Archives for posts with tag: Ballet

Todo tiene un precio. Sí, ya sé que las cosas de más valor no se pueden comprar, como la buena salud, la felicidad, el tiempo libre, aunque algunas cosas que pueden ayudarnos a sacarles más partido (buen cuidado médico, tecnología que nos ahorra tiempo, buena solvencia, delegar las tareas) sí que se pueden comprar, o alquilar. Pero en general, la mayoría de cosas llevan una etiqueta con el precio adosado. El valor de algo no es lo mismo que su precio. Tú puedes valorar muchísimo un bonito día soleado y pasar un rato con tus amigos y eso no tiene precio. Y otras personas estarán dispuestas a pagar un alto precio por cosas por las que tú no darías ni un penique o un céntimo, e incluso no las querrías ni gratis (el último diseño de moda, él último juego de ordenador, una entrada para la final de un deporte que no te gusta).¿Cuál es el valor del arte? ¿Creéis que los artistas ‘trabajan’? ¿Se les debería pagar por sus esfuerzos?
Si os estáis preguntando adónde quiero llegar con todo esto, es algo que me ha hecho pensar mucho recientemente. Un par de amigos míos, un hombre y una mujer, los dos con mucho talento, los dos escritores, los dos hacen películas, uno es también actor, la otra dirige películas y se dedica a adaptar guiones para otros (y los dos han hecho videos promocionales para mí) me contaron dos anécdotas muy parecidas el fin de semana pasado. El sábado estaba intercambiando mensajes con Alan Cooke (alias Wild Irish Poet, el poeta salvaje irlandés) que me dijo que le habían pedido que participara en un proyecto organizado por otra persona, convencidos de que daría su tiempo y esfuerzo gratis (y por supuesto tendría que estar agradecido por la propuesta). Al día siguiente, Magda Olchawsak me dijo que un par de mujeres jóvenes trabajando en un proyecto cinematográfico se pusieron en contacto con ella diciéndole que creían que ella era la persona más adecuada para ayudarlas, de nuevo con el convencimiento de que tal ayuda sería gratuita. Los dos compartían una opinión muy similar sobre ello. ‘No le pedirías a un fontanero que te hiciera una reparación gratuita, ¿verdad?’ O ‘No irías a una tienda y te llevarías lo que necesitaras sin pagar, ¿por qué tendría que ser diferente esto? Sí, muy buena pregunta. ¿Por qué?
Nosotros (o la mayoría de la gente, pero perdón por generalizar injustamente) parecemos pensar que mientras los profesionales (o gente que se dedica a trabajos más ‘mundanos’) lo hacen por dinero y por eso tiene un valor y un precio adherido, en el caso de los artistas no es lo mismo. ¡Ellos se lo pasan bien! ¡Hacen lo que siempre han querido hacer? ¡Y encima quieren que se les pague! ¡Deben estar de broma!
Pues, sorpresa, sorpresa, los artistas también comen. Tienen que practicar, experimentar y trabajar duro en lo que hacen. Se tardan muchos años en alcanzar experiencia y maestría en un campo o especialidad, en algunos casos hay que obtener diplomas y estudios, hay que mantenerse al día, y por supuesto se usan materiales, energía, tiempo…Imaginad a los músicos que estudian y practican con sus instrumentos muchos años antes de alcanzar nivel profesional, o los bailarines de ballet que empiezan a bailar desde muy niños y sacrifican juegos y tiempo con sus amigos por su arte. Todos hemos oído las típicas historias de gente que de buenas a primeras después de escribir su primer libro, o descargar su canción en el internet, o publicar una fotografía o video, de repente se vuelve ‘viral’ todo el mundo lo comparte y de la noche a la mañana se hacen famosos y consiguen un gran éxito. Eso pasa, pero comparado con la cantidad de gente que intentan ganarse la vida con tales artes (y muchas otras), las probabilidades son tan minúsculas que es similar a ganar un premio gordo en la lotería. No es la norma. La mayoría de los artistas trabajan mucho años y obtienen muy poco dinero a cambio de sus esfuerzos y pocos llegan a vivir una vida confortable solo con las ganancias de su arte (por supuesto ya no hablamos de los contadísimos que llegan a ser ‘famosos’ y a tener ‘éxito’). Muy pocos llegan a ser nombres conocidos como Mariscal, Lady Gaga, o Javier Bardem. Pero famosos o no necesitan un techo sobre sus cabeza, comida en la mesa y dinero para pagar los recibos.
Y cuando pueden a los artistas les encanta ayudar a sus colegas y contribuir con su apoyo a causas que se lo merecen, pero no si eso significa que no se pueden ganar la vida.

Javier Bardem

Javier Bardem (Photo credit: Kami Jo)

La próxima vez que mires (o escuches, o toques, o…) una obra de arte, pregúntate qué valor tiene para ti. Porque si te hace pensar, si transmite belleza, si te hace feliz, si te da ganas de bailar…tiene valor. No lo tomes a la ligera.
Gracias por leer. Si te ha hecho pensar, por favor, deja un comentario, y compártelo.

 

My rantings about book promotion made me decide that as I don’t really know what works (and I haven’t seen many scientific studies on the subject applicable to me) I’d rather do things that I like. One is writing. I also love reading, so I’ll carry on hosting guest authors (even classics that have stood the test of time), but I also love other things. I go to the cinema and to the theatre often, and I also enjoy other performances.

Publicity shot of the original cast of Tchaiko...

Publicity shot of the original cast of Tchaikovsky’s ballet, The Sleeping Beauty, St Petersburg: Mariinsky Theater, 1890. Carlotta Brianza starred as Aurora. (Photo credit: Wikipedia)

The 24th of May I went to see Matthew Bourne’s version of the Sleeping Beauty, Tchaikovsky’s well known ballet. Matthew Bourne, for those who don’t know him, is much more than a choreographer. His ballets are full blown creations, where everything (story, music, dancing, clothes, staging) is part of the story. If I could only say one thing about him I’d say he’s never boring. His ballets are not the formal, points and tutus kind of thing many people have in mind. Although he does versions of classics (together with completely new ballets, like ‘Dorian Gray’ or ‘Car Man) and the quality of the dancing is as good, if not better, than anything you’ll see, it is never quite the story you remember.
I have been following his work for the last 9 or 10 years, although New Adventures, his company, is celebrating its 25th anniversary this year. I first heard him being interviewed in Radio 2 (BBC) when he was talking about ‘Highland Fling’ (and let me tell you, that’s a ‘wee [read little, Scottish expression] Scottish ballet’ with its first scene set in male urinals. It gets increasingly fanciful as it goes along, and I particularly loved the fairy with her tiny suitcase) that was touring. As it was going to be performed at the Lowry (if you have a chance and are visiting Manchester in the UK, don’t miss the Lowry museum and theatre and right next to it the Imperial War Museum North. Both incredible buildings always hosting great exhibitions) I had to go. And I’ve followed him since.

Matthew Bourne, choreographer for the stage ad...

Matthew Bourne, choreographer for the stage adaptation of Edward Scissorhands, backstage in Melbourne 2006-11-28. (Photo credit: Wikipedia)

But enough preamble. To ‘Sleeping Beauty’. Matthew (not sure I should take such familiarities with him, but I’ve seen him at a Q&A session, so…I’ll consider him a friend) had to change it a tiny bit. In the programme of yesterday’s performance he explains that one of the problem with the story is that the prince just turns up at the end and rescues Aurora and there’s no real love story. So he decided that Aurora and Leo (he’s not a prince, he’s a gardener/keeper in the Castle) should meet and be in love before she falls asleep. One of my personal problems with the story is that Aurora spends most of the story asleep and indeed she’s an object of desire. Although that still happens, the Aurora in his version seems to be part of some sort of deal with the bad fairy, and she’s a bit of a special child. The wonderful puppet that substitutes the baby Aurora is quite wild, climbing up curtains and never doing what is expected. The young Aurora is also fairly wild and loves to take her shoes off and dance barefoot in the woods.
What else changes? Yes, some of the fairies are male (no surprises there, if you’ve seen the Nutcracker you know fairies come in all sizes, shapes and genders) and…if you love vampires…you’ll like this ballet. We have another baddy, we have mobile phones and modern day clothes, wonderful costumes, beautiful dancing…
To me Matthew Bourne’s ballets are very cinematic and a full spectacle. He tells wonderful stories and the ballet is a medium rather than the end.
Any buts? I would probably have preferred live music. And despite how much I love the puppetry, sometimes the technical aspects of it make the changes of set a bit clanky.
But if you have any opportunity to watch this or any other of his ballets, don’t miss it. If you like ballets, because they’re wonderful. If you don’t, because they are refreshingly different. They’re magical.
Thanks for reading!

Mis protestas sobre promociones de libros me hicieron tomar la decisión de que ya que no sé qué funciona (y no he encontrado muchos estudios usando metodología ciéntifica sobre el tema y menos aún que me sean aplicables) más vale que haga cosas que me gustan. Una de ellas es escribir. También me encanta leer y seguiré teniendo autores invitados (incluso clásicos que han sobrevivido el paso del tiempo), pero también me gustan otras cosas. A menudo voy al cine y al teatro y a veces voy a ver otras cosas.

Publicity shot of the original cast of Tchaiko...

Publicity shot of the original cast of Tchaikovsky’s ballet, The Sleeping Beauty, St Petersburg: Mariinsky Theater, 1890. Carlotta Brianza starred as Aurora. (Photo credit: Wikipedia)

El 24 de Mayo, fui a ver la Bella Durmiente, el famoso ballet con música de Tchaikovsky. Matthew Bourne, para los que no le conozcáis, es mucho más que un coreógrafo. Sus ballets son creaciones en todos los sentidos, donde todo (la historia, la música, la danza, el vestuario, el escenario) es parte de la historia. Si sólo pudiera decir una cosa sobre él diría que aburrido desde luego no lo es. Sus ballets no son los típicos formales con tutus y puntas que la mayoría de la gente imagina cuando les mencionan un ballet. Aunque hace versiones de clásicos (aunque también ballets completamente nuevos como ‘Dorian Gray’ o ‘Car Man) y la calidad de la danza es tan buena, si no mejor, que nada que hayáis visto, nunca es exactamente la historia que recuerdas.

Matthew Bourne, choreographer for the stage ad...

Matthew Bourne, choreographer for the stage adaptation of Edward Scissorhands, backstage in Melbourne 2006-11-28. (Photo credit: Wikipedia)

Yo llevo siguiendo su trabajo hace 9 ó 10 años, aunque su compañía, New Adventures (Nuevas Aventuras), celebra el 25 aniversario este año. Mi primer contacto con él fue cuando le oí entrevistado en Radio 2 (BBC) hablando de su ballet ‘Highland Fling’ (y dejadme que os diga que lo que él define como ‘un pequeño ballet escocés’ empieza con una escena en unos urinarios. La fantasía de la historia aumenta a medida que avanza, y a mí me encantó el hada con su maletita) que estaba de tour por el Reino Unido. Como estaba programado en el teatro del centro Lowry (si tienen oportunidad de visitar Manchester no se pierdan The Lowry y su vecino The Imperial War Museum North. Los dos son unos edificios modernos increíbles y siempre tienen exhibiciones interesantes) tuve que ir. Y le he seguido desde entonces.
Pero ya basta de preámbulos. Hablemos de ‘La Bella Durmiente’. Matthew (no estoy segura de que deba tutearle, pero como lo he visto en vivo en una ronda de preguntas le considero un amigo. Espero que sea mutuo) tuvo que cambiar la historia un poquito. En el programa explica que uno de los problemas con la historia es que el príncipe llega al final, rescata a Aurora y pin pan, ya está. No hay historia de amor ni romance. Así que decidió que Aurora y Leo (él no es un príncipe, es un jardinero del castillo) se conocen y se enamoran antes de que ella se duerma. Uno de los problemas que yo tengo con la historia es que Aurora se pasa la mayor parte del cuento dormida y es un objeto de deseo (y desvalida que necesita protección y rescate masculino). Aunque eso pasa, la Aurora de esta versión parece ser el resultado de algún arreglo entre los padres de Aurora y el hada mala, y es una criatura un pelín especial. La maravillosa marioneta que sustituye a Aurora de bebé es muy salvaje, trepando por las cortinas, y sin hacer jamás lo que se espera de ella. La joven Aurora también es un espíritu libre y nada le gusta más que quitarse los zapatos y bailar descalza por el bosque.
¿Qué otras cosas cambian? Sí, algunas de las hadas son hombre (no es una gran sorpresa, si habéis visto su Cascanueces ya sabéis que hay hadas de todas tallas, formas y sexos) y…si os gustan los vampiros…os gustará este ballet. Hay otro malo, teléfonos móviles y ropa moderna (incluso sudaderas), vestuario magnífico, danza bellísima y expresiva…
A mí los ballets de Matthew Bourne me parecen muy cinematográficos y son un espectáculo completo. Cuenta unas historias maravillosas y el ballet es un medio de expresión más que un fin en sí mismo.
¿Algún pero? Probablemente preferiría música en directo. Y a pesar de lo que me encantó la marioneta, a veces los aspectos técnicos de tener que cambiar el muñeco hacían rechinar un poco los engranajes de la producción.
Si tenéis oportunidad de ver éste o cualquier otro de sus ballets, no la dejéis pasar. Si os gusta el ballet porque son fabulosos. Si no os gusta, porque son refrescantemente diferentes y mágicos.
Gracias por leer!

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

Priscilla Bettis, Author

The making of a horror novelist.

%d bloggers like this: