:

Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg

Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg

Asuntos angélicos 2. Dimensiones de Greg

¿Qué más podría pasarte después de la muerte y la resurrección de tu madre? ¿Qué más podrían hacerle a Pink el Cielo y el Infierno? Bueno, para empezar, le envían un niñero infernal nuevo, que está muy bueno. Y aunque les gusta a todas, solo tiene ojos para ella. Cuando Pink se entera del precio que costó el ‘milagro’ de salvar a su madre, se da cuenta de que tiene que ir con mucho cuidado, ya que el Infierno no es buen perdedor.

Una de sus amigas quiere encontrar el hombre perfecto, la otra se está viendo con alguien de quien no quiere hablar, hay un demonio que no sabe cuándo abandonar, y un ángel que tiene su propia agenda. ¿Qué cielos o qué demonios estaba pasando?

Y un fragmento:

—Así que… ¿Has venido solo para quedarte ahí sentado como una momia? ¿Qué ha pasado desde la última vez que hablamos?

—Bueno… cosas…

Esto se estaba poniendo de lo más ridículo. Yo no le había llamado a él. Si él se había tomado la molestia de venir debía haber algo que me quería decir, preguntar, o lo que fuera. ¿Estaba pasando una crisis, o qué? No era como si antes hubiera tenido el más mínimo problema para hablar conmigo. Vale, mucho de lo que me había dicho habían sido mentiras, pero seguía siendo hablar. Quizás si le distrajera con algo…

—Cuando te vi ahí fuera, me preguntaba… ¿Te hace falta hacer eso?

—¿Qué? ¿Quieres decir, “flotar”, como lo llamas tú? No, supongo que no. Pero me he dado cuenta de que es una buena manera de llamar la atención de alguien.

—Bueno, sí, supongo, pero no me refería  eso. Lo que quería decir era, esperar ahí fuera. ¿Es como con los vampiros? ¿Os tienen que invitar antes de que podáis entrar?

G me miró con una expresión que no había visto nunca. No estaba segura de si era incredulidad, desilusión o el desdén más absoluto.

—¿Vampiros? ¿Que si somos como vampiros? Los vampiros no existen. No podemos ser como ellos. Solo son historias tontas. Tú eres una chica inteligente. ¿Cómo puedes creerte tal tontería?

—No me lo creo. Pero tampoco pensaba que existieran los demonios. Y no estoy segura de haber tenido una opinión en firme sobre los ángeles antes de todo esto. ¡Y fíjate en ti!

—¿Así que ahora te crees que toda la basura paranormal es cierta? Hombres lobo, hadas, fantasmas…

—Brujas… —añadí.

—Bueno, las brujas son un asunto algo diferente. Lucifer siempre ha tenido sus seguidores y seguidoras.

Dimensiones de Greg está disponible en pre-venta y será publicada el 15 de Julio de 2015.

Amazon:

http://rxe.me/YHZI2X6

Kobo:

http://bit.ly/1HBXIK6

Nook:

http://bit.ly/1M4YV0G

Apple:

http://apple.co/1G17Sao

Y como no hay dos sin tres:

Asuntos angélicos 3. Pink, ¿ángel o demonio?

Asuntos angélicos 3. Pink, ¿ángel o demonio?

Asuntos angélicos 3: Pink, ¿ángel o demonio?

OK, OK, OK. Pink por fin lo ha entendido. Es la Elegida, le guste o no. El Cielo y el Infierno la están presionando cada vez más, y sus enviados están más cerca de casa que nunca. Than cerca que no los puede ignorar. Y ella hará todo menos eso.

Tenga el tiempo que tenga, está decidida a hacer que cuente. Solucionará los asuntos de sus amigas, ayudará a su familia, y vivirá la vida un poco. Y luego, se pondrá al mando. Porque nadie va a poder decir que Pink se rindió sin luchar. Por grande y malo que sea el enemigo.

Confusión de sexos, romances, antiguos amores que por fin germinan, nuevos retos, intervenciones divinas, lágrimas, risas y magia. Todo eso y más. Porque si te vas a ir, hay que hacerlo a lo grande.

Un par de trocitos:

Me miró tan fijamente que sentí como si estuviera metiéndose dentro de mí.

―No. No tengo novia. Nunca había encontrado a nadie de quien me sintiera tan cercano… hasta ahora.

Y entonces se inclinó hacia mí y me besó. Y aunque no oí sonar campanas ni vi fuegos artificiales, fue increíble. Era una locura, un lío tremendo, estaba mal, él no era mi tipo. ¡Dios! ¡Ni siquiera era humano! Pero aún y así, yo no quería que se acabara. Y es posible que aún siguiéramos allí si no fuera porque Jackson empezó a toser detrás de nosotros evidentemente para alertarnos de su presencia.

***

―¿Vas a matarme?

―Ya os dije…

―No, esta vez soy yo la que pregunta. ¿Vas a matarme? No quiero que intentes ser amable o no disgustarme. Necesito saberlo. Creo que me merezco saberlo. Si, como dices, te importo… No me enfadaré, no me pondré triste. Por supuesto que no me gustará si me dices que lo harás, pero lo soportaré. Solo necesito saber con qué cartas estoy jugando. Para planear mi partida.

Ella cerró los ojos durante unos segundos. Entonces los volvió a abrir y me miró fijamente.

Pink, ¿ángel o demonio? está disponible en pre-venta y será publicada el 30 de Julio de 2015.

Amazon:

http://rxe.me/YI05N96

Apple: (No sé porqué les gustó más la tercera que las otras…)

http://apple.co/1eFZgfd

Kobo:

http://bit.ly/1Fl7IH9

Nook:

http://bit.ly/1SRpYBl

Muchísimas gracias por vuestro apoyo, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid y haced CLIC. Ah, y gracias a Lourdes Vidal por las portadas.

 

Hola a todos:

Después de hablaros un poco (vale, bastante) de mi última novela, se me ocurrió que podríamos hablar de mi siguiente proyecto. De hecho os he hablado de él en otras ocasiones, pero espero dedicarme ahora a él y poder acabarlo dentro de… relativamente poco.

Hace un par de años escribí una novela juvenil, con la intención de que formara parte de una serie (una trilogía en principio), en inglés y busqué agente, pero con poco resultado. Durante ese proceso fue cuando descubrí la posibilidad de autopublicar, y cambié algo de rumbo, decidiendo que sería mejor publicar otra novela en la que llevaba más tiempo trabajando y que además tenía ya traducida al inglés y al español (El hombre que nunca existió).

Éste es precios y del cementerio de Poble Nou de Barcelona

Éste es precioso y del cementerio de Poble Nou de Barcelona

La idea de la serie no la abandoné, y de hecho escribí la segunda novela de la serie hace unos meses, pero para entonces había decidido acabar de escribir las tres y publicarlas a intervalos cortos, para ver si creo un poco de interés y  para que la gente no se aburra de esperar. Estoy considerando poner la primera novela gratuita cuando haya publicado la serie completa para atraer más lectores, pero ya veremos. De momento la serie en español se llamará Asuntos Angélicos y la primera novela Alerta Pink.

Aquí un ángel que  no está nada contento  esperando a que acabéis la siguiente novela. ¡Y si no acabáis pronto os echará al león para que os coma!

Aquí un ángel que no está nada contento esperando a que acabéis la siguiente novela. ¡Y si no acabáis pronto os echará al león para que os coma!

Buscando inspiración para la novela, y para la portada, aproveché la visita a Florencia para hacer muchas fotos de ángeles (y cupidos y Eros, que de esos hay unos cuantos) y se me ocurrió también que en los cementerios suelen haber muchas esculturas de ángeles. Os dejo algunas fotos y un enlace a mi board sobre ángeles en Pinterest. Si tenéis sugerencias de imágenes o fotos, ya me lo diréis.

Aquí el enlace a mi tablero de ángeles en Pinterest:

http://www.pinterest.com/olganm7/angels/

Ah, y aunque creo que lo había compartido, os dejo el primer capítulo de la novela, que de momento es un borrador:

¡Qué monos!

¡Qué monos!

Capítulo 1. Petra (alias Pink)

Es verdad. Nadie puede hacerte sentir tan humillada como un amigo íntimo. Sí, estábamos muy unidos. Pero de ahí a asumir…Seth y yo nos conocíamos hacía muchos años, él vivía en la casa de al lado, íbamos a la escuela juntos, compartíamos cosas…Y Seth era el chico más popular del Instituto (y por lo tanto el chico más popular de mi universo), y tenía todas las chicas que quería y todo eso. Ya lo sé, habéis visto la película. Y sabéis que todo el mundo creía que estaba enamorada de él y no era una pena que yo no fuera “su tipo”, y fuera “del montón” y… “llenita”…Pero, OK, acepto que todo le mundo se creyera eso y me tuvieran pena. Lo que no acepto, ni de broma, lo que es realmente ofensivo, es que “él” mismo se lo creyera. Me había llamado por teléfono la noche fatal (el 5 de Noviembre si lo queréis saber), alrededor de la medianoche, bastante bebido, para pedirme que le fuera a recoger a la fiesta de Cris. Me habían invitado pero estaba muy ocupada escribiendo y sabía como eran ese tipo de fiesta. Porque por supuesto, yo también era “aburrida”, “inteligente” y “estudiosa”. No bebía y no tomaba drogas.

Lo fui a buscar (tuve que tomar prestado el coche de mis padres, pero les gustaba Seth, y yo estaba convencida de que al menos mi madre pensaba que las cosas se “desarrollarían” entre nosotros) y lo encontré dándose el lote con una chica. No la había visto nunca, probablemente de una ciudad vecina. Una vez se despidió (algo así como ‘te llamaré’ pero muy difícil de entender con la bebida) me siguió, o más exactamente, lo medio llevé a cuestas al coche. Tuve que pararme una vez para que vomitara. Entonces, cuando paré delante de su casa para dejarle salir, se volvió hacia mí, me besó en la mejilla (una experiencia inigualable oliendo aún a vómito y todo eso) y dijo la frase memorable:

—Sabes, Pink, que si algún día…Sé que no tienes novio…Y si…si no puedes encontrar…Si necesitas a un tío…y quieres un beso y unas caricias o lo que quieras…de verdad, ‘cualquier’ cosas…Yo…Yo estoy a tu disposición con mucho gusto.

Yo le empujé fuera del coche contagiada de las náuseas. Y no conseguí dormir después de eso.

Al día siguiente la cosa se puso aún peor aunque yo lo creía imposible. Tenía la esperanza de que no recordara el comentario, y ni siquiera esperaba o quería una disculpa, pero…Oh, no, eso hubiera sido demasiado fácil. Intenté evitarle durante todo el día, incluso decidí no contárselo a mis mejores amiga, Lorna y Silvia. ¿Lo entendéis? Quizás si no hablaba de ello, no habría pasado de verdad. Podía hacer ver que había sido una pesadilla y me lo había imaginado todo.

Dejé la escuela sin verle y pensaba que mi plan había funcionado y estaba a salvo. Pero no, sería mucho pedir. Cuando llegué a la puerta de mi casa oí a alguien que corría hacia mí. Ni siquiera me hizo falta darme la vuelta; sabía que era él.

—Pink, Pink! ¡Eh…He estado intentando pillarte todo el día!

—Pues por fin lo has conseguido. ¿Qué querías?

—Yo…Escucha, sobre lo de ayer…

Tampoco quería avergonzarle. Era mi instinto maternal hacia él que se había desarrollado a lo largo de los años (si no estaba imprimido en mi ADN) y no lo conseguía desconectar, ni siquiera cuando era vil. Decidí hacer ver que no me acordaba.

— ¿Ayer?

—Lo del sexo…yo…

—Olvídalo.

—No, no. No es eso. Yo sólo…Sólo te quería decir…que iba en serio. No era cosa de la bebida…Por supuesto, no hace falta que te preocupes por nada. No se lo contaría a nadie.

Estaba a punto de preguntarle si estaba hablando en serio, pero me estaba mirando con cara solemne y ‘comprensiva’. No se me ocurrió qué decir y él malinterpretó mi silencio.

—Está bien. No hace falta que digas nada. Nos vemos— me dijo, dándome una palmadita en la espalda. Mi único consuelo fue que al menos no me dio la palmadita en la cabeza, como a un buen perro. Para ser sinceros no era un gran consuelo.

Me podría haber echado a gritar, y de hecho lo hice cuando entré en la casa y me encerré en mi habitación. ¡Lo quería matar! Y sin duda hubiese sido homicidio justificado.

Estuve muy preocupada y dolida un par de semanas, e intenté evitar a Seth con poco resultado. Él parecía no tener ni idea de mis esfuerzos o sentimientos.

No me lo pude guardar más tiempo, y finalmente se lo conté a Lorna y Silvia. También nos conocíamos hacía muchos años, y habíamos ido a la misma escuela y clase desde que éramos pequeñas, aunque Lorna y Silvia vivían en High Ridge, una ciudad vecina. Siempre nos habían interesado las mismas cosas y habíamos pasado el rato juntas, ya que no encajábamos fácilmente en ninguno de los grupos usuales. Estudiosas y amantes de los libros, pero no repelentes (ni siquiera llevábamos gafas), del montón pero no terriblemente feas, no muy deportivas pero tampoco tan torpes como para convertirnos en víctimas propicias de todas las bromas. Y sí, no estábamos en el grupo de la gente ‘in’ y de moda, pero no atraíamos la atención con estilos raros de ropa, maquillaje o tatuajes. En resumen, éramos invisibles y grises. Y hasta entonces eso nos había convenido. También era verdad que mi amistad con Seth nos daba algo de credibilidad y evitaba que cayéramos de pleno en uno de los grupos despreciados.

Yo había estado intentando hacer ejercicio, comer sanamente  y perder peso, y algo de éxito había tenido, aunque era lo suficientemente realista para saber que nunca llegaría a ser Barbie…Incluso si me matase de hambre, la estructura de mi cuerpo no cambiaría hasta el punto de tener piernas que me llegasen a los sobacos y aunque aún tenía esperanzas para mis pechos, hasta entonces se habían negado a convertirse en algo que pudiera atraer la mirada de los chicos.

A Lorna se le había dado mejor lo del crecer, y aunque se negase a aceptarlo cuando Silvia y yo se lo decíamos, se había convertido en una chica atractiva. Era muy evidente que cuando estábamos las tres junta lo chicos ahora la miraban a ella, mientras que antes solían deslizar la miraba sobre nosotras para fijarse en alguna otra persona. Su recientemente alisado y largo pelo marrón, ojos color avellana, perfecto cutis aceitunado y boca en forma de corazón la hacían muy bonita, incluso sin maquillaje. Y era menuda y bien proporcionada. Incluso había salido con algún chico, aunque de momento aún no había encontrado a su príncipe azul.

Por otro lado, la adolescencia no se había portado tan bien con Silvia que de repente había dado un tirón que la había hecho más alta que la mayoría de los chicos de nuestra edad, muy delgada, y lisa como una tabla de planchar. A pesar de innumerables visitas al ortodontista y una sucesión de aparatos que se merecían figurar en un artículo sobre implementos de tortura en Wikipedia, su sonrisa no estaba hecha para anuncios de dentífricos y ella se había vuelto aún más tímida que antes. Desde mi punto de vista de mejor amiga tengo que añadir que las encontraba a las dos hermosas y las mejores amigas que una chica pudiera desear.

Cuando les conté lo que había hecho Seth sus reacciones fueron las que me esperaba.

Lorna estaba indignada.

—¿Quién se cree que es él, eh? Anda… ¿Cómo puedes ser su amiga? No necesitas a ese idiota, Pink. Definitivamente no.

Silvia siempre era amable y lo perdonaba todo. Yo siempre sospeché que a ella le gustaba Seth…Bueno, vale, le gustaba a la mayoría de las chicas, pero Silvia era tan tímida que casi nunca se permitía pensar en chicos, ya que la hacía desmoronarse. Pero yo había visto cómo se sonrojaba cuando Seth miraba hacia ella o le hablaba…si no amor…encaprichamiento al menos.

—Probablemente sólo estaba intentando ser amable…Es un tío a fin y al cabo. No entiende lo que sentimos sobre estas cosas. Estoy segura de que no intentaba humillarte.

—Pues menos mal, ¿no? No creo que lo hubiera podido hacer nada mejor si hubiese estado intentando humillarte…Un polvo de pena…. ¡Ughhhh! ¡Me pone enferma!— dijo Lorna, aún enfadada.

—Sí, yo también estaba muy enfadada al principio. Pero ahora…en lugar de seguir echando humo por la cabeza, creo que quizás debería tomar la iniciativa y hacer algo.

—Sí, pero ¿qué?

—De eso es de lo que os quería hablar. Le tengo que ajustar las cuentas.

—¿Cómo?— Preguntó Lorna, interesada.

—Tengo que demostrar que se equivoca.

—Quieres decir… ¿echarte novio?.. ¿No es un poco demasiado?— dijo Silvia, evidentemente horrorizada por la sugerencia.

—No creo que haga falta ir tan lejos como echarme novio. No quiero novio. Soy demasiado joven y tengo muchas cosas que hacer…De todas formas sabéis que pienso de todo eso.

En resumen lo que pienso de eso es, muy bonito en teoría pero en realidad una gran pérdida de tiempo a una edad en que uno no tiene tanto tiempo para perder. Cosas más importantes que hacer. OK, sé que debéis pensar ‘uvas verdes’ y todo eso…Pero, con toda sinceridad… ¿chicos? Quizás cuando crezcan…si es que crecen alguna vez.

—Ya veo. Tú sólo quieres que él te vea salir con alguien…— dijo Lorna asintiendo. —Lo apruebo.

—Sí ya, pero ¿quién?— Pregunté.

—Veamos.

Como solíamos hacer cuando teníamos que tomar decisiones importantes o discutir asuntos serios nos fuimos al café de la biblioteca. Con la popularidad de los libros electrónicos, netbooks y tablets, móviles android, y particularmente Facebook, Twitter y otros medios de comunicación social, casi no había nadie más que gente mayor en la biblioteca. Siempre nos sentábamos a la misma mesa, al fondo junto a la ventana, y la considerábamos “nuestra mesa”.

Una vez instaladas, con nuestras Coca-cola light, empezamos a buscar candidatos virtualmente. Silvia estaba muy bien organizada e interrumpió a Lorna cuando empezó a nombrar a chicos al tuntún.

—Sería mejor que consideráramos la población de chicos.

—¿Cómo?— le pregunté.

—Bueno, ya sabes…Como si fuera un estudio etnográfico/sociológico. ¿En qué tipo de chico estabas pensando?

—¿Quieres que creemos un perfil?— Preguntó Lorna.

—Quizás. Pero creo que eso sería demasiado ambicioso, considerando la materia cruda que tenemos a nuestra disposición. Será más fácil ver qué hay en cuanto a grupos de chicos que puedan estar disponibles.

—Vale. Un método científico y organizado. ¿Por qué no?— Sí, tenía sentido. No hacía falta ser súper-emocional y comportarnos como niñas. Si lo íbamos a hacer, más valía hacerlo bien. Y como era cuestión de tíos, pensar como uno podría ayudar.

Silvia sacó su i-pad de la mochila.

—¿De veras?— Le preguntó Lorna. —¿No es ir un poco demasiado lejos?

—¿Por qué? ¿Para qué está la tecnología sino para este tipo de cosas?

—¿Para cosas importantes quizás? Como resolver el problema de proporcionar energía y comida a la población del mundo entero, curar enfermedades, educar a las masas…— contesté yo.

—Sí, de acuerdo. Quizás haremos todo eso en algún momento en nuestras vidas, pero ¿qué daño hacemos utilizando una base de datos para tomar una decisión razonable sobre chicos?

Tuve que reconocer que tenía razón. Hoy, encontrar al candidato ideal para novio; mañana, el Premio Nobel.

Lorna, que evidentemente había estado pensando en chicos un poco, se puso a cargo de nombrar los distintos grupos de posibles candidatos, mientras todas considerábamos sus pros y contras. Bueno, no siempre podíamos encontrar pros. Cuando se consideraba el asunto de una forma sistemática, parecía de lo más sorprendente que nadie saliera con alguien. Las agencias matrimoniales se merecían su dinero y más por siquiera atreverse a tal tarea.

—Veamos, veamos… ¿Con qué tipo de chico te gustaría que te viera Seth, Pink?— Me preguntó Silvia.

—Bueno…evidentemente alguien razonablemente atractivo pero con algo de cerebro…Quiero decir, tendría que ser alguien con quien él pudiera creerse que yo saldría…Seth me conoce lo suficientemente bien como para saber que yo no saldría con alguien puramente por su cara bonita…Aunque alguien que fuera solamente “una cara bonita” probablemente tampoco saldría conmigo.

Lorna me miró seria.

—Oh Pink, vamos, no empieces así. No hay problema alguno con tu apariencia. Cualquier chico…

—Dejémoslo. No es cuestión de eso…Seamos metódicas— dije yo.

—OK. Atractivo pero razonablemente inteligente…

Pensamos un rato. No había tantísimos chicos que encajaran en la categoría…

—Siempre están los amigos de Seth…Adam no está mal…— dijo Lorna.

—No, no lo está. Ni tampoco Tony, o Chris, o Scott… ¿Estás bromeando, Lorna? ¿No te has fijado nunca en el tipo de chica con las que salen? Animadoras, chicas de moda…la más bellas o al menos bonitas…Sería una misión imposible y ya sabes que no son demasiado discretos…Cuando salen con alguna chica todo el mundo sabe todos lo detalles. ¡Incluso nosotras!— le contesté.

—Sí, Seth es el único con algo de clase en su grupo de amigos. — Por supuesto, esa fue Silvia. ¿No os había dicho que a ella le gusta Seth?

—Tampoco estoy demasiado convencida sobre ninguno de ellos con respecto al tamaño de sus cerebros. Son populares y buenos en deportes y eso les da mucha manga ancha, pero sus méritos…— añadí yo.

—Seth es bastante listo…creo.

Lorna y yo miramos a Silvia. No estoy segura si yo también lo hice, pero Lorna definitivamente alzó la vista al cielo.

—Sí, y tiene un precioso pelo trigueño y ondulado, ojos verdes, hoyuelos muy monos y todo lo demás. Deja de hablar de Seth, Silvia. Él es el causante de todo este lío y evidentemente Pink no va a salir con él. No, tienes razón, Pink, ninguno de sus amigos sirven para esto. Los conoce demasiado bien, se daría cuenta de que no saldrías en serio con ninguno de ellos…No funcionaría.

La mayoría de chicos considerados listos entraban en una de dos de las categorías más despreciadas, o los cerebros, el grupo de los estudiosos, compuesto principalmente de carácteres relegados, buenos para tener una conversación o formar grupo de estudio, pero no para salir con ellos, y los frikki informáticos.

—Theo, Paul, Mark y Luke…— dijo Silvia.

—¿Los cerebros? Por supuesto, son inteligentes, pero… ¿atractivos? ¿Les has mirado alguna vez?— dije yo.

—Bueno…sí, pero Mark…tiene unos ojos bonitos…— añadió Silvia.

—Sí, y Theo es muy alto, y Luke tiene un pelo negro rizado fabuloso, pero, Mark tiene un acné horroroso y es muy bajito, Theo es enorme y siempre está sudando, Luke lleva unas gafas muy pasadas de moda y es tan delgado que casi no se le ve de perfil y Paul…— seguí yo.

Sí, el pobre Paul era oficialmente el tío más feo de la escuela. Era un chico encantador pero si saliera con cualquiera de ese grupo seguro que Seth pensaría que estaba desesperada o me había vuelto locas. Probablemente volvería a repetirme su oferta si me viera con uno de ellos. Tampoco funcionaría.

Lorna negó con la cabeza.

—No, ninguno de ellos servirá. No sólo son feos pero también son muy tímidos con las chicas y no tienen gracias sociales. Probablemente les daría un infarto si siquiera sospechasen que querías salir con uno de ellos…Y…

—Sí, lo sé. Son demasiado majos y les haría daño si los usase así. — De acuerdo, me quería vengar de Seth, pero no era justo hacerles daño a otros para conseguirlo. Yo no creo en el “daño colateral”.

Llenamos otra vez los vasos de Cola light y volvimos a concentrarnos en el documento en el i-pad de Silvia…De momento sólo cruces…Sherlock Holmes solía clasificar los casos en los que estaba trabajando en categorías de dificultad según el número de pipas que se tenía que fumar para llegar a la respuesta. Fumar ya no era correcto socialmente y mujeres y pipas nunca se habían llevado demasiado bien así que…Supongo que en nuestro caso clasificaríamos problemas o planes en relación al número de colas light que nos bebíamos mientras los discutíamos. Éste podría llegar a batir nuestro record de tres.

—¿Y los frikki informáticos? No son tan sensitivos como los cerebros— sugirió Lorna.

Aunque los cerebros estaban bastante obsesionados con la informática, los frikki eran una categoría de chicos diferenciada. Sólo parecían tener tiempo para accesorios electrónicos, juegos, y la mayoría del tiempo parecían vivir en una realidad alternativa que sólo se cruzaba con la nuestra esporádicamente.

—Y aparte de Troy, el resto tienen una pinta bastante normal — afirmó Silvia.

Todas pausamos al mencionar a Troy. Era hijo del alcalde y a comparación con su hermano mayor que había terminado la escuela con una beca de fútbol y ahora estaba estudiando en Davis, la joya de la familia, era realmente raro y tenía un aspecto de lo más extraño. Siempre me hacía pensar en actores de película de terror. No parecía pertenecer a nuestro planeta. No era feo, pero como un Picasso su estética y fisonomía eran extremadamente poco convencionales. Es cierto que nadie podría pasar desapercibido dándole la mano, pero no estaba convencida de que ese era el tipo de atención que yo quería.

—¿Has intentado hablar alguna vez con Matt, Pete, Dean o Todd de algo que no sean juego, ordenadores o comics? Sé que lo habéis intentado. Yo también. Sin ningún éxito. Quiero venganza, pero no a coste de mi cordura. No quiero un novio de verdad pero al menos apreciaría a alguien con quien pudiera hablar…

Más cruces. Seguíamos sin ningún sí.

—¿Y qué me dices de los chicos invisibles?— Preguntó Lorna. A los que se refería eran a chicos como nosotras que no parecían pertenecer a ninguna de las categorías establecidas. Normales y corrientes, sin pasarse de feos, no particularmente deportistas, sin ser particularmente inteligentes, ni especialmente atractivos…

—No. Pink necesita a alguien que le llamara la atención a Seth. A alguien que le hiciera volver la cabeza si le viera con ella. Un invisible…por sus características esenciales no serviría.

Asentí. Sí, Silvia tenía razón.

—Se daría cuenta si salieras con uno de los rebeldes — dijo Lorna.

Sí, incluso Hope Springs, ‘la ciudad donde nunca pasa nada’ (de acuerdo con nuestra versión revisada del lema oficial que era ‘donde todos los sueños son posibles’. Estoy de acuerdo, empalagosamente dulce, y además falso) tenía chicos malos. A nuestra edad no estábamos totalmente convencidas de que fueran genuinamente malos, no habían tenido suficiente tiempo para cometer muchas maldades, pero eran rebeldes, inconformistas y más problemáticos que la mayoría. Había que admitir que en un sitio como Hope Springs eso no era muy difícil pero…tenían un poco de mala reputación.

—Clint tiene novia. Y Jesse…— dijo Silvia.

Jesse había empujado a Silvia el año pasado y ella se había caído por las escaleras torciéndose el tobillo. Él había insistido en que no lo había hecho a posta, diciendo que tenía mucha prisa y ella estaba en medio, pero…oficialmente era persona non-grata para nosotras. De acuerdo con nuestras predicciones acabaría en la cárcel algún día. Carne de prisión iba más allá de lo que yo había pensado. No.

Habíamos llegado a nuestra tercera cola light y seguíamos sin candidatos razonables.

—No puedo pensar más — dijo Lorna. —Creo que debemos habernos repasado toda la clase”

Nos quedamos calladas unos segundos y entonces Silvia saltó.

—¡Tienes razón! ¡Eso es! Hemos revisado a todos los chicos de nuestra clase. Pero esos no son todos los chicos. Tenemos que buscar en otras clases. Necesitamos expandir nuestro intervalo de edades.

Cerré los ojos. Sabía adonde íbamos con esto. Podía ver el nombre que Silvia iba a mencionar parpadeando en luces de neón. Pero aún tenía curiosidad por ver cómo le sacaría a relucir.

—No creo que chicos más jóvenes sean apropiados. Primero…incluso chicos de nuestra edad son inmaduros, ¿os podéis imaginar cómo deben ser los chicos más jóvenes? Un año más joven ya sería demasiado. No quieres echarte reputación de ladrona de cunas — dijo Lorna, terminantemente. Tenía una forma de resumir las cosas e ir derecha al grano que yo siempre había admirado y creía que sería una gran ventaja para una carrera en publicidad o el cine.

—No, Seth se reiría de mí si saliera con un chico más joven. Se metería con él y conmigo todo el tiempo. No, eso no serviría para nada.

—Anda chicas, vamos. Sabéis que no me refería a salir con un chico más joven. Lo que quería decir es que tendrías que considerar a chicos más mayores. Siempre le da status a una chica el salir con un tío mayor. Un hombre de mundo, maduro…

—Seguro, pero ¿cómo de mayor? ¿De qué estamos hablando? ¿Chico universitario?— preguntó Lorna, girándose hacia mí y guiñándome un ojo. Evidentemente ella también había llegado a la misma conclusión sobre las intenciones de Silvia.

—Tampoco queremos pasarnos o hacer que el tío acabe pareciendo un viejo verde o un pedófilo…No, quizás alguien que sea un par de años más mayor…— añadió Silvia, intentado sonar casual, y fallando miserablemente.

—Me parece que no conocemos a muchos chicos de esas edad, ¿verdad Lorna? — Pregunté, mirando a Lorna e intentando mantener la expresión seria.

—No. A mí no se me ocurre ninguno. Quizás tíos de otra ciudad…— Lorna chasqueó los dedos. — ¡Tengo una idea! Silvia, ¿por qué no le preguntas a tu hermano Jackson si tiene algún amigo que pueda ser apropiado? Es dos años mayor que nosotras, ¿no? No conozco a sus amigos, pero quizás alguno de ellos sirva. Podríamos llamarle.

Lorna y yo miramos a Silvia con caras serias y decididas.

—Sí, eso parece una buena idea. ¿Por qué no llamas a Jackson, Silvia, y le preguntas?— Dije yo.

Silvia nos miró a las dos, ruborizada, respirando rápida y superficialmente, intentando pensar en algo que decir. Finalmente no pudimos resistirlo más tiempo y nos echamos a reír.

—¡Tendrías que verte la cara, Silvia!— le dije.

—¡Me estabais tomando el pelo! ¡Sabíais que me refería a mi hermano!”

Lorna le dio un achuchón en el brazo.

—Por supuesto que sabíamos que te referías a tu hermano. Siempre estás intentando juntarle con Pink. Desde siempre has tenido la idea de que los dos se enamorarán locamente, serán felices y comerán perdices, vosotras dos seréis hermanas y tendrás preciosos sobrinos y sobrinas.

—¡Pero a Jackson tú le gustas de verdad, Pink!

—Sabes que pienso que tu hermano es un chico majo y me gusta, como amigo, pero…

Lorna de nuevo se dejó de rodeos.

—Jackson es torpe, tiene una atención tan breve como la de un pez y aparte de deportes de pelota muy pocos intereses. Tú eres el cerebro de la familia, querida Silvia. Tu hermano, aunque no es feo, es un poco…

Silvia no la dejó terminar.

—Tienes razón, esto es cuestión de venganza y no sería justo mezclar a mi hermano cuando él tiene sentimientos por ti…

El pobre Jackson probablemente ni siquiera sabía qué sentía, pero confiaba en la opinión de su hermana sobre sus sentimientos y siempre había sido extra-amable conmigo, aunque yo había intentado tanto como pude, sin herirle, hacerle entender que no le veía como posible novio, y de hecho no quería ningún novio. Lorna tenía razón, feo no era. Tenía la perfecta sonrisa que su hermana no había conseguido a pesar de innumerables visitas al dentista, y aunque muy alto, jugaba al baloncesto y su altura le sentaba bien.

—Bueno, eso es todo. Tendremos que seguir pensando. — dijo Lorna. —No puedo beber más Coca-cola light o seguir hablando de tíos. Tendremos que dejarlo.

—Quizás aparecerá alguien nuevo — dijo Silvia, siempre optimista. Yo no creía que eso fuera probable pero asentí. ¿Para qué preocuparla más después de nuestros comentarios sobre su hermano? Quizás todos nuestros sueños se convertirían en realidad de todos modos.

 

Por si leéis en inglés os dejo el enlace a la primera novela que he descargado completa (aunque es solo un borrador) a Wattpad (aunque cuando la publique desaparecerá de ahí):

http://www.wattpad.com/story/12042085-angelic-business-1-pink-matters

Me he apuntado al ‘National Novel Writing Month‘ que es una iniciativa en la que te puedes apunta con un montón de gente y te retas a ti mismo a escribir una novela de al menos 50000 palabras durante el mes de Noviembre (gracias a Teagan por la sugerencia y por ser mi buddie). Puedes participar en foros, ir descargando la novela para no perder la cuenta de las palabras y tener compañeros de escritura (buddies) de apoyo mutuo. Espero poder terminar el borrado de la tercera novela gracias a esa iniciativa por la que he sentido curiosidad hace tiempo, aunque ya se sabe, habrá que editar, traducir, corregir… Eso quiere decir que estaré algo ocupada en Noviembre, así que no os extrañéis si veis reblogs y os traigo algunos favoritos de siempre, aunque intentaré seguir con algún invitado para que no os aburráis.

Por si acaso, os dejo el enlace a NaNoWriMo:

http://nanowrimo.org/

Y por lo de la inspiración una foto de la tumba de Oscar Wilde, que volví a visitar en Père Lachaise en París. Ahora han puesto un cristal protector para evitar tener que limpiarla tan a menudo, ya que hay una nota que dice que la familia paga por la limpieza:

El angel de Jacob Epstein en la tumba de Oscar Wilde

El angel de Jacob Epstein en la tumba de Oscar Wilde

Y para los desengañados, mirad lo que encontré también en el cementerio del Poble Nou:

¡Ay amor, amor! Ya me parecía a mí...

¡Ay amor, amor! Ya me parecía a mí…

Gracias a todos por leer, y ya sabéis, si os ha interesado, dadle al me gusta, comentad, compartid y ¡haced CLIC! Y si encontráis algún ángel por ahí, ya sabéis…

Hi dear readers:

I bring you two reviews of two books I’ve read recently. I’ve given both of them 5 stars although they couldn’t be more different.

Have a look and see what you think:

lost angeles

Lost Angeles. Trip to the edge of self-destruction

I came across this novel in Goodreads. I followed with interest the author’s reviews of other works and his blog and I must admit I loved the title. It had been on my `to read’ list for a while, and I’m pleased to say that I finally found the time to read it and I’m very pleased I did.
Lost Angeles reads like a memoir, but not your standard memoir (if there is such a thing). The book follows the protagonist, Doug, a young and articulate man from Belfast, and his travels/adventures in Los   Angeles. Doug is not in Los Angeles to see the sights, although the does see many sights (some that none of us would wish to see). From the beginning you realise that he’s there with a mission. You don’t come to realise quite how determined he is to self-destruct until much later in the book. He drinks, takes drugs, engages in casual sex, and drifts from cheap accommodation to even cheaper digs (including the `Lost Angeles’ of the title that used to be a place for sex for sale) all the time meeting real people. Some idiots, some nice but misguided, some lost and looking, some also drifters.
The reasons for Doug’s trip are slowly revealed through interspersed chapters about his life back home (I’m a bit reluctant to call them flashbacks. They’re memories, but too long, detailed and elaborate to be what’s more generally understood as flashback). You quickly realise that he’s mourning the end of what seems to have been his most significant relationship, but later you realise that there is more to it than that, and come to care and empathise with Doug even more. Because if there’s something notable about the novel is that despite behaviour that many of us would neither approve of, not adhere to, we like Doug. He might drive us insane if we met him but…whilst embarked on his self-destructive path he tries his hardest to help others and to do no harm. By the end you’re rooting for him and hope that against all odds things will work out for him.
A very personal novel, I truly enjoyed Lost Angeles. This is a novel for adults and I’d recommend it to anybody who wants to read about real people coping with life, as best they can. I look forward to many more books by Mr Louden.

Links:

e-book:

http://www.amazon.com/dp/B00AG5NS30/

Paperback:

http://www.amazon.com/dp/1477563644/

41rvumpe93L._AA160_

In the Reign of the Ilev by Mary Meddlemore. A dystopia that resonates.

I have had the pleasure of reading two of Mary Meddlemore’s works before. Mary Meddlemore is a character in Forever After. A Dimensional Love Story, one of the novels I have read and loved and has also adopted the writing credits for In the Reign of the Ilev and The Seventh Sheep, a collection of four of the most whimsical and magical short stories I’ve ever read. My previous experiences meant that I was really looking forward to Ilev and it did not disappoint, although it is a very different read.

Ilev is classified under the category of Young Adult Science-Fiction, although it would appeal to readers of any age. It is the story of Nina, and 18 y old girl how is one of the Chosen Four who have been the successful ones in going through a selection process from between 40 promising youths in the City. Now the Four had to go through the Final Test and only one will be the Champion. All the champions become rulers of the City and are in charge of the Master Computer. You’ll tell me ‘not another one of these stories of youths fighting amongst themselves to survive’. Well, not really. The test consists in their being dropped some distance from the City and returning to it. Whoever is the first, will be the new Champion. Nina is very confident, egotistical, and only interested in fame, success, material things and power. She does not tolerate weaknesses or flaws and even notices that the previous champions all seem defective in some way. She goes through a number of strange experiences that make her question her identity (children do not live with their families but are all brought up together) and her perception of reality (is she hallucinating or it is really happening? Does she have feelings for Daniel, one of the other Chosen ones, or is somebody interfering with her brain?). She discovers wonderful places and beings but also horrific happenings. All the things that she thought she knew and were certain are not, and that makes her question herself and become more human.

It’s difficult to empathise with Nina at the beginning of the novel, although from her description it seems that she is a product of the society where she grew up. By the end she becomes a true heroine, confronting the terrible truth destroying and deadening civilisation, and she brings forth a new order. There is a price to pay for the changes that take place, but there is hope for new beginnings.

How does Ilev compare to other dystopian novels of the genre? There is action; there are interesting characters, fantastic situations, a love (?) interest…and much more. Nina is an interesting narrator, not knowingly unreliable (she does not care enough about other people’s opinions to lie) although she becomes confused as to the nature of reality at points. She grows and changes throughout the novel and comes to appreciate the value of cooperation, of stories, of history, and of freedom. Winning is no longer the main goal and total power becomes clearly identified with evil. The City in Ilev is a terrible creation but not so far away from our daily lives and experiences. You can’t help but compare your life with that of the inhabitants of the City and wonder if it’s time to become a Chosen one and destroy the order that’s keeping people from really experiencing life and the universe. Given a chance, would you be a Nina?

This novel could be read as a straight adventure sci-fi novel (although somewhat more challenging that many), but it has a message, learning points and reflections that would satisfy more sophisticated readers. I can only say that I hope Mary Meddlemore (and the writer behind her) keeps writing. I’ll keep reading her. I hope you do too.

Link:

http://www.amazon.com/dp/B009GXHI84/

Thanks for reading and if you’ve liked it, leave a comment, share, and of course, don’t forget to CLICK!

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

Priscilla Bettis, Author

The making of a horror novelist.

%d bloggers like this: