Archives for posts with tag: Cuando River

Loosely Translated (Traducción Libre) de Simon Hugh Wheeler
Si os gustó Lost in Translation, ¡leed esta novela!

Loosely translated
Soy española y escribo en español e inglés, aunque como ahora vivo y trabajo en el Reino Unido paso la mayor parte del tiempo escribiendo en inglés. Cuando leí de qué iba esta novela supe enseguida que debía leerla, y estoy muy contenta de haber seguido mis instintos.
La historia es la siguiente: Tenemos un autor inglés, Mike Grey, que está encasillado escribiendo novelas de detectives sexistas que odia, y que por los detalles que descubrimos no valen ni el papel en que están escritas (sí, en papel, no son digitales). Su editorial le da un ultimátum y exige que revise la última novela amenazando cancelarle el contrato pero ni siquiera eso consigue darle la motivación necesaria para cambiar. De repente, la fortuna llama a su puerta. Una editorial española decide traducir sus libros y se convierten en un gran éxito. Le invitan a una sesión de firma de libros en Madrid y allí conoce a una mujer fascinante, compleja, enojosa y maravillosa, María. Al principio él cree que María solo está allí para hacer de intérprete pero luego se da cuenta de que ella es la traductora de sus novelas al castellano. María es una escritora sin publicar, con mucho talento y frustrada. Cuando decide hacer la traducción es con la idea de que eso le dará la oportunidad de dar a conocer su propia obra y atraer la atracción de los editores. La disgusta de tal manera la mala calidad de la novela de Mike que empieza a hacer ‘mejoras’ en el texto, entre ellas, decide convertir al detective protagonista, Eric en mujer, Erica.
María tiene que evitar que tanto lectores como Mike descubran su engaño, y aunque por los pelos a veces, lo consigue. Aunque menosprecia la escritura de Mike, cuando lo conoce mejor descubre que no está tan mal como persona y las cosas entre ellos avanzan…Sí, en la dirección que os imagináis. Pero por supuesto, pocas historias de amor evolucionan sin complicaciones y los malentendidos y confusiones abundan. Otra gente se mete por en medio, las traducciones y las dificultades de comunicación se vuelven más complicadas todavía, viajes en ambas direcciones abundan, y los egos de nuestros autores sufren maltrato pero al final se curan.
Simon Wheeler ha escrito una farsa/comedia de malentendidos sólida, con unos personajes principales que caen bien y son muy majos (tienen sus defectos, pero eso los hace más humanos), algunos personajes secundarios inolvidables (me encanta el padre de María con sus insectos y colección secreta de revistas, su tía, el barbero/profesor de español con métodos poco ortodoxos), y escenas que os harán reír y avergonzaros a la vez. El estilo es fresco, con buen ritmo, y consigue adaptarse y capturar los diversos personajes y entornos, y muestra una simpatía, conocimiento (¿me atrevo a llamarlo amor?) por las ciudades y temas que trata. Nos reímos del mundo de las editoriales y la escritura desde dentro, pero también nos maravilla su poder y magia. Os dará pena cuando se acabe pero os sentiréis como si Mike y María fueran vuestros amigos. ¡Y no os preocupéis, hay muchos epílogos para que os consoléis y no os quede ninguna trama descolgada!
Le recomiendo esta novela a todos los que tengan sentido del humor, en particular si os gustan los libros, y si habéis intentado traducir algo alguna vez, esta novela debería ser de lectura obligatoria. Espero las nuevas obras de Simon Wheeler con anticipación.
He preguntado y aunque la novela de momento solo está disponible en inglés, sé que hay planes para traducirla al español. ¡Me pregunto qué historia saldrá de ahí!

Si os ha gustado el post no os olvidéis de compartir y de hacer CLICK!

http://www.amazon.com/dp/B009Y3BGTS/

Hola a todos:

Recordaréis que hace un par de semanas os dije que estaba terminando de corregir una novela corta juvenil, ‘Gemela Maldad’ y os ofrecí en primicia el principio de la historia para  ver que os parecía. Pues ya está publicada, así que para que os hagáis mejor idea os traigo la descripción, otro fragmento, y la portada. Y por supuesto el enlaces.

Gemela Maldad

Érase una vez un par de gemelos, un chico y una chica. Rut era rubia, ojos azules, de piel muy blanca y muy buena. Max tenía el pelo negro como el carbón, los ojos grises, y era huraño y malo. Su vecina de al lado y compañera de fatigas, Hilda, intentaba ser amiga de los dos, pero no era fácil. Los dos hermanos no se podían ver y ella siempre se encontraba en medio de sus peleas intentando mantener la paz. Max opinaba que su hermana era una pesada y aburrida, imposiblemente perfecta, y Rut no podía soportar las travesuras de su hermano y su pésimo comportamiento. Le tenía miedo. Rut era demasiado perfecta e inocente, como una niña, para sobrevivir en el mundo real, tanto que Hilda sospechaba que algún problema había, pero no sabía cual. ¿Era Rut el ángel que todo el mundo creía? ¿Estaba enferma? ¿Por qué no se comportaba como un chica de su edad? Cuando los dos gemelos empezaron a hablar del destino y a decir que “algo” iba a ocurrir Hilda se preocupó. ¿Qué podía hacer?  Y desgraciadamente “algo” ocurrió.

‘Gemela Maldad’ es una novela corta juvenil (aproximadamente 40 páginas) que empieza como un cuento de hadas, trata de amistades que sobreviven a todos los contratiempos, tragedia, romance, y un toque de fantasía/paranormal. Con una historia que engancha, buen ritmo, y unos personajes misteriosos, intrigantes y entrañables os hará sentiros bien pero os dejará con dudas. Si tenéis mucha imaginación y os gustan las lecturas compactas y gratificantes, ¿por qué no la probáis?

Si recordáis el principio de la historia, las dos familias estaban preparando una fiesta…aquí os la dejo:

En la fiesta Max iba vestido con unos pantalones tejanos negro y una camiseta negra No le había hecho caso a su madre cuando le sugirió que se pusiera algo más ‘bonito’. Con los toques finales del pastel, Hilda y su familia llegaron a la fiesta bastante tarde, cuando todo estaba en marcha. Max estaba en la sala y parecía estar esperando ansiosamente a Hilda

“Hola Hilda. Es ridículo. Tienes que ver el vestido de Rut. Es tan…asqueroso…No puedo ni hablar.”

“Eso no te pasa muy a menudo. Feliz cumpleaños, Max.” Hilda le besó en la mejilla, pero él le agarró por el hombro, la abrazó, y le plantó un beso en los labios.

“Muy bueno.” Dijo con una sonrisa.

“Si no fuera tu cumpleaños te daría un bofetón. Mis padres tienen tu regalo, pero supongo que los abrirás más tarde. ¿Dónde está tu hermana?”

“Dentro. Lamiéndole el culo a los profes.”

Hilda le pellizcó el trasero, y cuando él se rió también le dio un cachete.

“Más, más…Me encanta…Ponte sexi conmigo, anda, Hilda.”

Hilda no pudo evitar ruborizarse, y para esconderlo se giró de espaldas a él.

“Cállate, pervertido. Voy a darle un beso a tu hermana. Nos vemos.”

A Rut la estaban admirando y haciendo carantoñas todos los adultos. Su vestido era algo infantil para su edad. Los lazos rosas y la puntilla blanca la hacían parecer más joven, y su melena peinada a tirabuzones era excesiva. Por una vez Hilda estaba de acuerdo con Max. Era demasiado dulce y empalagoso para su gusto. Rut no estaba demasiado desarrollada aún, pero era demasiado mayor para aquello. La mayoría de las chicas en la fiesta llevaban vestidos cortos o pantalones ceñidos, pero Rut…Hilda contempló su propio vestido floreado. Simple, normal…Se metió por en medio de todos para darle un beso a Rut y decirle lo de los regalos. Rut contestó que saldría en un momento. Hilda la dejó entre sus admiradores y salió fuera.

“¿Qué opinas?”

Max estaba de nuevo junto a ella.

“Estoy completamente de acuerdo contigo. Creo que tu hermana es demasiado mayor para ese tipo de vestido.”

“¿Ves? No me equivoco siempre.”

“Pero tienes razón en contadísimas ocasiones.”

“Te traeré algo de beber. Contadísimas ocasiones. Me gusta.”

Max volvió al poco con una cola.

“¿No hay ponche?”

“No te recomiendo que bebas ese ponche.”

“Pero tu padre es un verdadero experto en prepararlo.”

“Hoy no. Lo he probado. Es demasiado dulce para mí, y sé que a ti no te gustan las bebidas tan dulces. Ha usado zumo de melocotón en lugar de limonada. Mala elección.”

“No me gusta el melocotón. Vale, me fío de ti en esto.”

Max hizo una reverencia y se volvió a su rincón a ‘observar’.

Esteban y Patrick eran los cocineros designados para la barbacoa, algunos invitados empezaron a bailar, trajeron el pastel y apagaron las velas, más que nada Rut mientras Max se quedaba atrás, los gemelos abrieron sus regalos…Habían más regalos para Rut que para Max. A Rut le regalaron joyas, ropa, perfumes…A Max música, libros, juegos de ordenador…Hilda le regaló a Rut un par de pendientes que le gustaban y a Max un tablero Ouija. A él le entusiasmó.

Rut dio uno de sus encantadores discursos para dar las gracias a todos por su amabilidad, en particular a su familia y a la de Hilda por convertirlo en ‘un cumpleaños tan especial’. Cuando terminó, Max se levantó y dijo:

“No tengo tanto talento para los discursos como mi adorable hermana gemela, pero decidí compartir algo con vosotros. Espero que os guste.”

Se subió a una silla, se volvió de espaldas a los invitados, y se levantó la camiseta. La mayoría de gente se quedó sorprendida, pero Rut se desmayó y su familia y la de Hilda quedaron en estado de shock. Hilda oyó los comentarios de un par de estudiantes de su curso.

“¿Pero a qué viene tanto drama? Es un tatuaje espléndido. No hay para tanto.”

“Quizás odian los tatuajes. A lo mejor va en contra de su religión. O tiene algo que ver con la familia… ¿Qué importa?”

Patrick y Esteban entraron a Rut en la casa y la tendieron en el sofá. Se recuperó al cabo de poco y le preguntó a Hilda, que la estaba cuidando:

“¿Por qué hizo eso? ¿Por qué escogió ese dibujo? Es una amenaza, ¿no?”

“Lo hizo para llamar la atención. Le pareció que nadie le estaba haciendo suficiente caso. No me di cuenta de lo que iba a hacer. Me lo enseñó cuando volvió de acampar y me dijo que se lo enseñaría a tus padres, pero no cuándo. Debería habérmelo imaginado…”

“No podías saberlo. Es muy retorcido.”

Cuanto más avanzaba la noche, más raro se volvía el comportamiento de los jóvenes. Hilda no podía entender qué estaba pasando. Hacían mucho ruido, algunos empezaron a pelearse, muchos estaban devolviendo…Incluso Rut no parecía ella, bailando alocadamente y luego vomitando sobre su vestido. No era normal. Algo estaba pasando. Hilda miró a Max ¿Qué había hecho? Estaba sonriendo, como el gato de Cheshire, y estaba mirando hacia el ponche…Tenía que confirmar sus sospechas. Hilda fue a buscar un vaso de ponche. Max la empujó antes de que pudiera beberlo, derramándolo todo por el suelo.

“Perdona.”

Hilda le agarró del brazo firmemente y le miró a los ojos.

“¿Qué has puesto en el ponche, Max? Sabes que no soy tonta.”

“No…” Él abrió la boca para negarlo, intentando evitar su mirada, pero ella le cogió la barbilla y le obligó a mirarla a los ojos. Él desistió. “OK…sólo algo de whisky, vodka, y unas cuantas píldoras.”

“¿Qué tipo de píldoras?”

“Anfetaminas, Es…Nada demasiado peligroso. Todos estarán perfectamente bien mañana. Es divertido ver a la adorable Rut intoxicada y vomitando. Precioso.”

“Eres malo Max. Muy malo.”

Hilda se apresuró a contarles todo a sus padres. Con la ayuda del resto de los adultos que aún quedaban en la fiesta, se deshicieron de la bebida y se llevaron a los chicos y chicas que estaban peor a sus casas. Nadie parecía requerir atención médica. Hilda dejó la casa sin dirigirle la palabra a Max. Estaba muy enojada con él. Había puesto en peligro a todo el mundo. Quizás estuviera enfadado porque Rut había monopolizado la fiesta, pero… ¿Cómo podía ser tan malvado e irresponsable? Y ¿podía seguir siendo amiga de alguien como él?

Gemela Maldad cover

Enlace:

http://viewbook.at/B00BDRLLX4

Como siempre gracias por leer. Espero que os haya gustado, y que vayáis a echarle un vistazo. Y si os gusta, corred la voz!

Y el viernes, autor invitado Eduardo Perellón!

https://olganm.wordpress.com/2013/01/29/primicia-nueva-novela-corta-juvenil-gemela-maldad-y-muestra/

Conocí a María Victoria a través de Twitter y cuando seguí los enlaces y leí sobre su carrera y sus logros me impresionó y decidí que intentaría ver si querría aparecer como invitada en mi blog. María Victoria accedió immediatamente y cuando entramos en detalles me dijo que ella había escrito sobre su vida, sus experiencias, y el porqué se había hecho escritora en su propio blog. Me envió un enlace y después de leerlo yo acepté immediatamente a publicarlo tal como era. Y ahora verán por qué. Les dejo con María Victoria de Lourdes.

María Victoria de Lourdes

De la Imaginación a la Página

MVL1 Seguido me piden que comparta mi trayectoria como escritora. En este espacio les platico cómo ha sido mi camino en esta maravillosa aventura. Antes que nada aclaro que para mí, no es lo mismo ser escritora que ser autora. Escritora he sido desde que aprendí a escribir. Por otro lado, la decisión de publicar lo que escribo, o ser “autora”, llegó mucho después. Por un enojo.

MVL2No me acuerdo cuándo aprendí a caminar, o andar en bicicleta, o en patines. Pero recuerdo perfectamente a la monjita, la madre Carmen, cuando con infinita paciencia guió mi mano en mi cuaderno de caligrafía, y me enseñó a escribir. Con ella aprendí que mis letras panzonas, cuando se “agarraban de la manita”, formaban palabras. La primera palabra que escribí fue mamá. Era exactamente la palabra que necesitaba. Había perdido a mi madre a los tres años, y creía que si llenaba mi libreta con esa palabra, quizás eso alagaría tanto a mi mamá que bajaría del cielo a visitarme. La extrañaba

Desde aquél momento mágico en el que aprendí a plasmar mi sentir en un papel, me entregué a la labor de lleno. Nunca me alcanzaba el papel. Era caro. Y así fue que además de mendigar de mis compañeritas una mordida de sus tortas, mendigaba también una hoja blanca, sólo una, porque había algo muy importante que tenía que escribir y dibujar. La escritura fue una entrega de amor completo. Desde entonces ha sido mi madre, mi hermana, mi mejor amiga, mi terapeuta, mi consuelo, y mi esperanza.

MVL3Mi especialidad, en un principio, eran las cartas largas y rebuscadas. Se las escribía a quién se dejara y aunque no quisiera. Mi tía consentida, la tía Cris, que por aquél entonces vivía en un rancho en Córdoba, fue una de las elegidas. A la pobre nunca le gustó escribir, ni siquiera su nombre, atareada como andaba con la crianza de sus cuatro hijos, el rancho, y el marido. Sin embargo, conmigo hacía el sacrificio, seguramente por lástima. Su hermana, mamá Pilar, se lo agradecía desde el cielo. Por cada diez cartas mías, larguísimas, me contestaba un telegrama más corto que de un tweet. Las esperaba con ansia. Nada me daba más dicha que escuchar el chiflido del cartero, un viejito que llegaba en su bicicleta sudando a gota gorda, bajo el sol inclemente de Veracruz. El hombre, que siempre andaba de buen humor, todos los días me entregaba el correo con un “Aquí tienes, güerita, pero no se me ponga triste. Hoy no hay carta para la pequeña Lulú.” Pero cuando sí había, besaba el sobre antes de dármelo, y tal era mi emoción, que a no ser por una barda de herrería que nos separaba, lo hubiera abrazado. Por la rendija me pasaba el correo y por la rendija le regalaba yo su vaso de agua, porque así me habían educado, a que el agua (y el respeto) no se le niega nunca a nadie. Esa misma tarde le estaba yo contestando a la pobre de la tía Cris con otra carta garapiñada de amor infantil. Siempre fui exagerada.

Cuando llegué a la pubertad, me volví poeta. Y como un poeta no puede inspirarse sin estar enamorada, me enamoré hasta del cocotero. En serio. NoMVL4 sé si estaba guapo pero a mí me parecía divino. Era alto y flaco, de la edad de mis hermanos, y tenía un par de hoyuelos de ensueño. Estoy segura que sabía que me gustaba, porque cada que me veía, se atacaba de la risa. Por las tardes, después de hacer la tarea, me escapaba al boulevard, disimuladamente, para verlo trabajar. Ahí me pasaba las horas, viéndolo podar los flecos de sus cocos a machetazos. Nada me parecía más romántico que aquél amor imposible, platónico, que desafiaba el protocolo de la sociedad jarocha donde las niñas “de bien” habían de casarse (sin mancillar antes su virginidad) con los hijos de las familias de “buen nombre”. Mis libretas se llenaron de poemas cursis que repetían el mismo tema: la niña uniformada huía con su negrito cucurumbé en un carrito de cocos. A nadie le confesé ese amor ilícito porque rápido me hubieran mandado al extranjero, cosa que de cualquier manera hicieron, pero no por ser una poeta enamorada, sino por ser una burra incapaz de dominar el inglés.

MVL6En los Estados Unidos aprendí a leer en inglés, más que nada, para saciar mi apetito voraz por la literatura. En la casa de la familia que gentilmente me hospedó había sólo un libro en español: la biblia. Mis huéspedes eran evangelistas y sentían la obligación de salvar mi alma de la ideología despistada del Papa. Traté de darles gusto y leer ese librote por primera vez. Por más que lo intenté, no pude pasar de la larguísima genealogía de nuestro señor Jesucristo. Rápido corrí a la biblioteca, y con el diccionario a mano, refugié mis largas horas de soledad y añoranza en los cuentos de Hans Christian Andersen y los hermanos Grimm. Poco a poco, conforme mi inglés mejoró, me gradué de la literatura infantil a los grandes. Por fin pude leer en su lengua nativa a Oscar Wilde, entre otros.

Escribir en inglés no fue tan fácil. Es más, confieso que es algo que todavía sigo perfeccionando. Hasta el día de hoy no me atrevo, por ejemplo, a traducir mis propios blogs. Me parece que la traducción es un arte para personas de otros planetas. Acepto que hay tres cosas que sólo puedo hacer en español: escribir, rezar y amar.

Un buen día me enamoré de mi verdadero príncipe, y como a mi amado le gustaba la música (toca el piano) inmediatamente me lancé a la MVL7composición musical. El hecho de que jamás aprendí a discernir los garabatos en el pentágono no me detuvo. Tal era mi amor, que hasta la lírica me salía en inglés. La letra siempre era la misma: I love you, I want you, I need you. Mi amado recibía mis serenatas con una de esas sonrisas de gringo bien educado. Si con mis canciones plagié su conjunto británico favorito, nunca me lo reclamó.

Años después, ya estando casada, ingresé a la universidad. Elegí, por supuesto, la literatura y la narración creativa. Fueron años maravillosos. Para sufragar los gastos de mi carrera, y apoyar a mi marido con la suya, conseguí un trabajo por las noches en un hospital. Ir a la escuela era una delicia en ese ambiente en el que maestros eruditos me señalaban los libros más hermosos jamás escritos. La disciplina en la narración me abrió los ojos, y por primera vez tuve noción de que mis palabras eran melosas, pegajosas, peor que chicles. Estaba bien que fuera exagerada, pero aquello no era “estilo”. Eran cursilerías. La editora despiadada en mi se despertó y con su pluma roja me enseño el recato. Ahora no sé cómo callarla. Todos los días me atormenta. La detesto pero la respeto.

La aventura de la publicación comenzó muchos años después y a raíz de un disgusto. Por aquél entonces, llevaba ya varios años de casada y ejercía como profesora de Derecho en la universidad de Washington. Mis hijos, Nicholás y Manolo, estaban en el apogeo de su adolescencia. Como eran deportistas, casi nunca comían en casa. En aquellas raras ocasiones cuando nos halagaban con su presencia, procurábamos callar la boca y escucharlos. Cualquier pregunta podía ser interpretada como una invasión a su privacidad. Cualquier sugerencia un sermón.

MVL8Fue durante uno de esos almuerzos, que mis hijos sacaron a colación el asunto de sus orígenes. No sabían quiénes eran. No sabían si eran blancos, negros, amarillos o de qué color. Tenían que aplicar a la universidad y una de las preguntas en la aplicación era esa: ¿cuál es tu raza? Si se identificaban como “hispanic”, cabía la posibilidad de que a sus solicitudes se les diera deferencia. De acuerdo a las instrucciones del documento, el tener una madre mexicana definitivamente los calificaba como integrantes de esa “raza”. El hecho de que fueran bilingües, y que toda su familia materna radicara en México, también.

Para mí el asunto estaba clarísimo pero no para mis hijos. ¿Qué tan importante era el color de la piel? Se preguntaban. ¿Y qué tan mexicana era yo, siendo tan blanca? La mamá de Paquito, por ejemplo, ella sí “se veía” mexicana. Paquito también. Por eso lo habían escogido para el papel de César Chávez en la obra de la escuela. Nicholas, en cambio, era más blanco que la harina, y con esos pelos colorados, parecía vikingo. Manolo, con el pelo negro y la ceja espesa, pasaba más como mexicano, y sólo por eso lo habían aceptado en el club de chicanos, pero eso a regañadientes, porque en realidad, parecía más árabe que latino. Era cierto. Manolo podría ser oriundo de cualquier lugar. Incluso podría ser hijo de cocotero.

Me paré de la mesa, corrí a mi despacho y regresé con mi pasaporte mexicano. Además, les recordé que la mamá de Paquito había nacido en Minnesota, no hablaba una pizca de castellano y no sabía ni siguiera cómo freír un frijol. Mis hijos no se convencían. Me miraban con sospecha. Ahí había gato encerrado y quizás su madre no era quien presumía ser. Me quedó clarísimo que mis hijos no sabían absolutamente nada sobre la diversidad de mi país, o sobre nuestras raíces, y que por lo tanto, no podían sentirse orgullosos por su estirpe. Esa misma noche le hablé a mi padre y le pedí que me ayudara a escribir la historia de los abuelos.

MVL9

Los hijos del mar. Al terminar el primer capítulo  de aquella novela que escribí con mi padre, se lo envié a mi hermano Tali para que le diera el visto bueno. El, a su vez, lo envió a una editorial en México. Al poco tiempo recibí la llamada de Talí diciéndome que la editorial le había mandado un fax, carácter urgente, diciendo que querían la novela. Me sentí alagada y a la vez aterrada. La novela sólo existía en mi imaginación, pero ahora sí tendría que escribirla.

Así fue que comenzó mi trayectoria como autora. De alguna manera En los quince años que llevo publicando he aprendido lo siguiente: ser autora implica ser dueña de un pequeño negocio. Hay que pedir préstamos, poner la tiendita, vender el producto a grito pelado, llevar la contabilidad, negociar contratos, y encima, producir, porque si uno no produce, uno no tiene qué vender. A veces pienso en el cocotero del boulevard. Ahí estaba, vendiendo sus cocos, día tras día. Seguido sus únicas clientas eran las moscas que espantaba con su trapo rojo, sin enojarse. Otros días vendía todos sus cocos y rápidamente se iba, feliz, al mar. Procuro ser como él. Cuando recibo los rechazos los espanto de mi realidad, sin enojarme, como si fueran moscas. Cuando me va bien, y vendo, corro a mi amado mar, al puerto de Veracruz. Al final, el esfuerzo empresarial es el mismo; requiere tenacidad, disciplina, constancia, mucha fe y paciencia.

Termino compartiéndoles que mi objetivo como escritora no es el mismo que mi objetivo como autora. El “éxito” en mi narración lo lograré el día que la editora en mí (a quien apodo Doña Duda) no tache con su pluma roja lo que escribo. No ansío consagrarme, y tampoco pretendo lograr la inmortalidad con mis obras, pero si quiero respetar el tiempo que mi lector me regala cuando me lee, ofreciéndole mi mejor esfuerzo. Por otro lado, el “éxito” como autora lo lograré el día que pueda vivir de mi escritura. No ambiciono la fama (¡Dios me libre de esa mujer!), o vender un best seller, pero si me gustaría vivir una vida modesta con los ingresos de mis novelas. Esa última palabra la tendrán ustedes, mis queridos lectores, como debe ser.

********************************************************************************************************************************************
I'm a featured author at Freebooksy

Y ahora por supuesto normalmente les hablo de lo que presentaré la semana que viene y les cuento alguna novedad. La verdad es que aún no he decidido lo que los presentaré el Martes. Tengo un par de ideas rodando por la cabeza, pero ya veremos cuál gana.
Lo que le tengo que contar es cómo nos está yendo la promoción de libros gratis a Mary y a mí. Recordarán como les conté que con mi amiga la autora Mary Meddlemore habíamos decidido organizar una promoción y nos habíamos unido para ofrecer  6 libros gratis. Aquí les pongo el enlace por si acaso se les ha pasado.

http://freestuffolgamary.wordpress.com/

Hay de todo: las novelas de Mary (romance paranormal, ciencia ficción), una colección de historias cortas que no tiene desperdicio, una de mis historias de la serie ‘Escaping Psychiatry’ y mi novela ‘El hombre que nunca existió’ en versión castellana e inglesa. El resto de las obras son en Inglés, pero vamos…ya sé que les gustan también…

De momento nos va bien. Creemos que muy bien (yo he ofrecio otra de mis historias de la serie ‘Escaping Psychiatry’ antes, pero las dos tenemos poca experiencia en ésto de promocionarnos y publicamos las novelas sólo hace unos meses). Pero, aún nos queda hasta el día 14 (inclusive) de promoción. Y nos estábamos preguntando qué más podríamos hacer para promocionar esta oportunidad…

Y pensamos en preguntarselo a ustedes. No sean tímidos. Si tienen alguna idea…digánnoslo.

Me pueden dejar un comentario aquí, o en Twitter (@OlgaNM7), o en mi página de Facebook (www.facebook.com/OlgaNunezMiret). O si visitan mi página de web (www.OlgaNM.com)  también he dejado allí una dirección de correo electrónico.

Por supuesto, corran la voz, compartan la noticia y digánselo a todos.

Y muchas gracias por leer!

 

Permítanme que les presente a Barbara Phinney

Cuéntame algo sobre tí:

Tengo 53 años, estoy casada y vivo en un nido muy vacío desde que nuestro hijo empezó su carrera militar. Mi marido y yo servimos en la Armada y desde que nos retiramos vivimos en una comunidad donde su abuelo solía dedicarse a la agricultura. Hacemos de voluntaries tanto como podemos para varias organizaciones y causas. Cuando la casa está silenciosa, escribo.

¿Qué tipo de género escribes?

Escribo en una variedad de géneros. Mi favorito es el suspense romántico. Pero he publicado comedia romántica, romance de ciencia ficción, y en Marzo publicaré mi primer romance histórico, que tiene lugar en la Inglaterra del siglo XI. Todos mis libros son lo que consideraríamos “sweet” (dulces, para todos los públicos). Lo que quiero decir, es que hay poco o ningún sexo en mis libros. No soy demasiado buena escribiendo escenas de amor.

¿Qué género lees tú personalmente?

Mi género favorito de lectura es el suspense romántico, pero también me gustan las novelas históricas en lugares inesperados y en períodos históricos poco habituales. No me importa leer algo un poco diferente, algo original o de género mixto. No leo novelas paranormales, y aunque la mayoría de mis libros son de inspiración Cristiana, no leo muchos libros que se dedican a predicar. Me gusta una buena comedia.

Cuéntame algo sobre tu último libro

Siempre tengo varias cosas cocinándose a la vez, así que para hablar de mi último libro tendría que decir que hay dos en particular. Uno es un suspense romántico inspirador situado en Bolivia (recuerden, lugares poco habituales) y el otro es un romance histórico inspirador que voy a presentar a mi editor. Los dos libros están en etapa de edición.

¿Dónde se pueden comprar tus libros?

Mi romance histórico no estará a la venta hasta el Marzo, en lugares donde se encuentran los romances de la compañía Harlequin y también en el internet. Mis otros libros se pueden comprar en Amazon.

http://www.amazon.com/Barbara-Phinney/e/B001HPFZ16/ref=ntt_athr_dp_pel_1

Y en Barnes & Noble http://www.barnesandnoble.com/c/barbara-phinney

¿Qué inspiró tu pasión por los libros y por el arte de una buena historia?

Creo que mis padres, especialmente mi padre, me contagiaron el amor por la lectura. Tienen que recordar que hace años, muchos sitios en Canadá sólo recibían dos o quizás tres cadenas de televisión. Mi padre siempre disfrutó leyendo novelas de misterio y ciencia ficción, y así yo crecí con el amor por los libros. Con respecto a la idea de una buena historia, creo que aprendí pronto la importancia de tener una historia bien desarrollada. Creo que esto me vino de leer las maravillosas historias de Farley Mowar y Stephen Leacock.

¿Cúal fue el primer libro que escribiste?

El primer libro que escribí fue cuando tenía 14 años y era muy aficionada al romance Gótico que hizo famosas a gente como Daphne du Maurier y Victoria Holt. Bueno, con una amiga nos pusimos a escribir esta gran historia de una mujer escapando por toda  Europa por algún motivo que no recuerdo. Incluso dibujé ilustraciones de ella y creé una portada, y nunca pasamos de la primera escena. Como cualquier chica de 14 años, abandoné ese sueño por un tiempo. Luego mucho años más tarde mi amiga me envió el manuscrito. Todo escrito a mano y bien dobladito. Lo encontró en un libro.

Era muy malo, horrible, y me reí mucho. Mi siguiente intento de escribir fue cuando ya era una adulta,  y me presenté a un concurso. Era sobre viajar a través del tiempo, y cuando me lo devolvieron, el juez había garabateado en letras enormes sobre la primera página la palabra ‘cliché’. Yo me sentí mortificada, aunque ahora me río, porque de hecho era muy cliché. Tanto que si os lo tuviera que describir, los dos acabaríamos rodando por el suelo muertos de la risa.

¿En qué te inspiraste para tú último libro?

Si consideramos mi último libro el suspense romántico en Bolivia, diría que la inspiración para esta historia me vino de leer sobre el secuestro de un niño en el periódico. En mi historia, la madre debe ponerse en contacto con el padre que no vive con ellos, para juntos intentar encontrar al hijo adolescente que ha desaparecido. Niños desaparecidos, madres angustiadas, me llegó al corazón.

¿Cuál ha sido tu mejor momento como escritora?

Hay muy buenos momentos cuando eres escritor, y algunos de ellos sólo los pueden entender otros escritores. En mucho casos es ese momento cuando tu historia empieza a tomar forma y las palabras vuelan de tus manos al teclado. Son momentos muy excitantes para un autor. Pero algo más externo que fue un gran momento sería la primera vez que vendí una historia a Harlequin. Estábamos construyendo nuestra casa. Vivíamos en una caravana estática, 26 pies, mi marido y yo, dos niños y sin muebles, sin teléfono, y recibí la “llamada” por correo certificado. Corrí descalza (sólo con los calcetines en los pies) a la casa de al lado para contárselo a mi cuñada y darle la buena noticia. ¡Se rió tal era mi excitación!

¿Tienes un lector/es beta o un grupo de crítica?

Tengo un número de lectores beta y un grupo de crítica, pero intentamos no agotarnos demasiado. No compartimos todas las cosas que escribimos todo el tiempo, pero les estoy muy agradecida de todas maneras. No les he usado por algún tiempo, pero esta semana les he pedido que lean mi sinopsis. La crítica es brutal, honesta, y absolutamente necesaria. Valoro cada palabra. El resto del tiempo mi grupo de crítica se convierte en un grupo de apoyo.

¿Te ves a tí misma en alguno de tus personajes?

Me veo a mí misma en todos mis personajes porque uso partes de mí misma y de mi experiencia. Incluso cuando me pregunto, ¿ ue haría este personaje en estas circunstancias? Creo que incluso el autor mejor preparado y más interesado en la historia en lugar de los personajes no podrá evitar darles a sus personajes algo de sí mismo. A veces hay más de mí en una de mis heroína, pero a veces cuando mi héroe hace algo muy físico o incluso violento, os puedo garantizar que hay mucho de mí en eso. Soy sociable, salvaje y a veces me enojo. Muchas veces cuando mi heroína se siente insegura, me identifico con ella.

¿Qué aspecto tiene tu lugar de trabajo?

Mi oficina es una habitación encantadora, soleada, en la parte delantera de la casa que tiene vistas al jardín delantero y a los campos que nos rodean. Es una escena muy tranquila. Aparte de eso es muy utilitaria con la mayoría de los muebles de segunda mano, una mesa de despacho de mercadillo, y un enorme mapa del mundo justo encima de la pantalla del ordenador. Tengo muchas fotos de mis hijos y mi familia, enganchadas a la pared.

¿Qué haces cuando no estás escribiendo? ¡Pienso en escribir!

¿Cuáles son tus tácticas más importantes para mantenerte cuerda como escritora?

Si eres escritor hay muchas posibilidades de que una gran parte de tí no está cuerda. I nunca lo estará. Una de las tácticas más importantes que un escritor puede usar para mantenerse cuerdo es levantarse, dejar lo que está escribiendo y hacer alguna otra cosa. Yo tengo pollos y gatos, tengo que limpiar la casa, y hago de voluntaria, así que tengo muchas cosas para mantenerme ocupada y mantener la locura a raya. Y si eso no mantiene a una persona con los pies en el suelo, siempre está la familia. ¿Pero te mantendrán cuerdo? ¡El jurado aún está deliverando!

¿Qué consejo les daría a los que aspiren a autores?

Los que aspiren a ser autores necesitan hacer muchos cursos, leer muchos libros, especialmente los que tengan gran éxito de crítica, y seguir escribiendo. Te llevará años dominar la profesión. Hoy en día con auto-publicación, es fácil publicar. Y la enorme cantidad de compañías que publican electrónicamente hacen muy fácil el encontrar donde publicar, pero nunca abandones tus aspiraciones de mejorar tu escritura.

¿Quién es tu personaje favorito en tu último libro?

En Bound to a Warrior (Unida/Atada a un Guerrero), que será publicado en Marzo, mi personaje favorito sería el héroe. Es el arquetípico caballero montado en un caballo blanco. Cuando estudié la conquista Normanda de Inglaterra, me encontré con varios personajes históricos y mi héroe es una mezcla de todos ellos. Es un caballero Normando al que le ordenan que se case con la abusada viuda de un noble Sajón. Pero su honor no le permitirá herirla aún más. Lentamente, él conquista su amor a través de galantería, humor, honor y amor.

¿Son importantes los nombres de tus personajes en tus novelas? ¿Cómo y porqué?

Creo que los nombres son muy importantes en una historia. El héroe del que hablaba antes se llamaba originalmente Prades, pero es tan inusual que mi editor me pidió que lo cambiara. Se transformó en Adrien. Pero sin querer abandonar el nombre Prades, lo convertí en su mote cuando era pequeño. Los nombres a menudo están asociados con tipos de personalidad, pero tienes que tener cuidado y no sobrepasarte, o se convierten en un cliché. Tengo mucho cuidado cuando decido los nombres de mis personajes. Y es peor cuanto más mayor te vuelves. Conoces a más gente. ¡Es raro que no conozcas a alguien con el mismo nombre!

¿Viajas cuando buscas información para tus libros?

¡Me encantaría viajar para informarme sobre los detalles de mis libros! He podido viajar bastante; he estado en Bolivia dos veces, en Inglaterra muchas veces, pero a veces tienes que utilizar el Internet, información turística y gente del país con los que consigues conectarte.

¿El tiempo y el clima juegan algún papel en tus libros?

Vivo en Canadá del Este, donde el tiempo cambia minuto a minuto. Mucha gente en el resto del mundo no entiende la fascinación de los Canadienses con el tiempo porque su clima es predecible y constante. En mis historias, el tiempo es un personaje más. El tiempo puede arruinar una escena, cambiar el humor creativo u obligar a los personajes a actuar y reaccionar de modo distinto. No hacer uso del tiempo es similar a escribir una historia que tiene lugar en una sola habitación a lo largo de 80000 palabras. Estás negando a tus lectores y te estás negando a ti misma la excitación de usar el tiempo como parte de tu creación.

¿Cuál es la mejor recompensa de escribir?

Para mí la mejor recompensa es simplemente vender libros. El saber que alguien está lo suficientemente interesado en mis libros como para comprarlos es una gran recompensa. Nunca me haré rica, pero siempre me divertiré.

¿Qué piensa tu familia sobre tu carrera como escritora?

Mi familia inmediata me apoya mucho, y mi marido a menudo me oye decir, ‘¡Sal de la oficina!’ El resto de la familia me apoya menos porque ninguno de ellos lee. Ni una palabra. Casi ni siquiera leen el periódico local, odian tanto el leer. Pero tengo la buena fortuna de que mis amigos me apoyan mucho.

Dinos cuál es tu restaurante favorito.

¡Es una pregunta excelente! ¿Mi restaurante favorito de todos? Me encanta The Keg Steakhouse, pero también hay este restaurante de Mongolia en una ciudad vecina que me gusta mucho. Para mí es más importante la calidad de la comida, que la cantidad, o el ambiente, o el precio. ¡Ah sí, hay este restaurante en Cochabamba, Bolivia, que se llama Castors donde hacen las mejores saltañas del mundo!

¿Qué viene después de este libro?

Mis trabajos siguientes consistirán en enviar propuestas para mi siguiente novela histórica y publicar mi historia Boliviana. Como también escribo ciencia-ficción con el nombre Georgina Lee, espero completer la siguiente novela corta en mi serie de los Planetas Gemelos. ¡Estoy muy ocupada y espero ponerme pronto al día!

Espero que hayáis disfrutado leyendo mis respuestas, y hayáis llegado a conocerme un poco mejor. ¡No os olvidéis de pasaros por mis páginas  a decir hola!

Página web:     www.barbaraphinney.com

Blog:   http://BarbPhinney.blogspot.com

Facebook:  https://www.facebook.com/barb.phinney.7 Twitter: @BarbaraPhinney

Pinterest: http://pinterest.com/barbaraphinney/

Stumbleupon:  http://www.stumbleupon.com/stumbler/barbphinney7

**********************************************************************************************************************************************

El Martes, 8 de Enero les hablaré un proyecto conjunto con mi gran amiga, autora/personaje Mary Meddlemore y como hemos decidido organizar una promoción conjunta de 6 de nuestros libros, incluyendo ‘El hombre que nunca existió’. Y hablando de eso….

Hombrecover(Amaz)

http://www.amazon.com/dp/B009TWEGC8

Muchas gracias por leer!

Como parte de mi selección navideña he decidido revisitar la entrevista con Vanessa Wester, una autora arrebatadora por su entusiasmo y passion.

No voy a intentar presentar a Vanessa que ella se explica muy bien y nos cuenta como llegó a autopublicarse (y sin necesitar traducción).

Mi Viaje Hacia Publicación

 Vanessa Wester

Por Vanessa Wester

Cuando era una niña devoré cuentos de la compañía Ladybirds. Mi favorito era probablemente Rapunsel.  La idea de que un príncipe trepara a lo más alto de una torre usando su cabello, para salvarla de la malvada bruja – ¡que fantástico!  Entonces descubrí el mundo de Enid Blyton, con hadas, duendes y animales parlantes.  Mi papá ama los libros y no tenía nada mejor que hacer que llevarme a la tienda de libros o librería local.  Rara vez compré libros nuevos (¡eran demasiado caros!) pero me encantaba tocarlos y tenerlos en mis manos.  Y sabía que podía ahorrar o tal vez conseguir uno para un cumpleaños o Navidad.  Los libros eran cosas especiales, atesoraba cualquiera que poseía.

Cuando me convertí en la bibliotecaria escolar aproveché la oportunidad para buscar nuevos tesoros.  Nancy Drew fue mi siguiente obsesión.  Después leí todo tipo de libros hasta que Agatha Christie entró en escena.  Yo miraba la serie en la TV, pero también leí todos sus libros y hasta compre su autobiografía.  Mi sueño era ser la próxima Agatha.

Fue cuando comencé G.C.S.E. (14 años) que empecé a pensar que yo no tenía un futuro de escritora.  Trabajaba duro, me encantaba explorar mi creatividad, pero nunca me pareció que obtenía notas altas.  Me fue muy bien en el examen final, pero mi confianza en mí misma sufrió.  Me concentré en las Ciencias y me olvidé de mi sueño de ser una escritora.

Salto de casi veinte años…

Después de siete años como ama de casa encontré mi amor por los libros otra vez.  Después de pasar muchos años vegetando frente al televisor viendo cosas descerebradas y aburridas.  Claro, desarrollé obsesiones por series de TV que me encantaron y han inspirado algunos de mis escritos.  Heartbreak High, Roswell, Buffy y Héroes son algunas de las muchas series que me obsesionaron con los años.  Pasé por diferentes fases sobre mi lectura.  Tengo que admitir que encontré a Leon Uris convincente.

Y un día, mientras dormía mi bebé número tres, estaba cambiando canales y me encontré con el final de Crepúsculo.  Me encantó la banda sonora, y parecía interesante.  Un par de semanas más tarde vi Luna Nueva, lo compré, y mi nariz no dejó el libro hasta que lo terminé.  Me llenó de alegría saber que también podía leer Eclipse y Breaking Dawn.  Me había enamorado. Más tarde compré Crepúsculo, que se convirtió en mi favorito de la serie. ¡ Fue sólo después de que me enamorara de The Twilight Saga, que me dí cuenta de que existían los fans!  Sentí que pertenecía a un club.  Las mamás leyendo Crepúsculo en sus coches y yo compartíamos una sonrisa, y rápidamente nos hicimos amigas.

Cuando compré el DVD de Crepúsculo y vi la entrevista con Stephanie Meyer, tuve mi momento bombilla.  También era una madre educada que se dedicaba a estar en casa con un celebro desesperado por pensar y tenía tiempo en mis manos mientras mi bebe dormía o mi esposo estaba trabajando.  Quería intentar escribir una novela.  La pregunta era: ¿podría?

Le contesté un par de meses más tarde, cuando terminé mi primera novela romántica, entonces sólo 67.000 palabras.  Lo compartí con unas amigas y les gustó.  Me animaron a seguir. Tengo que admitir que les debo mucho a mis amigos.  La escritura era tosca y no muy buena realmente.  Pero, lo que les gustó y lo que parecía que yo tenía era un ‘don’ para crear una historia rápidamente.  Me pierdo fácilmente…

Ya empecé ha pensar cómo podría publicarlo.  Compré el Manual de escritores y artistas. Empecé a buscar agentes y editores, y envié algunas cartas.  Esto me hace reír ahora. Obviamente, me enriaron cartas de rechazo.  Me puedo imaginar a ellos echándolo en el montón  de manuscritos rechazados: “otro que se cree escritor.”

La modifiqué algo y después compartí mi historia en Booksie e hice amigas y amigos, pero fue cuando me uní a ‘The Word Cloud‘ que tuve la idea para HYBRID cuando realmente comencé a crecer como escritora. Publiqué algunos extractos, obtuve respuestas excelentes – positivas con consejos y análisis fantásticos.  Y empecé a remodelar.  Ese año  edité HYBRID a fondo y comenzé a trabajar en COMPLICATIONS, los dos primeros libros de la trilogía de la evolución (que entonces iba a ser una serie).  Empecé otras historias por diversión; la mayoría de ellas siguen sin terminar.

Entonces intenté contactar a  algunos agentes de nuevo en diciembre de 2011, ambas respuestas en enero de 2012 fueron rechazos pero con comentarios positivos sobree la escritura.  Se tomaron la molestia de poner mi nombre en la parte superior de la carta y comentaron sobre la novela – progreso!  Fue entonces cuando pensé… ¿por qué gastar sellos intentando  encontrar un agente que posiblemente tenga acceso a un editor?  Seguí las entradas del blog de David Gaughran con interés y decidí explorar la ruta de auto-publicación.

En marzo de 2012, publiqué HYBRID en Smashwords.  Sólo vendí a familiares y amigos pero fue muy útil, me ayudó a encontrar los errores y editar más.  Luego me tomé unos meses para publicar en Amazon y luego me di cuenta que tenía que promocionarme e intentar vender mis libros.  Así, descubrí Twitter, comencé un blog, me volví más activa en Facebook y me apunté ha un curso de escritores en York.

Después de eso, el cielo es el límite.  Todos mis blogs hablan de mi viaje.  Desde unas primeras semillas, a conocer a nuevos autores, discutir libros que he leído, incluso de publicar libros de historias cortas para recaudar fondos para caridad.  Nunca me he divertido tanto.  Es más fácil dirigirte a mi blog que intentar resumir las historias que siguieron.

Vanessa Wester’s Blog

http://vanessawesterwriter.blogspot.co.uk/

A Reader’s Perspective

http://www.vanessawester.blogspot.co.uk/

The Evolution Trilogy

http://theevolutiontrilogy.blogspot.co.uk/

Short Stories Group

http://www.shortstoriesgroup.blogspot.co.uk/

Diary of the Festival of Writing, York, 2012

http://festivalofwriting2012.blogspot.co.uk/

Echad un vistazo y seguirme en Twitter @vanessa_wester, siempre me apetece charlar cuando estoy conectada.  Todo lo que puedo os puedo aconsejar es que sigáis vuestro sueño y estéis preparados para trabajar duro.  Lo he hecho todo.  He diseñado mis propios cubiertas, formateado mi propio trabajo, editado y corregido mi obra (con la ayuda de algunos lectores de beta increíble y queridos amigos), cortado y reescrito escenas y me he dedicado a la comercialización de mis libros.

De momento, estoy viviendo el sueño.  He recibido comentarios increíbles, por lo que estoy muy agradecida.  Pero, soy realista.  Para ser un escritor conocido se necesita escribir, exponer tu obra y conectar.  Los lectores serán los que decidan si vas a ser el próximo “bestseller” – nadie más.

Personalmente, quiero volver a escribir y dedicar menos tiempo a la edición y comercialización.  Algún día, encontraré el equilibrio adecuado.  Sólo han pasado menos de tres años desde que mi viaje comenzó, no puedo esperar milagros…pero bueno, se acerca la Navidad – ¡siempre puedo pedir un deseo de Navidad!

Espero que todos tengan una Navidad fantástica y que usen mi historia como ejemplo… todo es posible cuando pones tu mente a trabajar.

Gracias por leer y gracias Olga por acogerme,

VANESSA WESTER

Autora de HYBRID & COMPLICATONS (The Evolution Trilogy), FIRST DATE (A Short Story), y cuentos e historias cortas incluídas dentro de OUT OF DARKNESS & A FESTIVE FEAST.

Enlaces:

HYBRID (THE EVOLUTION TRILOGY)

HYBRID front cover

http://www.amazon.co.uk/Hybrid-The-Evolution-Trilogy-ebook/dp/B0081EV8Z8/ref=cm_rdp_product

COMPLICATIONS (THE EVOLUTION TRILOGY)

COMPLICATIONS front cover

http://www.amazon.co.uk/Copmplications-The-Evolution-Trilogy-ebook/dp/B00ADAXWDY/ref=sr_1_5?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1353922590&sr=1-5

FIRST DATE (A NOVELETTE)

FDCOVER

http://www.amazon.co.uk/First-Date-ebook/dp/B00AC1YI0A/ref=sr_1_3?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1353924884&sr=1-3

A FESTIVE FEAST (SEASONAL SHORT STOIRIES)

NEWcorrect

http://www.amazon.co.uk/Festive-Feast-Seasonal-Stories-ebook/dp/B00ADADH02/ref=sr_1_4?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1353918424&sr=1-4

OUT OF DARKNESS (SEASONAL SHORT STORIES)

OODcover.back

http://www.amazon.co.uk/Out-of-Darkness-ebook/dp/B009RYCBA2/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1351082889&sr=8-2

*********************************************************************

Siguiendo con la selección navideña, el día 1 de Enero, para celebrar el Nuevo Añ0 les volveré a presenter uno de los poemas de mi amiga Susana Araujo, en Inglés y Portugués. Y una novedad. Reseña de la autora Manuela Herrero Palomar. Les gustará, estoy segura!

Y mientras tanto, sólo recordarles mi novela: El hombre que nunca existió

El hombre que nunca existió (cover)

http://www.amazon.com/dp/B009TWEGC8

Gracias por leerlo y gracias a Vanessa.

Related articles
Blog Site of Gabriele R.

Post, news, diary... All the world around me, ALL THE WORDS AROUND YOU

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

%d bloggers like this: