Archives for posts with tag: Apps

Fitness Suite

Fitness Suite (Photo credit: Wikipedia)

No es ningún secreto. La mayoría de gente aspira a conseguir y mantener un buen nivel de forma física. Es bueno para la salud, te hace sentirte mejor, y te ayuda a tener mejor aspecto. Cómo conseguirlo es otra historia.

Tengo que confesar que en cuanto a deportes soy un desastre. Ni siquiera se me da verlos en la tele (los que me gusta mirar son la gimnasia artística, la de los aparatos, no tanto la rítmica, y el patinaje artístico sobre hielo. Ha habido épocas de mi vida en que he visto  mucho tenis, me gustaba John McEnroe en su época, me gustan los saltos de trampolín y palanca y el atletismo, especialmente los saltos con pértiga) y de pequeña estaba llenita (bueno, gorda) y era muy patosa (algunas cosas no cambian). Siempre tenía morados, arañazos, y si recordáis la mercromina, siempre iba decorada de guerra, especialmente las rodillas. La escuela se me daba bien aparte de la gimnasia y los deportes.

Siempre me ha encantado andar. Aunque no tengo tanta resistencia como tenía antes, yo me echaría a andar horas y horas si pudiera (y tuviera tiempo). Mi rodilla derecha no es lo que era así que ir en bicicleta no es lo mejor para mí. Puedo nadar (aunque no tengo muy buen estilo), pero mis cervicales también sufren así que no puedo nadar largas distancias.

Cuando estaba estudiando Medicina, una compañera y amiga, Carmen, que también vivía en la vecindad, sugirió que nos apuntáramos a un gimnasio. Me pareció una buena idea. Como suele pasarme muy a menudo, ella acabó por no apuntarse, y yo seguí yendo varios años, incluso cambiándome de gimnasio cuando el que solía ir se especializó en Kick-boxing. Siempre he preferido ir a clases (en aquella época aerobics) más que pesas o máquinas, no solo por el aspecto social, sino porque es más fácil motivarse y seguir motivado. Aunque yo soy bastante testaruda y cuando decido algo, normalmente sigo con ello hasta que decido que ya es hora de dejarlo.

Desde que emigré al Reino Unido he tenido épocas de todo con respecto al ejercicio, ya que me he mudado a menudo. Fui a un gimnasio grande cuando abrió cerca del primer hospital donde trabajé, en Eastbourne. Jugué a badminton (que se me da tan mal como todo lo demás, pero al menos corría algo con una de las otras doctoras), y fuí a variedad de clases. Luego de vez en cuando fuí a clases esporádicas, hice senderismo, etc… Los últimos diez años he sido miembro de varios gimnasios. He probado clases varias. Step (se me da muy mal lo que aquí llaman Step libre, ya que me lío fácilmente si me hacen dar muchas vueltas, pero algunas clases si que las puedo seguir), variedad de clases aeróbicas, pump (clases con pesas), combate (pegar patadas y puñetazos a oponentes no reales, aunque por supuesto te puedes imaginar a quien quieras), attaque (que es una versión modernizada e intensa del aerobic de toda la vida), aqua-aerobics (conseguí pegarle una patada a la pared de la piscina y me rompí un dedo del pie)… Hace poco, y ya que debido a mi problema con las cervicales no  tolero bien las pesas, empecé a probar clases más de baile, como Shebam, Zumba, Jam. I también llevo haciendo yoga hace algo más de un año. Prefiero las clases más activas (ataque, combate) aunque de hecho lo que me gusta es la variedad.

Con mis planes para el futuro (que incluyen dejar mi trabajo y no tener una paga fija) he estado repasando las cosas que hago (y pago). Ser miembro de un gimnasio es bastante caro y luego también está el tiempo de ir y venir, y la gasolina (ya que no me cae lo suficientemente cerca de casa como para poder ir andando), así que decidir explorar otras opciones. Cuando haga buen tiempo, ir a andar, incluso correr (aunque no me gusta demasiado disfruto cuando voy a correr con mi amiga Iman en París), estoy pensando en investigar lo de la marcha nórdica (mi amiga Silvia, a la que conocí en el primer gimnasio al que me apunté, me dio buenas referencias). Descubrí que hay mucha gente que comparte programas de ejercicios en Pinterest y hay variedad de opciones y videos para probar en You Tube (a mí me gusta el Daily Hiit [Hiit: High Intensity Interval Training, Entrenamiento a intervalos de alta intensidad], aunque algunos de los programas da miedo solo con verlos, pero recientemente descargué Body Rock TV en mi teléfono, y he sobrevivido al reto de los 30 días de Lisa, con videos en tiempo real, que a pesar de que yo iba al gimnasio 5 o 6 veces por semana se me hizo muy duro). Entrenamiento a intervalos se lleva mucho y también ofrecen programas cortos para gente con poco tiempo (aunque se necesita mucha energía). También leí un blog que recomendaba una serie de Apps y ando probando ‘Nike Training Club’, que tiene algunas ventajas, como la de que no hace falta estar conectado a Wi-Fi para seguir el programa (aunque sí si quieres compartir), no necesitas mucho equipo, y te ofrece la opción de usar tu música favorita.  (Sí, y es gratuito. El que comparto está recomendado para mujeres pero hay versión para hombre y tienen otros programas.) También estoy explorando videos de yoga, intentando encontrar los que me gusten más. Estoy alternando opciones diferentes, ahorro algo de tiempo y combustible. Ya veremos. No hay nada que se adapte a todo el mundo, pero hay mucha variedad, grupos locales, y no hay ninguna razón por la que no podamos alternar clases en la localidad con otras opciones. Lo importante es mantenerse activo.

Nordic Walking Miane

Nordic Walking Miane (Photo credit: Nordic Walking Treviso)

Os dejo enlaces a lo que he comentado. Estos son específicamente de páginas de Web y Apps en inglés, pero estoy segura de que los habrá, y muchos en español. Y en You Tube desde luego hay de todo en todos los idiomas. Echadle un vistazo al Piloxing (Pilates+Boxin) si no me creéis.

http://www.bodyrock.tv/

http://www.dailyhiit.com/

http://www.nike.com/us/en_us/c/womens-training/apps/nike-training-club

Gracias por leer, y si os ha gustado, dadle al me gusta, comentad (y contadme que apps y videos usáis), compartid y si queréis hacer clic…pues eso.

Mobile Vs Mobile

Mobile Vs Mobile (Photo credit: koalazymonkey)

Os confesaré algo. No me gustan nada los móviles. De hecho me resistí durante tiempo a tener uno. Al final una chica con la que estaba estudiando en la Universidad de Sussex (estaba haciendo el doctorado en Literatura Americana, o para ser más precisos, Los Films de David Mamet) Heba, insistió cuando presenté la tesis en que tenía que tener un teléfono móvil para poder seguir en contacto, y me dio uno viejo de los suyos. Como yo andaba a la búsqueda de trabajo necesitaba un número de teléfono así que…

Unos cuantos móviles más tarde (normalmente los cambio cuando se empiezan a enganchar las teclas o la batería se desgasta tanto que cuesta menos comprar otro teléfono) ando con un androide que me está haciendo la vida imposible porque tiene muy poca memoria y se empeña en descargar cosas que yo no quiero cada vez que me doy la espalda,  y luego me toca borrar todos los programas manualmente, y naturalmente desaparecen las cosas que necesito…así que sospecho que lo tendré que cambiar. Me he resistido a pasar de Pay As You Go (sin contrato) a contrato porque sigo pensando que así estoy menos atada al móvil. La verdad es que lo uso poco.

¿Por qué no me gustan los móviles? Para la gente que adora los móviles (y hay muchos) lo de convertir a los demás es eso, como una misión devocional. Siempre puedes estar en contacto con la gente, si hay una emergencia (esa me parece la única buena razón, aunque naturalmente, es posible que cuando lo necesites estés en una zona sin cobertura, te hayas quedado sin batería o…lo que sea) te será muy útil, puedes comprar cosas, leer tus correos, no dejar pasar ni una oportunidad, sacar fotos, leer libros…Ya, vale. La verdad es que de vez en cuando se está muy bien tranquilo sin que nadie te pueda venir a dar la lata. La mayoría de cosas que son tan ‘urgentes’ de hecho no lo son y si uno se conecta a todo en el teléfono (Facebook, Twitter, Skype, Instagram, Tumble, Goodreads, Pinterest…añadid los que queráis) no te queda ni un segundo para hablar con nadie. Hablar de verdad, quiero decir, no a través de una pantalla. Sí, ya sé que puedes desconectarlo, pero entonces, ¿no es lo mismo no tenerlo? Y de hecho supongo que ya os habéis dado cuenta que los móviles de hoy en día de teléfono ya tienen poco (y la mayoría ni siquiera te dan instrucciones de cómo usarlos como teléfonos) y los hay hasta con zoom para la cámara.

Hace unos años acudí a una conferencia (de la Asociación Americana de Literatura, ALA) en Boston y descubrí que mi móvil no funcionaba allí. Un sentimiento de paz me invadió y he de reconocer que aunque solo fueron 4 días (y tenía que  hacer una presentación yo) no recuerdo haberme sentido tan relajada desde hacía tiempo.

Mobile

Mobile (Photo credit: Albany Associates)

Pero esto todo es una digresión. De hecho yo quería preguntaros algo. Hace tiempo ando bromeando que necesito un App que haga los días más largos, porque no me llegan las horas. Un App que promocionara las obras de uno (ya sean libros, discos, fotografías, artesanía, ropa…) también sería muy útil (y los dos combinados me cambiarían la vida, y sospecho que no solo a mí). Y vosotros, ¿con que Apps soñáis?

Gracias por leer, y si os ha gustado, ya sabéis, ¡comentad y compartid!

Blog Site of Gabriele R.

Post, news, diary... All the world around me, ALL THE WORDS AROUND YOU

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

%d bloggers like this: