Corner of Plaça de Catalunya with Passeig de G...

Corner of Plaça de Catalunya with Passeig de Gràcia. (Photo credit: Wikipedia)

Siempre me ha gustado ir al cine. La primera película que recuerdo haber ido a ver fue Pinocho hace muchos años. Soy de Barcelona (de Sants), y recuerdo que vimos esta película en un cine de barrio, el Gayarre (hoy en día una vivienda de pisos, creo). Aunque el cine que teníamos más cerca era el Liceo (ahora una tienda de electrodomésticos), recuerdo que solía ir con mi madre al cine Bohemio (un parking de coches) los domingos por la mañana. Al Arenas (que aún existe aunque ahora se especializa en cine gay y creo que es mucho más pequeño) no íbamos demasiado. Cuando yo tenía unos 11 o 12 años abrieron el Palacio Balañá que era el primer multi-salas de la zona, y recuerdo hacer una cola muy larga para ir a ver Grease cuando la estrenaron (sí, tan vieja soy).

Supongo que la multi-salas fueron en cierta forma responsables de la desaparición de los cines de barrio. Por supuesto la gente empezó a tener mejores televisores, apareció el video (¿recordáis VHS y Beta?), y lo de ir al cine, en lugar de ser una ocurrencia a diario o a menudo se convirtió en una ocasión. Naturalmente muchos de los cines de barrio no mostraban ‘estrenos’ sino películas que llevaban tiempo en cartel, y eso parece que dejó de tener interés. (No sé yo si los intereses inmobiliarios no tuvieron algo que ver, ya que la propiedad en Barcelona era, y sigue siendo, muy cara.)

Recuerdo muchos otros cines que desaparecieron en Barcelona, incluyendo el Cinerama (que ardió y ahora es un hotel del Paralelo, donde hice una cola larguísima para ir a ver Star Wars), el Cataluña, en la Plaça Catalunya (que tenía las butacas más cómodas de la época), el París…

Cuando me hice algo más mayor empecé a intentar ir a ver películas en versión original, y aunque al principio pocos cines las ofrecían, luego eso se volvió más común.

Me alegré hace unos años cuando descubrí que habían abierto un cine, de la cadena Renoir, no demasiado lejos de la casa de mis padres (Renoir Les Corts). Fui a menudo durante mis visitas anuales a mis padres. Este año estaba cerrado. Peor aún, el Casablanca, uno de los cines que solía frecuentar cuando empecé a ver películas en versión original (con solo dos salas, y a veces podías oír la película de la sala de al lado), también ha cerrado. Estando al principio de Gran de Gràcia (solo cruzas la diagonal y estás en el Passeig de Gràcia con sus famosos edificios modernistas) me imagino lo que valdrá la propiedad… No me extraña demasiado, ya que hace un par de años recuerdo haber ido a ver una película con una amiga (Ágora) y de hecho abrieron la sala para nosotras dos. La guía del ocio, revista que yo compraba religiosamente cuando iba de vacaciones para enterarme de todos los espectáculos, tampoco existe ya.

Ya sé que la situación económica en España es dura. Y de hecho hay muchísimas tiendas cerradas. Y sí, me da pena. No es una situación única, ya lo sé. Aquí, en Inglaterra, también hay recortes, muchas tiendas han cerrado y hay una invasión de las tiendas de todo a una libra.

¿Que por qué me dan más pena los cines? Pues no sé. Supongo que porque siempre me parecieron unos lugares especiales, donde todos podemos compartir una experiencia imaginaria, vivir aventuras impensables, ponernos en el lugar de otros… Pueden hacer los televisores tan grandes, de tan alta definición como quieran, en 3 dimensiones… Pero para mí nunca podrá competir con la experiencia del cine.

English: Photograph of Penistone Paramount cin...

English: Photograph of Penistone Paramount cinema in the village of Penistone taken by myself on 26 June 2005. (Photo credit: Wikipedia)

Por suerte para mí, vivo en Penistone que tiene un cine que me encanta. El Penistone Paramount es una pequeña joya. Es del año 1929, lo usan también para funciones de teatro, actuaciones musicales, tiene un órgano (the Mighty Compton Cinema Organ. He tenido el placer de ver un par de películas mudas con acompañamiento musical de órgano, en directo, y os lo recomiendo encarecidamente si tenéis la ocasión alguna vez) y organizan conciertos de órgano una vez al mes, puedes sentarte arriba o abajo, tiene un bar, hacen un descanso a la media parte y puedes ir a tomarte algo… Lo adoro… Y espero que siga allí por muchos años. Porque si algo nos hace falta más que nada, ahora mismo, es magia.

Os dejo un enlace al Penistone Paramount.

http://www.penistoneparamount.co.uk/

Y un artículo sobre el cine en Wikipedia:

http://en.wikipedia.org/wiki/Penistone_Paramount_Cinema

Y comentarios in Trip Advisor. Por lo visto no soy la única a la que le gusta:

http://www.tripadvisor.co.uk/Attraction_Review-g186364-d3315592-Reviews-Penistone_Paramount_Cinema-Sheffield_South_Yorkshire_England.html

Gracias por leer, y si os ha gustado, no os olvidéis de darle al me gusta, comentar, compartir, y hacer CLIC!

Y por si os apetece leer algo de mi ficción, os dejo el enlace al borrador de una de las historias en mi futuro libro ‘Una vez psiquiatra…’ ‘Carne de cañón’ que ire subiendo a Wattpad en las próximas semanas:

http://www.wattpad.com/28235987-una-vez-psiquiatra