Archives for posts with tag: libro

Hola a todos:

Los que me seguís ya sabéis que hace poco publiqué un romance que se desarrolla (en parte) durante un concurso de repostería televisivo, I Love Your Cupcakes (Me encantan tus cupcakes).

Como parece que os gustó el capítulo que os dejé de muestra, decidí compartir otro (y os prometo que es el último) donde Dulce y Adelfa, las principales protagonistas de la novela (perdona Storm) conocen al equipo del programa y a los demás concursantes. Hay un poco de todo, como dicen…

I Love Your Cupcakes (Me encantan tus cupcakes) versión española de Olga Núñez Miret. Portada de Lourdes Vidal

I Love Your Cupcakes (Me encantan tus cupcakes) versión española de Olga Núñez Miret. Portada de Lourdes Vidal

Capítulo 6. Preparar pasteles y fauna televisiva. (Ahora)

Las tres semanas pasaron en un abrir y cerrar de ojos. Dulce y Adelfa le pidieron a sus principales empleadas y amigas, Pixie, Vicky y Tessa si podían llevar la tienda mientras estuviesen fuera. Todas estaban muy excitadas y contentas de poder organizarse entre ellas, con la ayuda de los voluntarios, para mantener el lugar en funcionamiento. Se habían asegurado de no aceptar encargos grandes para la semana en que iban a estar fuera, aunque estaban convencidas de que el equipo que iba a quedarse a cargo era más que competente. Toni decidió tomarse unos cuantos días libres para ayudar a las chicas y ensuciarse más las manos. Dulce y Adelfa hicieron las maletas llevándose su ropa favorita y más cómoda para la cocina, un vestido elegante y accesorios para la gala (por si acaso llegaban a ella) y unos cuantos gadgets y utensilios para que les dieran suerte. Tony y Toni las llevaron al aeropuerto.

—¿Estáis listas, chicas? —preguntó Toni.

—Tan listas como estaremos nunca —respondió Adelfa.

—Lo sabremos con seguridad una vez empecemos. Hemos hecho todo lo que se nos ocurrió y todo lo que nos sugirió la gente para prepararnos. El resto…está en manos de los dioses —dijo Dulce.

—¿Va Storm a reunirse allí con vosotras? —preguntó su padre.

—Se ha ofrecido a aconsejarnos por teléfono y si sobrevivimos los cuatro primeros días se reunirá con nosotras en vivo. También ha estado viendo programas de series pasadas y nos ha enviado diseños, esquemas e ideas. Si conseguimos llegar tan lejos y viene Storm, tendremos con nosotras al mejor artista que hayan visto nunca —dijo Adelfa.

—Eso es cierto. Ese chico es tan raro como talentoso —dijo Tony.

—Papá, ya no es ningún chico. Y nosotros tampoco somos ya chicas— se quejó Dulce.

—Creí que te ibas a quejar porque le había llamado “raro”.

—No, es raro, pero le queremos de todas formas —concluyó Dulce.

—O quizás le queremos precisamente por ser tan raro —añadió Adelfa.

Todos se rieron. Llegaron al aeropuerto, cogieron las maletas, Toni les aseguró que se cuidaría de la tienda, se despidieron y así iniciaron la mayor aventura de sus vidas.

Durante el vuelo intentaron concentrarse en disfrutar el entretenimiento a bordo en lugar de pensar en lo que se esperaba de ellas. Una vez llegaron a Los Angeles todo fue de lo más excitante. Soleado, ruidoso y….

—Esto es realmente… —empezó a decir Dulce.

—¿Artificial? ¿Falso? ?De imitación? —sugirió Adelfa.

—Rubios, bronceados, bellos con una idea de campaña publicitaria de la belleza. ¡Oh Dios mío, vamos a llamar la atención como cardos borriqueros en un rosal!

—¡Ahí está! Han enviado un coche a recogernos.

Adelfa había visto a una mujer sujetando una cartulina con sus nombres y se dirigieron hacia ella.

—Somos nosotras. Yo soy Adelfa y ésta es mi asociada Dulcinea, Dulce para abreviar.

—Es un placer conoceros. Soy Danielle, Dannie. Hago un poco de todo, lo que sea preciso. Suministros, coordinación, cubro a quién sea que no esté, corre ve y dile…

—Chófer… —añadió Dulce.

Dannie asintió.

—Vámonos. Os dejaré en el hotel. No está muy lejos del estudio pero enviaremos a alguien a recogeros mañana. No habrá un programa en directo, solo os daremos tiempo para que os acostumbréis a los hornos, para poder discutir los detalles, filmar algo como presentación, y daros tiempo para que conozcáis a todo el mundo. Y una cena de bienvenida. Pero esta noche os dejamos que descanséis un poco.

—Eso suena bien —contestó Adelfa.

En el coche Dannie hizo de guía turístico ocasional. Les señaló una variedad de lugares de visita y casas de los ricos y famosos.

—Si todavía seguís aquí el jueves, ya que ese día no hay programas, a veces los concursantes deciden hacer un tour de verdad. Es divertido y una buena manera de relajarse cuando falta poco para alcanzar la meta.

—Suena bien. Si llegamos tan lejos —dijo Adelfa.

—¿Cómo es el resto del equipo? —preguntó Dulce —. Hasta ahora solo hemos hablado con Harry Heston.

—¿Harry el Sucio? —preguntó Dannie. —Es bastante único, no el típico miembro del equipo.

—¿Harry el Sucio? ¿Es un aficionado a Clint Eastwood?—preguntó Adelfa.

Dannie respiró a fondo antes de responder.

—Esa no es la razón de su apodo. Hemos llegado al hotel. Aquí estamos.

Dannie las ayudó con el equipaje y les dijo que el coche estaría allí a las 9:30 de la mañana. Una vez subieron a su habitación y deshicieron las maletas Dulce y Adelfa decidieron ir a pasear y explorar los alrededores. Era un suburbio anónimo aunque después de preguntarles a un par de personas consiguieron que les dieran instrucciones y cogieron un autobús que las llevó a la playa. Una vez allí se pasearon y observaron a la gente en patines, tomando el sol, jugando al voleibol de playa…

—Es como en las películas —dijo Dulce, intentando no ser demasiado descarada contemplando los fabulosos cuerpos que las rodeaban. Adelfa, por otro lado, no estaba siendo demasiado discreta. —Estás mirando a esos tíos como si “ellos” fueran cupcakes.

Adelfa sonrió, desviando la mirada unos segundos para contestar a Dulce.

—Bueno, están para comérselos. Y evidentemente vienen aquí para exhibirse. No hacen tanto ejercicio dándole a las pesas para esconder los músculos en casita. Considéralo el equivalente de ir de escaparates. No tengo la más mínima intención de comprar pero en cuanto a mirar… ¡Date un atracón con la vista! No tenemos muchas ocasiones como ésta.

—Probablemente tienes razón.

Después de pasarse un buen rato contemplando a gente (la mayoría del rato a hombres, aunque algunas de las mujeres estaban tan interesantemente desvestidas que no podían evitar mirarlas), se sentaron con un helado cada una. Adelfa estaba muy pensativa, lamiendo su helado muy lentamente y finalmente preguntó:

—¿A qué crees que se refiere eso de Harry el Sucio?

—Probablemente algún tipo de broma de ellos. Quizás si conseguimos quedarnos el tiempo suficiente nos enteraremos.

Dulce no tenía la menor idea de la razón que tenía. O de lo mucho que se acordaría y se arrepentiría de sus palabras.

Esperaron hasta el anochecer y entonces volvieron al hotel, parándose por el camino para comprar fruta y agua. Después de ver algo de televisión se fueron a la cama, a esperar el primer día de su experiencia televisiva.

No durmieron mucho y se levantaron temprano para asegurarse de que estarían listas con tiempo de sobras cuando llegara el coche. No querían llegar tarde el primer día y dejar una mala impresión. El coche las dejó en el estudio de televisión y Dannie ya las estaba esperando a la puerta.

—Entrad y sentaos en recepción. Cuando estéis todos aquí iremos al estudio para conocer a los demás.

—¿Somos las primeras?

—No del todo. Ya ha llegado algunos concursantes. Id a presentaros.

Había cuatro personas sentadas en el área de recepción. Dos chicas rubias, típicamente Californianas, que inmediatamente saltaron de sus asientos y les dijeron que estaban muy excitadas, y se pasaron el rato riéndose y haciendo mucho ruido (y aunque se llamaban Denise y Diane, Adelfa las bautizó inmediatamente Barbie y Cindy, con motivo) y un hombre de unos cincuenta años y otro de unos treinta, padre e hijo, Andrew y Andy. Los dos eran ingenieros, aunque Andrew había trabajado casi toda la vida en campos petrolíferos y Andy se dedicaba a los transportes.

—Mi padre también es ingeniero —dijo Dulce.

—¿Cómo se llama?

—Oh, Tony. Anthony Baxter.

—Creo que trabajó en un puente que formaba parte de la línea ferroviaria en la que he estado trabajando hace poco. En Nebraska —dijo Andy.

—Me parece que tienes razón, aunque fue hace bastantes años —respondió Dulce.

—Un muy buen trabajo.

—¿Sois muy aficionados a la cocina? —le preguntó Adelfa, intentando pillarle la medida a la competencia. Ya había desestimado a las dos chicas, que solo parecían estar interesadas en cómo quedarían delante de la cámara.

Andrew agitó la cabeza de lado a lado.

—Siempre me ha interesado y me he dedicado a cocinar en mi tiempo libre, aunque a Andy se le da mucho mejor que a mí. Por desgracia no he tenido mucho tiempo para mejorar mis habilidades y Andy… desde que su mujer tuvo el bebé, ha estado muy ocupado con otras cosas —dijo, alborotándole el pelo a su hijo afectuosamente.

Andy le sonrió a su padre.

—Sí, muy ocupado —sacó el móvil del bolsillo y les mostró una foto de un bebé. Una niña —. Lily. Tiene casi tres meses.

—¡Es preciosa! —dijo Dulce.

Andy sonrió orgulloso.

—¿Tenéis un nombre para vuestro equipo? —les preguntó Andrew.

—Oh, tenemos una tienda. ˈCupcakes y Pasteles, Literalmenteˈ, así que usaremos el mismo nombre —dijo Adelfa.

—¿Cupcakes Literalmente? —preguntó Dulce frunciendo las cejas.

Adelfa la ignoró y los dos hombres las miraron con expresión sorprendida.

—Llevamos mucho tiempo manteniendo una discusión semántica sobre el nombre de la tienda. Yo prefiero ˈliteralmenteˈ pero Adelfa prefiere ˈliterariosˈ ya que le encantan los libros —explicó Adelfa.

—Y la tienda es mucho más que una tienda de pasteles y cupcakes. Tenemos libros usados e intercambiamos los libros que nos traen los clientes, gratis. Y traemos a escritores y a otra gente como invitados y vienen a dar charlas, tenemos lecturas de libros para niños, y montamos exhibiciones, y workshops, y cursos de cocina y de decorar pasteles… —explicó Dulce.

—Suena maravilloso —dijo Andy.

—Deberíais verlo. Déjame… —Dulce sacó su teléfono y les mostró algunas fotos. Ellos exclamaron en los sitios apropiados. Denise y Diane también se unieron a ellos.

—¡Anda, un edificio de bomberos! ¡Qué divertido! ¿Tenéis algún bombero? —preguntó Diane (o Denise, Dulce no estaba segura).

—Por desgracia no venían incluidos con el edificio pero estoy segura de que podríamos hacer algo al respecto si vinieseis de visita —contestó Adelfa. Dulce le dio un codazo en las costillas pero ella se limitó a sonreírle, tan dulcemente como pudo.

—¡Fabuloso! Nosotras todavía no tenemos una tienda, pero ya tenemos nombre. ˈCupcakes Un trocito de cieloˈ. Denise quería llamarla ˈD-liciasˈ. Ya sabéis, D de la letra D, ya que las dos somos Ds, Diane y Denise, pero me pareció que la gente igual creía que estábamos hablando de algo picante, tamaño de copa y eso… Y no estaría bien confundir a la gente, especialmente porque hasta que no nos operemos… Vamos, que no somos tamaño D en realidad…

A Andrew y Andy se les subieron todos los colores del arco-iris durante la explicación de Diane, pero Dulce y Adelfa se rieron.

—Creo que ˈUn trocito de cieloˈ es un gran nombre —dijo Dulce.

—Nuestra tienda se llama ˈDejadles que coman cupcakesˈ. Ya sabéis, María Antonieta y los pasteles. También tenemos un negocio virtual, ˈLady Cupcakes y Lenceríaˈ que nos va muy bien. —Una mujer alta, de pelo largo y oscuro, unas gafas de sol doradas enormes, zapatos increíblemente puntiagudos con los tacones más altos que Dulce había visto nunca, la falda más corta y uno de los tops más reveladores que se habría atrevido a imaginar acababa de entrar en la sala y se apuntó a la conversación. Una versión más bajita, menuda, con mechas rojas, pero vestida con una falda de similar medida y top escotado entró detrás de ella. Se presentaron: Pam y Chloe.

—Bueno, ya hay otra pelirroja en la competición. No te sentirás tan sola —susurró Adelfa.

—No es pelirroja de verdad —contestó Dulce, también en susurros.

—Creo que ya lo he notado… especialmente ahora que se ha sentado —bromeó Adelfa, mirando la falda de Chloe.

—Tú… —Dulce le golpeó el brazo en broma.

—¿Así que vosotras vendéis lencería y pasteles? —Andrew les preguntó a las recién llegadas. A Dulce le preocupaba que se le fueran a salir los ojos de las órbitas. Andy había agarrado a su padre del brazo, probablemente intentando que no se pusiera en ridículo.

—Creamos sets de regalo, unas cajas muy elegantes, con piezas de lencería y cupcakes. Nuestra idea es que la mujer se come los cupcakes… —dijo Pam.

—Y el hombre se come… —añadió Chloe.

—Creo que nos lo podemos imaginar —la interrumpió Adelfa. Chloe la miró con una expresión no demasiado amable.

—Quizás sería mejor no crearnos enemigos desde buen principio si lo podemos evitar —le dijo Dulce a su amiga muy flojito.

Adelfa la miró  y asintió. Sacó el teléfono y Dulce recibió un texto unos segundos después. Esperó un momento antes de leerlo.

“Me pregunto si el ser tan fogosas las hará expertas en el uso del horno. ;)”

Mientras todos estaban distraídos con el espectáculo de Pam y Chloe, dos tipos entraron en la sala de recepción. Dulce casi se cayó al suelo cuando uno de ellos se sentó de repente en el sofá al lado del suyo. Los dos iban vestidos estilo combate, eran altos, fuertes y musculosos, uno de ellos Afro-Americano que llevaba un corte de pelo estilo mohicano y el otro iba pelado al cero y tenía unos ojos azules muy penetrantes.

—Somos ˈGuerrilla Cupcakesˈ. Éste es Custer y yo me llamo West —dijo el Afro-Americano del dúo, sin quitarle los ojos de encima a Adelfa.

Todos dijeron hola y se presentaron. Dulce aprovechó la conversación para decirle a Adelfa:

—Me parece que tienes un admirador.

Ella se encogió de hombros.

—Me preocupa más su habilidad como pasteleros. La estrategia y organización militares pueden serles útiles en algunos de los episodios.

—Eso es cierto, pero no creo que sean muy delicados y habilidosos para cosas como decoraciones, aunque quizás deberíamos reservarnos la opinión hasta que veamos de qué son capaces.

Dos mujeres de edad parecida a la suya, treinta y pocos años, entraron en la sala. Las dos tenían pelo castaño, altura media, una un poco más rellenita que la otra, las dos con vestidos floreados sencillos y sin maquillaje. Sonrieron tímidamente y esperaron hasta que el ruido disminuyó para hablar.

—Me llamo Candy y ésta es Trisha. Tenemos una tienda que se llama ˈSimples cupcakes y postresˈ. Nos gusta usar ingredientes orgánicos, evitamos los colorantes y las sustancias químicas innecesarias y también nos especializamos en productos para gente con alergias e intolerancias alimentarias.

Hubo otra ronda de presentaciones. A Dulce le dio la impresión de que el equipo Simples podría resultar una competición bastante dura.

Los dos últimos concursantes en llegar fueron un chico joven (trece años), que se llamaba Peter Parker (“como Spiderman”, les informó enseguida) y su abuela Lucy, que llevaba la permanente, tenía el pelo gris, y parecía haber hecho un gran esfuerzo por presentarse como una indefensa viejecita, a pesar de no ser tan mayor. Aunque el chico quería que su equipo se llamase ˈPasteles de los superhéroesˈ, pronto se convirtió en ˈPete y su abuelaˈ.

Como todos habían llegado ya, Dannie vino a recogerlos y les mostró el estudio donde iban a grabar el programa.

—A mí no me parece que esa abuela sea tan vieja y esté tan despistada como nos quiere hacer pensar — Adelfa le susurró a Dulce al oído.

—Yo estaba pensando exactamente lo mismo —.  Dulce se giró hacia Andy que estaba detrás de ellas y le preguntó:

—No nos dijiste el nombre de vuestro equipo.

—Lo discutimos mucho. Finalmente decidimos quedarnos con ˈEquipo de reposteros móviles y de apañosˈ por lo de la ingeniería.

—Me gusta —dijo Adelfa.

El estudio no era exactamente como se lo habían imaginado. Lo habían visto en la televisión pero parecía muy diferente en vivo. Había cables, cámaras, luces y lo que tenía aspecto de ser una cabina separada, probablemente desde donde lo controlaban todo, pero también tenía el aspecto de una cocina gigante, con varios hornos, neveras, encimeras y espacio para preparar la comida, fregaderos, cajones, utensilios …

—¡Anda! No sé qué me esperaba, pero es enorme e impresionante —dijo Adelfa.

—Aquí llega Harry —les advirtió Dannie, y Dulce no pudo evitar pensar en el Jack Nicholson con cara de loco de ˈEl resplandorˈ liándose a hachazos con una puerta y diciendo: ¡Aquí llega Johnny!

Todos se giraron y vieron a un hombre que se acercaba a toda velocidad. Tenía cuarenta años largos, algo de tripa, se estaba quedando calvo, y tenía unas facciones muy dibujadas, con la barbilla cuadrada y prominente y la nariz grande y recta. Sus ojos eran grandes, y de un verde intenso.

—Hola. Me llamo Harry Heston. Es un gran placer conoceros a todos. Tendremos tiempo de ir conociéndonos un poco mejor durante los próximos días. Solo quería que vinierais, que os conocierais todos entre vosotros y al equipo del programa, que cocinarais algo para acostumbraros a las cocinas y luego saldremos a cenar esta noche para relajarnos todo un poco antes de que empiece el circo mañana. Tú debes ser…

Empezó a decir nombres, a dar la mano a la gente, a sonreír, asentir, gesticular y poner cara de interés. Les presentó a los cuatro cámaras principales, Joe, Preston, Stan y Chris, que se limitaron a saludar con la cabeza desde sus cámaras, a una mujer que se llamaba ˈMinnieˈ que llevaba un traje gris, gafas, y se agarraba a su iPad como si la vida le fuera en ello. Ella se encargaba de coordinar dónde tenía que estar todo el mundo y lo que tenían que hacer en cada momento.

—Me dirigiré a vosotros por el nombre de vuestros equipos. Tengo muy mala memoria, bueno, en realidad tengo demasiadas cosas en las que pensar así que me concentro  en los asunto fundamentales para el programa. Y prefiero no encariñarme demasiado con ninguno de los concursantes. Si no, se te rompe el corazón cuando la gente se tiene que ir.

Adelfa y Dulce se miraron y se encogieron de hombros. Pues bueno.

Dannie les mostró otras cosas importantes como los cuartos de baño, la cantina, una tienda pequeña de chucherías y bebidas, los vestuarios, la sala de maquillaje…

—Hay mucha más gente que participa en el programa, pero la mayoría vienen y van y no son parte permanente del equipo, así que les conoceréis cuando aparezcan. Si necesitáis algo siempre me podéis preguntar a mí. O a Harry. Y recordad, hoy estáis aquí para pasarlo bien. No os preocupéis de nada. Esto no es la competición todavía. ¡A divertirse!

Dulce y Adelfa fueron al cuarto de baño y aprovecharon para intercambiar opiniones.

—¿Qué te han parecido? — preguntó Dulce. A Adelfa siempre se le había dado bien resumir y dar instrucciones concisas.

—No creo que Barbie y Cindy o los dos Andrews sean una competencia demasiado dura. Los dos militares podrían ser la carta sorpresa. No tengo ni idea. Las dos tías llamativas… Puede que me equivoque pero creo que son lo que parecen. La abuela esa me ha puesto la mosca detrás de la oreja.

—Sé lo que quieres decir. A mí también. Me gustan las chicas de ˈSimples pastelesˈ. Nosotras preparamos algunos pasteles para gente con alergias e intolerancias pero me gustaría aprender sus trucos. Serían un buen equipo con el que hacer amistad, al menos después de la competición —dijo Dulce.

—Las buenas mentes piensan igual. Sí, podrían resultar muy valiosas.

—Vamos a jugar —dijo Dulce.

Y eso fue lo que hicieron. Durante unas horas se dedicaron a probar los hornos, implementos, comprobar los ingredientes y en general divertirse y acostumbrarse al equipamiento. También vigilaron de cerca a la competencia, aunque sabían de sobras que lo que vieran ese día podía tener muy poca relación con sus actuaciones cuando aquello fuera en serio.

**************************************************************************************************************************************

Y para demostraros que lo de las imágenes no es precisamente lo mío, y por si os lo habéis perdido, os dejo el vídeo que creé sobre la novela:

http://youtu.be/rmiXlVyuywQ

El libro, si os interesa, está a la venta en muchas partes. Aquí os dejo unos cuantos enlaces:

Amazon:

http://bit.ly/1sDPZJS

Kobo:

http://store.kobobooks.com/en-US/ebook/i-love-your-cupcakes-me-encantan-tus-cupcakes

Nook (Barnes and Noble):

http://www.barnesandnoble.com/w/i-love-your-cupcakes-olga-n-ez-miret/1120420461?ean=2940046300185&itm=1&usri=2940046300185

Apple:

https://itunes.apple.com/us/book/id923681636

Por si os ha entrado sed con tanto pastel, comparto algo muy especial que encontré en Florencia:

Donna Olga wine. And there were three different types!

Vino Donna Olga. Y tenían de tres clases!

¡Gracias a todos por leer, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid, y haced CLIC!

Ah, y por cierto, ando a la busca de blogs de cocina (repostería en particular), libros sobre el tema, y páginas, así que si tenéis vuestras favoritas, echadme una mano. ¡Gracias!

Pan de St Jordi (con queso y sobrasada) en una panadería local. Y tambén podéis ver algunos dragones) en Barcelona

Pan de St Jordi (con queso y sobrasada) en una panadería local. Y tambén podéis ver algunos dragones) en Barcelona

Volví a Barcelona por unas cuantas semanas y me puse muy contenta cuando me di cuenta de que sin planearlo demasiado iba a estar allí por Sant. Jordi. Sant Jordi (San Jorge en Catalán) se celebra el 23 de Abril. Tradicionalmente es el día de la rosa y el libro. Creo que hoy en día la mayoría de lugares adoptan tradiciones globales y actualmente San Valentín se celebra en casi todo el mundo (al menos en los países occidentales, aunque sospecho que con películas y anuncios debe ser difícil escapar su influencia incluso muy lejos), pero cuando era niña, en Cataluña era más tradicional celebrar el amor romántico y su parafernalia por Sant Jordi. El día coincide con el aniversario de la muerte de Cervantes (en 1616) y es el día del libro. Las mujeres reciben como regalo una rosa (y os puedo decir que ese día son especialmente caras y no podréis ir a lugar alguno sin encontrar una parada intentando venderos una rosa. Según las leyendas, al matar al dragón Sant Jordi, de su sangre nació una rosa roja que le dio a la dama a la que había salvado) y luego están los libros. Paradas vendiendo libros también surgen en todas partes, autores más y menos famosos firmando libros, y los libros se venden con descuento. Ah, Sant Jordi es el santo patrón de Cataluña (sí, ya sé que también es el patrón de Inglaterra, y ese día se celebra el aniversario de la muerte de Shakespeare, tantas coincidencias) y aunque no es un día festivo como tal, muchos edificios oficiales (como el ayuntamiento, la Generalitat…) están abiertos al público.

No había estado en Barcelona por Sant Jordi hacía más de 20 años. Recuerdo haber hablado sobre ello con una amiga, Silvia, y ella me advirtió que se llena muchísimo de gente ese día y que hay que estar preparado. Al final nos vimos ese día, y fuimos a visitar a su hijo (Daniel, Dani) que estaba vendiendo rosas cerca de la Sagrada Familia. Yo había ido a dar una vuelta por la mañana, había estado paseándome por las paradas y había querido comprobar si algún autor amigo estaba firmando libros (algunos lo hicieron, pero no en Barcelona o no por donde yo visité). El día era algo ventoso pero soleado, buen día para rosas y libros. Vi una parada dedicada a leer El Quijote. Cuando pasé por allí estaban leyendo el capítulo cinco, así que aún había para rato.

Aquí la parada donde estaban leyendo El Quijote por capítulos, en La Diagonal

Aquí la parada donde estaban leyendo El Quijote por capítulos, en La Diagonal

Recibí varios mensajes de otros autores que viven en la ciudad o cerca y que planeaban ir a comer juntos. Silvia y yo conseguimos encontrarlos cuando estaban a punto de irse del restaurante y hablamos un poco (sobre la vida, la escritura, ser una súper-mujer y hacerlo todo, Egipto, medios sociales, vender libros, alcaldes, salud, padres)* y luego Silvia sugirió que podríamos ir a l’Ateneu Barcelonés, donde su marido (Bernardo) está estudiando un curso sobre escritura de novelas. El edificio normalmente solo lo pueden visitar los miembros, pero como era Sant Jordi hacían una excepción. Es un edificio maravilloso e incluyo algunas fotos. La biblioteca es excepcional.

La bibliotec de l'Ateneu Barcelonés

La bibliotec de l’Ateneu Barcelonés

L'Ateneu Barcelonés. Quién no querría leer aquí?

L’Ateneu Barcelonés. Quién no querría leer aquí?

Después de nuestro descanso en el Ateneu nos atrevimos a bajar por Las Ramblas. Si habéis visitado Barcelona alguna vez, conoceréis Las Ramblas. Es la meca para los turistas, llena de personalidad, una avenida que os lleva al puerto, con flores, suvenires, tiendas de artesanía, artistas callejeros y estatuas vivientes, la Boquería (El Mercado de Sant Antoni) un mercado como no habréis visto muchos, de visita obligada, con la Fuente de Canaletas a un extremo (al lado de la Plaza de Cataluña, y que la leyenda dice que si bebes de ella volverás a Barcelona) y Colón (el monumento a Cristóbal Colón donde apunta a las Américas. Me extrañó no ver a ninguna paloma ni en su dedo ni en su cabeza…) al otro extremo. Y casi me olvido del Liceu, el teatro de ópera de Barcelona, también en las Ramblas y que se merece una visita (y tiene una acústica fabulosa). Silvia tenía razón. Estaba a rebosar. Pero, sorprendentemente, ya que es la avenida más turística de la ciudad, la mayoría de los paseantes eran locales. Rosas, autores firmando libros, excitación…

La pastelería Vives ofrecía cajas de bombones en forma de libro con portadas de libros de verdad (naturalmente la caja también hecha de chocolate). Si os gustan los libros y el chocolate...irresistible!

La pastelería Vives ofrecía cajas de bombones en forma de libro con portadas de libros de verdad (naturalmente la caja también hecha de chocolate). Si os gustan los libros y el chocolate…irresistible!

Se hizo tarde y dejé a Silvia que tenía que ir a encontrarse con su marido y su hijo y volver a casa (ya que no viven en Barcelona sino en Terrassa) y yo volví a casa también. A esa hora las rosas se vendían mucho más baratas ya que no quedaba mucho del día.

Me encantó volver a estar en Barcelona por Sant Jordi. Y si tenéis la oportunidad, también os lo recomiendo a vosotros.

Gracias por leer y si os ha gustado, dadle al like, compartid, comentad y… a ver si podéis ir de visita!

*La verdad es que no tuve ocasión de hablar con todo el mundo y sé que me perdí a gente que se unió luego o que se había ido ya, pero pude hablar un poco con David de Luca, Antonia Romero (y marido), Josep Capsir, Pat Casalà…A ver si en un futuro cercano somos muchos más.

Como todos los viernes os traigo a un escritor invitado. José Docavo Alberti.  De nuevo es uno de los escritores a los que conocí a través del grupo de escritores hispanos al que pertenezco (cuando tengo un poco de tiempo). Aparte de ingeniero, fue Clown! Os dejo una mini biografía, información sobre sus tres libro (hasta la fecha) y enlaces para que lo conozcáis mejor!

Jose Alberti

Ingeniero Geólogo nacido en Madrid, reside actualmente en Tenerife, donde se dedica casi en exclusiva a escribir desde hace dos años. Durante su etapa de ingeniero vivió en Estados Unidos, Barcelona, Inglaterra y el Sudeste Asiático.

Tras formarse como Clown en la escuela de Madrid, El taller del Clown, y participar en varios espectáculos, comenzó a escribir historias cortas que publicaba después en su blog El Ingeniero Andante. Pasado un tiempo inicia su carrera novelística y empieza, casi sin quererlo, con la saga El tercer nacimiento de Ulises, que ya tiene continuación: La mujer caníbal.

El tercer ojo de Ulises 1

El tercer nacimiento de Ulises. El gran ojo (Libro Primero)

http://www.amazon.es/dp/B007E6JGKI/

 

Sinopsis:

Ulises San Juan, geólogo planetario y trabajador de la NASA en sus instalaciones de Robledo de Chavela en Madrid, gracias a sus conocimientos y a sus extraños poderes, amenaza, sin que nadie esté al corriente de la misión que él mismo se ha impuesto, con destruir al ser humano y conseguir así proteger a la Tierra de nuestros abusos. Sólo Elena, alertada por Ramita y ayudada por Héctor, posee la capacidad de evitar lo que de otra manera no sería evitable, pero para ello tendrá antes que comprender muchas cosas y superar infinidad de pruebas.

¿Conseguirá Ulises al final su propósito?

LO QUE SE HA DICHO SOBRE LA NOVELA

«Un primer capítulo excepcional, mágico y lleno de humor inteligente…» Ignacio Elguero, Director del programa literario La Estación Azul, Radio 1-RNE.

«Una experiencia divertida y única…, un libro de aventuras excelente, una opera prima genial, entretenida y fácil de leer…, …». El noventa por ciento de las opiniones coinciden. ¿Cuál será la tuya…? ¡Descárgate la novela por menos de un euro y averígualo…!

LO QUE EL AUTOR DESTACA

• Una novela actual y entretenida que trata sobre el mundo de hoy y sobre los desafíos ambientales a los que la humanidad se enfrenta.

• Una mezcla de fantasía y realidad que te hará viajar y emocionarte.

• ¿Conseguirá Ulises su propósito y salvará a la Tierra provocando con ello que el ser humano desaparezca?, ¿o por el contrario lograrán Elena y Héctor, ayudados por Ramita, evitar la catástrofe?

• ¿Hacia dónde se dirige la sociedad actual? Un ejercicio de reflexión sobre el futuro y el presente del mundo.

LO QUE DICE LA CONTRAPORTADA DE LA EDICIÓN EN PAPEL

Segunda edición revisada por el autor que convierte a su opera prima en algo más que una historia fantástica. Jose Docavo se mueve bien en un mundo que roza lo surrealista para contarnos lo paradójico de su protagonista masculino, Ulises San Juan, que a pesar de desafiar a toda la humanidad a su destrucción se hace entender más que de sobra. O para hacer de Elena, su contrapunto femenino, un personaje lleno de fuerza, un ser tan admirable por su carácter como por su empeño constante en buscar el verdadero amor.

Novela coral donde no dejan de fluir episodios repletos de acción y personajes cuya humanidad no te permite generar ese maniqueo recurso de los buenos y los malos, puesto que todos ellos actúan de acuerdo a unas convicciones que van más allá de lo que podría considerarse como lo políticamente correcto y que en el fondo no es más que una moralidad meliflua.

El tercer ojo de Ulises 2

El tercer nacimiento de Ulises. La mujer caníbal (Libro Segundo)

http://www.amazon.es/dp/B00D36KQ0M/

AVISO PARA NAVEGANTES

Este libro es la segunda entrega de la saga El tercer nacimiento de Ulises y, como tal, ha sido concebida para leerse después de la primera, lo que no significa que eso sea lo que haya que hacer. Para esas personas que deseen saltarse el orden cronológico de publicación, será necesario saber que, según lean la primera página, el final de El Gran Ojo, la novela predecesora, será desvelado y con ello se habrá roto parte de su magia. Por lo demás, después de leer la sinopsis que encontrarás justo antes del prefacio y en la que sucintamente se explica lo que ha pasado hasta ahora, creo que esta segunda parte será entendible en sí misma, sin necesidad de más aclaraciones.

Todos los personajes y situaciones son pura ficción. Si al leer la novela alguien se pudiera sentir molesto por las irreverentes críticas hacia la jerarquía eclesiástica, sólo puedo decir que no ha sido mi intención el ofender a nadie. Sí veo necesario sin embargo remarcar, por si alguien tuviera todavía alguna duda, que lo escrito aquí son únicamente unas cuantas palabras, sencillas pero sobre todo inocuas, mientras que la realidad del mundo que habitamos y que se repite ahí afuera cada día es muchas veces trágica. Demos importancia a lo que de verdad la tiene y no sólo al mundo etéreo de nuestros ideales.

Y una vez dicho esto, espero que disfrutéis de la lectura.

LO QUE SE HA DICHO YA SOBRE ESTA SEGUNDA ENTREGA

«Trepidante, apasionante; una magnífica reflexión sobre los problemas que atenazan al mundo y sobre los males de nuestra sociedad. Una visión del amor moderna y exenta de sentimentalismos. Divertida, irreverente; sátira genial sobre las religiones y el sistema político-patriarcal que nos domina y que pretende a toda costa impedirnos vivir con libertad.»

¿Conseguirá Ulises su propósito y logrará salvar a la Tierra y al ser humano de su propia locura?
Lee La Mujer Caníbal y lo averiguarás.

El ingeniero andante

Los relatos del ingeniero andante. Volumen 1

http://www.amazon.es/dp/B00D9WXPVW/

LIBRO DE RELATOS EN CLAVE FANTÁSTICA SOBRE LA CONCIENCIA Y EL DEVENIR DEL MUNDO

Jenara: Me llamo Jenara y soy una sardina del mar Cantábrico. En lo que a mí respecta puedo deciros que no soy una sardina cualquiera, pues tengo más de noventa años y peso más de noventa mil kilos, muy al contrario que cualquier otra de mis compañeras de banco, que no alcanzan a vivir más de tres y no suelen pesar más de cincuenta gramos.

El octavo pasajero: Me encuentro atrapado dentro de un recipiente metálico muy extraño y tengo mucho miedo. Hace tres días, unos seres de pieles blancas como la muerte se presentaron por sorpresa en casa de mi madre y, sin ningún motivo, intentaron matarme.

La tarde en la que no podía dejar de hablar: La tarde en la que no pude dejar de hablar llegó sin la más mínima advertencia, como suelen llegar todas las cosas que uno nunca puede llegar a imaginarse. Mientras andaba por la acera de camino a la plaza de Quevedo, un poco precavido ya por el incidente que acababa de ocurrirme en aquel autobús, me crucé con la dueña de la tienda de los caballos de colores, y ella, nada más posar su mirada en la mía, me lo soltó sin más:

—Hoy irás a clase, saldrás a contar una historia cualquiera, y en cuanto la termines, tan pronto como pronuncies la última sílaba de la última palabra, morirás.

1887: Las ráfagas de lluvia atraviesan el bosque como si fueran las hordas furiosas de un enemigo invisible, un enemigo que no tiene prisa, un enemigo que sabe que dispone de todo el tiempo del mundo para derrotarte.

El tren mariposa: El tren atravesaba las extensas llanuras europeas con una cadencia casi vertiginosa. Según cuentan, había aparecido de nuevo hace cosa de un mes en el viejo apeadero de La Matas, situado a unos kilómetros al norte de Madrid. Siempre operaba de la misma manera: un día, de repente, el tren alcanzaba el borde de la tierra y se precipitaba infalible hacia el fondo del mar.

El pájaro de fuego: “Al amanecer, el pájaro de fuego batía sus alas con discernimiento. No por casualidad había sobrevivido a millones de vidas. No por casualidad su estirpe había asistido a los avatares que construyeron y después destruyeron cientos de mundos, incluido el nuestro.”

Linux: Mi médico me ha dicho que hable muy despacio. Bueno, más que mi médico, es en realidad mi mecánico, puesto que yo no soy humano, aunque como se ve a simple vista, exteriormente tengo el mismo aspecto que vosotros. Poca gente lo sabe, pero he de confesaros que en verdad soy un robot que llegó del espacio hace 45 años.

Mi padre: Mi padre era una persona muy inteligente. Como él quería ser padre y por diversas razones había optado por no relacionarse con ninguna mujer, decidió tenerme por sí mismo. A primera vista podría parecer una decisión muy infantil, pues que se sepa, no existe ningún caso en el que un hombre haya dado a luz a un niño, sin embargo yo puedo atestiguar que no es así.

“Encantador, muy recomendable, recomendable y divertidísimo, muy dulce y creativo, surrealismo en estado puro, sorprendente, muy emotivo, simplemente un libro muy especial…” No dejes de leer estos relatos, quizás no cambiarán el mundo, pero sin duda pasarás una tarde inolvidable.

——————————————————————————–
SOBRE EL AUTOR Y SU OBRA

Para conocer más detalles sobre el autor y su obra entra en:

http://www.amazon.com/author/josealberti
http://eltercernacimientodeulises.blogspot.com.es

Muchas gracias por leer. Y no os olvidéis de compartir si os ha gustado y sobre todo de hacer CLIC!

Hoy, Estefie, la hermana de Jesús, responde preguntas de su familia, sobre él y las aventuras de toda la familia en ‘El hombre que nunca existió.’ En lugar de escribir nos ha enviado un audio post.

Aquí está. Espero que les guste.

El hombre que nunca existió (audio blog 5)

Enlace a El hombre que nunca existió

http://www.amazon.com/dp/B009TWEGC8

Y un video de mi libro. Usen el enlace de arriba si desean conectar directamente con la página de Amazon.

http://www.youtube.com/embed/qvUitFG2D20

Aqui hay una página sobre mi libro en Ask David donde pueden dejar críticas y comentarios (que se los agradeceré mucho, especialmente si son Buenos): The Man Who Never Was Gracias!

Y un importante anuncio. Mi gran amiga y escritora de mucho talento, Deborah Palumbo, aparecerá este viernes, 30 de Noviembre, para hablarnos de su más reciente novela en la serie ‘The Undeparted’. Estoy segura de que les encantará. No se lo pierdan!

Blog Site of Gabriele R.

Post, news, diary... All the world around me, ALL THE WORDS AROUND YOU

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

%d bloggers like this: