Hola a todos:

Como recordaréis os he comentado que este mes de Noviembre iba a participar en NaNoWriMo y estaría muy ocupada, así que aprovecharía la ocasión para revisitar algunos de mis antiguos posts. Juliette Forster se puso en contacto conmigo ofreciéndome su post sobre Mindfulness  (un tipo de meditación que se centra en la respiración) para que lo compartiera en mi blog, y eso me hizo pensar que era una buena ocasión para revisitar los dos posts que yo había escrito compartiendo mis experiencias de Mindfulness (que por cierto, sigo practicando).

Por si os gusta leer en inglés, os dejo el enlace al post de Juliette Forster:

http://www.kwikmed.org/mindfulness-simply-meditation/

Y aquí mis dos posts previos:

Hola a todos:

Quería contaros un poco acerca de lo que he estado haciendo en los últimos días (Septiembre 2013). Me fui de vacaciones a ver a mis padres, en Barcelona, pero cuando regresé asistí a un retiro organizado por el Dr. Russell Razzaque , un psiquiatra que trabaja en una Unidad de Cuidados Psiquiátricos Intensivos en Londres. El retiro tuvo lugar en el Convento Carmelita en Oxfordshire (un lugar encantador y aislado con excelentes vistas de Oxford), y su misión era ofrecer formación a un número (26, más el organizador) de psiquiatras en Mindfulness. No sé exactamente cuál sería la traducción más correcta al español. Ser ‘mindful’ es prestar atención a algo o alguien. Mind, es mente en inglés. Así que supongo que Mindfulness sería tener una actitud de prestar atención, y la idea es prestar atención al momento actual y no quedarse atascado en pensamientos y cosas que nos distraen del aquí y ahora.

Meditation Span1

Investigaciones clínicas demuestran que las técnicas de meditación (mindfulness) budistas pueden ayudar a aliviar la ansiedad, el stress y la depresión (Photo credit: Wikipedia)

De acuerdo con Wikipedia (sí, lo sé, pero es que es una definición breve) :

Mindfulness como concepto psicológico es la concentración de la atención y la conciencia, basada en el concepto de la atención (Mindfulness) en la meditación budista. Fue popularizado en Occidente por Jon Kabat -Zinn. A pesar de sus raíces en el budismo, Mindfulness se enseña a menudo independientemente de la religión.

La psicología clínica y la psiquiatría desde 1970 han desarrollado una serie de aplicaciones terapéuticas basadas en la atención plena (Mindfulness) para ayudar a las personas que sufren de una variedad de trastornos psicológicos, y la investigación ha encontrado evidencia de que tales terapias pueden ser útiles, particularmente para gente que sufre de ansiedad, depresión y estrés.

http://en.wikipedia.org/wiki/Mindfulness_(psychology)

Yo había estado leyendo sobre Mindfulness , incluso probé a seguir algunos de los audios de meditación guiada disponibles en línea , pero me pareció un poco difícil llegar a comprender el concepto por mí misma, o saber como de bien o mal lo estaba haciendo. (Ahora sé que no se puede hacer mal y distraerse es normal).

Aunque hay un número creciente de estudios sobre el uso de Mindfulness (y las terapias basadas en ella, como Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y Terapia Cognitiva de Aceptación) como enfoque terapéutico, debo confesar que estaba más interesada en ella por los posibles efectos en mí misma, vamos, para ayudarme en mi ‘desarrollo profesional y personal’.

Tuvimos una serie de charlas e instrucciones sobre lo que podía conseguirse usando Mindfulness, pero la mayor parte de la estancia se centró en la práctica. Pasamos 24 horas en silencio ( incluyendo no sólo no hablar entre nosotros, sino que tampoco podíamos leer, escribir, usar el teléfono, las redes sociales o cualquier otras forma de comunicación) , y participamos en un montón de ejercicios de meditación , incluyendo meditación sentados , de pie y la meditación caminando (que un buen número de participantes observaron , y yo también pensé, porque caminas muy lentamente hacia atrás y hacia adelante en el mismo tramo, que debíamos tener pinta de zombis a cámara lenta), Mindful observación (observando una pasa por 5 minutos y después pasarnos cinco minutos comiéndola, intentando notar todos los sabores, sensaciones, texturas) y también comer de acuerdo con los principios de Mindfulness.
El foco (como yo lo entiendo , y como veis no soy ninguna experta ) de este tipo de meditación es la respiración . Te concentras en tu respiración, o una parte determinada de la respiración (nosotros tratábamos de concentrarnos en la respiración abdominal y en un punto del abdomen en particular) y al mismo tiempo meditas. Cada veces que pensamientos nos vienen a la cabeza, los reconocemos y los dejamos ir (como si fueran globos),  en lugar de seguirles la corriente. Es un modo de aceptación. Sí, tenemos pensamientos, y nos pueden distraer, pero no debemos sentirnos mal por ello. Es normal, es natural, contemplamos el fenómeno y volvemos a concentrarnos en la respiración. Es un intento [pr tratar de cambiar el dominio que tiene nuestra mente racional y consciente sobre nuestro ser, con su empeño en ponerse a cargo de nuestras emociones y acciones, con sus preocupaciones, sus angustias, etc. Una de las citas que me gustó (aunque no estoy segura de que puedo vivir de acuerdo con ella) es: “los pensamiento están sobrevalorados”. Puede ser que tengamos pensamientos tontos, extraños o raros, pero eso no significa que nosotros seamos raros o tontos. Nosotros somos el contexto y los pensamientos viven en el interior, como los peces en el mar (nosotros seríamos el mar), o los pasajeros de un autobús (nosotros somos el autobús y los pensamientos serían los pasajeros).

Empezamos con sesiones de 10 minutos de meditación que aumentaron hasta 20 minutos y como hacíamos los tres tipos de meditación uno detrás de otro eso resultó en períodos de 1 hora al final del segundo día.
¿Cómo me sentí? Bueno, no lo sé. Los pensamientos te vienen a la cabeza, pero se supone que sólo tienes que contemplarlos y dejarlos ir, y no pasa nada si te distraes, te vuelves a concentrar en tu respiración después de contemplar el pensamiento. No tienes que juzgar lo que ha pasado y decidir que lo has hecho mal. En práctica, no es fácil de hacer. O mejor dicho, sí, después de un tiempo es posible mejorar y se hace más fácil dejar que los pensamientos se vayan, e intentar centrarse en el cuerpo y las sensaciones físicas. Da una impresión muy extraña y entiendo por qué se necesita práctica.
No puedo decir si es para mí o no. El consejo de Russell es que antes de poder recomendarlo a otras personas (Mindfulness de por sí, otras técnicas basadas en ella podrían ser útiles y se pueden ejecutar sin mucha experiencia personal), el profesional debe experimentarlo por sí mismo, y su sugerencia fue la meditar cada día y si logramos practicarla durante 100 días seguidos, entonces podemos considerarnos practicantes experimentados. Supongo que al igual que otras cosas que se convierten en hábitos, requiere comprometerse y ser constante. He empezado con la meditación, he descargado una aplicación que se llama Timer Insight (www.insightimer.com) que te permite no sólo llevar un registro de tu propia meditación , sino también conectarte con otras personas que estén meditando. Yo he decidido intentarlo y ver cómo va. Os mantendré informados, pero como concepto me pareció muy interesante e intuitivamente entiendo cómo podría ser útil para algunas personas.

Para obtener más información acerca de la organización que el Dr. Russell Razzaque ha creado, visitad este enlace:

www.mindfulcollege.com

Aunque está creada pensando en profesionales de salud mental en ella ofrece información interesante sobre sus usos terapéuticos, a dónde ir para formarse, investigación…Echad un vistazo ! (En inglés, aunque estoy segura de que podéis encontrar equivalentes en español).

Gracias por leer, y si lo habéis disfrutado o estáis interesados (o tenéis un montón de experiencia que queráis compartir), por favor, ¡dadle al me gusta, comentad y compartid!

Meditation Span2

Una fotografía aérea de Oxford (Photo credit: Wikipedia)

Meditation Span3

Meditación en Riazor, A Coruña, Galiza (Photo credit: Wikipedia)

Recordaréis que hace unas semanas escribí un post sobre mi experiencia durante un retiro organizado para enseñarle Mindfulness (un tipo de Meditación) a un grupo de psiquiatras. Añadiré el enlace al final del post, por si acaso no lo leísteis (o si queréis refrescaros la memoria. No es que quiera decir que es el post más memorable o mejor escrito sobre el tema pero…).

Ya entonces pensé que probablemente escribiría algún post más sobre el tema. Como expliqué entonces, para que te consideren ‘practicante’ el Colegio de Minfuld Psiquiatras requiere que hayas practicado la meditación, cada día sin falta, durante 90 días. De momento no he fallado ningún día. Recibí un mensaje diciéndome que había alcanzado los 30 días la semana pasada. (Como reviso los post el día antes de la publicación os puedo decir que he alcanzado los 40).

¿Qué me parece de momento? Bueno, como dije en el primer post, no estaba segura de si esto sería para mí. Sigo sin saberlo. Algunos días cuando llego al final de la meditación me doy cuenta de que mi mente ha estado vagando todo el tiempo (o eso me parece), otros días no tanto. Recientemente he estado probando algunas de las rutinas de meditación guiada, ya que encuentro algo más fácil enfocar mi mente en lo que está diciendo una persona, y lo seguiré probando. Me pareció interesante que a través de Insight Timer (el App que uso) recibí un mensaje esta semana (creo que el martes) de alguien diciéndome que me agradecía que hubiese meditado con ella. Un detalle majo.

La vida nos pone a prueba en ocasiones. A veces hace falta más y a veces menos para sacarnos de nuestras casillas. Hoy (domingo 27 de Octubre, ya que escribo posts con antelación y los programo cuando puedo) fue uno de esos días. Accedí hace algún tiempo a hacer asesoramientos (psiquiátricos, que es a lo que me dedico) fuera del trabajo y hoy alguien me llamó para que hiciera uno. Voy a dejar mi trabajo dentro de unos meses y la verdad es que era lo que menos me apetecía hacer hoy, pero no me pareció correcto decir que no, ya que me había ofrecido voluntaria y me olvidé de borrarme de la lista. ¿A quién iban a encontrar en domingo? Mi Broadband (conexión a internet, que naturalmente actualicé hace poco para que fuera más rápida y segura) no funcionaba, así que no tuve oportunidad de decirle a la gente que no iba a estar. Tuve que ir a comprar a toda prisa porque las tiendas no estarían abiertas para cuando acabase. El asesoramiento en sí fue algo problemático, pero al final llegamos a una conclusión. Esperemos que vaya bien. Mientras tanto había conseguido conectarme con el teléfono y conseguí enviarle un mensaje nada amable a alguien que me cogió de mal humor. Llegué a casa, intenté acabar de hacer algo en lo que estuve trabajando ayer (y en lo que gasté algo de dinero) y me di cuenta de que no funcionaría. Y entonces, por supuesto, mi impresora se quedó sin tinta y cuando fui a cambiarla, descubrí que había comprado dos cartuchos (bueno, tres) que no eran para esa impresora. Intentaré devolverlos, pero como hace tiempo no tengo ni idea de donde pueden estar los recibos. Ninguna tragedia, pero lo suficiente para ponerme de aún peor humor.

Meditation Eng3

Pema Chödrön: En el Instituto Omega, Mayo 2007. (Photo credit: Wikipedia)

Cuando visité Hay-on-Wye (sí, también he escrito un post sobre eso) compré un libro de Pema Chödrön que sea llama ‘Cuando las cosas se desmoronan’ (When Things Fall Apart). Nos recomendaron sus obras durante el retiro y pensé que quizás este era un momento tan bueno como cualquier otro para echar un vistazo. Solo he leído unos cuantos capítulos pero ella nos anima a contemplar todos los eventos y no huir de las cosas (o los momentos) que nos irritan, que crean caos a nuestro alrededor, y nos dan miedo. Si no huimos de ellas eso nos ayudará a conocernos mejor. No nos hará más felices necesariamente, pero supongo que seremos más “nosotros”, y quizás aprendamos a ser más amables con nosotros mismos, y como corolario, con los demás.

Ella recuenta la historia que uno de sus maestros de Budismo les contó cuando le preguntaron si alguna vez tenía miedo. Él les explicó que su propio maestro le había animado a enfrentarse a las cosas que le daban miedo. Un día iba con otros dos estudiantes a un monasterio y allí había un enorme perro guardián encadenado cerca de la puerta.  Estaba tirando de la cadena y parecía estar empeñando en atacarles. De repente la cadena se rompió y el perro saltó y echó a correr hacia ellos. Los otros dos estudiantes se quedaron congelados y empezaron a gritar, aterrorizados. El maestro de Pema explicó que él echó a correr hacia el perro. El perro se quedó tan sorprendido que se dio media vuelta, con el rabo entre las piernas.

Y como ella escribe:

“Podemos encontrar nuestro adversario (o la horma de nuestro zapato) en un caniche o un perro guardián furioso, pero la pregunta interesante es — ¿qué pasa después?”

En mi caso creo que tengo que aprender a decir que no en lugar de pasarme la vida sintiéndome irritada por tener que hacer cosas que no me hacían ninguna falta hacer. También tengo que ser más realista con mis expectaciones (de los demás, pero sobre todo de mí misma). Y tengo que tomarme las cosas con más calma y descansar un poco… Y, por supuesto, comprobar el tipo de cartuchos que compro. Esperemos que la conexión a internet vuelva a funcionar cuando pase la tormenta… Y si no, siempre puedo cambiar de proveedor. (Por cierto, de hecho el supermercado me cambio los cartuchos sin problemas. En cuanto a la conexión de internet parece que el fallo puede ser de la caja de conexión a la línea telefónica dentro de mi propiedad, así que no tiene que ver con el proveedor).

Muchas gracias por leer, y si lo habéis disfrutado, u os ha hecho pensar, por favor comentad, compartid, dadle al me gusta… Y hoy ni siquiera tenéis que hacer clic (a menos que de verdad os apetezca leer el post previos).

Enlaces a mis previos posts:

https://olganm.wordpress.com/2013/10/22/hay-on-wye-un-paraiso-para-los-amantes-de-los-libros/

¡Seguid leyendo y yo seguiré escribiendo! (Y por cierto, conseguí el certificado y soy oficialmente practicante).