Archives for posts with tag: Café Literario

Hola a todos:

Este martes os traigo la reseña de un libro que, como muchos, llevaba un tiempo en mi Kindle. Aunque no participo como debiera, estoy en un grupo en Goodreads, Café Literario, y Concha y Estrella Cardona Gamio, las administradoras, me recordaron que este mes estarían leyendo la novela Carta a Charo y la discutiríamos el mes que viene. Así que, la leí. Es muy corta, y me encantó. Pero bueno, aquí os dejo la reseña…

Carta a Charo de Estrella Cardona

Carta a Charo de Estrella Cardona Gamio

Carta a Charo de Estrella Cardona Gamio. Lo bueno si breve….

Ésta es una novela epistolar compuesta por las cartas que se intercambian dos amigas que se conocen desde la juventud pero llevan años viviendo en países distintos (una en Barcelona y la otra en Londres), y otras cartas de sus allegados (a veces protagonistas importantes en la historia, como el marido de Charo, Antonio, otros muy secundarios, como Francesc, el hijo de su amiga), e incluso de personajes cuya relación con ellas es mucho más tangencial (como la última carta, que añade una perspectiva completamente externa a la situación). Hoy en día, cuando las cartas están cayendo en desuso, es una maravilla recuperarlas y darse cuenta de la de cosas que se pueden decir (y no decir) usando esta forma de interacción social.

En la descripción de esta novela la autora nos desvela su proceso de creación. La fecha de la primera carta es la fecha en que empezó a escribirla y quizás eso explica en parte lo vívidas y lo auténticas que resultan estas cartas. Aunque la novela es corta, llegamos a conocer a los personajes (por más que a veces las expectativas que tenemos resulten erróneas), a través de sus intercambios con los demás, de lo que nos dicen, y de lo que no. Historias de amor, de desamor, sueños, errores, malentendidos y el día a día de la convivencia, y como a veces lo que creemos compartir con otros (memorias, momentos, sentimientos) no son más que un producto de nuestra imaginación. Experiencias que tuvimos con alguien y que cada persona ha asimilado de forma diversa. Amistades que no lo son, y rutinas que no se sabe bien porqué se mantienen.

Me encantaron los personajes que resultan familiares y reconocibles pero no por convencionales. Las cartas y el estilo de cada una reflejan perfectamente las personalidades de los personajes y las diferencias entre ellos. Y las referencias a otras épocas y situaciones nos hacen partícipes de la atmósfera y de las experiencias de los protagonistas. La autora demuestra que no hacen falta largas exposiciones ni páginas y páginas para desarrollar no ya una historia, sino unas vidas.

Leí una reseña en que comentaban que al lector le había recordado ‘Cinco horas con Mario’ y es cierto que algunas de las cartas tienen un aspecto confesional, ya sea porque no se envían realmente al destinatario (y acaban siendo una carta a uno mismo) o porque el autor explica cosas a un lector que quizás solo existe en su imaginación (ya que el destinatario no es la persona que ellos han creado en su mente).

Se la recomiendo a los que gusten de una lectura fresca, breve, y de calidad, con personajes que les harán pensar. Y estoy segura de que a partir de ahora recordaré esta novela cada vez que vea una película de Marcello Mastroianni.

Enlaces:

http://www.amazon.com/dp/B00QOE1FPK/

http://www.amazon.es/dp/B00QOE1FPK/

http://www.amazon.mx/dp/B00QOE1FPK/

Y no os olvidéis de visitar la página de la autora en Amazon, y seguirla para enteraros de todas sus novedades:

http://www.amazon.com/Estrella-Cardona-Gamio/e/B007ZT0JWS/

Muchas gracias a la autora por su fabulosa novela, gracias a todos vosotros por leer, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid y haced CLIC!

Hola a todos:

Es viernes y como sabéis toca autor (hoy autora) invitada. Como ya os he comentado formo parte de un grupo de autores y lectores en Goodreads, Café Literario  pero no siempre puedo participar tanto como quiero. Hace unos días recibí un mensaje de una de las administradoras, Concha, informando a los otros miembros que una de las escritoras estaba promocionando sus obras. Intrigada, me fui a investigar, y descubrí a María Acosta y sus dos novelas. De hecho de María sé poco, aunque aquí os dejo el enlace a su página en Goodreads.

Biografía del autor

María Acosta nació en Cádiz hace casi treinta años. Diplomada en Trabajo Social, comenzó a escribir a la edad de once años y hasta el día de hoy ha escrito numerosos relatos que publicaba en Internet.

He encontrado su página en inglés en Amazon.com

http://www.amazon.com/Mar%C3%ADa-Acosta/e/B00KT3FEQI/

Y el blog:

https://mariacostar.wordpress.com/

Y aquí las novelas, que me llamaron mucho la atención.

La dama de Montrell de María Acosta

La dama de Montrell de María Acosta

La dama de Montrell

Diego creía estar a punto de conseguir lo que quería. Como señor de Montrell, su boda con Doña Elvira estaba destinada a convertirle en un noble completo: con esposa, fortuna y herederos… ¿pero cúan caprichoso puede ser a veces el Destino?

Tras casi una década sin verse, Esperanza regresa a Montrell con motivo de la boda de su señora. Y lo hace dispuesta a enterrar en lo más profundo el amor que siente por el que fuese su amigo de la infancia. Un amor que nunca ha sido correspondido… ¿o tal vez si?

¿Será más fuerte la voluntad que el corazón, cuando ambos descubran que lo que sienten es mutuo? ¿Qué camino escogerías, si lo que siempre has deseado estuviera al alcance de tu mano, al precio de destruir la vida que has construido?

http://www.amazon.es/dp/B00KQRVQNW/

http://www.amazon.com/dp/B00KQRVQNW/

 

PD: Para conocer un poco más sobre esta historia o sobre su autora, acudir a: https://mariacostar.wordpress.com/mis-libros/la-dama-de-montrell/

La maldición de Adonis de María Acosta

La maldición de Adonis de María Acosta

 

La Maldición de Adonis: La belleza es un don… ¿o una maldición? 

Pasar el verano junto a su amiga en el idílico pueblecito de Munysporth le pareció a Phoebe una buena idea. Sin embargo, nadie había previsto el choque que se produciría entre Suzanne y su madre, cuando ésta última trajera consigo desde Nueva York a un joven y guapo acompañante.

Para Patrick, el lujo y la compañía de mujeres ricas forma parte de su día a día. Su llegada a Tindale House provoca una situación de tensión que es difícil de sobrellevar y acaba encontrado refugio es esa joven que ha sido invitada por la hija de su anfitriona y que, como él, se ha convertido a la fuerza en testigo y parte de tan desagradable problema.

Phoebe y Patrick comparten problemas, complicidad y experiencias, mientras sus pasos en el camino los van acercando poco a poco y terminarán descubriendo en el otro algo que no se esperaban.

Dicen que el verano es tiempo de romance… ¿qué pasa si el romance decides vivirlo con un chico de compañía?

http://www.amazon.es/dp/B00YEY8VYU/

http://www.amazon.com/dp/B00YEY8VYU/

Gracias a María por sus obras, a vosotros por leer, y si os ha intrigado, dadle al me gusta, comentad, compartid, y haced CLIC!

Ah, antes de que os vayáis, estoy compilando una lista de correos para poder organizar mis campañas de promoción, mías y de otros autores, y estoy experimentando con diversos métodos para recoger firmas (seguramente of preguntaré vuestra opinión). De momento, por si os interesa, os dejo el enlace: http://eepurl.com/bAWjPj. ¡Gracias!

Elixir 1 (1)

Como es casi San Valentín, decidí participar en una iniciativa de uno de los grupo en Goodreads (Café Literario) que sugirieron publicar historias para celebrar ciertas ocasiones. Y este mes, por San Valentín y la fiesta de la amistad tocan historias románticas o que celebren la amistad. Se me ocurrió escribir esta historia, y compartirla con vosotros, a ver qué os parece.

El elixir del amor verdadero

La cosa duraba ya dos días y a Amelia se le habían acabado la paciencia y las ideas. Era cierto que quería encontrar novio y llevaba mucho tiempo sin salir en serio con nadie. Pero de ahí a que de repente todos los hombres con los que se cruzaba se la quedasen mirando, empezasen a decirle tonterías, y la siguieran por donde quiera que fuera, había un abismo.

Había esperado a que oscureciera para evitar tener a un pelotón de hombres siguiéndola por todas partes. Lo único que se le había ocurrido, después de consultar el internet sin encontrar ninguna respuesta, fue ir a ver a la abuela Petra. En su pueblo, Madejar, la abuela Petra era la autoridad en todo lo que se refería a la historia local, hierbas y pociones, cosas del corazón, folklore…Petra Gutiérrez era la versión autóctona de Google, aunque con mucho más estilo y color.

Al amparo de la noche e intentando no cruzarse con nadie Amelia llegó a la casa de la abuela Petra. Era una casona baja, tosca, que parecía arrancada a golpes de cincel de la colina de piedra en la que se apoyaba.

—¡Abuela Petra! ¡Abuela Petra! Soy yo, Amelia. ¡Necesito su ayuda!

—Pasa hija, pasa. Ya sabes que aquí siempre eres bienvenida.

Amelia entró en la casa, que parecía un museo de la vida rural de hacía un par de siglos, y encontró a la abuela sentada frente al fuego en la sala/comedor.

—Hola abuela.

—Hola hija. Siéntate, siéntate. ¿Cómo vienes a estas horas con tantas prisas?

Amelia le obedeció, sentándose en una silla baja, y sin darle más vueltas al asunto fue directa al grano, como solía.

—Abuela, hace un par de días que me está pasando algo muy raro. Cada vez que salgo de casa todos los hombres se giran para mirarme, me echan piropos, me compran flores, me siguen a todas partes como perritos falderos… No sé qué les pasa a todos, pero no es normal. Y no me digas que soy muy guapa y que les gusto, que eso no me había pasado nunca antes, y sé que no es cierto.

La abuela Petra la miró fijamente y se quedó callada, reflexionando. Al final dijo:

—¿Hiciste algo fuera de lo normal hace un par de días?

—¿El jueves?… Nada que yo recuerde. Estaba repasando los papeles y ordenando cosas y… ¡Es cierto! Encontré unas cuartillas sueltas entre las cosas de mi madre. Recetas. Me preparé una de las tisanas.

—¿Recuerdas qué llevaba?

—De hecho no tengo ni idea.

—¿Qué quieres decir?

—En lugar de ingredientes lo que había en la receta eran símbolos. Me di cuenta de que correspondía a algunas de los frascos que tenía mi madre en su alacena de ingredientes. Y preparé la tisana.

elixir 2

—¿Y la tomaste sin saber lo que llevaba?

Amelia miró a la abuela Petra.

—Mi madre siempre me había dicho que no había venenos ni ningún ingrediente peligroso en su alacena…Ya sé que no me acuerdo de todo y que mi madre… murió hace años, pero de eso me acuerdo perfectamente.

El padre de Amelia era geólogo y trabajaba en explotaciones petrolíferas en el extranjero y le veía poco. Su madre había sido su roca, y la había criado casi sin ayuda. Por desgracia su madre…

Sintió que se le humedecían los ojos. La abuela Petra se levantó de la silla y abrazó a Amelia, estrechándola fuerte.

—Todos echamos de menos a Cristina. Tu madre era una gran mujer.

A pesar del tiempo que hacía que había muerto su madre, casi cinco años, Amelia se había resistido a guardar sus cosas y lo había dejado todo como estaba, hasta hacía unos días. El ayuntamiento estaba planeando unas obras de mejora de la calle donde vivía y le habían pedido unos documentos. Y durante su búsqueda se había tropezado con lo que parecían unas recetas, y un diario de su madre, aunque escrito usando un código que aún no había conseguido descifrar.

—Sí, pero ¿por qué escribir las recetas y su diario de una forma tan rara? Ni que tuviera grandes secretos que ocultar.

La abuela Petra suspiró profundamente y se volvió a sentar. Fijó su mirada en el fuego.

—De hecho…Hay muchas cosas que tú no sabes de tu madre.

—¿Qué quieres decir?

—Si quieres saberlo todo…tendrías que ir a ver a la mejor amiga de tu madre. Manuela.

—¿A Manuela? ¿La madre de Fran?

