Archives for posts with tag: Mexico

Hola a todos:

Este es mi primer post del 2014, y el último de los especiales navideños, y me pareció adecuado hablar un poco de mis planes para el nuevo año. Yo no sé vosotros, pero yo tengo bastantes cambios planeados, de trabajo, vida…En cuanto a la escritura, eso es quizás lo que tengo más claro. Muchos ya sabréis que he estado traduciendo una serie de historias (thrillers psicológicos) con una psiquiatra de protagonista, Mary. En español la he llamado Una vez psiquiatra…, y ya está lista para la publicación (gracias a la ayuda de Alexia Jorques y su equipo editorial, y con una fabulosa portada de Ernesto Valdés). Con un poco de suerte (y he de reconocer que últimamente no he tenido mucha, al menos buena) espero publicarla a finales de enero. Estoy escribiendo una serie de novelas juveniles, estoy revisando algunas historias que escribí hace tiempo, y espero publicar alguna de ellas (dentro de no demasiado), y se me ha ocurrido hace muy poco el germen de una idea para una historia/novela romántica (ya que parece que Click Me Happy! (Feliz al primer clic!) ha sido bien recibida. Como Una vez psiquiatra… es lo primero en mi lista, me pareció buena idea empezar un año con un post sobre ella. Algunos de vosotros quizás hayáis leído la primera historia del libro ‘Carne de cañón’ que he publicado en Wattpad. Os dejo el enlace por si no habéis tenido ocasión de leerla. De hecho, gente que ha leído las otras partes me han comentado que les han gustado más, pero ésta fue como empezó la historia y le tengo cariño.

Enlace a ‘Carne de cañón’ en Wattpad (os advierto que hay 9 partes, por si los despistes): http://www.wattpad.com/28235987-una-vez-psiquiatra-carne-de-ca%C3%B1%C3%B3n

Os dejo también la descripción, la portada, y el principio de la segunda historia ‘Trabajo en equipo’ para que os hagáis una idea de por dónde pueden ir los tiros.

Descripción: ‘Una vez psiquiatra…’ lo tiene todo: personajes intrigantes, estilo novela negra, excitante acción, situaciones peligrosas, crimen, asesinos en serie, religión, secretos de familia, revelaciones psicológicas, enfermedades mentales, trauma, debates sobre prejuicios y moralidad, juicios contestados, investigaciones policiales, corrupción, y misterio. Si os gustan: ‘Miénteme’, ‘Mentes Criminales’ y ‘El silencio de los corderos’ y no os asusta adentraros en los abismos oscuros de la mente, atreveos a seguid leyendo.

‘Una vez psiquiatra…’ es una colección de tres historias protagonizadas por Mary, una psiquiatra y escritora. Ella está empeñada en dedicarse totalmente a su carrera literaria pero las circunstancias y sus amigos parecen conspirar para arrastrarla de nuevo al mundo de la psiquiatría. Publicada anteriormente como una serie de tres novelas cortas independientes en inglés, esta es su primera publicación en español, y este volumen presenta las tres historias y un epílogo que completa la previa narración y a la vez abre la puerta a nuevas aventuras para Mary y sus amigos.

En ‘Carne de cañón’, Phil, un abogado que es muy buen amigo de Mary le pide que le prepare un informe sobre uno de sus clientes, un hombre Afro-Americano llamado Caín White. Caín es muy devoto y le han acusado de incitar un motín durante un sermón religioso. Aunque sus acciones no han sido jamás violentas, a alguna gente le parece que el contenido de sus discursos es inflamatorio y perturbador. Dice que oye la voz de Dios. Y por si no bastara con eso insiste en que Dios es negro y su mensaje parece ser de Nacionalismo Negro. ¿Es Caín un loco, está alucinando, víctima de una mente calenturienta, a la búsqueda de la atención mediática, o es un Santo? Para intentar responder a estas cuestiones Mary habla con su familia y amigos. Aunque concluye que Caín está cuerdo, la investigación de Mary destapa revelaciones muy dañinas sobre su vida familiar, sus creencias y las actitudes de la gente del lugar. Quién es santo y quién es pecador está abierto al debate. Cuanto más se mezcla Mary en las vidas de Caín y de sus allegados más se da cuenta de cómo de peligrosos pueden llegar a ser los secretos. Como bombas de relojería a punto de estallar en cualquier momento.

Trabajo en equipo’. El Capitán Tom McLeod, del departamento de la policía de San Francisco, invita a Mary a cenar a su casa con su esposa. Cuando conoce al otro invitado, un joven detective, Justin, ella se da cuenta rápidamente de que esto es algo más que una comida de amigos. El compañero, mentor, y poco menos que padre de Justin, el Sargento David Leaman, fue asesinado hacía un par de meses durante una investigación rutinaria. Justin fue testigo de lo ocurrido pero insiste en volver al trabajo inmediatamente y se niega a ir hacer terapia. Tom y otros en el departamento están preocupados por su salud mental pero no han conseguido convencerle para que acepte ayuda profesional. Mary y Justin se resisten a cooperar con la informal consulta/trampa organizada por sorpresa, pero después de discutirlo deciden intentarlo. Al principio parece ser un caso de duelo sin resolver, pero las cosas no están tan claras como parecen y Mary acaba envuelta personalmente en el caso, lo que amenaza su objetividad profesional. ¿Quién es el verdadero experto en temas del alma y del corazón?

En ‘Memoria’ Mary huye de su apartamento después de un difícil encuentro con su amigo Phil, y desaparece. Cuando la encuentran descubren que la han golpeado en la cabeza, raptado y violado. Debido a su traumatismo craneal, al principio no se acuerda de lo que pasó ni de muchos otros detalles de su vida. Ella jamás recupera la memoria del asalto y le resulta muy difícil aceptar algo que ni siquiera puede recordar. Sus relaciones y toda su vida se ven trastornadas por el traumático incidente. Las pistan indican hacia un asesino en serie, que en el caso de Mary no pudo terminar su trabajo. Pero algunas cosas no acaban de encajar. ¿Quién perturbó al asesino? ¿Por qué la dejó allí tirada y aún viva? El crimen y su investigación impactan profundamente a Mary que decide que necesita reconsiderar su vida y empezar de nuevo.

El epílogo nos muestra a Mary durante el juicio de su raptor y vemos cómo ha cambiado su vida. ¿Conseguirá por fin dejar la psiquiatra, o una vez psiquiatra, siempre psiquiatra?

Aunque estas historias son ficticias, la autora, una psiquiatra forense, aporta su experiencia y conocimientos al material, diferenciándolo de las típicas novelas de crimen. Olga está pensando en escribir más historias en la misma serie. Si os parece una buena idea, decídselo. Enlaces y formas de contactarla están disponibles al final del libro.

Portada:  

Portada de mi futuro libro

Portada de mi futuro libro

 Fragmento (inicio) de ‘Trabajo en equipo’:

Es verdad lo que dicen. ‘No hay nada gratis.’ Debería haberlo sabido. Mary se había preguntado por qué el Capitán Tom McLeod la había invitado a cenar a su casa. Él era amigo de Phil y ella le había conocido cuando Phil estaba dándole consejo legal a uno de los hombres del capitán con respecto a una queja de brutalidad policial. Él también la había ayudado a informarse sobre el trabajo de los perfiladores psicológicos para uno de sus libros. Le debía una. Cuando la había invitado a ir a una cena familiar no pudo decirle que no. Ahora, esperando en la puerta, con un ramo de flores para su esposa Maureen, y una botella de vino español, Mary se preguntó cómo había sabido que ella estaba en la ciudad, y por qué se había molestado en buscarla. ¿Solo para invitarla a cenar? Parecía mucho esfuerzo. Quizás solo era su mente desconfiada…

—Hola Mary. Encantado de verte después de tanto tiempo.

Tom McLeod estaba tan elegante como siempre. No era la típica imagen del policía con la colilla en la boca y la camisa arrugada. Aunque ya tenía la cincuentena y el pelo le griseaba, siempre vestía con trajes oscuros y elegantes, iba bien afeitado, y con zapatos relucientes. Pero, ¿incluso en casa?

—Hola Tom. Éstas son para tu mujer. Y esto… para ti —le dijo, dándole las flores y el vino.

—Gracias. Una elección excelente.

Mary sonrió, aunque no estaba demasiado convencida de la sinceridad de su comentario. Le había pedido consejo al vendedor cuando le tocó escoger vino ya que no entendía naba sobre ello y casi nunca bebía.

—¿Cómo supiste que estaba aquí?

—Estaba hablando con Phil y me dijo que ibas a venir a San Francisco. Algo que ver con información para un libro. No me contó demasiado.

Vértigo de Hitchcock. Los escenarios, los edificios, el antiguo San Francisco, el colonialismo español… quizás. Depende de lo que consiga encontrar.

—Suena interesante. Maureen está en la cocina dando los toques finales a la comida.

Un hombre joven, rubio ceniza, ojos azules y cara de niño se levantó del sofá cuando entraron en la sala.

—Ah, éste es Justin Kelly, uno de los detectives de mi departamento. La doctora Mary Miller. Amiga de la familia.

—Mary, por favor —dijo ella tendiéndole la mano. Él se la dio mirándola con preocupación.

Mary fue a decirle hola a Maureen y a cotillear con ella dejando solos a los dos hombres. Maureen era una de las pocas mujeres que Mary conocía que parecía haber nacido para ser ama de casa, madre y que además, lo disfrutaba de verdad. Después de hablar un poco sobre los dos hijos de los McLeods, Tony y Patrick, Mary decidió empezar sus pesquisas.

—¿Y entonces quién es ese Justin? —preguntó Mary.

—Oh, pobre chico. Lo está pasando muy mal. Tiene un pasado muy traumático. Uno de los hombres de Tom, el Sargento David Leaman… ¿Le conociste? le tomó bajo su protección y le trató como a un hijo. Hizo un muy buen trabajo con él. Recientemente, hace unos dos meses, estaban trabajando juntos en un caso y… mataron al Sargento Leaman. Tom está muy preocupado por Justin, que parece haber reaccionado de una forma muy extraña a la situación. Insiste en que solo quiere volver al trabajo, ni quiere hablar con nadie ni quiere hacer terapia.

Así que de eso iba. Una consulta informal. Eso era lo que quería Tom. De acuerdo, pero al menos se lo podría haber dicho antes. Por más que quisiera dejar su carrera de psiquiatra a un lado y dedicarse a su otra carrera, nunca funcionaba. La psiquiatría siempre la arrastraba de vuelta como un imán.

—¿Está casi listo? —preguntó Tom desde la sala.

—Sí. ¡Listo!

La cena fue algo extraña. Era evidente que Justin no era un visitante asiduo de la casa y no sabía qué decir. Y tampoco parecía ser muy hablador. Estaba sentado frente a Mary y le preguntó:

—¿Doctora en qué?

—Literatura y cine, ¿no? —contestó Tom por ella. Cuando Tom se distrajo con la conversación de su mujer ella añadió:

—También estudié Medicina. Y Psiquiatría. Aún llevo algún caso de vez en cuando.

Había dado en el blanco. Su expresión cambió y se quedó aún más callado. Poco después de eso dijo que tenía que hacer una llamada. No tardó mucho y cuando volvió siguió tan callado como antes. Justin y ella se disculparon y se marcharon juntos temprano. Una vez en la calle cuando él abrió la boca para despedirse, Mary dijo:

—Escúchame, no sabía nada de esto. Le pregunté a Maureen en la cocina y me contó lo que le había pasado al Sargento Leaman. Lo siento mucho. Pero Tom no me había dicho nada. Ahora me doy cuenta de por qué me invitaron, y debo añadir que me pareció raro desde un principio, pero siempre me han ayudado y han sido muy amables conmigo así que no podía decir que no sin motivos. Solo quería que supieras que no vine aquí con la intención de analizarte o nada por el estilo. Buenas noches. Y buena suerte.

Cuando ella se dio la vuelta para irse él le preguntó:

—¿Podemos… hablar? ¿En privado? ¿Confidencialmente?

—Si tú crees que te puede servir de algo…

—Oh, no lo sé. No hablo mucho. David era una de las pocas personas con las que he hablado… Y también con su esposa Lea, pero menos… Está demasiado apesadumbrada ahora mismo para molestarla contándole cómo me siento.

—Vayamos a alguna parte. ¿Conoces algún sitio por aquí?

—Hay una cafetería y lugar de comidas rápidas no muy lejos de aquí que está abierto toda la noche. Nunca hay muchos clientes.

Tenía razón. Había un par de personas comiendo, pero por lo demás el lugar estaba completamente muerto. Mary pidió un chocolate a la taza y él helado y un café. Él comió una cucharada del helado y lo apartó a un lado.

—¿No tienes apetito? No comiste mucho tampoco en casa de los McLeod.

—No. No me apetece comer.

—¿Has perdido peso?

—Probablemente. La ropa parece que me viene grande — él se quedó callado. Mary siguió preguntando.

—¿Duermes bien?

—De hecho no… Me quedo dormido rápidamente, pero luego… Me despierto en mitad de la noche. Tengo unas pesadillas terribles…Veo como le disparan en la cabeza a David una y otra vez…

—¿Lo viste todo? Sabía que estabas allí pero no me di cuenta.

—Sí, estaba allí. Cuando cierro los ojos no puedo dejar de verle cayendo contra el suelo. Sí, ya lo sé, stress post-traumático y todos esos rollos. No me importa lo que le llames, no voy a dejar que me venza. No después de todo lo que he pasado. Mi padre me pegaba palizas, bueno, en realidad me torturaba… Envió a mi madre al hospital una vez detrás de otra hasta que una vez… la golpeó, ella se dio con la cabeza contra la barandilla y murió. Yo le empujé por las escaleras abajo. Estaba borracho… No murió, pero quedó en coma, como un vegetal. Finalmente murió hace un par de años pero la verdad es que no me importó nada. Fue un alivio. Yo tenía catorce años cuando pasó todo. Y entonces me enviaron a un orfanato, y me lie con las drogas, la bebida, y… otras cosa. David me pilló durante un robo. Yo tenía dieciséis años, y no sé por qué, pero le di pena. Lea dice que probablemente le recordé al hijo que perdió de niño. Fuera por lo que fuera, se interesó por mí, me llevó a su casa y… ¡No puede estar muerto! —Justin se echó a llorar y Mary se quedó callada, y le ofreció un pañuelo al cabo de unos minutos.

—Hacía mucho que no lloraba. Me hace sentir estúpido y…

—¿Vulnerable?… Somos todos seres humanos y tenemos sentimientos y nos pueden herir. Y nos duele. Está permitido, ¿sabes?

—No. A mí no. Si dejo que todo salga afuera… Es como una lata llena de aire a alta presión. Si no tengo cuidado, explotará. Mary. ¿Puedo llamarte Mary?

—Por supuesto.

—Es la única forma en que puedo seguir adelante con mi vida es intentando olvidar lo que me pasó antes. Dave me solía decir que yo no podía controlar lo que me hizo el bastardo de mi padre, y que él había recibido su castigo, y más me valía concentrarme en el resto de mi vida y en mi futuro, porque sobre eso sí que tenía control y podía decidir lo que quería hacer. Yo lo podía cambiar, podía convertirme en lo que quisiera si lo intentaba con suficiente tenacidad.

—Por supuesto que tenía razón. Pero no es siempre fácil. A veces necesitamos ayuda, no somos lo suficientemente fuertes. Necesitamos comprender cómo nos sentimos para seguir adelante. No podemos bloquearlo todo.

—Lo estoy intentando. Lo estoy intentando con tanto empeño como puedo. Dave era… Iba a decir que era como mi padre, pero dadas las circunstancias eso sería un insulto. Era como mi padre hubiera sido si me hubieran dado a escoger…Me aceptó cuando yo estaba tocando fondo, me ayudó con toda la mierda de desengancharme de las drogas y el alcohol, me enseñó a comportarme de forma civilizada en compañía decente y consiguió convencer al departamento de policía de que yo me merecía una oportunidad… con mi pasado… Oh, no sé por qué te estoy contando todo este rollo.

—No te preocupes.

—Yo no hablo mucho. No es mi estilo. Incluso con Dave. Hacíamos cosas, me daba consejos, pero no era tampoco un tipo de estos afectuosos, todo abrazos y gestos. Siempre me enseñó a poner al mal tiempo buena cara, a no quejarme y seguir trabajando.

—Debía ser un hombre muy fuerte.

—Sí. No hace mucho, Lea me dijo que había perdido a un hijo. De su primer matrimonio. Su hijo se ahogó en un accidente cuando tenía seis años, y su mujer murió en un accidente de tráfico el año siguiente. Nunca le contó nada más sobre ellos, o habló de sus sentimientos. Y nunca me habló de ellos. Tenía una foto de su hijo en el dormitorio, pero nunca me atreví a preguntarle.

—Era su forma de sobreponerse a ello. Pero no todo el mundo es igual, Justin, y no es un signo de debilidad hablar de nuestros sentimientos. Está bien si ayuda.

—Llevo tiempo intentando volver a trabajar. Me dieron unos días libres, luego me dieron de baja por razones familiares y ahora no quieren que vuelva todavía. Insisten en que tendría que ir a terapia para superar su muerte, pero me he negado. Sé que el Capitán McLeod quería que yo tuviera un asesoramiento psicológico de cómo estoy antes de volver al trabajo. Supongo que debe ser por si acaso me convierto en un maníaco homicida y disparo a todos los que vea, o algo así.

—Como te dije antes, no me dijo nada, así que no sé qué puede preocuparles, aunque Maureen me dijo que les parecía que tú habías reaccionado de forma extraña a su muerte, sin decir nada, ni expresar tus sentimientos.

—¿Qué quieren que haga? ¿Echarme a llorar? No lo haré. ¿Por qué tengo que expresar mis sentimientos a su manera? ¿Y para qué necesito terapia? ¿Va a devolverle la vida a Dave?

—Por supuesto que no. Pero podría ayudarte a aceptarlo…

—Lo único que podría ayudarme a aceptarlo sería atrapar al jodido cerdo que le hizo eso y matarlo —los ojos de Justin relucían, le temblaban los labios, las venas de su cuello estaban hinchadas, y su respiración se había vuelto muy superficial.

—Justin… Eres policía. No puedes tomarte la justicia por tu mano.

—¿Y quién va a detenerme? ¿Quién? Este odio es la única cosa que me hace levantarme por las mañanas, y lo último en lo que pienso cuando me voy a la cama.

—La venganza y el odio son emociones muy destructivas. Has aprendido a controlar tu comportamiento y tu ira, no dejes que lo estropeen todo y te hagan perder el control.

Mary se preguntó si su consejo era muy adecuado. El joven, evidentemente, no solo estaba sufriendo el duelo por su amigo, también estaba deprimido y quizá su odio e ira eran las únicas cosas que le daban algo por lo que vivir. La única persona en la que confiaba había muerto. Debía ser como volver a quedarse huérfano.

—Quizá tengas razón. Sé que Dave no habría estado de acuerdo con lo que estoy diciendo, pero me vuelve loco. No paro de fantasear sobre ello. Pienso una y otra vez en matarle. No pegándole un tiro, sino matándole con mis propias manos. Quiero ver como se le escapa la vida gota a gota a ese desgraciado… Perdona, no debería hablar así.

—Hablar sobre eso no es ningún problema. Si dado el momento lo hicieras… eso sí que sería un problema.

Justin la miró a los ojos y luego retiró la mirada y la fijó en el suelo.

—Lo sé, lo sé. Ahora hablarás con el Capitán McLeod y no tendré la más mínima oportunidad de volver hasta que vaya a terapia. Es culpa mía. Debería haberme callado.

—Justin,  el Capitán McLeod no me pidió que te evaluara. Al menos aún no. Y si lo hiciera yo solo podría hablar con él de lo que tú me dieras permiso. Habría asuntos de confidencialidad. Yo nunca accedería a hacer nada si tú no estuvieras de acuerdo. Aunque, si me pides mi opinión, creo que necesitas ventilar tus sentimientos y no dejar que te destruyan. Lo que sientes es perfectamente razonable y normal. Pero si no te permites sentirlo podría convertirse en un problema.

—¿Y con quién podría hablar sobre ello?

—Quizás lo de la terapia no sea tan mala idea.

—Oh no, no puedo hablar con uno de los consejeros de la policía. No me fío de ellos. Y no tienen ni idea de lo que hablan. Pero contigo… sí que hablaría. Es fácil hablar contigo.

Perdonad que quedara algo largo, pero quería que os hicieráis un poco de idea. Gracias por leer, y si os ha gustado, dadle al like, comentad, compartid, haced clic…Y ¡Feliz Año 2014!

Advertisements

Hola a todos. Como sabéis hoy es fin de año y mañana empezamos el año 2014. Tradicionalmente es hora de repasar y hacer balance del año y hacer planes para el próximo. Mi año no ha sido demasiado bueno, pero eso sí, he decidido explorar nuevas posibilidades, y ahora mismo estoy pensando en el negocio de las librerías, uno de los amores de mi vida, aunque reconozco que no sé nada del negocio. Quizás recordéis que escribí un post preguntando sobre cómo sería vuestra librería ideal. Así que, para empezar el año con nuevas ideas, os recuerdo el post. Y Feliz Nochevieja, y Feliz Año 2014. Espero que os sea de lo más positivo.

Bookshop

Bookshop (Photo credit: Beny Shlevich)

Mis padres siempre me han contado que cuando era pequeña, antes de aprender a leer, yo siempre me empeñaba en querer saber lo que ponía en los anuncios y señales y en cualquier cosa que tuviera algo escrito. Más tarde, cuando aprendí a leer, me convertí en una lectora empedernida. Mi escuela era pequeña, una escuela de barrio (que ha desaparecido como muchas otras cosas) y no tenía su propia biblioteca, pero los lectores nos solíamos prestar e intercambiar libros y leíamos de todo, desde ‘Los Famosos Cinco’ y la serie de Aventuras (de Enid Blyton, que yo siempre preferí. Me gustaba el loro) a ‘Tiburón’, Oscar WildeEdgar Allan PoeGustavo Adolfo Becquer o Mercé Rodoreda.

Siempre he preferido que me regalen libros a cualquier otra cosa (casi) y me siguen gustando.

En cuanto a libros se refiere soy como una polilla atraída hacia la luz. Si veo libros en cualquier sitio, iré a echar un vistazo, no importa donde sea: un supermercado, un mercadillo, el aeropuerto…Y por supuesto, me encantan las librerías, aunque parece que el negocio no va muy bien y han cambiado mucho. Y sí, ahora tenemos las grandes cadenas de librerías, algo anónimas pero normalmente con mucha variedad, no solo de libros sino también de otras cosas, las pequeña librería especializada, las librerías independientes, las que venden libros de segunda mano que son como máquinas del tiempo.

Debido a mi trabajo ha habido épocas de mi vida cuando he viajado bastante y una de las cosas que mejor suelo recordar de los lugares donde he vivido (o he visitado) es dónde están (o estaban) las librerías. Y debo reconocer que me siento muy desilusionada cuando vuelvo a visitar algún lugar familiar y descubro que una de mis librerías favoritas ha desaparecido. Es como perder a un viejo amigo. Con respecto a las librerías, como pasa con la mayoría de cosas importantes en la vida, no son todas iguales.

Pensando en eso, quería preguntaros a vosotros, lectores, si pudierais hacer aparecer, como por arte de magia, la librería de vuestros sueños, ¿cómo sería? ¿Sería enorme con un poco de todo? ¿O pequeña pero muy especial? ¿Vendería solo libros u otros objetos relacionados (DVDs, lectores electrónicos, libros en audio, revistas y papelería, otro equipamiento…)? ¿Vendería otro tipo de cosas (postales, artesanía y objetos de decoración, juguetes…)? ¿Tendría también cafetería? ¿Organizaría eventos (lecturas y firma de libros, clubs de lectores, competiciones, otro tipo de invitados…)? ¿Vendería solo libros nuevos, o también de segunda mano, tendría una sección para intercambiar libros…? ¿Libros en varios idiomas? ¿Best-sellers y libros no tan conocidos o independientes, libros de interés local y especializados? ¿Ofrecería otros servicios como Wi-fi y tienda digital? ¿Y dónde estaría? ¿En un lugar plácido y remoto, o a la vuelta de la esquina, en el centro de la ciudad, en un centro comercial, o en un rincón escondido y mágico?

¡Soñad! ¡Que es gratis (de momento)!

Y pensando en librerías y en las fotos que me envió de una de sus librerías favoritas una autora amiga, empecé un tablero (board) en Pinterest, y una vez allí encontré mucha gente compartiendo fotos fabulosas.

Echadle un vistazo a ver que os parece, y si os apetece añadir vuestros pins, si estáis en Pinterest os invito a que añadáis los vuestros.

http://www.pinterest.com/olganm7/bookstores-booshops-and-interesting-shops/

¡Gracias por leer, y os ha gustado recordad darle al like, comentad, y compartid!

Related articles

 

Como todos los viernes, toca autor, hoy autora, invitada. Conocí a Adelfa Martín (y he de reconocer que lo primero que me llamó la atención fue el nombre. Se lo tengo que tomar prestado para algún personaje) a través del grupo de escritores hispanos que frecuento en Facebook. Hemos intercambiado comentarios y no pude resistir invitarla ya que sus obras tratan de temas de los más actuales e importantes. Como sabéis disfruto de libros de puro entretenimiento pero hay obras que van más allá.

Adelfa prefiere que sus obras hablen por ella, así que la biografía es minima, pero podéis encontrar más detalles en los enlaces. Aquí está lo que ella nos cuenta:

Nueve (9) libros. Cuatro novelas; cuentos; poesía; cuentos y poemas infantiles.

Después de una vida de trabajo y responsabilidades; del tan llevado y traído pan nuestro de cada día, tengo la relativa paz necesaria para escribir, como fue mi deseo por tantos años. Mi afición principal son los cuentos y relatos, aunque también la poesía, a la que últimamente he dedicado mas esfuerzo,  siempre con un fondo social inevitable, pues es la única forma de protesta que encuentro a mano para mostrar mi inconformidad, ante tantos atropellos e injusticias.

 Las dos novelas, Irene,  y Desde el Otro Lado de la Vida -esta un poco autobiográfica- son un intento, un reto personal,  para comprobar si era capaz de escribir algo mas largo que un cuento o un poema… Últimamente he agregado a esto una novela corta titulada La Heredera, así como una publicación dedicada a poemas y cuentos infantiles.

Como veréis por las obras, Adelfa es de México.

Aquí una breve descripción de sus obras:

Desde el otro lado

DESDE EL OTRO LADO DE LA VIDA (NOVELA  AUTOBIOGRÀFICA)

LANGUAGE: Español Narrative: Relatos, Biográfica Un poco autobiográfica, escrito en las palabras sencillas de su entorno cercano,  una mujer, Armida, nos lleva de la mano por tres países y dos continentes, desde los oscuros días de la posguerra civil española, hasta la primera década de este Siglo XXI, controversial e incierto.

La heredera

LA HEREDERA (NOVELA)

LANGUAGE: Español Narrative: Fantasía y Ciencia-Ficción, Romántica Una novela corta, donde la autora trata de acercarse lo más posible, tanto a lo más profundo del alma de algún oscuro y retorcido personaje, como recrearse en la luz que otros irradian en abundancia. Bondad, maldad, intriga, envidia, muerte, ambición…amor.

El mundo a mi alrededor

EL MUNDO A MI ALREDEDOR (CUENTOS)

LANGUAGE: Español Short Stories: Para pensar, Varios temas, Relatos Lo social, lo político, lo humano, e incluso sus creencias espirituales, influencian a la autora que no puede dejar de ver a su alrededor, ni de impactarse por los acontecimientos recientes de su país y del mundo.Los cuentos con nombres Aztecas  o Mayas, sirven únicamente para ubicar el entorno, y…

185 poemas

CIENTO OCHENTA Y CINCO POEMAS, con pilòn (POESIA SOCIAL)

LANGUAGE: Español Poems: Para pensar, Varios temas POESIA SOCIAL, relacionada especialmente con la violencia desatada en México en los últimos años, el machismo exacerbado que ha matado cientos de mujeres, el tráfico de niños-as y jovencitas, y otros problemas, como la inoperancia de las autoridades.

Seguiré arandoa

SEGUIRÈ ARANDOA EN EL DESIERTO (POEMAS)

LANGUAGE: Español Poems: Romántica, Para pensar, Varios temas La autora se atreve con poesia menos contestataria,  romántica, reflexiva, cercana a sus creencias y querencias, sin embargo, con el inevitable trasfondo social que es su natural preocupación…

Irene

IRENE, valor y solidaridad (NOVELA)

LANGUAGE: Español Narrative: Fantasía y Ciencia-Ficción, Para pensar Una joven mexicana, hija de militar, con maestría en Harvard, va a África a trabajar en una fundación humanitaria, sin embargo, es en su país donde se ve envuelta en hechos terribles, no solo por la sospechosa muerte de sus padres, sino debido a la creación de una casa-refugio para mujeres en…

La trata en Mexico

La trata en México, Corrupción e Indiferencia

LANGUAGE: Español Narrative: Para pensar No hay estadísticas exactas de cuantas mujeres, niñas y jóvenes han sido asesinadas en México en los llamados crímenes de genero, últimamente mas conocidos como femenicidios – término antropológico-social que se refiere a los asesinatos de mujeres realizados con especial odio y saña-,  pero no hay…

Mi abuela y sus ocurrencias

MI ABUELA Y SUS OCURRENCIAS (NIÑOS Y ADOLESCENTES)

LANGUAGE: Español Short Stories: Infantil, Juvenil, Relatos NIÑOS Y ADOLESCENTES.POEMAS Y CUENTOS. De vez en cuando, inspirada en muchas ocasiones por imágenes que publican en sus blogs amigos diseñadores, por los hermosos dibujos de su sobrina Lucía, o simplemente por el natural quehacer de una madre y abuela, a la autora se le  ocurre algún que otro poema…

De mis terquedades

De mis terquedades y fijaciones (Poemas)

LANGUAGE: Español Poems: Para pensar, Varios temas Recopilación de poemas escritos desde finales de 2011, hasta comienzos de 2013. Temas variados. Algunos dedicados a reconocidos poetas, otros románticos o para la reflexión espiritual, y los más, de índole social… aunque me llamen terca. También varios textos en prosa.

Y aquí los enlaces:

A su fantástico blog:

http://cuentosyotrosfantasmas.blogspot.com

Y su blog de promoción:

http://adelfamartinsobrequeescribo.blogspot.mx/

A su página Amazon:

http://www.amazon.com/ADELFA-MART%C3%8CN/e/B00CDGJCFI


A su página en libro virtual:

http://www.librovirtual.org/autor/AUT1463/Adelfa-Martin

Desde aquí podéis contactar directamente con ella en las redes sociales.

En bubook:

http://armidamartin.bubok.es

Y antes de que se me olvide, Adelfa me dijo que tiene previsto ofrecer en promoción gratuíta sus novelas, una por semana. Ya ha empezado, así que conectaos y no perdáis esta oportunidad!

Como siempre, gracias por leer, y ya sabéis, si os ha gustado, comentad, compartid, y sobre todo, haced clic!

Loosely Translated (Traducción Libre) de Simon Hugh Wheeler
Si os gustó Lost in Translation, ¡leed esta novela!

Loosely translated
Soy española y escribo en español e inglés, aunque como ahora vivo y trabajo en el Reino Unido paso la mayor parte del tiempo escribiendo en inglés. Cuando leí de qué iba esta novela supe enseguida que debía leerla, y estoy muy contenta de haber seguido mis instintos.
La historia es la siguiente: Tenemos un autor inglés, Mike Grey, que está encasillado escribiendo novelas de detectives sexistas que odia, y que por los detalles que descubrimos no valen ni el papel en que están escritas (sí, en papel, no son digitales). Su editorial le da un ultimátum y exige que revise la última novela amenazando cancelarle el contrato pero ni siquiera eso consigue darle la motivación necesaria para cambiar. De repente, la fortuna llama a su puerta. Una editorial española decide traducir sus libros y se convierten en un gran éxito. Le invitan a una sesión de firma de libros en Madrid y allí conoce a una mujer fascinante, compleja, enojosa y maravillosa, María. Al principio él cree que María solo está allí para hacer de intérprete pero luego se da cuenta de que ella es la traductora de sus novelas al castellano. María es una escritora sin publicar, con mucho talento y frustrada. Cuando decide hacer la traducción es con la idea de que eso le dará la oportunidad de dar a conocer su propia obra y atraer la atracción de los editores. La disgusta de tal manera la mala calidad de la novela de Mike que empieza a hacer ‘mejoras’ en el texto, entre ellas, decide convertir al detective protagonista, Eric en mujer, Erica.
María tiene que evitar que tanto lectores como Mike descubran su engaño, y aunque por los pelos a veces, lo consigue. Aunque menosprecia la escritura de Mike, cuando lo conoce mejor descubre que no está tan mal como persona y las cosas entre ellos avanzan…Sí, en la dirección que os imagináis. Pero por supuesto, pocas historias de amor evolucionan sin complicaciones y los malentendidos y confusiones abundan. Otra gente se mete por en medio, las traducciones y las dificultades de comunicación se vuelven más complicadas todavía, viajes en ambas direcciones abundan, y los egos de nuestros autores sufren maltrato pero al final se curan.
Simon Wheeler ha escrito una farsa/comedia de malentendidos sólida, con unos personajes principales que caen bien y son muy majos (tienen sus defectos, pero eso los hace más humanos), algunos personajes secundarios inolvidables (me encanta el padre de María con sus insectos y colección secreta de revistas, su tía, el barbero/profesor de español con métodos poco ortodoxos), y escenas que os harán reír y avergonzaros a la vez. El estilo es fresco, con buen ritmo, y consigue adaptarse y capturar los diversos personajes y entornos, y muestra una simpatía, conocimiento (¿me atrevo a llamarlo amor?) por las ciudades y temas que trata. Nos reímos del mundo de las editoriales y la escritura desde dentro, pero también nos maravilla su poder y magia. Os dará pena cuando se acabe pero os sentiréis como si Mike y María fueran vuestros amigos. ¡Y no os preocupéis, hay muchos epílogos para que os consoléis y no os quede ninguna trama descolgada!
Le recomiendo esta novela a todos los que tengan sentido del humor, en particular si os gustan los libros, y si habéis intentado traducir algo alguna vez, esta novela debería ser de lectura obligatoria. Espero las nuevas obras de Simon Wheeler con anticipación.
He preguntado y aunque la novela de momento solo está disponible en inglés, sé que hay planes para traducirla al español. ¡Me pregunto qué historia saldrá de ahí!

Si os ha gustado el post no os olvidéis de compartir y de hacer CLICK!

http://www.amazon.com/dp/B009Y3BGTS/

I’m bringing you as today’s guest author another writer I met through Twitter, who has been kind enough to agree to talk to us not only about her current novels and the coming ones in the Emilia  Cruz series, but also provides an insight into readers’ interests when looking at mystery novels. What are the most important elements of a mystery novel? Carmen decided to ask her readers. I leave you with Carmen Amato.

Carmen Amato’s Personal MysteryCarmen%20Amato

I recently asked readers on kindleboards.com which elements they found most important to a good mystery novel. Their choices were:

A. Flawed and complex characters (i.e John Rebus, Harry Hole)

B. Twisted plots that take precedence over character development

C. An unusual setting (i.e the Arkady Renko series set in Russia)

D.  Sense of humor (i.e. the Stephanie plum books)

E. Authentic forensic information (i.e. books by Patricia Cornwell)

The digital discussion was lively. The overwhelming majority of respondents voted for A and B. Readers want to see intriguing characters and plots that leave them wondering what will come next. Many felt that the two went together rather than having one predominate.

As a mystery writer I couldn’t agree more. Those two central concepts drive my mystery series featuring Emilia Cruz, the first and only female detective on the Acapulco police force. Drawing on my own experiences living in Mexico and Central America, the series takes on Mexico’s drug war and official corruption against the backdrop of the country’s rich cultural heritage.

The series launched last August with the Kindle exclusive novella MADE IN ACAPULCO and continues with the full-length mystery novel CLIFF DIVER which will be released to Kindle and in print on 30 January. The next book in the series is HAT DANCE, scheduled for release in summer 2013.

Here’s what the Emilia Cruz series has in store not only for kindleboard.com fans but for all mystery lovers:

The Main Character

The series is as raw and action-filled as the headlines coming out of Mexico today but just like the country, Emilia Cruz is both resilient and warm-hearted. An Acapulco native who had to grow up too fast, she’s been a cop for nearly 12 years and a detective for two; a woman in a squadroom that didn’t want her and is still seeking to break her. But Emilia isn’t afraid to defend herself and get what she’s rightfully earned. She’s a good liar, a fast thinker, a determined investigator and a mean kickboxer.

And she’s lonely.

Interesting Secondary Characters

Emilia doesn’t know how to handle gringo Kurt Rucker, the manager of a luxury hotel in Acapulco. A former soldier, he has the confidence and leadership qualities she admires. A triathlete, he’s calm under pressure and knows what he wants. But is Emilia ready for a relationship?

Her first high profile case will bring Emilia to the attention of Victor Obregon Sosa, the head of the police union for the state of Guerrero, and Acapulco’s ambitious mayor Carlota Mendoza Perez. Each has a dangerous personal agenda and the power to both help or hurt Emilia.

As an added fillip to the character line-up, there’s a revolving door in the detective squadroom and a different lieutenant will be in charge in each book.

Twisted Plots

There’s the Acapulco that tourists know; the sweep of the most beautiful bay in the world, the majesty of the clear blue Pacific, candlelit nights on the beach, and luxury hi-rises. There’s also the Acapulco that is a prize to be fought over by drug cartels–the city that is home to hookers and thieves, the streets where life is cheap and poverty is as pervasive as the wind off the ocean. Both of these versions of Acapulco will feature in the books, each clawing at the other and forcing Emilia to survive between them. No investigation will be easy, no crime will be simple.

The Special Sauce

A mystery series often has an extra bite if there is a continuing thread resolved only in the last book and the Emilia Cruz series is no exception. Throughout the series, Emilia keeps a log of women who have gone missing in Acapulco and she is always trying to find out what happened to them. They are las perdidas—the lost—and we’ll see how successful she can be.

Cliff%20Diver%20best%20thumbnail

Enjoy the following excerpt and we’ll see you in Acapulco!

 

The diver stretched to his full extension then pushed off. His back arched and his arms went wide and he looked like a crucifix as he sailed over the rocks. His arms rose over his head and his hands came together right before he impacted with the water. A spume of froth shot skywards and he disappeared into the depths as the crowd on the plaza gasped and applauded.

The diver popped out of the water beyond the rocks and the crowd applauded again. It took a few minutes before the next diver climbed onto the tiny platform on the cliff face. He was older, with a black suit and a heavy torso, and a less athletic look than the first diver. When he carefully turned his back to the ocean the crowd murmured excitedly.

“He’s got guts,” Kurt said. The back of his hand brushed against hers.

The diver launched backwards off the cliff face and twisted in the air. As his body rotated close to the cliff the crowd gasped, but he made a clean entry into the ocean, the water rippling out around him. The applause was wild.

As the sun set, they watched the other men laboriously climb up the cliff face to the small natural platform, stretch and limber their muscles, and dive past the rocks to the perfect spot in the ocean far below.

“That’s me,” Emilia said as the youngest diver in the red suit stood poised on the platform again. The sinking sun was blood-streaked behind him, blotting out his swimsuit so that he looked naked and raw.

“What do you mean?” Kurt asked. His hand turned and a finger stroked the inside of Emilia’s thumb and forefinger.

“That’s me.” Emilia’s hand turned of its own accord and gently played with Kurt’s. He was looking at her, not at the cliff divers, and Emilia heard herself babble nervously. “Going off a cliff, not ready for it. Not knowing if I’m going to hit the rocks and be smashed to pieces or not.”

Emilia watched as the young diver swung his arms and rolled his neck and she wondered if he was doing it for the crowd’s benefit or if it was a release for his fear. He hunched his shoulders forward, then pulled them back. His knees bent and his thigh muscles rippled and then he launched himself into the air. For a moment he was silhouetted against the spectacular sunset and then he curled himself into a somersault. The crowd gasped in unison as his body rotated and his hair seemed to kiss the cliff face. Then he stretched out, straining for distance, and completed a soaring arc that plunged him into the water like an arrow shot from a bow and Emilia felt the strain and the pain and the rush of cold water.

Thank you very much for reading and thanks to Carmen for the mouthwatering excerpt from her novel and also for her insights into her creative methods.

*********************************************************************

I have two announcements. You’ll be pleased to hear that I have two guests in my blog next week. My Friday guest is an author and dear Twitter friend and we’ve plenty of laughs in the last few months. I had to bring him here. My guest Tuesday is an artist whom I also met through Twitter, but he does not write books…Hopefully if technology doesn’t fail me this would be quite a different post to my usual ones as it will involve….music!

Before I forget…You must recall my post about blog of the Year 2012. Lovely Jenna Brooks has returned the favour and given me another star. Now, I’m not promising you it will be here because as I was telling you technology isn’t my strong point. But just in case I don’t manage…now I have 2 stars!

 

And of course I had to leave you with a reminder of my offerings.

‘The Man Who Never Was’

Mancover(EnAmaz)

http://www.amazon.com/dp/B009TWRT22

And don’t forget my new series of novellas, Escaping Psychiatry about a psychiatrist and writer and her adventures.

‘Cannon Fodder’ (Escaping Psychiatry part 1)

CannonFoddertitle

http://www.amazon.com/dp/B00AKWO8Z6

‘Teamwork’ (Escaping Psychiatry part 2)

Teamwork2 V 0065

http://www.amazon.com/dp/B00AKWSQJA

And ‘Memory’ (Escaping Psychiatry Part 3)

Memorycover

http://www.amazon.com/dp/B00AKWVRCS

Thank you for reading!

I connected with María Victoria de Lourdes through Twitter, checked her webpage and was impressed by this author’s work. I asked her if she would come and be a guest in my blog, particularly to talk about how she got into writing. She kindly agreed but told me she’d written a post about that already that I might want to use. When I read it I couldn’t think of a better way to introduce her than to use her post. So here it is!

María Victoria de Lourdes
From the Imagination to the Page
MVL1I am often asked to talk about how I became a writer. In this space I will share my learning down the path of this wonderful literary adventure. I should first clarify that to me, at least, being a writer is not the same thing as being an author. I have been a writer all my life, ever since I learned to write. The decision to become an author and publish my work came much later. After I had a fit.

MVL2I can’t remember when or how I learned to walk, ride a bike, or roller skate, but I remember well the moment when the ever-so-patient, Sister Carmen, guided my hand over my calligraphy notebook and taught me to write. From her I learned that when my pudgy round letters “held hands”, they actually formed words. The first word I ever wrote was Mom. Exactly the word I needed. I had lost my mother when I was three years old, and in my childish mind I thought that if filled my whole notebook with that word, she may come down from heaven and visit. I missed her.

From that magical instant when I learned to convey my feelings on paper, I gave in to the exercise full time. Paper was never enough. It was expensive in Mexico, so I would beg my friends in school, not only to share their lunch, but also a clean page, just one, as there was always something very important I had to write or draw. I journaled with fierce devotion. In the act of writing I found a a best friend. It was my solace and my hope.

MVL3In the beginning, I specialized in writing long, elaborate, letters. I wrote them to whoever would read them, and even if they didn’t. My favorite aunt, Aunt Cris, who lived in a ranch in Cordoba, was one of my first un-willing pen-pals. She never did like to write, not even her name, busy as she was taking care of her four children, her husband and the ranch. Out of pity, no doubt, she indulged me and for every ten lengthy letters of mine, she werote back a succinct telegram, shorter than a tweet. I am certain she did it in honor of her dead sister who blessed her from the heavens. I anxiously looked forward to her replies. Nothing made me happier than to see the elderly mailman approach our house, riding his bike down our street, sweating under the hot Veracruz sun while happily whistling. He was always in a good mood. When he handed me the mail, he would say “Here you go Blondie, but don’t be sad, there’s no letter for Little Lulu today.” On the days there was a letter for me, however, he would ceremoniously kiss the envelope before handing it over through the iron gate. My delight was so profound that I could have kissed him in the spot if it weren’t for the fence that separated us. Through the gate he would had over the mail and through that same gate I would gift him a cold glass of water. Thus I was raised. To never deny anyone respect or water. That very afternoon I would rewrite my prompt reply to poor aunt Cris. Another long letter filled with clichés, love and nostalgia. Dramatic prose has always been my literary style.

When I reached puberty, I became a poet. And since poetic inspiration comes from being in love, I fell in love with everyone, even the cocotero MVL4(coconut seller). It is true. I don’t know whether or not he was handsome, but to me he seemed divine. He was the same age as my brothers, tall and thin and had dimples. I’m sure he knew I had a crush on him, because every time he saw me, he giggled. And so it was that every afternoon, right after I finished my homework, I would casually walk along the boardwalk just to watch him work. The hours would fly by, watching him trim the palm trees with his machete. Nothing seemed more romantic than this platonic, impossible, love affair, that defied the conservative protocol of Veracruz’s proper society where “nice” girls should get married (without tainting their virginity) with boys from “good families”. My notebooks were filled with tacky poems repeating the same theme: the schoolgirl, still in uniform, ran away with the cocotero in his coconut trolley. I never confessed my forbidden love, because I would have been sent overseas, which is exactly what happened anyway, but not for being a lovelorn poet, but for being a dunce who could not learn English.
MVL6In the United States, I finally learned how to read in English, mostly to satisfy my insatiable hunger for literature. The kind family that was my hosting family owned only one book in Spanish: the Bible. They were Evangelists and they felt compelled to save my soul from the Pope’s deluded ideology. I tried to oblige, and read the big book for the very first time (in those days we were not allowed to read it). Much as I tried, I could not get past our Lord Jesus Christ‘s genealogy. I fled to the library and, with a dictionary in hand, I spent my long hours of solitude and longing engrossed in Hans Christian Andresen’s and Brothers Grimm’s fairy tales. Gradually, I progressed from Children’s Literature to the Great ones. The best reward was to finally be able to read Oscar Wilde in his native tongue!
Writing in English was not as easy. In fact, I must confess that I am still perfecting the technique. To this day, I don’t dare translate my own blog entries. I have long believed that translation is an art reserved for people from outer planets. (Note from Translator: not true, she’s really good at it too). There are three things that I can only do in Spanish: write, pray, and love.

One good day I fell in love with my true prince, and given that he liked music (he plays the piano), I immediately ventured into musical composition.MVL7 The fact that I was never able to figure out the ants on the pentagram never stopped me. My love was such that the lyrics flowed in English with great ease and little variation: I love you, I want you, I need you. My prince welcomed my serenades with the typical smile of a well-educated gringo. Not once did he complain or comment about my blatant plagiarism of his most favorite British band.
Years later, after we were married, I attended the university and pursued a degree in literature and creative writing. Those were the most wonderful years. I had a part time job at a hospital to pay my tuition and help with my husband’s tuition as well. Going to school was simply delightful. Wise teachers introduced me to the most wonderful books ever written. Narrative writing opened my eyes, and for the first time, I realized that my words were sticky and overly sweet, worse than softened bubble gum. The overuse of adjectives was not a narrative “style”, they toought me, but pure tackiness. My mentors gently helped me awaken the merciless editor in me who, with a red pen, showed me to be demure, succinct, and purposeful. Now the editor is out of control. She torments me each and every day. I detest her and yet, I also need and respect her.
MVL8The decision to publish my work came years later. I was working as a law professor at the University of Washington. My sons, Nicholas and Manolo were teenagers and were very busy with sports. They rarely dinned at home. On those rare instances when they joined us for dinner, we, the parents, would shut our mouths and listen. Every question could be interpreted as an invasion of their privacy; every suggestion a sermon.
It was during one of those rare, family meals, when my sons talked about the race issue. They didn’t know who they were, they said. Were they white, black, yellow, or exactly which color? Their college applications had that very question: what is your race? If they selected Hispanic, their applications may be given deference. According to the definition of Hispanic in the form, it was clear that if their mother was Mexican, they were Hispanic. The fact that they were bilingual, and that most of their family lived in Mexico, also put them on that “box”.
To me, the issue was clear, but not to my sons. What about the skin color, they asked?. How Mexican was I, being so white? Miguelito’s mom, for example, she did look Mexican. And Miguelito also looked Mexican, which is why he has been chosen to play the role of Cesar Chavez in the school’s play. Nicholas, on the other hand, was as white as flour, with ginger hair that made him look like a Viking. Manolo, on the other hand, was closer to “looking Mexican”, he had dark hair and dark eyebrows, which is why he had been accepted into the Chicano club at school, but not without difficulty, because, actually, he looked more Arabic than Latino. It was true. Manolo could have been from anywhere. He could even be the cocotero’s son.
I stood up, went to my office and got my Mexican Passport. I sat it on the table and reminded them that Miguelito’s mom had been born in Minnesota, did not know how to speak Spanish, and had no idea on how to cook black beans. My children were not convinced. They looked at me suspiciously. Maybe I was not the person they knew, after all. Maybe I was hiding some terrible family secret. I suddenly realized that my children had no idea of how diverse Mexico and our roots really are. I realized that how little they knew about their ancestors, and that with so little understanding, they could never feel proud of their heritage. That same night I called my father and asked him to help me write the story of our family.
When I finished the first chapter of that first novel, I sent it to my brother, Tali, so he could give me feedback. Unbeknownst to me, he, in turn, sent it to an editor in Mexico. A few weeks later, Tali called me to tell me that the editor had sent him an urgent fax, requesting my novel for publishing. I felt flattered and scared. The novel existed only in my head. Now I would actually have to write it!

MVL9
And that is how my career as an author began. After fifteen years in the business I have learned that being an author means being the owner of a small business. You need to secure financing, set up shop, sell your product, obnoxiously, manage accounting, negotiate agreements, and generate content, because without content, there is no product to sell.
Often, I think of the cocotero on the boardwalk. There he was, selling coconuts each and every day. Sometimes his only clients were the flies, which he swatted away, without frustration, with a red bandanna. In better days, he would sell out and then, he would quickly, and happly, go swimming in the sea. I try to be like him. When I get rejections, I swat them away from my life, without frustration, like flies. When I do well and sell my books, I try to return to my beloved sea, my home, Veracruz. In the end, the entrepreneurial effort is the same; it requires tenacity, discipline, persistence, faith, and patience. Most of all patience.
To end, I’d like to share that that my purpose as a writer is not the same as my purpose as an author. As a writer, I will have reached success when the editor in me, whom I call Mrs. Doubt, doesn’t use her red pen. I don’t strive for immortality with my work but I do want to respect the time my readers gift me when they read my work. My goal is to present them with my very best effort. As an author, I will have reached success the day I can live from my books. I don’t seek fame (God deliver me from that woman!), nor do I strive to become a best-seller, but I would like to make a modest living with the income from my work. On that matter you, my dear readers, have the last word.

*********************************************************************************************************************************************

I'm a featured author at Freebooksy

http://www.freebooksy.com/freebooks/2013/1/10/the-man-who-never-was-free-kindle-ebook-with-a-spanish-editi.html

And now it’s usually the time when I tell you what I’m going to be posting next week and make some kind of announcement. Well, I’m not sure what I’m going to post on Tuesday (I have a couple of ideas doing the rounds in my head but haven’t decided yet) and with regards to the announcement…Yes, I have one. Or rather, it’s an update from the post on Tuesday.

If you remember I told you about the giveaway Mary Meddlemore (my friend, author and oh, such a fascinating character) and I had organised. From the 10th to the 14th of the month we’re giving away 6 of our books. Yes, there’re novels (paranormal romance, sci-fi), collection of short stories, another one of my novellas from the series ‘Escaping Psychiatry’ and my book ‘The Man’ (I could not resist giving you the link to the great feature Freebooksy have posted about it) in Spanish and English.

Just in case you’ve missed it, here is the link…

http://freestuffolgamary.wordpress.com/

How is it going? We think well. We’re both pretty new at this (I had a giveaway for another one of my novellas and for Mary it’s the first time), and only published our novels a few months ago (not 3 months yet) but we think it’s going OK. But of course, it’s only the 11th. We still have a fair bit of time left. And we wondered…OK, we’ve posted in our blog about it, we’ve told our friends in Facebook, Twitter, Goodreads, Google +, LinkedIn…We’ve told people at work, neighbours, friends…No, we haven’t shouted from the rooftops (I leave in a small house, I don’t think it would have much impact), but…we thought (rather, Mary suggested. Credit where credit is due), why don’t we ask the people who read our blog for ideas?

And here we are…She’s posting about it and so am I. Of course, please feel free to share with everybody, but if you can think of other things we could be doing (doable…, legal…timely…), please let us know…

You can leave a comment here, or send me a Tweet (@OlgaNM7), or leave me a message in my Facebook page (www.facebook.com/OlgaNunezMiret), or if you check my webpage (www.OlgaNM.com)  I also have my e-mail address there.

Any suggestions or ideas are welcome.

Thanks very much for reading and thanks on behalf of Mary and me for downloading. And of course thanks to the marvellous María Victoria de Lourdes for her fantastic post.

Olga

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

Priscilla Bettis, Author

The making of a horror novelist.

Shalini's Books & Reviews

Blogger, Reviewer, Publicist, Beta Reader

%d bloggers like this: