Hola a todos:

Como recordaréis, reseñé la novela de Enrique Laso Los crímenes azules hace poco,  y os comenté que iba a traducir la segunda novela de la series, Los cadáveres no sueñan. Pues bueno, el borrador está listo y estamos con las correcciones finales, así que no falta mucho para la versión en inglés, que por cierto, se llamará Shiny Bones, y más abajo comparto la portada.

Evidentemente, me leí la novela, y aunque no compartiré la reseña en Amazon (por aquello de lo de tener un interés en ella, aunque de hecho, en la versión en español…), me pareció una pena no aprovechar para hablaros de ella.

Los cadáveres no sueñan de Enrique Laso

Los cadáveres no sueñan de Enrique Laso

La descripción:

UN NUEVO CASO PARA ETHAN BUSH, PROTAGONISTA DE ‘LOS CRÍMENES AZULES’
Miles de lectores en todo el mundo se han enganchado al BestSeller ‘Los Crímenes Azules’, protagonizado por el agente especial de la Unidad de Análisis de Conducta del FBI Ethan Bush.
En esta ocasión la policía estatal de Nebraska requiere la colaboración del FBI: están apareciendo diversos esqueletos diseminados por lugares apartados de un tranquilo condado. Los restos presentan un extraño ‘patrón’ que hace intuir a los investigadores que se enfrentan a un peligroso asesino en serie. En Washington no hay dudas: enviarán al agente más prometedor de la factoría de Quantico.
UNA  ENDIABLADA INVESTIGACIÓN CARGADA DE SUSPENSE
Si te apasionaste con ‘Los Crímenes Azules’ volverás a disfrutar con LOS CADÁVERES NO SUEÑAN. Una novela policíaca que hará disfrutar a los amantes del género.
ENRIQUE LASO, autor que ha vendido más de 400.000 libros en todo el mundo, regresa con su segunda novela negra, impulsado por el éxito sin precedentes tanto de ventas como de crítica de ‘Los Crímenes Azules’.

SI TE GUSTA LA NOVELA NEGRA Y POLICÍACA ESTA ES TU NUEVA LECTURA

Mi reseña:

Como os había comentado cuando leí la primera novela, los thrillers que siguen la investigación de crímenes complejos, suelen constar de dos  elementos que van más o menos a la par: los crímenes y la investigación en sí (que le dan la oportunidad al lector de aguzar su ingenio), y los investigadores (o en algunos casos menos frecuentes, los criminales).

Es cierto que si los crímenes son muy intrigantes o extraños, el libro puede resultar interesante aunque los que lo investiguen no lo sean tanto. Por otro lado, hay casos en los que la personalidad y las aventuras de los que investigan son más interesantes que los crímenes en sí (como suele pasar con lo que llaman en inglés ‘cozy mysteries’ al estilo de las novelas de Ágata Christie). Las mejore novelas del género consiguen establecer un equilibrio entre las dos facetas.

Los cadáveres no sueñan tiene un poco de todo. El caso es enrevesado, y claramente el resultado de una mente compleja y con muchos traumas (no, no estoy hablando del escritor), pero eso no quiere decir que sea fácil de resolver, sino todo lo contrario.

Y también tenemos a Ethan Bush, que vuelve, tan arrogante, inteligente, y enojoso como antes. El Ethan Bush maduro de años después nos da su comentario, no solo sobre el caso (en esto se calla muchas cosas, naturalmente), sino sobre sus propias acciones, así que en cierta forma actúa como un lector suplente (bueno, en realidad un autor). Y no es que sea particularmente amable consigo mismo (aunque el Ethan jove se gana los comentarios a pulso, la verdad).

Esta vez Ethan no tiene a todo su equipo (que de hecho no es “su” equipo, como le recuerda su jefe todo el tiempo) con él, y se ve obligado a trabajar con la patrulla local de Nebraska, e intentar llegar a compromisos con ellos, aunque eso no quiere decir que no use todos los trucos que pueda para salirse con la suya. Su inteligencia, sus dotes manipulativas, e incluso sus sentimientos se ven puestos prueba en este caso que es un gran reto para él.

Siento deciros a los que os guste resolver los casos mientras leéis la novela, que aunque tendréis muchos sospechosos, no vais a adivinar quién es. Aun así, os hará pensar y os llevará a cuestionaros muchas cosas.

Personalmente tengo muchas ganas de volver a Kansas para saber quién mató a Sharon Nichols, así que espero con ganas la llegada de Libélulas Azules.

Y si leéis en inglés, os mantendré al tanto de la publicación de Shiny Bones. ¡Tengo muchas ganas!

Enlace a Los cadáveres no sueñan:

relinks.me/B013LXCPKU

Shiny Bones de Enrique Laso. Traducción Olga Núñez Miret

Shiny Bones de Enrique Laso. Traducción Olga Núñez Miret

Y por si os apetece, aquí os dejo el enlace a mi reseña de Los crímenes azules.

Muchas gracias a Enrique por su novela y por confiármela para la traducción, muchas gracias a vosotros por leer, y si os ha interesado, dadle al me gusta, comentad, compartid, y haced CLIC!