—Sí, la madre de Paco.

Amelia y Francisco (al que todos llamaban Paco, aunque ella siempre le había llamado Fran) habían sido muy amigos de pequeños. Sus madres se conocían desde la escuela y ellos jugaban juntos mientras sus madres charlaban, cocinaban, trabajaban…

—¿Le has visto? Paco está visitando a sus padres. Está de vacaciones. Ha venido muy guapo —dijo la abuela Petra.

—No. No le he visto. Hace tiempo que no nos vemos…

Muy guapo…Desde luego. De pequeño Fran era un niño torpe, delgado como un fideo, siempre despeinado y desaliñado. A Amelia su aspecto nunca le había importado mucho, y aunque no era el chico más popular de la escuela, se divertían juntos un montón. Leían historias, jugaban interpretando a los personajes de la tele, ideaban aventuras imaginarias, y estudiaban y hacían los deberes. Eran inseparables. Un verano, cuando tenían unos 17 años, Fran se fue de vacaciones a la costa con sus tíos y al volver no parecía el mismo. Alto, moreno, vestido a la última, y musculoso. De repente todas las chicas se echaban a sus pies, se volvió don popular, y se le subieron los humos a la cabeza, o eso le pareció a ella. Siempre estaba ocupado, nunca tenía tiempo para verla, y al final…

—Pues si quieres enterarte de qué está pasando y encontrar una solución, Manuela es la clave.

—¿No me vas a decir nada más?

—Ve a ver a Manuela. Estoy segura de que ella te lo podrá explicar todo. Y además, ya va siendo hora de que hagas las paces con Paco.

—Yo no….

—No, no me digas que no os habéis peleado. Eráis inseparables y como me has dicho antes, ahora ni os habláis. A menos que quieras seguir con todos los hombres con los que te cruces persiguiéndote, más vale que vayas a ver a Manuela.

—Me lo pensaré.

Amelia se encaminó a la puerta pero se detuvo antes de abrirla. Había mucho ruido, como si hubiera una multitud de gente fuera, o un enjambre de abejorros. Miró por la ventana y vio a un montón de hombres, en vilo, esperándola.

—¿Puedo salir por algún otro sitio?

—Por la puerta de la cocina… — la abuela Petra soltó una risotada —. Entonces parece que al final vas a ir a ver a Manuela, ¿no?

Amelia se encogió de hombros y echó a correr hacia la cocina. Salió a paso ligero para evitar que la pillaran los hombres que se habían acumulado fuera de la casa de la abuela Petra. Tenía que ir con cuidado ya que no les daría el esquinazo por mucho tiempo.

La casa de Pedro y Manuela Márquez, los padres de Francisco, estaba al lado de la iglesia, a unos cinco minutos de la casa de la abuela Petra. Amelia llegó allí sin aliento y se puso a golpear la puerta con rapidez.

—¡Por favor! ¡Por favor! ¡Abrid!

—¿Pero qué pasa?

Francisco abrió la puerta. A pesar de lo desesperado de la situación, Amelia no pudo evitar una profunda inhalación cuando vio a su amigo de infancia. La abuela Petra tenía razón. Estaba buenísimo. Él le ofreció una sonrisa de oreja a oreja.

—¡Amelia! ¡Cuánto tiempo!

—Hola Fran. ¿Está tu madre?

La expresión de Francisco cambió a una seca y dura.

—Sí. Está dentro. Pasa.

—Cierra la puerta. Si no lo haces vas a tener la casa invadida de hombres.

Francisco la miró con cara de sorpresa pero ella no tenía ganas de explicaciones. O bueno, sí, pero no en aquel momento. Mientras se dirigía hacia la cocina, de donde se oía salir el sonido de una radio, Amelia se preguntó si quizás se habría acabado el extraño poder que había adquirido sobre los hombres, ya que Fran se había comportado de forma completamente normal con ella. O eso o era inmune. Golpeó la puerta de la cocina con los nudillos.

—Pasa, Amelia.

—¿Cómo sabías que era yo?

Manuela la miró y sonrió. Aunque físicamente no se parecían demasiado, ya que Manuela era alta y morena y su madre bajita y de pelo castaño, a Amelia siempre le recordaba a su madre, y esa era otra de las razones por las que no se había pasado mucho por allí.

—Te estaba esperando. He oído que te has convertido en un imán para los hombres.

—La abuela Petra tenía razón. Me dijo que tenía que venir a verte y que tú me contarías algo sobre mi madre que lo explicaría todo. No sé yo…

—Siéntate, Amelia, y dime qué pasa.

Amelia se lo explicó todo.

—Entonces, ¿qué me dices? ¿Qué es eso tan importante que tú sabes sobre mi madre?

—No sé si crees en…la sabiduría tradicional, cosas fuera de lo corriente, que no se pueden explicar fácilmente ni racionalmente…

—¿De qué estamos hablando? ¿De vampiros, hadas, hombres lobo…? —dijo Amelia, medio riéndose.

—No… —dijo Manuela —. Estamos hablando de hechizos y brujería…Blanca, eso sí.

—¿Quieres decir que mi madre era una bruja? ¿Estás de broma?

—No. Quiero decir que las dos tenemos…teníamos, una habilidad especial, y sabemos cosas sobre hierbas, pociones…

The Love Potion, Evelyn de Morgan, 1903

The Love Potion, Evelyn de Morgan, 1903

—Eso es ridículo.

—En absoluto. Utilizábamos un lenguaje especial, un código para escribir sobre nuestras experiencias. Si quieres te puedo ayudar a descifrar su diario y las recetas. Sospecho que tú debes haber heredado la habilidad. Y yo tengo guardados libros de hechizos y pócimas de nuestras abuelas y tatarabuelas. Nos viene de familia. De hace muchos años. Solo a las mujeres de las dos familias.

Amelia no estaba dispuesta a creerse nada de aquello.

—Si fuera verdad algo habría oído. Todos los pueblos tienen sus leyendas e historias. Jamás he oído nada sobre Madejar.

—Nosotras y nuestras familias siempre fuimos muy discretas.

Amelia seguía sin creerse nada.

—Entonces, según tú, ¿por qué me está pasando esto?

—No lo he probado nunca, pero esta “tisana” de la que me has hablado tiene que ser el elixir del amor verdadero.

—¿El qué?

—El elixir del amor verdadero. Toda persona del sexo opuesto que se cruce contigo caerá rendido a tus pies.

—¿Y cuánto duran sus efectos?

—Un mes, más o menos, pero estoy segura de que existe un antídoto y creo que está en uno de mis libros. Lo preparo esta noche y te lo llevo mañana por la mañana. Cuando veas que funciona te darás cuenta de que tengo razón.

Amelia asintió y se dirigió a la puerta. Giró el pomo, pero se quedó pensando.

—¿Qué te pasa? —preguntó Manuela.

—Me estaba preguntando para qué sirve esa poción. Lo entendería si se la dieras a alguien que te gustara para que se enamorara de ti, pero hacer que todos los hombres se enamoren temporalmente de ti por una poción… Eso no es amor verdadero. No entiendo ni para qué sirve, ni el nombre.

Manuela se rió.

—No es por eso por lo que se llama así. Es cierto, el elixir tiene ese efecto en todos los hombres, pero no tiene efecto alguno sobre un hombre que esté enamorado de ti de verdad. Si alguien está enamorado de ti de veras, se comportará como siempre se ha comportado contigo.

—O sea que sirve para distinguir el amor verdadero de una mera ilusión, de un capricho.

—Precisamente.

Amelia salió de la cocina, andando muy despacio. Se paró delante de la habitación de Francisco, que no parecía haber cambiado nada en los últimos años. Llamó a la puerta.

—Fran…

Él abrió la puerta.

—Creí que solo habías venido a ver a mi madre.

—Sí. Perdona, pero necesitaba un consejo urgente. Pero hace tanto que no te veía. Desde que te fuiste a trabajar a la capital.

Francisco estaba de pie, con la puerta entreabierta y cara de pocos amigos.

—Te escribí. Te envié mi correo electrónico. No te dignaste a contestarme —dijo él.

—Te iba a enviar un texto por tu cumpleaños, pero… Estaba segura de tendrías otras cosas que hacer.

Francisco la miró a los ojos.

—Siempre he tenido tiempo para ti. Pensases lo que pensases.

—Siempre te veía tan ocupado, incluso antes de que te fueras…

Francisco suspiró y la expresión de su cara se transformó en una de tristeza.

—Volví de aquellas vacaciones con mis tíos, y de repente…empezaste a comportarte de una forma muy rara conmigo. No sé porqué. Todo lo que yo hacía te parecía mal… Es cierto que gente que nunca se había fijado en mí empezaron a reírme las gracias, pero a mí eso me daba igual.

Amelia se quedó mirando a Francisco. El elixir no parecía ejercer ningún efecto sobre él. Y si Manuela tenía razón, eso solo podía querer decir que…

—Perdóname Fran. Tienes razón.

—Entre tú y yo no hace falta pedir perdón.

—Fran…

Francisco y Amelia se quedaron embobados mirándose el uno al otro. Un carraspeo de Pedro, el padre de Francisco que se les había acercado sin que ellos se dieran cuenta,  les hizo volver en sí.

—¿Te quedas a cenar, Amelia? —preguntó Pedro mirándola con una expresión muy peculiar —. Otra víctima del elixir —pensó Amelia.

—Gracias, pero hoy no puedo. Algún otro día.

—¿Por qué no nos vemos mañana? —sugirió Francisco.

—Me encantaría.

Amelia hizo un amago de salida por la puerta delantera para despistar a sus seguidores y finalmente salió por la puerta del jardín. Llegó a su casa cansada pero feliz. No estaba segura de cómo se sentía sobre un posible legado de brujería y hechizos, pero le agradó saber que el amor verdadero no necesitaba de elixires. Y también comprobar que la amistad es el mejor cimiento del amor.

 love_potion
Gracias por leer, y si os ha gustado, ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid, y sobre todo, amad mucho!

Elixir 1 (1)As St Valentine’s is approaching I decided to try and participate in an initiative of one of Goodread groups I am a member of, Café Literario, where the founders of the group suggested posting stories to celebrate certain occasions (Christmas, holidays…). I came up with a romantic story to celebrate St Valentine’s (and the friendship day) and decided to share it (in English version) with you. I hope you enjoy it.

The elixir of true love

The phenomenon had been going on for two days and by now Amelia had lost her patience and run out of ideas. It was true that she wanted to find a boyfriend and she hadn’t gone out with anybody for a long time. But that did not mean she was happy with the current state of affairs. It had gone from one extreme to the other, and now she couldn’t walk past a man without he staring at her as if enchanted, trying to chat her up, and following her wherever she went.

She had waited until dark to avoid having a crowd of men follow her everywhere. After checking the internet and not finding an answer, the only thing that had come to mind was to go and visit grandma Petra. In Madejar, her village, grandma Petra was the unofficial authority in all matters of local history, potions and lotions, matters of the heart, folklore… Petra Gutiérrez was the autochthonous version of Google, although with much more colour and style.

Hiding in the shadows and trying not to meet anybody on the way, Amelia reached granny Petra’s house. It was a small rustic house, rugged, that seemed to have been hammered out of the stone hill it lay on.

“Grandma Petra! Grandma Petra! It’s me, Amalia. I need your help!”

“Come in, come in my child. You know you’re always welcome.”

Amelia walked into the house, that had the feel of a museum of rural life from a couple of centuries ago, and she found the old woman sitting in front of an open fire in the dining room/lounge.

“Hi Grandma.”

“Hello, my child. Sit down, sit down. Tell me, what brings you here this time of the evening and in such a hurry?”

Amelia obeyed her, sitting down on a low chair, and without further ado she went straight into it, as she usually did.

“Grandma. For the last two days, something very strange is happening to me. Every time I leave the house all men I come across turn around to look at me, whistle and shout compliments at me, buy me flowers, follow me everywhere I go, like lapdogs… I don’t know what’s wrong with all of them, but it isn’t normal. And don’t tell me I’m very pretty and they just like me, because it had never happened to me before and I know it’s not true.

Grandma Petra stared at her and kept quiet, as if deep in thought. Finally she said:

“Did you do anything out of the ordinary, a couple of days ago?”

“Thursday?…. Nothing that I recall. I was checking the paperwork and tidying things up and… It’s true! I found some handwritten notes within my mother’s things. Recipes. I prepared one of the infusions and tried it.”

“Do you remember what you put on it?”

“I have no idea.”

“What do you mean?”

“Instead of ingredients the recipe had symbols. I realised they matched those in the jars my mother had on her cupboard. And I prepared the infusion.”

elixir 2

“And you drank it without knowing what it had on it?”

Amelia looked at grandma Petra.

“My mother used to tell me that there were no poisons or dangerous ingredients in her cupboard… I know I don’t remember everything and my mother… died years back, but I remember that perfectly well.”

Amelia’s father was a geologist and he worked in oil fields abroad and she didn’t see much of him. Her mother had been her rock and had brought her up without much help. Unfortunately, her mother…

She noticed her eyes getting watery. Grandma Petra stood up and hugged Amelia, squeezing her hard.

“We all miss Manuela. She was a great woman.”

Despite the length of time that had gone by since her mother’s death, nearly five years, Amelia hadn’t touched any of her things, leaving all as it was until a few days earlier. The local government was planning on refurbishing the street where she lived and had asked for some documents. While she was looking for them she’d come across some sheets of paper, the assumed recipes, and her mother’s diary, although it seemed to have been written using a code she had not been able to decipher.

“Yes, but why did she write the recipes and her diary in such a bizarre way? It isn’t as if she had major secrets to keep hidden.”

Grandma Petra sighed deeply and sat down again. This time she fixed her gaze on the fire.

“In fact… there are many things you don’t know about your mother.”

“What do you mean?”

“If you want to know everything… you’ll have to go and visit your mother’s best friend. Cristina.”

“Cristina? Fran’s mother?”

“Yes, Paco’s mother.”

Amelia and Francisco (everybody called him Paco although she had always called him Fran) were very close friends when they were children. Their mothers knew each other since infant school and the children used to play together whilst their mothers chatted, cooked, worked…

“Have you seen him? Paco is here visiting his parents. He’s on holiday. He’s very handsome” said grandma Petra.

“No. I haven’t seen him. We haven’t seen each other for a long time…”

Very handsome… Indeed. When he was a young child Fran was a clumsy boy, very thin, with his hair and his clothes always in a mess. Amelia had never been too bothered about his looks, and although he wasn’t the most popular kid in the school, they enjoyed each other’s company. They read books, played the parts of TV characters; they created imaginary adventures, and did their homework. They were inseparable. A summer, when they were 17, Fran went on holiday with his aunt and uncle to the coast and when he came back he was completely changed. Tall, suntanned, fashionably dressed, and full of muscles. Suddenly all girls were falling to his feet, he was soon Mr Popular, and he became bigheaded, or that was what she thought. He was always busy, never had any time to see her and eventually…

“If you want to know what’s happening and wish to find a solution, Cristina is the key.”

“Aren’t you going to tell me anything else?”

“Go to see Cristina. I am sure she can explain everything. Anyway, it’s about time you sorted things out with Paco.”

“We haven’t…”

“No, don’t tell me you haven’t argued. You were inseparable but as you said before, now you don’t even talk to each other anymore. Unless you want to carry on having any men you come across follow you around, you’ll go and talk to Cristina.”

“I’ll think about it.”

Amelia walked towards the door but stopped before opening it. There was plenty of noise, as if there was a crowd outside, or a bumblebee squad. She peered out of the window, hiding behind the curtains, and saw a huge group of men, in tenterhooks, waiting for her.

“Can I go out any other way?”

“Through the kitchen door…” grandma Petra burst out laughing. “Then it seems you’re going to visit Cristina, aren’t you?”

Amelia shrugged and run to the kitchen. She speeded out to avoid the men waiting for her at the front door. She had to be careful as she would not be able to avoid them for long.

The house of Pedro and Cristina Márquez (Paco’s parents) was by the church, five minutes away from grandma Petra’s abode. Amalia reached there breathless and started knocking at the door very fast.

“Please! Please! Open up!”

“What’s the matter?”

Francisco opened the door. Despite the desperate situation, Amelia couldn’t help gasping when she saw her childhood friend. Grandma Petra was right. He was gorgeous. He smiled widely when he saw her.

“Amelia! It’s been a long time!”

“Hi Fran. May I speak to your mother?”

His expression hardened and his tone grew cold.

“Yes. She’s inside. Come in.”

“Shut the door. Otherwise your house will get invaded by men.”

Francisco looked at her with a surprised expression but she didn’t feel like explaining. Well, she did, but not right then. While walking to the kitchen, following the sound of a radio, Amelia wondered if maybe the strange power she’d acquired over men had ceased to have effect, because Fran had behaved as usual with her. Either that or he was immune to it. She rapped at the kitchen door with her knuckles.

“Come in, Amelia.”

“How did you know it was me?”

Cristina looked at her and smiled. Although they didn’t look alike physically, Cristina was tall and dark haired whilst her mother had been short and had brown, Amelia was always reminded of her mother when she saw her, and that was one of the reasons why she hadn’t visited much.

“I was waiting for you. I’ve heard you’ve become a magnet for men.”

“Grandma Petra was right. She told me I should come to see you and you would tell me something about my mother that would explain everything. I don’t know…”

“Sit down, Amelia, and tell me what’s happening.”

Amelia explained everything.

“And now, what do you say? What is the very important thing you know about my mother that I should learn about?”

“I don’t know if you… believe in traditional wisdom, out of the ordinary phenomena that can’t be easily or rationally explained…”

“What are we talking about? Vampires, fairies, werewolves?” Amalia asked, laughing.

“No…” replied Cristina. “I’m talking about witches, spells… White magic, of course.”

“Are you telling me my mother was a witch? Is this a joke?”

“No. What I’m trying to say is that both of us have… had, a special ability, and we knew things about herbs, potions…”

The Love Potion, Evelyn de Morgan, 1903

The Love Potion, Evelyn de Morgan, 1903

Amelia stood up and examined Cristina from head to toe.

“That’s ridiculous.”

“Not at all. We used a special language, a code to write about our experiences. If you’d like that I can help you decipher her diary and the recipes. I suspect you might have inherited our gift. I have several books of spells and potions from our grandmothers and great-grandmothers. It runs in families. It comes from many generations back. On the female side.”

Amelia didn’t want to believe any of that.

“If that were true I would have heard about it. All villages have their legends and stories; I’ve never heard any such thing about Madejar.”

“Our families have always been very careful. And so were the two of us.”

Amelia wasn’t any more convinced than before.

“So, according to you, why is this happening to me right now?”

“I’ve never tried it myself, but that “infusion” you’ve told me about must be the elixir of true love.”

“What?”

“The elixir of true love. Every person of the opposite sex who comes across you will fall head over heels in love with you.”

“And how long do the effects last for?”

“Around a month, give or take a few days. But I’m sure there’s an antidote and I believe it’s in one of my books. I’ll get it ready tonight and I’ll bring it to you tomorrow morning. When you see its effect you’ll know I’m right.”

Amelia nodded and went to the door. She turned the handle but stopped.

“What’s the matter?” asked Cristina.

“I was wondering what use such potion would have. I would understand it if you were to give it to somebody you liked to make them fall in love with you, but making all the men around fall in love with you temporarily because of a potion… That’s not true love. I don’t understand its use, or its name.”

Cristina laughed.

“That’s not the reason for its name. It’s true the elixir has that effect on all men, but it doesn’t have any discernible effect over a man who is truly in love with you. If somebody loves you, they’ll behave the same with you as they always have.”

“So, its use is to distinguish true love from illusion, from a whim.”

“Precisely.”

Amelia left the kitchen, walking very slowly. She stopped in front of Francisco’s room, that looked exactly the same as it had for years. She knocked at the door.

“Fran…”

He opened the door.

“I thought you had only come to see my mother.”

“Yes. Sorry, I needed urgent advice. But it’s been a long time since we last saw each other. Not since you moved to the capital to work.”

Francisco was standing by the half-opened door, with an angry expression.

“I wrote to you. I sent you my e-mail. You never bothered to answer to me” he replied.

“I was going to send you a text for your birthday, but… I was convinced you’d have better things to do.”

Francisco looked her in the eye.

“I’ve always had time for you. Whatever you might think.”

“You always seemed so busy, even before you left…”

Francisco sighed and his face changed to a sad expression.

“I came back from that holiday with my aunt and uncle and suddenly… your behaviour towards me changed completely. I couldn’t do anything right… It’s true that people who’d never noticed me before started to laugh at my jokes and be nice to me, but they never mattered to me.”

Amelia kept looking at Francisco. The elixir didn’t seem to exert any effect over him. And if Cristina was right that could only mean…

“Sorry Fran. You’re right.”

“No need for apologies or saying sorry between you and me.”

“Fran…”

Francisco and Amelia were looking at each other like transfixed. Francisco’s father, Pedro, coughed, and that made them come back down to earth.

“Are you staying for dinner, Amelia?” Pedro asked, looking at her in a fairly peculiar way. ‘Another victim of the elixir’, thought Amelia.

“Thanks very much. I can’t today. Maybe some other day.”

“Why don’t we meet tomorrow?” suggested Francisco.

“I’d love to.”

Amelia pretended to go out through the front door to confuse the men following her, instead escaping through the garden. She got home tired but happy. She wasn’t sure of how she felt with regard to a possible legacy of witchery and spells, but she felt reassured to know that true love didn’t require any elixirs. And that true friendship is the best foundation of love.

love_potionThanks for reading, and if you’ve enjoyed it, you know, like, share and comment. And love!

Autora Invitada: Estrella Cardona Gamio

Hoy, como la mayoría de los viernes tenemos autora invitada (autores también tenemos). Estrella Cardona Gamio. Conocí a Estrella Cardona y a su hermana Concha (que está muy metida en lo de promocionar a los autores independientes) a través de Facebook, especialmente visitando la página del Café Literario, y su grupo en Goodreads (que también se llama Café Literario). Las dos trabajan incesantemente y me impresionó su amor por la literatura, y en el caso de Estrella, su carrera literaria y la variedad de temas que ha tocado. Y por suerte Estrella accedió a venir de invitada. Así que primero Estrella nos ha escrito una nota biográfica y luego hablamos un poco más de sus obras.

Estrella

Soy hija de madre peruana y padre español, concretamente alicantino. Por pura casualidad, nací en Valencia pero al mes justo salimos y nunca más he vuelto, habiendo transcurrido el resto de mi existencia en Barcelona.

Empecé a escribir ficción a los ocho años y decidí ser novelista porque me lo pasaba muy bien inventando historias, me lo sigo pasando bien, a los quince años me premiaron un relato, ‘El rey del desierto’, en una revista juvenil, entonces comencé a tomármelo en serio… y en ello sigo.

Soy Licenciada en Bellas Artes y autora de novelas, relatos y cuentos infantiles, también he sido miembro de la Asociación Española de Periodistas y Corresponsales, y he colaborado en prensa muchos años con artículos y relatos cortos. Asimismo he colaborado en radio 14 años con programas temáticos propios. Mi primera novela fue auto publicada en papel, hace años, El otro jardín. En 2006 publiqué en el mes de marzo, un libro de relatos, La dependienta con una editorial madrileña, coedición. En 1999, mi hermana María Concepción montó el sello editorial C. CARDONA GAMIO EDICIONES (que comenzó on line en noviembre de ese mismo año). A partir de 2006 hemos ido publicando en papel, impresión bajo demanda, el manual ‘Taller libre de literatura‘, en 2007 Adriel B. -la novela de una alcohólica-, La trampa de ser mujer -manual para recobrar la autoestima perdida-. En 2008, El abrigo de Clark Gable y otros relatos y, el infantil, El abuelo que no sabía explicar cuentos. A finales de 2009 una novela de humor, La canción de la manzana, con prólogo de Mikel Urmeneta. En diciembre 2011, La otra vida de T. Loure. Desde el 28 de abril del 2012 estamos en Amazon Kindle ampliando horizontes, con las dos novelas antes mencionadas, más Vampiros y la versión Kindle de La trampa de ser mujer. Recientemente hemos publicado también en Amazon, Adriel B.- La novela de una alcohólica a la que seguirán muchas más porque tengo unas 30 obras escritas que esperan su turno.

vampirosp[1]

VAMPIROS

Colección Mis Pequeños Favoritos

SINOPSIS

Este libro contiene tres relatos vampíricos escritos con mucha diferencia de años entre ellos. El primero fue JANOS escalofriante historia entre una jovencita que nada sabe de ese turbio mundo y un misterioso desconocido cuya ambigua conducta desconcertará al lector incluso llegando al final del cuento. Desenlace que le hará preguntarse muchas veces: “¿sí o no?”

SEDUCCIÓN es el título del segundo relato escrito en el año 2000, y que nos habla de una historia de amor apasionado que sólo puede llevar a la perdición de los hombres más sensatos, sin que ellos piensen que están condenando su alma.

El último cuento de este libro EN EL CENTENARIO DEL CONDE DRÁCULA DE BRAM STOCKER, como su título bien indica, fue escrito para conmemorar el centenario del evento y nos narra la insólita aventura de un turista de ascendencia rumana.

Tres relatos enigmáticos cuyos desenlaces no pueden ser más sorprendentes.

manzanap[1]

LA CANCIÓN DE LA MANZANA
Prólogo de Mikel Urmeneta

¡AHORA, en Amazon.com, Amazon.es y resto de filiales a un precio INCREÍBLE! eBook Kindle

SINOPSIS
La acción de esta novela de humor transcurre en el año de gracia 2005, en ese conocido país llamado Lantornia, (que linda con ninguna parte), aunque fuese escrita por Tris Dass en el 2025, y ahora se haya convertido en un clásico lantornés dentro del género autobiográfico.

DRAMATIS PERSONAE

TRIS DASS: Ciudadano de Lantornia, joven periodista sin periódico, autor de reportajes impublicables por lo rompedores e iconoclastas, empleado circunstancial en una granja-lechería a la espera de tiempos mejores. Vive en el barrio del Perecete y tiene por vecina a Battyanna Rannera.

BATTYANNA RANNERA: Ciudadana de Lantornia, 20 añitos, joven generosa, sensible y pluralmente abierta a la humanidad, vecina de Tris Dass y amiga suya, personaje importantísimo en la presente obra.

VITOLIO TROZIDETROCI: Ciudadano de Lantornia y héroe principal de este relato, refinado caballero vegetariano de 60 años, viudo sin hijos, de profesión arquitecto, inspirado poeta, exquisito gourmet, filántropo, y ocasional antropófago al que se le conoce como el Caníbal-Vegetariano. Yéndose a vivir al bloque Porquelos, en el barrio del Perecete que es donde residen Tris Dass y Battyanna Rannera, se convierte en vecino y amigo de ambos.
elabrigodeclarkgablep[1]

EL ABRIGO DE CLARK GABLE Y OTROS RELATOS
Diseño cubierta:© 2007 Ricardo Blotta

SINOPSIS
En este libro se albergan 14 narraciones que tocan todos los géneros y van de una época a otra indistintamente, pues mientras una transcurre en la Roma de los césares otras son muy actuales. Existe entre todas ellas un relato vampírico de final aún más desconcertante de lo acostumbrado, uno escalofriantemente fantástico, otro satírico, uno que rinde homenaje a dos grandes figuras del arte y la literatura pero de una manera totalmente inverosímil, uno que nos lleva hasta el legendario mundo azteca, otro de ciencia-ficción, uno que nos habla de Leonardo da Vinci como interlocutor en un diálogo esotérico que es de suponer nunca tuviera lugar, otro que nos cuenta una romántica historia de amor decimonónica con un desenlace de acertijo, y los cinco restantes, dentro de nuestra época, oscilan entre la ternura, la crudeza y la melancolía, estando uno de ellos, el que da título al libro, inspirado en un hecho real aunque no lo parezca.

¡Lectura gratuita de dos relatos!

adrielbp[1]

ADRIEL B.

 LA NOVELA DE UNA ALCOHÓLICA

¡AHORA, en Amazon.com, Amazon.es y resto de filiales a un precio INCREÍBLE! eBook Kindle

SINOPSIS

El origen de Adriel B., se inspira en el comentario que en cierta ocasión le hiciese Ernest Hemingway a un íntimo amigo suyo, al hablarle de sus principios como escritor. En ese comentario, Hemingway, confesó que llegaba a derramar lágrimas de amargura, cada vez que los editores le rechazaban sus manuscritos devolviéndoselos con una fría nota.

Esta confesión, unida a la reconocida dependencia alcohólica del novelista norteamericano, hizo que se me ocurriese unir ambos aspectos, el escritor desconocido a quien nadie considera y la personalidad alcohólica, creando un personaje, en la presente circunstancia femenino, en el cual se dieran cita los dos extremos.

Adriel B., su desesperada lucha por sobrevivir como escritora, sus amores apasionados, su trágica promiscuidad, su continua huida del mundo real a través del alcohol, eso es lo que vas a leer en esta novela que disecciona sin concesiones las intimidades de un problema en cuya magnitud nadie parece reparar porque todos somos bebedores sociales aunque no todos seamos alcohólicos.

(Si vais al enlace de abajo podéis leeros el primer capítulo de la novela)

tlourep[1]

LA OTRA VIDA DE T. LOURE

¡AHORA, en Amazon.com, Amazon.es y resto de filiales a un precio INCREÍBLE! eBook Kindle

SINOPSIS

T. Loure es una joven que se encuentra en una encrucijada decisiva en su vida… y tiene que elegir.

No te voy a revelar el secreto de esta sorprendente novela; vas a descubrirlo tú leyéndola. No te decepcionará.

Siempre había querido escribir una obra de ficción basada en este tema, cuya trama se desarrollara, no podía ser de otro modo, en su propia época y creo que es la primera novela que sobre tal argumento se escribe en España ya que no tengo noticia de que haya habido una semejante antes; es de suponer que se le hubiera dado una enorme publicidad. Si me equivoco el tiempo, y los lectores, me rectificarán.

CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD…

Los nombres de los personajes así como los títulos de las obras que aparecen en la presente novela son fruto de la imaginación de su autora, por tanto, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

COMENTARIO DE LA AUTORA

Novela que tiene la cualidad de sorprender por el tema que trata, algo por completo fuera de la norma habitual; es el relato de cierta historia que no nos es desconocida oficialmente pero de la cual, en profundidad, poco sabemos por indiferencia al no considerarla lo suficientemente impactante o novelesca para que atraiga nuestra atención como otras más espectaculares. Sin embargo está basada en hechos reales y es por completo descarnada y dura bajo un guante de terciopelo, inmersa en un pequeño mundo en el que aparentemente sólo suceden mínimos acontecimientos diarios en un piso antiguo de barrio casi familiar, la portería, las tiendas de la calle, los vecinos, nada, todo muy vulgar, pero bajo la capa de tanta uniformidad, los sentimientos, las pasiones laten sin desbordarse condicionando a su principal protagonista, Teresa Loure, una joven de 30 años en la España de la década de los 50 del siglo pasado, que no sabe que está viva hasta que un día lo descubre en una situación extrema que será alrededor de la que su existencia comience a girar y no se trata de ningún amor salvador que la rescate de un largo sueño, son las circunstancias que le impone el destino, una encrucijada difícil y T.Loure tiene que elegir dando comienzo entonces esa doble vida, por otra parte nada deshonesta, que nos hará adentrarnos con ella en un universo impensable, por completo alejado de la realidad y en el que descubriremos las complejidades de sus relaciones familiares que la convierten en un ser rebelde y violento con sólo una salida posible.

abuelop[1]

EL ABUELO QUE NO SABÍA EXPLICAR CUENTOS

Así comienza…

Érase una vez un abuelo que no sabía explicar cuentos a sus nietos, lo cual resultaba muy triste porque los otros abuelos que él conocía, sí que podían hacerlo.

Una tarde, pensando en esto, decidió marcharse al País de la Infancia, a ver si recordando la suya, le volvían los cuentos a la cabeza.

Anda que te andarás, de hoy a ayer, y de ayer a anteayer y anteayer y anteayer y anteayer, y, y, y…

Índice

El caballito de cartón

El pequeño payaso

El asalto a la fortaleza

Un día en la escuela

La leyenda de Hermanita Pequeña

El Reloj Prodigioso

mujerp[1]

LA TRAMPA DE SER MUJER

 MANUAL PARA RECOBRAR LA AUTOESTIMA PERDIDA

¡AHORA, en Amazon.com, Amazon.es y resto de filiales a un precio INCREÍBLE! eBook Kindle

SINOPSIS

La trampa de ser mujer nació a raíz de una charla que sobre literatura hube de dar en cierta ocasión a un público totalmente femenino, y lo que en su exposición consistió en hablar de novelas, autores y personajes, derivó luego en el coloquio posterior en algo por completo diferente, ya que comentarios y preguntas apuntaban en una sola dirección: ¿es la mujer importante, es decir, la aventaja el hombre por el hecho de serlo, somos menos al ser mujeres, ciudadanos de segunda, las eternas tuteladas que no pueden dar un paso sin la aprobación masculina?

La verdad es que me quedé muy sorprendida al escuchar todo aquello, porque en pleno siglo XXI parecía haber retrocedido en el tiempo y hallarme en el XVIII cuando Olympe de Gouges publicara su celebre manifiesto; ¿tan poco hemos cambiado, o, mejor dicho, tan poco han evolucionado las circunstancias en occidente para que haya mujeres que aún se expresen así?

Después de esto reflexioné bastante, y fruto de ello han sido las presentes páginas que he escrito repitiendo una fórmula ya usada por mí con anterioridad al redactar Taller libre de Literatura -que surgió en contestación a preguntas realizadas por un público de autores noveles-, en esta ocasión, sin embargo, las preguntas están en diferido y nunca me fueron enviadas por e-mail, pero no las he olvidado y ahora transcribo de forma coloquial las respuestas, personalizándolas in extenso, con el agregado de artículos que redactara en su momento, biografías y algún que otro relato tanto de mi autoría como de diferentes escritor@s, amén del manifiesto histórico de Olympe de Gouges, copiado íntegramente, para todas mis oyentes de un ayer no muy lejano y para cuantas amigas desconocidas, de hoy y de mañana, pueda serles de utilidad.

tallerp[1]

TALLER LIBRE DE LITERATURA

 RESPUESTAS A PREGUNTAS DE ESCRITORES NOVELES

TALLER LIBRE DE LITERATURA, nació prácticamente a petición del público que visitaba nuestra página web; las muchas cartas que recibíamos haciéndonos preguntas referentes a cómo y de que forma escribir literariamente, me ofrecieron la ocasión de responderlas, no a una por una, sino a todas, ya que bastantes de las preguntas venían repetidas.

Ahora, y debido al gran éxito logrado on line, la llevamos al papel con el propósito de que continúe ayudando a todos aquellos que empiezan en el camino de la literatura.

Deseamos que las presentes páginas sean de alguna utilidad a quienes aman el comprometido oficio de escritor; al menos, con esa intención fueron creadas.

Se trata de catorce respuestas o capítulos que nos hablan acerca de los pasos a seguir para convertirse en escritor, qué autores deben leerse, si es necesario vivir intensamente para ser literato, sobre qué debe escribirse y cómo, cómo saber si lo que se escribe es bueno, cómo no pasarse escribiendo o cómo sintetizar sin quedarse corto, cómo se espolea la imaginación, que vicios literarios deben evitarse, con qué palabras se empieza y acaba una novela, sobre el agotamiento de las ideas, qué es un relato, si existe una literatura masculina y otra femenina, como se escribe un cuento infantil, y si un escritor que no sea joven ya, y primerizo en literatura, tiene posibilidades de éxito. Se cierra con un a modo de epílogo para finalizar, englobando varias preguntas puntuales en este caso acerca del contacto con editoriales, concursos y agentes literarios.

ENLACE A TODOS SUS LIBROS, INCLUYENDO EN AMAZON, AQUÍ:

http://www.ccgediciones.com/libros/

Gracias por leer, y si os ha gustado, por supuesto dadle al me gusta, compartid, comentad y haced CLIC!

When Women Inspire

Spotlighting inspirational women and how you can make a positive impact too

Richard Klu

Please, step into my worlds

Stitch and Shizzle

Wander with me

petergraarupwestergaardblog

Uafhængig blog om litteratur og samfund i ord og billeder

%d bloggers like this: