Archives for posts with tag: From J.H.H.

Hi all/Hola a todos:

As you know I have started offering my services translating books, posts…from English to Spanish and viceversa. Javier Haro Herráiz is a Spanish writer who has visited my blog often but whose work has not yet been translated to English. We talk often about writing and about horror (that I love to read but so far is not one of the genres I’ve frequented as a writer). To offer a translation sample and because I like horror, we decided I’d translate one of his short stories. Miradas (Looks). In my opinion it’s a psychological thriller/horror (and it has a psychoanalyst on it, so how could I resist?). Let me know what you think about genre. First I leave  you the English version and then the original in Spanish (I’ve changed one of the details in English after discussing it with the author, but it does not change the meaning of the story).  This story is published in ‘From J.H.H.‘ and for those who’d like to try their Spanish, I leave a link at the end:

Como sabéis empecé a ofrecer mis servicios traduciendo libros, artículos… de español a inglés y viceversa. Javier Haro Herráiz es un escritor que ha visitado mi blog muchas veces, pero no tiene ninguna de sus obras traducidas al inglés. Hablamos a menudo de la escritura y del género de terror, que a mí me encanta leer, pero por motivos desconocidos no he frecuentado mucho como escritora. Discutimos la posibilidad de traducir una de sus historias cortas y compartirla aquí, y Javier sugirió Miradas, publicada en su libro From J.H.H. (en la que aparece un psicoanalista, así que no me pude resistir). Yo creo que es una historia de terror psicológico (on un thriller, según cómo lo veáis). Os dejo primero la versión inglesa (cambié un detalle mínimo después de discutirlo con el autor, cosas de la profesión) y luego la española, y un enlace al libro.

LOOKS

 Mr. Jefferson rose from the chair in the waiting room and after saying goodbye with a polite nod to the woman who had just gone out through the glass door, he entered the room she’d just left.

“Good morning. Mr. Jefferson.” Dr Sinclair, sat up just enough for the man to shake his hand.

“G…Good morning, Doctor” greeted William Jefferson taking a seat on the uncomfortable metal chair.

Sinclair rummaged through the drawers of his desk, until he found a white cardboard folder, where in large black letters was written: ‘PSYCHIATRIC HISTORY OF WILLIAM JEFFERSON (12/03/48).’

“All right, Mr. Jefferson?”

“Huh?” Jefferson, who had been looking around with a frightened expression, seemed startled.

“Is everything well?” the doctor repeated quietly.

“Oh , ye…yes …” nervously, the man tried to fix his eyes on the psychoanalyst’s face,  “everything is going…pretty…w…well.”

“Good” David Sinclair pulled out a packet of “Marlboro” and offered a cigarette to his patient, who, with a trembling hand, took it and put it in his mouth. “Do you want to talk, Mr. Jefferson?”

“I…I need to talk!” the man stammered. “I need to tell someone …”

Doctor Sinclair just nodded, as he switched on the little pocket recorder, placing it on a pile of folders.

“Is it necessary to record w…what I’m go…going to say?”

“Don’t worry. This recording won’t leave this room.”

Not very convinced, William Jefferson began to speak. To his own amazement, he did not stammer once.

“It started when I was a kid … My mother loved paintings, especially portraits. My God! The walls of our house were covered in portraits…faces, nameless faces, watching me, following me and spying on me…Until that day, the day of my thirteenth birthday. My mother, and behind my back! She had ordered to have my portrait painted. How I hated her for it! But I sorted it out …That afternoon, I took a knife from the kitchen and, one by one, I slashed the portraits, over twenty including mine that my mother had collected over the years. I slashed their eyes.

“How did you feel after that?”

“Wonderful…” A glow of intense pleasure crossed Jefferson’s eyes.

“Continue, please.”

“My mother, poor soul, nearly suffered a heart attack when she discovered my feat. Needless to tell you that my punishment was exemplary…and painful, so much so that for three days I could not sit down. But at least I got rid of Mum’s obsession for collecting portraits. After that, my mother started buying birds. Small feathered animals that filled the house with their songs. I hated them with all my being! I managed, barely, to control myself. But then, everything got worse. My mother insisted on letting the birds out of their cages (canaries, parakeets) to fly freely all over the house…I was seventeen.”

“What happened to your mother’s birds?”

“One night while my parents were asleep, I picked them all, one by one, and with a needle, I took their eyes out.”

“Why did you do that Mr. Jefferson?”

“The birds spied on me, and then went to tell my mother everything!”

“What happened then?”

“My parents started taking me from one psychiatrist to another; from one therapy to another, and for a time it worked. I even managed to have a more or less normal life. I met a wonderful girl. We got engaged and after three years of dating, we got married. I was thirty. I was the luckiest man on Earth.”

“Thirty years old?” Sinclair touched his greying hair with his fingers. “That’s thirteen years without suffering a crisis. Not bad.”

“Yes, everything was wonderful until Marion, my wife, had the fantastic idea of buying a puppy… She said it was to help her not to feel alone in the house while I was working…But it was a dirty lie!” Jefferson clenched his fists so tightly that his nails dug into the palms of his hands. “The dog was watching me. The damn dog was watching me! Every time I came from work, there it was, looking at me accusingly. “Are you sure that you’re coming from work?” it would ask with its dark and lively little eyes. “Or are you coming from frolicking with your secretary?” The bastard knew it! I couldn’t let it tell Marion about it. So, that afternoon, taking advantage of my wife not being home, I took the pooch’s eyes out, and buried it in the garden. Unfortunately he managed to dig itself out from under the soil…” The man sighed deeply. “I guess it would have been better to kill the dog.”

Doctor Sinclair offered Jefferson the packet of cigarettes again.

“Thanks” the man took another cigarette, lit it, and inhaled its sweet scent.

“Continue, please.”

“When Marion came home and discovered what I had done with her pet, she reported me to the police, and went to her parents’ house. I felt so alone…”

“What did you do next?”

“Nothing. I was tried and sentenced to be detained in a mental hospital until I was no longer dangerous. I had just turned thirty-four. That was twenty years ago.”

“What now, Mr. Jefferson?” Sinclair switched off the recorder. “Do you think that you’re fully recovered?”

“Yes, honestly.” William Jefferson offered the psychiatrist one of his best smiles. “Although I would not reject any help offered, of course.”

“That’s fine” Sinclair wrote some notes in the file of the little man. “See you next month.”

“See you next month, Dr Sinclair.”

William Jefferson left David Sinclair’s office, and headed home.

He walked with a firm step, with determination.

“Yes, everything is better now, much better” a smile lit up his face. “I just have to fix this one thing.”

And he arrived home…

And, humming a song, he entered the bathroom. He had two sharp pencils, one in each hand.

And, smiling, he stood before the bathroom mirror.

“I just have to fix this one thing.”

END

 

 

From J.H.H. de Javier Haro Herráiz

From J.H.H. de Javier Haro Herráiz

 

 

MIRADAS

            Mr. Jefferson se levantó del sillón de la sala de espera y, tras despedirse con un cortés cabeceo de la mujer que acababa de salir por la puerta acristalada, entró en la misma.

―Buenos días. Mr. Jefferson –el Doctor Sinclair, se incorporó sólo lo suficiente para que el hombrecillo pudiese estrechar su mano.

―B―buenos días, Doctor –saludó William Jefferson tomando asiento en la incómoda silla de metal.

Sinclair rebuscó en los cajones de su escritorio, hasta dar con una carpeta de cartulina blanca, donde había escrito con grandes letras negras: “HISTORIAL PSIQUIÁTRICO DE WILLIAM JEFFERSON (12―3―48).”

―¿Todo bien, Mr. Jefferson?

―¿Eh? –Jefferson, que había estado mirando a su alrededor con aire asustadizo, saltó en la silla.

―¿Qué si va todo bien? –Repitió el médico con voz serena.

―Oh, s―sí… ―con gesto nervioso, el hombrecillo intentó fijar la mirada en el rostro del psicoanalista―, todo va…, bastante b―bien.

―De acuerdo –David Sinclair sacó una cajetilla de “Marlboro”, y ofreció un cigarro a su paciente, quien, con mano temblorosa, tomó un cigarrillo, y se lo llevó a los labios―. ¿Desea hablar, Mr. Jefferson?

―¡N―necesito hablar! –Balbuceó el hombre―; necesito contárselo a alguien…

El Doctor Sinclair se limitó a asentir con la cabeza, al tiempo que ponía en marcha la pequeña grabadora de bolsillo, que descansaba sobre un montón de carpetas de cartulina.

―¿Es n―necesario grabar l―lo que v―voy a d―decir?

―Tranquilo, esta grabación no saldrá de aquí.

No muy convencido, William Jefferson comenzó a hablar. Para su propio asombro, no tartamudeó ni una sola vez.

―Todo empezó siendo yo un niño… A mi madre le encantaban los cuadros, sobre todo retratos. ¡Dios! Las paredes de nuestra casa estaban cubiertas de retratos…, de caras…, rostros sin nombre, que me miraban, me seguían y me espiaban… Hasta ese día, el día de mi decimotercero cumpleaños. Mi madre, ¡a mis espaldas! Había mandado hacerme un retrato. ¡Cómo la odié por ello! Pero yo lo solucioné…, aquella misma tarde, cogí un cuchillo de la cocina y, uno a uno, desgarré los más de veinte retratos que mi madre, incluido el mío, había ido coleccionando a lo largo de los años. Les destrocé los ojos.

―¿Cómo se sintió después de aquello?

―De maravilla… ―Un brillo de intenso placer cruzó la mirada de Jefferson.

―Continúe, por favor.

―Mi madre, pobrecilla, casi sufre un ataque al corazón cuando descubrió mi hazaña. No hace falta que le diga que mi castigo fue ejemplar…, y doloroso, tanto que, durante tres días no pude sentarme. Pero, al menos, le quité a mamá su manía de coleccionar retratos. Después de eso, a mi madre le dio por comprar pájaros. Pequeños animalitos emplumados, que llenaban la casa con sus trinos. ¡Yo los odiaba con todas mis fuerzas! Pero lograba, a duras penas, controlarme. Mas entonces, todo volvió a empeorar. Mi madre se empeñó en dejar sueltos a los pájaros (canarios, periquitos), para que revoloteasen libres por la casa… Tenía yo diecisiete años.

―¿Qué pasó con los pájaros de su madre?

―Una noche, mientras dormían mis padres, los cogí a todos y, uno a uno, con una aguja, les saqué los ojos.

―¿Por qué lo hizo, Mr. Jefferson?

―¡Los pájaros me espiaban, y luego le contaban cosas a mi madre!

―¿Qué pasó entonces?

―Mis padres comenzaron a llevarme de un psiquiatra a otro; de una terapia a otra, y durante un tiempo, aquello funcionó. Incluso pude llevar una vida más o menos normal. Conocí a una chica maravillosa. Nos comprometimos y, tras tres años de noviazgo, nos casamos. Yo tenía treinta años. Me sentía el hombre más afortunado de la Tierra.

―¿Treinta años? –Sinclair se pasó una mano por el canoso cabello―. Eso hace trece años sin sufrir una crisis. No está mal.

―Sí, todo fue maravilloso, hasta que a Marion, mi esposa, le dio la fantástica idea de comprar un perrito… Decía que era para no sentirse sola en casa mientras yo estaba trabajando… ¡Pero era una sucia mentira! –Jefferson apretó los puños con tanta fuerza, que se clavó las uñas en las palmas de las manos―. El perro me espiaba. ¡El maldito perro me vigilaba! Cada vez que llegaba de trabajar, allí estaba él, mirándome acusador. “¿Seguro que vienes de trabajar?” Me preguntaba con sus oscuros y vivarachos ojillos. “¿O vienes de retozar con tu secretaria? ¡El muy cabrón lo sabía! No podía dejar que se lo contase a Marion. Así que, aquella misma tarde, aprovechando que mi esposa no estaba en casa, le saqué los ojos al chucho, y lo enterré en el jardín. Por desgracia logró salir de debajo de la tierra… ―El hombre lanza un profundo suspiro―. Supongo que hubiera sido mejor matar al perro.

El Doctor Sinclair volvió a tender a Jefferson la cajetilla de tabaco.

―Gracias –el hombre tomó otro cigarrillo, lo encendió, y aspiró su suave aroma.

―Continúe, por favor.

―Cuando Marion llegó a casa y descubrió lo que había hecho con  su mascota, me denunció  a la Policía, y se marchó a casa de sus padres. Me sentí tan solo…

―¿Qué hizo usted después?

―Nada. Fui juzgado y condenado a ser internado en un sanatorio mental durante veinte años. Acababa de cumplir los treinta y cuatro.

―¿Y ahora qué, Mr. Jefferson? –Sinclair apagó la grabadora―. ¿Cree usted que está totalmente recuperado?

―Sí, sinceramente –William Jefferson mostró al Psiquiatra una de sus mejores sonrisas―. Aunque no rechazaré ninguna ayuda, por supuesto.

―De acuerdo –Sinclair tomó algunas notas en el historial del hombrecillo―; hasta dentro de un mes.

―Hasta dentro de un mes, Doctor Sinclair.

William Jefferson salió de la consulta de David Sinclair, y se dirigió a su casa.

Caminaba con paso firme, con decisión.

“Sí, todo está mejor ahora, mucho mejor “―una sonrisa iluminaba su rostro―. “Tan sólo queda solucionar una cosa”.

Y, llegó a su casa…

Y, tarareando una canción, entró en el cuarto de baño. Llevaba dos afilados lapiceros, uno en cada mano.

Y, sonriendo, se colocó ante el espejo del lavabo.

―Tan sólo queda solucionar una cosa.

FIN

Link/enlace:

viewBook.at/B008X8W004

Gracias a Javier Haro Herráiz por la historia, a vosotros por leer, y si os ha gustado, dadle al me gusta, compartid, comentad y haced CLIC.

Thanks to Javier Haro Herráiz for the story, to you for reading it and if you’ve enjoyed it, like, share, comment and CLICK!

And if you are interested in any translations jobs…let me know!

Bienvenidos. Como todos los viernes toca autor invitado. Hoy os traigo a Javier Haro Herraiz, un escritor de uno de los grupos de escritores hispanos a los que conozco. Javier (Javi para los amigos) es escritor prolífico de varios géneros, así que decidimos que dividiríamos sus obras y sería mi invitado en más de una ocasión.

Hoy os traigo su breve biografía, y sus novelas de terror. Y como le gustan mucho los cómics y crear personajes os dejo una de los personajes que ha creado (que es una versión de si mismo).

Aquí está Javi:

Javi Haro Herraiz

Me llamo Javier Haro Herraiz y nací en Valencia (España) en el año 1973…
Desde muy niño me ha apasionado la escritura, tanto es así que empecé a escribir a la temprana edad de 9 años…
Yo de pequeño me divertía contando historias y cuentos de terror a mis amigos, cuentos que ahora plasmo en los libros que escribo…
Éste soy yo, y ésta es mi obra…
Disfrútenla…

Sus novelas de terror:

DESDE EL PASADO

DESDE EL PASADO

EL ADOSADO…: La casa perfecta, el matrimonio perfecto… ¿Qué puede salir mal?
CURSO DE 1990…: La historia de una venganza…
EL CORO DE SAN MARCOS…: Aquel incendio dejó algo más que ruinas quemadas…
TERRORES INFANTILES…: ¡Cuidado con la bruja, cuidado con la bruja!

viewBook.at/B00A39RSGC

FROM J.H.H.

FROM J.H.H.

Les invito a conocer lo que esconden estas páginas…: Criaturas espantosas acechando desde oscuros rincones o bajo la cama de algún niño pequeño, o personas en apariencia normales y corrientes, que en realidad esconden horribles secretos, o quizás entes sobrenaturales buscando Justicia desde el Más Allá

viewBook.at/B008X8W004

JINGLE HELL

JINGLE HELL

Para la mayoría el sonido de los cascabeles anuncia dicha y alegría, pero para los habitantes de Yellow Hill es el anuncio de algo horrible, bajo la figura de un siniestro personaje conocido como el Buhonero, vuelto de entre los muertos para llevar a cabo su sangrienta venganza…

viewBook.at/B008TPQSJK

LA TUMBA MALDITA

LA TUMBA MALDITA

Qué pasaría si, por un “pequeño” precio, pudieras vengarte de aquellos que te han hecho daño…??? Qué pasaría si, de verdad, existiese un espíritu vengador…??? Te invito a conocer a Stephen Holmson… Quizás conozcas a alguien de quien te gustaría vengarte…

viewBook.at/B009HBYHG6

RELATOS DE SANGRE Y MUERTE VOLUMEN I

RELATOS DE SANGRE Y MUERTE VOLUMEN I

LA CASA…: Parecía un trabajo como otro cualquiera, hasta que hizo la primera fotografía…
LOS OJOS DEL PANTANO…: En los pantanos de Lousiana acecha algo mucho más peligroso que los caimanes…
LILLIPUT SANGRIENTO…: Son pequeños, encantadores… Y tienen un apetito voraz de sangre y carne humana…
A TRAVÉS DEL ESPEJO…: Amanda, Amanda, en el Infierno manda… Mató a niños… Mató a viejos, y devoró sus almas a través de los espejos…

viewBook.at/B009UG4A2E

BLOODY HOUSE

BLOODY HOUSE

Bienvenidos al 214 de Green Road… Bienvenidos a su peor pesadilla…

Una familia se muda a una nueva casa haciendo caso omiso de los rumores que afirman que ésta está encantada. Pronto empezarán a sufrir el acoso de los demonios de la vivienda, que acabarán por poseer al hijo mayor…

viewBook.at/B00BHZOWN8

LAS PROFECÍAS OSCURAS

LAS PROFECÍAS OSCURAS

Y de las Tinieblas llegará un Guerrero nacido en el Cielo y criado en el Averno…
Y una joven de piel oscura y ojos azules llegará para unirlos a todos bajo un mismo manto…
Y aquel que juró protegernos se reveló contra la raza humana…
Y llegará el día es que se desatará una Gran Guerra entre el Cielo y el Infierno, y ese día habrá muerte y lamentos por doquier…

 http://www.amazon.es/dp/B0093AAEFE/

RELATOS DE SANGRE Y MUERTE VOLUMEN II

RELATOS DE SANGRE Y MUERTE VOLUMEN II

QUERIDOS NIÑOS…: John y Sarah Conners no pudieron tener hijos… Ahora están decididos a acabar con los hijos de los demás…
MIÉRCOLES DE CENIZA…: Ha llegado el Miércoles de Ceniza y Felipe Carvajal ha despertado… ¡Qué Dios se apiade de tu alma!
EL DOBLE…: Los peligros de jugar a ser Dios…
LOS NIÑOS TIENEN HAMBRE…: Son dulces e inocentes… ¡Y tienen un apetito voraz!

viewBook.at/B00DKXI5II

EL AMIGO DE BARBARA

EL AMIGO DE BARBARA

Una nueva vuelta de tuerca sobre la historia de amor de la bella y la bestia llevada al límite. La historia de dos amantes, la frágil y dulce Barbara Hanscom y su bestial mascota, una monstruosa criatura mitad bestia, mitad hombre, que sembrarán el terror asesinando a todos aquellos que se interpongan en el camino de su enfermizo amor…

viewBook.at/B009ACUQFI

LA VOZ DEL INFIERNO 

LA VOZ DEL INFIERNO

JEBEDIAH KOBBS…: Hola… Les presento a alguien muy particular… Es encantador, adorable, educado, inteligente… Sólo tiene un par de pequeños defectos… Es un peligroso psicópata, y está muerto…
TREINTA AÑOS ATRÁS…: ¿Qué paso en el apacible pueblo de Rock Bridge hace treinta años? ¿Quiénes fueron las víctimas del psicópata asesino Jebediah Kobbs?
NORMAN NIEDELMAN…: ¿Quién es este misterioso personaje, y qué relación le une al psicópata asesino Jebediah Kobbs?
EL EJÉRCITO TENEBROSO…: ¿Qué pasaría si las víctimas de suicidio de Jebediah Kobbs y Norman Niedelman regresaran a la vida como espectros sedientos de sangre? ¿Qué pasaría si el propio Niedelman buscase redención por sus crímenes?

viewBook.at/B0096DHU5K

Y uno de sus personajes de comic:

DARKANH[1]

DARKANH…:
NOMBRE VERDADERO…: Darkanh.
ESTADO CIVIL…: Inaplicable.
SITUACION LEGAL…: Inaplicable.
OCUPACION…: Mentiroso, busca problemas, hacedor de travesuras varias.
OTROS ALIAS…: Ninguno.
IDENTIDAD…: Secreta, el público en general desconoce su existencia.
ESPECIE/CLASE…: Diablo.
STATUS…: No definido.
FAMILIA CONOCIDA…: Ninguna.
LUGAR DE NACIMIENTO…: Algún rincón del Infierno.
1ª APARICION…: Kyra, la Bruja Roja.
GRUPO AFILIACION…: Ninguno.
BASE HABITUAL DE OPERACIONES…: El Inframundo.
ALTURA…: 1’60 mts.
PESO…: No revelado.
PELO…: Rubio, calvo.
OJOS…: Azules sin pupilas.
PIEL…: Blanca.
RASGOS DISTINTIVOS…: Un par de cuernos y rabo terminado en punta.
PODERES SOBREHUMANOS CONOCIDOS…: Es capaz de conceder pequeños deseos y de tomar cualquier apariencia, tanto animal como humana. Es un bromista incorregible, y gusta de meter en problemas a los seres humanos, a los que considera criaturas divertidas y patéticas a un tiempo.
ORIGEN DE LOS PODERES…: Su naturaleza diabólica.

Gracias por leer y si os ha gustado, no os olvidéis de comentar, compartir y hacer CLIC!

Blog Site of Gabriele R.

Post, news, diary... All the world around me, ALL THE WORDS AROUND YOU

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

%d bloggers like this: