Archives for the month of: January, 2014

Olga Núñez Miret y su nuevo libro: Una vez psiquiatra….

Advertisements
Poster for American Hustle

Poster for American Hustle

Después de leer varias excelentes críticas de American Hustle ( [La gran estafa americana/ Escándalo americano] Dir : David O’Russell , con : Christian Bale, Bradley Cooper , Amy Adams, Jeremy Renner, Jennifer Lawrence … ) me decidí a ir a verla. Llevo interesada en estafadores, timos y timadores (y timadoras) muchos años. Tienen una larga tradición (podéis leer The Confidence Man de Herman Melville si necesitáis alguna prueba ) . En España, la novela picaresca sería nuestra versión autóctona, y películas como la argentina Nueve Reinas (que recomiendo de todo corazón. Es fabulosa) dan testimonio de eso. Mi interés aumentó mientras estaba escribiendo el trabajo final de mi curso de ‘ Hollywood Film ‘ en Mount Holyoke College. Decidí escribir sobre películas de David Mamet y estafadores. Escribí sobre House of Games (La casa del juego) y The Spanish Prisoner (La trama/La trampa) (también recomiendo estas dos películas si nunca los habéis visto). La primera tiene como protagonista a una psiquiatra que es estafada y a su vez estafa a un grupo de timadores profesionales, y sigue siendo mi película favorita de Mamet . La segunda trata de una estafa muy bien ejecutada. Me quedé tan fascinada por David Mamet y el tema (ya que es un argumento al que Mamet vuelve una y otra vez. No es de extrañar en alguien tan enamorado del lenguaje como lo está él) que terminé haciendo un doctorado sobre ‘ Las películas de David Mamet’. He leído bastante sobre estafas y estafadores, investigado el tema y descubrí a David Maurer, profesor de lingüística que había investigado el argot criminal típico, y quedó tan fascinado por el tema de los estafadores que publicó dos libros sobre el tema, The Big Con [La Gran Estafa] ( en 1940 ) y The American Confidence Man  ( 1974 ) . La biblioteca de la Universidad de Sussex consiguió obtener una copia de The American Confidence Man tomándola prestada de Edimburgo (en ese momento sólo había 3 copias en el Reino Unido), pero The Big Con no estaba disponible. Y entonces, un día en que paseaba por Londres, entré en una librería, y al echarle un vistazo a la sección de crimen vi una copia nueva de The Big Con. Se había vuelto a publicar, oh milagro de milagros. Cogí el libro y me fui a la caja, donde el cajero me preguntó si se trataba de un regalo para alguien y yo le dije que era para mí. Sus ojos se iluminaron y me dijo lo bueno que era, lo mucho que había disfrutado, etc., etc. Su admiración era bien merecida. Si estáis  interesados en el tema (y leéis en inglés, ya que no he encontrado una versión traducida, y es una pena), no os lo perdáis. Por supuesto, se trata de un libro histórico, y no vais a encontrar nada sobre el delito cibernético, ni nada de eso, pero la magia sigue ahí. Es un poco como ver a El golpe. La mecánica de las estafas no funcionaría  hoy en día, pero la belleza de los conceptos, la ejecución, y las actuaciones, mantienen viva la atracción. (Y por cierto, parece que The Big Con fue una de las fuentes de la película El golpe, y si leéis el libro y veis la película comprobaréis que la estafa central de la película es descrita con pelos y señales en el libro> Luego se escribió una novela basada en ella que acabó siendo llevada a los tribunales por plagio. Y The Big Con ganó.)
Los estafadores se consideran los aristócratas del crimen (hacen que la gente confíe en ellos, les den su dinero de buen grado, y pueden llegar a diseñar unos planes muy complicados).  Opinéis lo que opinéis sobre ellos, lo que está claro es que tienen que ser muy buenos actores y convincentes.
La historia de American Hustle se cuenta desde el punto de vista de varios personajes. Irving Rosenfeld (Christian Bale con barriga, medio calvo y con sistema muy elaborado de cubrir su calvicie) una estrella en el mundo de los estafadores, conoce a Sidney Prosser (Amy Adams , Lady Edith durante gran parte de la película) y descubren que comparten su amor y habilidad en idear estafas. Desafortunadamente ella escoge el primo equivocado, Richie Dimaso (Bradley Cooper, que aunque no es calvo lleva un pelo rizado de lo más raro, que más tarde en la película descubrimos que es el resultado del uso de rulos en casa) que es investigador con del FBI. Él ofrece dejarlos libres si cooperan con él para intentar atrapar a otros peces más gordos. La operación crece hasta alcanzar proporciones insospechadas. Un alcalde de Nueva Jersey, Carmine Polito (interpretado con convicción por Jeremy Renner) en su afán por reconstruir Atlantic City usando la legalización del juego se involucra con ellos, hay un jeque de mentira ( siempre hay un jeque falso en alguna parte), los grandes clanes de mafiosos que se dedican al juego también acaban metidos en el asunto (Robert de Niro, también calvo, es el pez más gordo), políticos que a cambio de ciertas cantidades de dinero acceden a agilizar los trámites para nacionalizar al jeque, con fines comerciales, y Richie se emborracha con su ambición ilimitada de hacer caer a gente cada vez más importantes.

No voy a revelar más detalles de la trama, ya que es un gozo absoluto ir descubriéndola poco a poco, intentar reconstruir la historia detalle a detalle y ver qué nos parece el final. Está bien escrita, la década de 1970 está bien recreada (por desgracia, diría yo, en toda su dudosa gloria), el director hace un buen uso de los actores con algunos de los cuales había trabajado antes (ya que dirigió Silver Linings Playbook (El lado bueno de las cosas/Los juegos del destino) y The Fighter (El ganador)), y las actuaciones son fabulosas. Bale es un actor fascinante. En mi opinión se convierte en el personaje que representa, y después de haber visto un buen número de sus películas (y de haberle visto actuar desde que era un niño) todavía no tengo idea de quién es el hombre detrás de la actuación. Y así es como debe ser. Bradley Cooper es muy convincente como el hombre del FBI que siente la necesidad de demostrarles a todos que él no es un tipo de poca monta, que quiere eclipsar a su jefe, y ser más listo que nadie. Amy Adams es una actriz que ha escogido muy bien durante su carrera, ofreciendo siempre actuaciones variadas y muy ajustadas, y aquí está en su elemento. Le auguro un gran futuro y creo que ella podría convertirse en una gran actriz. Jennifer Lawrence interpreta a la esposa de Bale y parece disfrutarlo al máximo y a pesar de ser un papel secundario, le saca todo el jugo. Oscar, ahí vamos de nuevo. Como ya he mencionado Jeremy Renner interpreta a Polito con simpatía y consigue que nos caiga bien el personaje, que hace cosas malas con muy buenas intenciones, y es el que nos hace cuestionar la moralidad de toda la operación más que nadie.

Es una buena historia, bien contada y con interpretaciones fantásticas. Si uno puede sentir que es moralmente ambigua, es una historia (en su mayoría) contada a partir del punto de vista de los delincuentes, y demuestra que las líneas entre el bien y el mal pueden volverse muy borrosas si olvidamos que el fin no (siempre) justifica los medios. Yo la recomiendo.
Sólo en caso de que os interese os dejo los enlaces a los dos libros de David Maurer que mencioné ( The Big Con está disponible como libro electrónico y libro de bolsillo . The American Confidence Man está solo disponible en tapa dura y usado). Yo no pude encontrar versiones traducidas, pero puede que las haya. Los enlaces son a la versión inglesa:
The Big Con

http://www.amazon.com/dp/B005F3GL6E/

The American Confidence Man
http://www.amazon.com/dp/0398029741/

Gracias por leer, y si os ha gustado, id a ver la película, dadle al me gusta, compartid, y  comentad!

Nota: Yo preparo y dejo programados los posts antes de la fecha (si puedo). Escribí este post antes de los Golden Globes, y me alegro de ver que los jueces estuvieron de acuerdo conmigo (sobre todo con respecto a la película y a las actrices).

Poster for American Hustle

Poster for American Hustle

After reading some good reviews of American Hustle (Dir: David O’Russell, with: Christian Bale, Bradley Cooper, Amy Adams, Jeremy Renner, Jennifer Lawrence…) I decided to go and watch it. I’ve been interested in con games and con men (and women) for many years. They have a long tradition (you can read Herman Melville’s The Confidence Man if you need any proof). In Spain, the Picaresque novel is our autochthonous version of it, and movies such as the Argentinean 9 Queens (I wholeheartedly recommend it. It’s fabulous) bear testimony to that.  My interest grew while I was writing the final assignment for my ‘Hollywood Film’ course at Mount Holyoke. I decided to write about David Mamet’s films and con-men. I wrote about House of Games and The Spanish Prisoner (I also recommend these two films if you’ve never watched them). The first one has a female psychiatrist being conned and in turn conning a group of con men, and it still remains my favourite Mamet film. The second one is a beautifully executed con game. I became so engrossed with David Mamet and the subject (as it is a theme he comes back over and over again, not surprising in somebody as fascinated by language as he is) that I ended up doing a PhD on ‘The Films of David Mamet’. I read a fair amount about con games and con men, researched the subject, and discovered David Maurer, a Professor of Linguistics who had researched the typical criminal argot, and become fascinated by the subject of con men, publishing two books, The Big Con (in 1940) and The American Confidence Man (1974). The library at Sussex University managed to obtain a copy of The American Confidence Man borrowing it from Edinburgh (at the time there were only 3 copies in the UK), but The Big Con was not available. And then, one day walking around in London I went into a big bookstore, and checking their crime section I saw a brand new copy of The Big Con. It had been republished, oh miracle of miracles. I promptly grabbed it and went to the till, where the young man asked me if it was a gift for somebody and I told him it was for me. His eyes lit up and he told me how good it was, how much he’d enjoyed it, etc, etc. His admiration was well deserved. If you’re interested in the subject, do read it. Of course, it is a historical book, and you won’t find anything about cyber-crime, or anything like that, but the magic is still there. It’s a bit like watching The Sting. The mechanics of the cons might not be possible today, but the beauty of the concepts, the acting, and the performances, keep the magic alive. (And it seems that The Big Con was one of the sources of The Sting and indeed if you read the book and watch the movie you’ll clearly see the con at the heart of the movie described brilliantly in the book. There was a novel written based on the film that ended up in court for plagiarism and The Big Con won.)

Con men consider themselves the aristocrats of crime (they bring people into their confidence, they make people give them their money willingly, and they can come up with some pretty elaborate schemes), but whatever your opinion what is clear is that they need to be pretty good and convincing actors.

The story of American Hustle is told from the point of view of several characters. Irving Rosenfeld (Christian Bale with a belly, bolding and with a pretty elaborate combover) a star in the world of con men, meets Sidney Prosser (Amy Adams, Lady Edith during much of the film) and they discover they are keen in their love and skill in setting up cons. Unfortunately she picks the wrong mark, Richie DiMaso (Bradley Cooper, who although not balding has the most bizarre curly hair, that later in the movie we discover is the result of using rollers at home) who happens to be with the FBI. He offers to let them walk free if they cooperate with him in setting up other people. The scale of the operation grows to proportions quite unexpected. A New Jersey mayor, Carmine Polito (played with conviction by Jeremy Renner) in his eagerness to rebuild Atlantic City via legalised gambling gets into business with them and the fake sheik (there is always a fake sheik somewhere), big gambling Mafia gets involved (Robert De Niro, also balding), politicians can be offered a bit of money to expedite the paperwork to nationalise the sheik, for business purposes… Richie gets high and carried away in his never ending ambition to bring more and more important people down. I will not reveal more details of the plot, as it is an absolute joy to go through it, try to piece the story together and see how you feel by the end. It is well written, the 1970s are well recreated ( in all their doubtful glory, for our sins, I would add), the director makes good use of some of the actors he has worked with before (having directed Silver Linings Playbook and The Fighter), and the performances are fabulous. Bale is a fascinating actor. To my mind he always is whoever he is portraying, and after having watched quite a few of his movies (and having seen him develop his career since he was a child) I still have no sense of who is the man behind the performance. And that is as it should be. Bradley Cooper is very convincing as the FBI man who is compelled to show everybody he is not just a small time guy, who wants to upstage his boss, and be cleverer than anybody else. Amy Adams is an actress who has made very good career choices, providing varied and always pitch-perfect performances, and she is in her element here. I think she will develop into a great actress. Jennifer Lawrence plays Bale’s wife and she has a ball of it. Although her part is not the biggest, she shines through. Oscars, here we come again. As I mentioned Jeremy Renner portrays Polito sympathetically and you like the character, who does the wrong thing for the right reasons, and is the one who makes you question the morality of the whole operation more than anybody else. It’s a good story, well told and fantastically acted. If one might feel that it is morally tepid, it is a story told from (mostly) the criminals’ point of view, and it shows that the lines between right and wrong can get blurred when one forgets that the end does not (always) justify the means. I do recommend it.

Just in case you’re interested I leave you the links to the two books by David Maurer I mentioned (The Big Con is available as e-book and paperback. The American Confidence Man is only available second hand in hardback).

The Big Con

http://www.amazon.com/dp/B005F3GL6E/

The American Confidence Man

http://www.amazon.com/dp/0398029741/

Thank you for reading, and if you’ve enjoyed it, go and watch the movie, like, comment and share!

Note: I write and schedule my posts (when I can) ahead, and I’m pleased to see that the Golden Globes agree with me with regards to the movies and the female performances in particular.

Como muchos conocéis, desde hace algún tiempo circula por Internet, de blog en blog, un cuestionario o entrevista de nueve preguntas básicas a escritores independientes. Se trata de una idea muy interesante que permite conocer un poco más a los escritores que participamos en esta iniciativa, sus obras, sus hábitos de trabajo, de promoción y sus opiniones acerca de la publicación de libros.

Lola Marine

Imaginaos mi sorpresa cuando la maravillosa autora Lola Mariné (que es una gran favorita también de mi madre) se ofreció a pasarme el testigo de la entrevista. No creo que pueda contaros nada que no sepáis ya de Lola y de sus obras Nunca fuimos a Katmandú (y por cierto, ahora sí que ha ido a Katmandú), Gatos por los tejados y Habana Jazz Club pero aquí (http://gatosporlostejados.blogspot.com.es/)    podéis poneros al día de sus últimas noticias.

OLGA

El cuestionario y mis respuestas:

1. ¿Cuántas obras tienes publicadas?

Empecé a publicar mis obras, en Octubre del 2012 y desde entonces he publicado en español y (casi) simultáneamente en inglés. Mi primera novela El hombre que nunca existió (The Man Who Never Was) es una saga familiar, influenciada por el realismo mágico, con personajes algo esperpénticos, que se mueven en el mundillo de la política, los deportes, el cine…y centrada en un personaje ausente y misterioso. Después publiqué una novela corta juvenil Gemela Maldad (Twin Evils?) donde los protagonistas son dos gemelos completamente opuestos en todo y que se llevan a matar, y mi obra más reciente es una novela corta romántica donde el lector puede escoger entre tres posibles finales (uno feliz, uno triste, y uno neutral), Click Me Happy! (Feliz al primer clic!) también disponible en inglés. He publicado tres novelas cortas en inglés dentro de la serie Escaping Psychiatra, que siguen las aventuras de Mary, psiquiatra y escritora, que se ve envuelta en casos que ponen a prueba sus dotes psicológicas y de investigación. Estoy a punto de publicarla en un solo volumen (con un epílogo) en inglés y en español (con el título Una vez psiquiatra…).

2. ¿Autopublicación o editorial?

De momento solo he probado la autopublicación. En mi experiencia muy pocas editoriales aceptan manuscritos de autores desconocidos. Me interesé por la posibilidad de encontrar agente para otro proyecto en el que sigo trabajando (una serie de novelas juveniles) pero aunque hubo algo de interés, no resultó en nada firme. Desde entonces he leído muchas historias de autores que después de firmar con un agente han visto pasar el tiempo sin obtener ningún resultado.

Supongo que a todos nos gustaría encontrar una editorial que cuidara de nosotros, nos ofreciera un buen contrato, nos dejara tomar todas las decisiones importantes, que encontrara el editor/corrector ideal para nosotros, y que se dedicara al marketing de nuestra obra. Sospecho que aparte de para muy contados autores/estrella, ese tipo de editorial no existe ya, e incluso autores apoyados por editoriales deben montar sus propias campañas de marketing y hacer el trabajo duro, no dedicarse solo a escribir.

Por otro lado la autopublicación te permite controlar cuándo (y no hay larguísimas esperas como con las editoriales tradicionales) publicas, quiénes son tus colaboradores (editores, correctores, artistas que compongan las portadas), escoger el precio de tus obras, si quieres ofrecerlas en promoción, y te ofrecen unos derechos de autor más elevados que en un contrato editorial corriente. Si uno tiene talentos varios, se puede autopublicar sin más gastos que el tiempo (y naturalmente un ordenador para crear el libro). Es difícil ser un experto en todos los aspectos de publicar un libro y de promocionarlo, y uno no se da cuenta de ello hasta que no lo intenta, pero también se pueden adquirir una gran cantidad de talentos, y quizás descubrir habilidades que uno no sabía tuviera. Es una opción que antes no existía, y aunque no te asegura el éxito, al menos te ofrece una oportunidad de presentar tus obras al público. Y eso es mucho.

3. ¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?

Yo llevo escribiendo desde muy joven. Varias de las historias que he publicado las escribí hace tiempo y luego me he dedicado a revisarlas y ponerlas al día. Algunas, como El hombre que nunca existió empezó como una novela corta, inspirada por mis lecturas de autores como Isabel Allende. Al cabo de los años la recuperé, le añadí detalle y acabó en novela. El germen de mis novelas suele ser una idea que se me ocurre. Si me sigue rondando por la cabeza varios días, o incluso semanas, y no me abandona, sé que tengo que escribir sobre ella. Puede ser una situación curiosa que se me ocurre y me hace pensar en cómo llegaron los personajes hasta allí y qué pasó luego. Otras veces puede ser un: ¿Qué pasaría si…? Si la idea se arraíza suelo tomar notas, aunque a veces me pongo a escribir directamente y no siempre sé exactamente qué va a pasar. Algunas de las obras las he planeado más que otras, pero no soy una gran planeadora (y cuando lo soy mis planes no suelen ir como yo esperaba).

4. ¿Cómo promocionas tus obras?

Cuando empecé a publicar, sospecho que como mucha gente, leí mucho sobre el proceso, y los consejos sobre el marketing y las promociones. Yo no tenía ningún tipo de presencia en las redes sociales, así que seguí los consejos, y ahora tengo un blog (publico en español e inglés regularmente, incluyendo reseñas de otros autores y posts con autores invitados), una cuenta en Twitter (también hago Tweets en los dos idiomas), en Facebook, Tumbler, Stumble, Pinterest…He hecho alguna promoción de libros gratuitos en Amazon, en una ocasión en combinación con otra autora, soy miembro de varios grupos de escritores y he publicado antologías con otros autores, que se ofrecen gratuitas como promoción. Yo preferiría hacer algo más personal (y suelo hablar sobre ello cuando tengo ocasión), pero el tiempo es limitado y los esfuerzos no siempre van parejos con la inversión que se hace en ellos. Espero que un día de estos se me ocurra algo realmente original para probarlo y ver como va, porque hacer lo que hacen los demás estos días no da grandes resultados.

5. ¿Cuánto tiempo dedicas a escribir?

Como muchos autores que conozco, la escritura no es mi principal dedicación (de momento). Soy psiquiatra, así que dedico el tiempo que puedo a la escritura. Antes solía tener temporadas (cuando no estaba estudiando o preparando algún proyecto de trabajo) donde dedicaba varias horas al día a escribir y más los fines de semana, y temporadas en que no podía dedicarle nada de tiempo. Ahora, con los esfuerzos de promoción y el intentar mantener una presencia en las redes sociales, aparte de escribir posts para el blog, suelo dedicarle los ratos que puedo durante la semana y unas cuantas horas el fin de semana, cuando el resto de mis obligaciones me lo permiten.

6. ¿Has cambiado algún final después de escribirlo?

No en papel, aunque ha veces tenía decidido un final, y al ir escribiendo el libro o relato se hace evidente que ese final ya no encaja. Con Click Me Happy!, después de algunos comentarios sobre El hombre que nunca existió me planteé ofrecerle al lector la posibilidad de escoger entre dos finales, uno feliz y uno triste (ya que es un romance). Cuando seguí escribiéndola, me di cuenta de que yo suelo preferir finales neutrales, así que añadí un tercero, que sería el que seguramente hubiese escogido yo. Por los comentarios la mayoría de gente prefiere el feliz, aunque creen que el final triste es el más realista. Algún lector que otro, prefiere el final neutral, como yo.

7. ¿Ebook o libro de papel?

Yo me resistí mucho a la idea del ebook, y de hecho solo me compré un lector electrónico después de haber publicado en ese formato, ya que me pareció hipócrita decirle a la gente que leyera mi libro en un formato que yo no había usado. Y la verdad es que me encanta, especialmente ahora que por la edad necesito gafas para leer, y eso no es un problema con un ebook. La cuestión del espacio también es una ventaja, ya que yo entre estudios y mi afición a la lectura, tengo libros por todas partes, y había decidido intentar ir más a la biblioteca o donar los libros una vez los leyera. El problema es que me gustan los libros también como objetos y no puedo resistirme a entrar a tiendas y librerías. Para viajar, un libro electrónico es fantástico, y muy fácil. Si tiene uno tiempo y espacio, los libros siguen ejerciendo una fascinación que le falta al aparato electrónico. Y adoro las librerías. No hay un equivalente a ellas en línea (ni Goodreads ni Amazon…). De momento…

8. ¿Cuánto dura tu proceso de documentación?

Para los libros que he escrito hasta ahora suelo documentarme sobre la marcha. De momento no he escrito ninguna novela histórica ni que me haya requerido un largo proceso de documentación, pero si que he tenido que comprobar datos y detalles. He usado mi experiencia profesional en Una vez psiquiatra… y eso resulta muy útil. En Click Me Happy! las experiencias del personaje principal, Lilith, que es una bibliotecaria alérgica a las redes sociales y a los gadgets electrónicos, (y la que no le gustan la novelas románticas) se inspiran (con un poco de exageración) en cosas que he observado o me han pasado desde que me uní al loco mundo de las redes sociales.

9. ¿Algún consejo a los nuevos escritores?

Recientemente he estado pensando en organizar algún seminario o charla sobre la autopublicación, para contarle a la gente que sabe aún menos que yo, lo poco que he aprendido desde que empecé. La verdad es que no me considero cualificada como para dar muchos consejos. Si alguien quiere ponerse a escribir para hacerse famoso y ganar mucho dinero, yo le aconsejaría que ni siquiera empiece. Escribir puede ser más o menos duro para diferentes personas (no todos los autores somos iguales), pero editar, corregir, reescribir, promocionar…eso es duro para todo el mundo. Y con muy pocas (ninguna) garantías de éxito. Si no disfrutas escribiendo para ti, y para tus lectores imaginarios, si no sientes la comezón de expresar tus sentimientos, tu imaginación, tus vivencias…escribiendo, no lo hagas. Naturalmente si quieres escribir sobre tus vivencias, tu historia familiar, etc., hazlo, pero si decides publicar, prepárate para ello. No es un sprint, es una carrera de fondo, y hay que perseverar, y eso es difícil incluso si te gusta lo que haces.  ¿Más consejos? No te tomes demasiado en serio. Grandes escritores han tardado años en ser reconocidos, y muchos jamás llegaron a recibir la atención que se merecían. Escribe el mejor libro que puedas, intenta que sea lo más profesional posible (corrección, portada, formato), y cuenta tu historia. Con suerte alguien querrá leerla. En breve: si algo te funciona, sigue haciéndolo. No dejes nunca de escribir. Cuídate. No te olvides de que no estás solo (y pertenecer a un grupo de autores, le da a uno perspectiva, aparte de ayuda práctica y apoyo moral) y no te asustes de probar cosas nuevas. Mucha suerte.

Y ahora, para no desmerecer en nada a mis ilustres predecesores, le paso el turno  a Adelfa Martín, una escritora a la que he conocido a través de las redes y a la que admiro por la variedad de su obra, por su conciencia social, y por su capacidad para seguir trabajando y descubriéndonos la belleza y las tragedias de la vida. Entre sus obras encontramos: Desde el  otro lado de la vida (novela autobiográfica), Ciento ochenta y cinco poemas con pilón (poesía social),  La trata (narrativa social) , Irene, valor y solidaridad (ciencia ficción),  La  heredera (fantasía, ciencia ficción y romance).

Portada de la novela La Trama de Adelfa Martín

Portada de la novela La Trama de Adelfa Martín

Aquí la podéis conocer mejor y acceder a una muestra de sus obras.

Y por si queréis estar aún más al día, podéis acceder a su más rabiosa actualidad en sus dos blogs:

http://cuentosyotrosfantasmas.blogspot.com

Y su blog de promoción:

http://adelfamartinsobrequeescribo.blogspot.mx/

Y por supuesto, como siempre, gracias por leer, y si os ha gustado, acordaos de dadle al me gusta, comentad, compartid y haced clic!

Es viernes y toca autor invitado. Os traigo a un clásico que me vino a la mente hace poco. Me gusta mucho el teatro, y me dio por pensar en lo que yo he llegado a disfrutar viendo obras clásicas. Recuerdo una maravillosa representación de Fuenteovejuna  de Lope de Vega en el Teatre Nacional de Catalunya, y aunque por supuesto Lope vendrá de invitado, siempre he sentido debilidad por La vida es sueño así que le ha tocado a Calderón de la Barca. Como siempre os dejaré una breve biografía, una muestra de algunos de sus poemas, y enlaces gratuitos a sus obras.

Pedro Calderón de la Barca

Pedro Calderón de la Barca

Biografía:

Pedro Calderón de la Barca nació de familia bien (hidalgo y padre con un cargo en la corte) en Madrid en 1600. Tercero de una familia de cinco hijos, su padre insistió en que estudiara para ser sacerdote. Tuvo una educación clásica en los Jesuitas de Madrid, estudiando luego en las Universidades de Alcalá y Salamanca. Acabó sus estudios de derecho pero no se ordenó sacerdote. Escribió poemas religiosos y su primera comedia vio la luz en 1623 (Amor, honor y poder). Él y sus dos hermanos tuvieron enfrentamientos con su padre (que se había casado en segundas nupcias al quedar viudo) y luego tuvieron que entablar batallas legales con la viuda para conseguir su legado. Sus biógrafos han sugerido que los muchos enfrentamientos padre-hijo de sus obras pueden tener base en sus dificultades con su padre.

Estuvo al servicio de varios nobles y viajó por Italia y Flandes. También ejerció de soldado y llevo una vida algo desordenada, rumoreándose que estuvo envuelto en un homicidio.

Desde 1625 escribió una abundante obra dramática para la corte, para el Palacio Real y luego, a su inauguración para el teatro del palacio del Buen Retiro. Se ganó el favor del rey (Felipe IV) y se estableció como el más importante dramaturgo español de la época (ya que la fama de Lope de Vega ya había decaído, y habían tenido algunos desacuerdos).

Fue nombrado Caballero de la Orden de Santiago por el rey, y se distinguió como soldado en el sitio de Fuenterrabía (1638) y en la Guerra de Secesión en Cataluña (1640). Entró al servicio del Duque de Alba en 1645. Después del nacimiento de su hijo natural, decidió cambiar de vida (según algunas fuentes) y se ordenó sacerdote en 1661, y al poco tiempo le nombraron capellán de Reyes Nuevos de Toledo. Desde su ordenación decidió no escribir más obras públicas, pero a petición del rey siguió escribiendo para la corte y se le consideraba el dramaturgo más exitoso de la corte. En 1663 se trasladó a vivir a Madrid cuando el rey le dio el título de capellán de honor. Murió el 25 de Mayo de 1681 en relativa pobreza.

Su producción se ha calculado en ciento diez comedias, ochenta autos sacramentales, loas, entremeses y otras obras menores (incluyendo zarzuelas). Aunque siguiendo las pautas de Lope de Vega, sus obras suelen tener menos personajes, se centran más en un protagonista principal, y son más pulidas en cuanto a técnica y forma. Algunas de sus obras revisitan temas de Lope (como El alcalde de Zalamea, El médico de su honra, o El mayor monstruo, los celos).

Calderón fue más allá, y aparte de ahondar en temas como la honra, los celos y la pasión, también creó una forma más simbólica, espiritual y filosófica, como demuestran El mágico prodigioso, La devoción de la cruz y su obra maestra La vida es sueño.

Calderón también se interesó mucho por la escenografía, decorados y puesta en escena, y la música, y colaboró con algunos de los más importantes artistas de la época.

Os dejo los dos monólogos de Segismundo (en La vida es sueño), porque aunque la gente prefiere preferir el segundo, a mí me gustan los dos:

Primer monólogo de Segismundo

¡Ay mísero de mí, ¡ay infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
Ya que me tratáis así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo.
Aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido;
bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
Pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.

Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito del nacer),
¿qué más os pude ofender,
para castigarme más?
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
que no yo gocé jamás?

Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma,
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corre con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que dejan en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?

Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
(gracias al docto pincel),
cuando, atrevido y cruel,
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto;
¿y yo, con mejor instinto,
tengo menos libertad?

Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas bajel de escamas
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío;
¿y yo, con más albedrío,
tengo menos libertad?

Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de los cielos la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto á su huida;
¿y teniendo yo más vida,
tengo menos libertad?

En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera arrancar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón
negar a los hombres sabe
privilegios tan suave
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?

Segundo monólogo de Segismundo

Es verdad. Pues reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos:
Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que á medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Firma de Pedro Calderón de la Barca

Firma de Pedro Calderón de la Barca

Enlaces:

Wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Calder%C3%B3n_de_la_Barca

Biografías y vida:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/calderon.htm

Los poetas:

http://www.los-poetas.com/h/biocalde.htm

Enlaces a obras:

Poemas:

http://www.los-poetas.com/h/calde1.htm

Más poemas:

http://www.buscapoemas.net/poeta/Pedro-Calder%C3%B3n-de-la-Barca.htm

La vida es sueño

http://www.ciudadseva.com/textos/teatro/calderon/la_vida_es_sueno_1.htm

Sus obras gratuitas en 24 símbolos:

http://www.24symbols.com/author/pedro-calderon-de-la-barca?id=120

Hay 859 obras listadas en la Biblioteca virtual Cervantes:

http://www.cervantesvirtual.com/controladores/busqueda_avanzada.php?q=Pedro+Calderon+de+la+Barca#posicion

Hay 220 obras listadas en Amazon pero no me deja ver si son gratuitas en Amazon.es. En .com hay muchas. Echadle un vistazo vosotros:

http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_ss_c_0_11?url=search-alias%3Ddigital-text&field-keywords=calderon%20de%20la%20barca&sprefix=Calderon+de%2Caps%2C334

Billete de 25 pesetas con imagen de Pedro Calderón de la Barca

Billete de 25 pesetas con imagen de Pedro Calderón de la Barca

¡Gracias por leer, y si os ha gustado, no os olvidéis de darle al like, comentar, compartir, y hacer clic que es gratis!

It’s Friday and of course, time for an author guest post. Today I bring you Giselle Marks, whom I met in Twitter. She’s a great person to follow in Twitter (try it and you’ll see) and reading about her novels and projects I could not resist and asked her to come and visit my blog. She’s been kind enough not only to tell us a bit about herself, but also to write an article about regency rakes that is pure joy. Here I leave you with the lady herself, Giselle Marks!

Giselle Marks's logo

Giselle Marks’s logo

Biography:

Giselle Marks has been writing for many years.  She has written two Regency Romances and a Fantasy/ Sci-fi series with erotic content.  Her first published novel, The Fencing Master’s Daughter was launched by Front Porch Romance in September 2013.  Her second Regency Romance, The Marquis’s Mistake was released by them in December 2013.  Her Fantasy series, The Zeninan Saga is currently being edited by Nevermore Press and should start appearing in the near future.  They hope to release the first in the saga, Princess of Zenina in February to March 2014.  Giselle is currently working on an erotic fantasy novella called Lucy, which she hopes will be available in next year and a number of other projects.

Are Regency Rakes Sexy?

By Giselle Marks

Rakes are often mentioned in Regency Romances, but controversies surround them as female readers have mixed views about whether they are sexy, romantic or fairly disgusting. For those of you who believe a rake is only a gardening implement, a rake is also a man who is promiscuous. In the Regency Period young women were required to be virgins when they married, but the men were expected to have sown their wild oats before settling down to marriage.

This inequality existed where experienced men sought to marry innocent women.  But in the period, women who were sexually active outside of marriage were shunned by society. Although women today may be more sexually free, a double standard still exists in society’s expectations of how the sexes should behave.  There are far more words that suggest a woman is promiscuous in a negative way (e.g. tart, slut, hussy, slattern, jade, strumpet, whore, harlot,) and the male equivalent words (stud, player, gigolo, Casanova, Lothario, rake) which have a far more positive ring to them. But the question remains whether there is anything attractive about men who have acquired such sexual experience in loveless relationships?

If you try for accuracy as a historical romance writer, then you cannot throw an inexperienced man and virgin together and expect their untrained fumblings to produce mind blowing sexual encounters. So how heroes became sexually experienced is important to the story.  How they behaved to previous sexual partners sways our modern romance readership’s assessment of men as romantic heroes. Most women conjecture why any girl would risk taking on a man who might regress to behaving in a similar manner.

Many Regency romance writers describe characters as a rake but then do not mention their earlier debaucheries further. The reader is left to imagine their sexual history and to apply their own standards to it. But whether any “Rake” is an attractive or sexy hero, how did he acquire his sexual experience?  Did he keep mistresses of a lower class whom he treated relatively well and paid off generously when tiring of them or did he seduce virtuous serving girls? Were his partners always willing to succumb to his manifold charms or were they beguiled by lying promises or forced by threats or physical strength.

Did this rake prey on young widows or seduce other men’s wives? It takes exceptional circumstances to admire a man who had married women as lovers.  Most modern readers find it difficult to condone adultery in heroes unless they were deeply in love with the women concerned. I despise men who use defenceless women or are sexual predators. Even if the hero’s behaviour was thought unobjectionable by his peers, how do today’s women evaluate his treatment of women?

Assuming the hero’s previous partners were willing or professional, did he take financial responsibility for any by-blows produced during his sexual education? Were his bastards well cared for? And did he consider the sexual satisfaction of the women involved?  Would he boast of his conquests or defend the ladies’ concerned reputations? Questions like these might make the man more or less appealing as a hero.  Other qualities than a handsome face and well maintained muscular lithe body are necessary for a sexily attractive Regency hero.

Did he frequent brothels where he would have been at great risk of acquiring sexually transmitted diseases? Syphilis was virulent in the period and was untreatable. Various weird ineffective cures were tried including the erroneous belief that sex with a virgin would cure it. That resulted in many infected young whores who were discarded as soon as symptoms became obvious. Regency romances of course, rarely mention the risks of something as unromantic as syphilis. Did he use a condom? They had been invented. Giacomo Casanova did, but he still caught and died of syphilis. If the rake escaped the dangers of infection then his regular use of paid prostitutes still lessens his appeal.

The term rake also implies other licentious behaviour including drunkenness, injudicious gambling, over-spending and recklessness. Most writers of Regency romances skate over such behaviour. It is difficult to look at men in the period without applying the political correctness of today’s society. Most of today’s women find the idea of a man paying for sex repugnant and despise double standards towards women.

Yet my favourite writer of Regency Romances Georgette Heyer included several rakes as heroes.  Jasper Damerel, (in Venetia) we are told, sowed his wild oats across Europe and brought back a number of London courtesans to his family seat for what was locally believed an orgy. His career as a rake began when he eloped with a young woman of birth but was then discovered she was not a virgin. She deserted him for a wealthier lover. Today some Regency purists consider his behaviour when he kissed the heroine without seeking her permission as sexual harassment even though she was trespassing on his land. Yet by showing his genuine interest in Venetia and how he is prepared to sacrifice his own happiness for her, Georgette succeeds in making his past life seem unimportant to both readers and the heroine. Despite the fact that he is not described as handsome, he is undoubtedly a sexy hero.

In my own published novels, my first hero Edward Charrington’s sexual history is not mentioned (in the Fencing Master’s Daughter) and he has not been seen as rakish in any way. However it would be naïve to assume he was inexperienced as he had been a career soldier in the Napoleonic wars.  However my second hero, the far too handsome Sebastian Vernon (in the Marquis’s Mistake) is accused of having been a rake so his sexual back history is important to the story.  His realisation that despite treating his women well for the moirés of the period that he had used them without loving them is critical to his character.  It has been suggested his bride Alicia is too suspicious of him and should have been won over quickly by his charm and good looks. I instead think that her determination to be sure her marriage to a reformed rake would be successful, shows a great deal of common sense on her part.

The jury is still out as to whether readers will continue to find Regency rakes romantic and sexy but it is important to consider modern views on sexual behaviour when writing a rakish character. I think more rakes will be considered like Jane Austen’s Wickham (Pride and Prejudice) as villains who used women with little consideration except for their own pleasure.  It is a dichotomy which I find salutary as I write my third Regency Romance, “A Compromised Rake.”

My books can be bought from Front Porch Romance, Amazon, Smashwords and Barnes & Noble.

Facebook links:-

https://www.facebook.com/GiselleMarks

https://www.facebook.com/swordsmistress?fref=ts

https://www.facebook.com/pages/The-Marquiss-Mistake/308305032645395?fref=ts

Articles available on word-press:-

http://gisellemarksauthor.wordpress.com/

http://gisellemarksthoughts.wordpress.com/

Amazon links:-

TMM cover

http://www.amazon.co.uk/The-Marquiss-Mistake-Giselle-Marks-ebook/dp/B00H9NHD06/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1389252809&sr=8-1&keywords=giselle+marks

Fencing Master's Daughter Cover

Fencing Master’s Daughter Cover

http://www.amazon.co.uk/Fencing-Masters-Daughter-Giselle-Marks-ebook/dp/B00FEQVZL8/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1389252847&sr=8-2&keywords=giselle+marks

Thanks to Giselle for being such a great guest, thanks to you all for reading, and remember if you’ve enjoyed it, hit like, comment, share, and of course CLICK!

Hola a todos:

Espero que todos estéis bien después de las fiestas, y que las hayáis pasado felizmente. Y que el año 2014 sea bueno para todos (yo no echaré de menos el 2013, eso os lo aseguro).

Por razones inesperadas no he podido hacer lo que tenía planeado las últimas semanas, pero me ha tocado esperar bastante, y yo no voy a ningún sitio sin mi lector electrónico (Kindle, vale), un libro de los de papel, o a veces los dos, así que, he escrito unas cuantas reseñas, y me pareció buena idea compartirlas con vosotros, por si os apetece empezar el año leyendo. Y porque las dos son novelas de dos autoras con mucho carácter, muy originales, y muy independientes, donde la intriga, los personajes, y las situaciones os mantendrán en vilo.

Primero, hace algo de tiempo que me leí la fabulosa novela de Mercedes Gallego, El asesino del ajedrez, pero la vida se puso un pelín complicada y hasta hace poco no pude compartir la reseña. Así que por fin, aquí está:

Reseña. El asesino del ajedrez de Mercedes Gallego. Asesinos en serie, psicópatas, madres y departamentos de policía en transición.

El asesino del ajedrez

El asesino del ajedrez de Mercedes Gallego es un thriller, una novela policíaca, sobre un asesino en serie “el asesino del ajedrez” así llamado porque apuñala a sus víctimas usando un cuchillo afilado por los dos lados (convirtiéndolo en un puñal) con una figura del juego de ajedrez en el mango. Y por otro motivo que no revelaré ya que vale la pena descubrir los detalles del caso al leerla. Los asesinatos tienen lugar en una Barcelona donde la policía autonómica (els Mossos d´Escuadra) están a punto de ponerse a cargo de las labores que hasta entonces eran competencia de la policía nacional. En ese momento de difícil transición, donde el departamento está medio desmantelado, la labor de investigar los asesinatos cae en manos de la inspectora Ramona Cano, de vida familiar algo peculiar (viuda de un policía, con un hijo estudiando en Irlanda y que vive en una habitación alquilada compartiendo casa con una psicóloga argentina que ya no ejerce de tal y un experto en informático que no sale nunca de casa) y con más experiencia teórica (ha estudiado muchos cursos y está muy cualificada pero no ha llevado muchos casos) que práctica.

La novela que resulta es doblemente fascinante. Por un lado, la investigación y el descubrir quién fue, todo desde la perspectiva de la inspectora (con sus ansiedades, sus dudas, y sus irritaciones personales, incluyendo la preocupación por el futuro de su carrera), y por otro, cómo esto encaja en la vida de una mujer que se ve desbordada por la mezcla de acontecimientos laborales y privados. Aunque ella no está a punto de retirarse, su departamento sí (a regañadientes), y la política interna complica la situación, de forma similar a como en muchas novelas policíacas, un detective a punto de retirarse se ve envuelto en el caso de su carrera, que no puede abandonar.

Cuando la inspectora finalmente pide ayuda (a un psicólogo del departamento que resulta muy útil) y el departamento también lo hace (organizando una operación conjunta con els Mossos) las cosas dan un giro que nos lleva  un final que no desmerece en nada el resto de la novela.

Yo soy de Barcelona y eso hace que la novela me interese especialmente, pero no hace falta conocer la ciudad para sentirse intrigado por las pistas y seguir el caso. La autora consigue aunar una novela de misterio y argumento sólido, con personajes psicológicamente complejos y reales, por los que uno no puede dejar de interesarse. Cuando acabé de leer, me quedé con ganas de saber qué les pasará a los personajes. Así que espero con ganas la nueva novela de la autora y la recomiendo encarecidamente a todos.

http://www.amazon.com/dp/B0097U8CKE/

http://www.amazon.es/dp/B0097U8CKE/

 

Y en las últimas semanas me leí Francis Molehorn’s Están haciendo Casablanca, que tampoco tiene desperdicio.

Están haciendo Casablanca de Francis Molehorn. Viajes en el tiempo, resistencia francesa, detectives y metafísica.

Casablanca

¿Nunca habéis pensado que pasaría si de repente despertarais en otra época o os teletransportaran al futuro o al pasado? Supongo que sí. Desde novelas de ciencia-ficción, como ‘La máquina del tiempo’ de H. G. Wells y películas y series de televisión (‘Regreso al futuro’, ‘Life in Mars’, ‘Midnight in Paris’) la idea le ha rondado la cabeza a creadores y soñadores.

La novela de Francis Molehorn no trata de viajes en el tiempo, la menos no sobre el aspecto mecánico y los procedimientos y teoría de estos. Aragón, un detective privado que vive en el París más o menos actual, un buen día sal a la calle y se encuentra transportado al París de la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial, sin saber el papel que juega, el cómo ni el porqué. Después de la confusión inicial descubre que su secretaria, Cora, también existe allí, aunque parece ser muy distinta a la Cora que él recuerda. Aparte de “Dedos”, un criminal experto en abrir cajas fuertes, el resto de personajes con los que se encuentra no le son familiares.

Aragón pasa la mayoría de la novela intentando estar a la altura de sus fantasías (el detective Sam Spade de las novelas de Raymond Chandler [el hecho de que Cora le llame Sam le hace particularmente feliz, al menos al principio], aunque naturalmente, Rick de Casablanca y Bogart también forman parte de su “inspiración”) aunque al final descubre que no es la persona que él creía.

La historia de espionaje, donde los alemanes son malos, depravados y corruptos, algunos franceses son débiles y traidores, y otros sorprendentemente heroicos, altruistas y patrióticos, está bien hilvanada, es detallada y tiene dosis de emoción, suspense y sorpresas que asegura que uno se enganche y siga leyendo.

También hay una historia de amor casi a regañadientes, y otra de amor fraternal que rompe convenciones, pero en el fondo, lo que la hace una novela psicológicamente fascinante, al menos para mí, son los diálogos internos de Aragón, y como intenta adaptarse a una situación ilógica y cambiante. Él se muestra confiado y en control en su papel como agente de la resistencia, pero el lector tiene acceso directo a sus dudas, confusión y a sus sentimientos.

¿Seríamos héroes si de repente nos encontráramos e una situación arriesgada, históricamente comprometida, o en un estado de emergencia? Al situarnos dentro de la cabeza y conciencia de Aragón (y brevemente de Cora) la autora nos da la oportunidad de experimentarlo vicariamente y ponernos en su lugar. No os contaré el final, que podéis interpretar como prefiráis, pero si queréis poneros a prueba, y os gustan las novelas bien escritas, con buenos, malos y ambiguos, y con historias llenas de giros y complexidades, os recomiendo ‘Están haciendo Casablanca’. Y luego ya me contaréis. Yo, por mi parte, seguiré con interés la carrera de la autora.

http://www.amazon.com/dp/B00E7K62NI/

http://www.amazon.es/dp/B00E7K62NI/

Y ya sabéis, si os han gustado, dadle al me gusta, compartid, comentad, y sobre todo, haced CLIC!

 

Hi all:

I hope the holiday season had been kind to you; you’ve had a great time, and so far 2014 is proving a great year (and it carries on improving).

Unexpected circumstances have meant that I haven’t had a chance to spend the last few weeks as I expected, and I’m been doing a fair amount of waiting. As I never go anywhere without a book, be my e-book (yes, a Kindle), or a paper book, that means that I’ve managed to catch up on a bit of reading and I’ve done some reviews.

I thought it would be good to share my reading and my reviews with you. First, because I really enjoyed the two novels, one by Jessica Kong (I knew her work and she did not disappoint), and the other one by Christine Nolfi, that proved the perfect read for the season (and for my personal, not terribly cheery, circumstances). Second, because both are romances, Kong’s novel with a touch of sci-fiction and some erotica, Nolfi’s exploring second chances and life-changes (something very close to my heart at the moment), on the surface miles apart from each other, but sharing a warm heart and heroic (if in very different circumstances) characters.

Without further ado, I leave you with the reviews, and links:

A Forgotten Kitten: 2 by Jessica A. Kong. Wars, empires and heroines like you’ve never seen them before.

Forgotten Kitten

I read the first novel in the Sea-anan Saga (A Lost Kitten) a few months ago and enjoyed the many universes with alien life forms and fascinating creatures, political alliances, wars and fights. More than anything I enjoyed the original romance at the centre of the book, where love conquered all, even extreme differences in species and customs. I follow the author, Jessica A. Kong, in Goodreads and remember telling her that I was looking forward to reading more about the rest of the family of the main character, in particular Areo, who was not only a woman, the empress and ruler of her people, but also the best fighter and leader. And I must say this novel does not disappoint.

In A Forgotten Kitten, we follow Areo, who is rescued from the grip of death by the actions of Sev, her soulmate, whom she thought lost forever. Unfortunately, although she recovers fully, Sev has lost his memory for most of his past, and cannot understand why he feels such affinity with her, especially as she is not a pure blood. Through this novel we get to learn more about the distinct worlds of the Oceanans, their politics, their enemies, but also their laws and prejudices. Again at the centre of the novel is another story of love conquering all. Both Sev and Areo are trapped between their duties as rulers of their peoples, and their true love. Their hearts tell them they should be together, but tradition and laws conspire to keep them apart. If these matters were not complicated enough, their romance has as setting a time of political unrest and turmoil, where their whole civilisation is at risk.

I’m not going to discuss the ending of the novel, but let’s say there are action scenes and fights that would look fabulous in any movie, heroes and heroines with special powers and skills who face terrible fates and fight for freedom, magical weapons, politics, and passion. There is also sex in the novel that illustrates the unbreakable bond between Areo and Sev, who are made for each other in all aspects. The author is skilful in creating wonderful worlds with creatures that are completely alien to us, whilst at the same time making their emotions and feelings (although epic in scale) completely understandable. Who would not wish for a love story like Sev and Areo’s in our everyday lives? Thank to the author we can share in the adventures and emotions, and hopefully there is much more to come yet.

The deeper I get into the story, the more I want to know about the background, the world, and particularly the extraordinary McCalls. If you fancy a good love story and a break from your everyday world, I recommend you read this book. One word of warning, if you start reading the saga you’ll have to carry on. Don’t say I didn’t tell you!

Link:

http://www.amazon.com/dp/B00EYS46HC/

Second Chance Grill (Book Two Liberty Series) by Christine Nolfi

Second chance grill

I read about ‘Second Chance Grill’ in Goodreads, and being a doctor (a psychiatrist) thinking about having a break from my career and doing something completely different, the plot appealed to me from the beginning. I had not read the first novel in the series ‘Treasure Me’, but must say that although I’ve read the extract at the end of the novel, ‘Second Chance Grill’ stands alone and it seems that one could start reading at any point in the series.

The story in the ‘Second Chance Grill’ is that of Mary, a doctor who’s lost her best friend, Sadie,  recently, and has a history of loses (lost her parents and was informally adopted by the parents of her friend Sadie, who also studied Medicine with her). The two girls had very similar backgrounds and they were planning on taking over the running of the free clinic that Sadie’s father had in Cincinnati. Her friend’s death and her aunt’s leaving her a restaurant in Liberty, Ohio, combined to change what she thought was her well-worked out future. Her initial plan is to stay there until she can turn the restaurant into a feasible business and then return to manage the clinic. As you will suspect, things don’t go quite as planned, and Mary experiences it all, from staff’s difficulties, problems trying to obtain health coverage for her employees (a very current topic in the US that become even more pressing towards the end of the novel), bad-press, jealousy, and… love. She is chosen, from very early on, as an ideal substitute mother by Blossom, a charming teenager with health problems, and the girl’s father, Anthony (a very attractive and fit Italian-American garage-owner and Mr Fix-It) makes her wish the girl’s fantasies become true. Mary is pulled between her wish to stay in Liberty and have a new family and what she feels is her duty towards the family who took her into their fold and nurtured her interest and skills in Medicine. It is a difficult decision

The author manages to combine smiles, pathos, sadness and laughter in her novel to make the reader feel satisfied. I’d like to say that life is a balance of sad and happy moments, but that is not true. As we know, sometimes everything seems to go wrong and at others everything is going so well that we worry it cannot possibly last. Some people seem very lucky and others get more than their fair share of bad luck. Sometimes it is the attitude and the spirit of the people that can put a spin on events. Ms Nolfi, like all good authors, knows that sad moments can enhance the happy ones, as too much sugar can make us all sick. I enjoyed the novel. It is easy to read, the main characters are well-drawn, believable and I, for one, would like them as friends. The secondary characters help to bring Liberty, the town, that is an important character in its own right (and I understand why it provides the name for the series) to life. They are also detailed enough to make the readers feel they know them, and I bet they’d be scene stealers in any movie (I’d love to see Theodora in the flesh and her driving skills put to the test!) It reminded me of Nicholas Sparks and of some bittersweet films one watches, that can make you cry throughout, but eventually you leave with a smile on your face and feeling all the better for it (one of my favourite’s the Italian movie ‘The Son’s Room’ by writer-director Nanni Moretti).

If you don’t enjoy romance, you expect flashy action or heavy erotic scenes; this is not your novel. If you want to cry, laugh, and finish your read with a warm feeling in your heart, go ahead and read ‘Second Chance Grill’. After reading the first chapter of ‘Treasure Me’ I very much suspect I’ll be back for a second helping of the Liberty Series and will continue to explore Ms. Nolfi’s career looking forward to more tears and plenty of smiles.

Link:

http://www.amazon.com/dp/B009Y4ZSFK/

Thanks so much for reading, I hope you’ve enjoyed it, and if you have, please like, comment, share, and don’t forget to CLICK! And Happy 2014!

Hola a todos:

Este es mi primer post del 2014, y el último de los especiales navideños, y me pareció adecuado hablar un poco de mis planes para el nuevo año. Yo no sé vosotros, pero yo tengo bastantes cambios planeados, de trabajo, vida…En cuanto a la escritura, eso es quizás lo que tengo más claro. Muchos ya sabréis que he estado traduciendo una serie de historias (thrillers psicológicos) con una psiquiatra de protagonista, Mary. En español la he llamado Una vez psiquiatra…, y ya está lista para la publicación (gracias a la ayuda de Alexia Jorques y su equipo editorial, y con una fabulosa portada de Ernesto Valdés). Con un poco de suerte (y he de reconocer que últimamente no he tenido mucha, al menos buena) espero publicarla a finales de enero. Estoy escribiendo una serie de novelas juveniles, estoy revisando algunas historias que escribí hace tiempo, y espero publicar alguna de ellas (dentro de no demasiado), y se me ha ocurrido hace muy poco el germen de una idea para una historia/novela romántica (ya que parece que Click Me Happy! (Feliz al primer clic!) ha sido bien recibida. Como Una vez psiquiatra… es lo primero en mi lista, me pareció buena idea empezar un año con un post sobre ella. Algunos de vosotros quizás hayáis leído la primera historia del libro ‘Carne de cañón’ que he publicado en Wattpad. Os dejo el enlace por si no habéis tenido ocasión de leerla. De hecho, gente que ha leído las otras partes me han comentado que les han gustado más, pero ésta fue como empezó la historia y le tengo cariño.

Enlace a ‘Carne de cañón’ en Wattpad (os advierto que hay 9 partes, por si los despistes): http://www.wattpad.com/28235987-una-vez-psiquiatra-carne-de-ca%C3%B1%C3%B3n

Os dejo también la descripción, la portada, y el principio de la segunda historia ‘Trabajo en equipo’ para que os hagáis una idea de por dónde pueden ir los tiros.

Descripción: ‘Una vez psiquiatra…’ lo tiene todo: personajes intrigantes, estilo novela negra, excitante acción, situaciones peligrosas, crimen, asesinos en serie, religión, secretos de familia, revelaciones psicológicas, enfermedades mentales, trauma, debates sobre prejuicios y moralidad, juicios contestados, investigaciones policiales, corrupción, y misterio. Si os gustan: ‘Miénteme’, ‘Mentes Criminales’ y ‘El silencio de los corderos’ y no os asusta adentraros en los abismos oscuros de la mente, atreveos a seguid leyendo.

‘Una vez psiquiatra…’ es una colección de tres historias protagonizadas por Mary, una psiquiatra y escritora. Ella está empeñada en dedicarse totalmente a su carrera literaria pero las circunstancias y sus amigos parecen conspirar para arrastrarla de nuevo al mundo de la psiquiatría. Publicada anteriormente como una serie de tres novelas cortas independientes en inglés, esta es su primera publicación en español, y este volumen presenta las tres historias y un epílogo que completa la previa narración y a la vez abre la puerta a nuevas aventuras para Mary y sus amigos.

En ‘Carne de cañón’, Phil, un abogado que es muy buen amigo de Mary le pide que le prepare un informe sobre uno de sus clientes, un hombre Afro-Americano llamado Caín White. Caín es muy devoto y le han acusado de incitar un motín durante un sermón religioso. Aunque sus acciones no han sido jamás violentas, a alguna gente le parece que el contenido de sus discursos es inflamatorio y perturbador. Dice que oye la voz de Dios. Y por si no bastara con eso insiste en que Dios es negro y su mensaje parece ser de Nacionalismo Negro. ¿Es Caín un loco, está alucinando, víctima de una mente calenturienta, a la búsqueda de la atención mediática, o es un Santo? Para intentar responder a estas cuestiones Mary habla con su familia y amigos. Aunque concluye que Caín está cuerdo, la investigación de Mary destapa revelaciones muy dañinas sobre su vida familiar, sus creencias y las actitudes de la gente del lugar. Quién es santo y quién es pecador está abierto al debate. Cuanto más se mezcla Mary en las vidas de Caín y de sus allegados más se da cuenta de cómo de peligrosos pueden llegar a ser los secretos. Como bombas de relojería a punto de estallar en cualquier momento.

Trabajo en equipo’. El Capitán Tom McLeod, del departamento de la policía de San Francisco, invita a Mary a cenar a su casa con su esposa. Cuando conoce al otro invitado, un joven detective, Justin, ella se da cuenta rápidamente de que esto es algo más que una comida de amigos. El compañero, mentor, y poco menos que padre de Justin, el Sargento David Leaman, fue asesinado hacía un par de meses durante una investigación rutinaria. Justin fue testigo de lo ocurrido pero insiste en volver al trabajo inmediatamente y se niega a ir hacer terapia. Tom y otros en el departamento están preocupados por su salud mental pero no han conseguido convencerle para que acepte ayuda profesional. Mary y Justin se resisten a cooperar con la informal consulta/trampa organizada por sorpresa, pero después de discutirlo deciden intentarlo. Al principio parece ser un caso de duelo sin resolver, pero las cosas no están tan claras como parecen y Mary acaba envuelta personalmente en el caso, lo que amenaza su objetividad profesional. ¿Quién es el verdadero experto en temas del alma y del corazón?

En ‘Memoria’ Mary huye de su apartamento después de un difícil encuentro con su amigo Phil, y desaparece. Cuando la encuentran descubren que la han golpeado en la cabeza, raptado y violado. Debido a su traumatismo craneal, al principio no se acuerda de lo que pasó ni de muchos otros detalles de su vida. Ella jamás recupera la memoria del asalto y le resulta muy difícil aceptar algo que ni siquiera puede recordar. Sus relaciones y toda su vida se ven trastornadas por el traumático incidente. Las pistan indican hacia un asesino en serie, que en el caso de Mary no pudo terminar su trabajo. Pero algunas cosas no acaban de encajar. ¿Quién perturbó al asesino? ¿Por qué la dejó allí tirada y aún viva? El crimen y su investigación impactan profundamente a Mary que decide que necesita reconsiderar su vida y empezar de nuevo.

El epílogo nos muestra a Mary durante el juicio de su raptor y vemos cómo ha cambiado su vida. ¿Conseguirá por fin dejar la psiquiatra, o una vez psiquiatra, siempre psiquiatra?

Aunque estas historias son ficticias, la autora, una psiquiatra forense, aporta su experiencia y conocimientos al material, diferenciándolo de las típicas novelas de crimen. Olga está pensando en escribir más historias en la misma serie. Si os parece una buena idea, decídselo. Enlaces y formas de contactarla están disponibles al final del libro.

Portada:  

Portada de mi futuro libro

Portada de mi futuro libro

 Fragmento (inicio) de ‘Trabajo en equipo’:

Es verdad lo que dicen. ‘No hay nada gratis.’ Debería haberlo sabido. Mary se había preguntado por qué el Capitán Tom McLeod la había invitado a cenar a su casa. Él era amigo de Phil y ella le había conocido cuando Phil estaba dándole consejo legal a uno de los hombres del capitán con respecto a una queja de brutalidad policial. Él también la había ayudado a informarse sobre el trabajo de los perfiladores psicológicos para uno de sus libros. Le debía una. Cuando la había invitado a ir a una cena familiar no pudo decirle que no. Ahora, esperando en la puerta, con un ramo de flores para su esposa Maureen, y una botella de vino español, Mary se preguntó cómo había sabido que ella estaba en la ciudad, y por qué se había molestado en buscarla. ¿Solo para invitarla a cenar? Parecía mucho esfuerzo. Quizás solo era su mente desconfiada…

—Hola Mary. Encantado de verte después de tanto tiempo.

Tom McLeod estaba tan elegante como siempre. No era la típica imagen del policía con la colilla en la boca y la camisa arrugada. Aunque ya tenía la cincuentena y el pelo le griseaba, siempre vestía con trajes oscuros y elegantes, iba bien afeitado, y con zapatos relucientes. Pero, ¿incluso en casa?

—Hola Tom. Éstas son para tu mujer. Y esto… para ti —le dijo, dándole las flores y el vino.

—Gracias. Una elección excelente.

Mary sonrió, aunque no estaba demasiado convencida de la sinceridad de su comentario. Le había pedido consejo al vendedor cuando le tocó escoger vino ya que no entendía naba sobre ello y casi nunca bebía.

—¿Cómo supiste que estaba aquí?

—Estaba hablando con Phil y me dijo que ibas a venir a San Francisco. Algo que ver con información para un libro. No me contó demasiado.

Vértigo de Hitchcock. Los escenarios, los edificios, el antiguo San Francisco, el colonialismo español… quizás. Depende de lo que consiga encontrar.

—Suena interesante. Maureen está en la cocina dando los toques finales a la comida.

Un hombre joven, rubio ceniza, ojos azules y cara de niño se levantó del sofá cuando entraron en la sala.

—Ah, éste es Justin Kelly, uno de los detectives de mi departamento. La doctora Mary Miller. Amiga de la familia.

—Mary, por favor —dijo ella tendiéndole la mano. Él se la dio mirándola con preocupación.

Mary fue a decirle hola a Maureen y a cotillear con ella dejando solos a los dos hombres. Maureen era una de las pocas mujeres que Mary conocía que parecía haber nacido para ser ama de casa, madre y que además, lo disfrutaba de verdad. Después de hablar un poco sobre los dos hijos de los McLeods, Tony y Patrick, Mary decidió empezar sus pesquisas.

—¿Y entonces quién es ese Justin? —preguntó Mary.

—Oh, pobre chico. Lo está pasando muy mal. Tiene un pasado muy traumático. Uno de los hombres de Tom, el Sargento David Leaman… ¿Le conociste? le tomó bajo su protección y le trató como a un hijo. Hizo un muy buen trabajo con él. Recientemente, hace unos dos meses, estaban trabajando juntos en un caso y… mataron al Sargento Leaman. Tom está muy preocupado por Justin, que parece haber reaccionado de una forma muy extraña a la situación. Insiste en que solo quiere volver al trabajo, ni quiere hablar con nadie ni quiere hacer terapia.

Así que de eso iba. Una consulta informal. Eso era lo que quería Tom. De acuerdo, pero al menos se lo podría haber dicho antes. Por más que quisiera dejar su carrera de psiquiatra a un lado y dedicarse a su otra carrera, nunca funcionaba. La psiquiatría siempre la arrastraba de vuelta como un imán.

—¿Está casi listo? —preguntó Tom desde la sala.

—Sí. ¡Listo!

La cena fue algo extraña. Era evidente que Justin no era un visitante asiduo de la casa y no sabía qué decir. Y tampoco parecía ser muy hablador. Estaba sentado frente a Mary y le preguntó:

—¿Doctora en qué?

—Literatura y cine, ¿no? —contestó Tom por ella. Cuando Tom se distrajo con la conversación de su mujer ella añadió:

—También estudié Medicina. Y Psiquiatría. Aún llevo algún caso de vez en cuando.

Había dado en el blanco. Su expresión cambió y se quedó aún más callado. Poco después de eso dijo que tenía que hacer una llamada. No tardó mucho y cuando volvió siguió tan callado como antes. Justin y ella se disculparon y se marcharon juntos temprano. Una vez en la calle cuando él abrió la boca para despedirse, Mary dijo:

—Escúchame, no sabía nada de esto. Le pregunté a Maureen en la cocina y me contó lo que le había pasado al Sargento Leaman. Lo siento mucho. Pero Tom no me había dicho nada. Ahora me doy cuenta de por qué me invitaron, y debo añadir que me pareció raro desde un principio, pero siempre me han ayudado y han sido muy amables conmigo así que no podía decir que no sin motivos. Solo quería que supieras que no vine aquí con la intención de analizarte o nada por el estilo. Buenas noches. Y buena suerte.

Cuando ella se dio la vuelta para irse él le preguntó:

—¿Podemos… hablar? ¿En privado? ¿Confidencialmente?

—Si tú crees que te puede servir de algo…

—Oh, no lo sé. No hablo mucho. David era una de las pocas personas con las que he hablado… Y también con su esposa Lea, pero menos… Está demasiado apesadumbrada ahora mismo para molestarla contándole cómo me siento.

—Vayamos a alguna parte. ¿Conoces algún sitio por aquí?

—Hay una cafetería y lugar de comidas rápidas no muy lejos de aquí que está abierto toda la noche. Nunca hay muchos clientes.

Tenía razón. Había un par de personas comiendo, pero por lo demás el lugar estaba completamente muerto. Mary pidió un chocolate a la taza y él helado y un café. Él comió una cucharada del helado y lo apartó a un lado.

—¿No tienes apetito? No comiste mucho tampoco en casa de los McLeod.

—No. No me apetece comer.

—¿Has perdido peso?

—Probablemente. La ropa parece que me viene grande — él se quedó callado. Mary siguió preguntando.

—¿Duermes bien?

—De hecho no… Me quedo dormido rápidamente, pero luego… Me despierto en mitad de la noche. Tengo unas pesadillas terribles…Veo como le disparan en la cabeza a David una y otra vez…

—¿Lo viste todo? Sabía que estabas allí pero no me di cuenta.

—Sí, estaba allí. Cuando cierro los ojos no puedo dejar de verle cayendo contra el suelo. Sí, ya lo sé, stress post-traumático y todos esos rollos. No me importa lo que le llames, no voy a dejar que me venza. No después de todo lo que he pasado. Mi padre me pegaba palizas, bueno, en realidad me torturaba… Envió a mi madre al hospital una vez detrás de otra hasta que una vez… la golpeó, ella se dio con la cabeza contra la barandilla y murió. Yo le empujé por las escaleras abajo. Estaba borracho… No murió, pero quedó en coma, como un vegetal. Finalmente murió hace un par de años pero la verdad es que no me importó nada. Fue un alivio. Yo tenía catorce años cuando pasó todo. Y entonces me enviaron a un orfanato, y me lie con las drogas, la bebida, y… otras cosa. David me pilló durante un robo. Yo tenía dieciséis años, y no sé por qué, pero le di pena. Lea dice que probablemente le recordé al hijo que perdió de niño. Fuera por lo que fuera, se interesó por mí, me llevó a su casa y… ¡No puede estar muerto! —Justin se echó a llorar y Mary se quedó callada, y le ofreció un pañuelo al cabo de unos minutos.

—Hacía mucho que no lloraba. Me hace sentir estúpido y…

—¿Vulnerable?… Somos todos seres humanos y tenemos sentimientos y nos pueden herir. Y nos duele. Está permitido, ¿sabes?

—No. A mí no. Si dejo que todo salga afuera… Es como una lata llena de aire a alta presión. Si no tengo cuidado, explotará. Mary. ¿Puedo llamarte Mary?

—Por supuesto.

—Es la única forma en que puedo seguir adelante con mi vida es intentando olvidar lo que me pasó antes. Dave me solía decir que yo no podía controlar lo que me hizo el bastardo de mi padre, y que él había recibido su castigo, y más me valía concentrarme en el resto de mi vida y en mi futuro, porque sobre eso sí que tenía control y podía decidir lo que quería hacer. Yo lo podía cambiar, podía convertirme en lo que quisiera si lo intentaba con suficiente tenacidad.

—Por supuesto que tenía razón. Pero no es siempre fácil. A veces necesitamos ayuda, no somos lo suficientemente fuertes. Necesitamos comprender cómo nos sentimos para seguir adelante. No podemos bloquearlo todo.

—Lo estoy intentando. Lo estoy intentando con tanto empeño como puedo. Dave era… Iba a decir que era como mi padre, pero dadas las circunstancias eso sería un insulto. Era como mi padre hubiera sido si me hubieran dado a escoger…Me aceptó cuando yo estaba tocando fondo, me ayudó con toda la mierda de desengancharme de las drogas y el alcohol, me enseñó a comportarme de forma civilizada en compañía decente y consiguió convencer al departamento de policía de que yo me merecía una oportunidad… con mi pasado… Oh, no sé por qué te estoy contando todo este rollo.

—No te preocupes.

—Yo no hablo mucho. No es mi estilo. Incluso con Dave. Hacíamos cosas, me daba consejos, pero no era tampoco un tipo de estos afectuosos, todo abrazos y gestos. Siempre me enseñó a poner al mal tiempo buena cara, a no quejarme y seguir trabajando.

—Debía ser un hombre muy fuerte.

—Sí. No hace mucho, Lea me dijo que había perdido a un hijo. De su primer matrimonio. Su hijo se ahogó en un accidente cuando tenía seis años, y su mujer murió en un accidente de tráfico el año siguiente. Nunca le contó nada más sobre ellos, o habló de sus sentimientos. Y nunca me habló de ellos. Tenía una foto de su hijo en el dormitorio, pero nunca me atreví a preguntarle.

—Era su forma de sobreponerse a ello. Pero no todo el mundo es igual, Justin, y no es un signo de debilidad hablar de nuestros sentimientos. Está bien si ayuda.

—Llevo tiempo intentando volver a trabajar. Me dieron unos días libres, luego me dieron de baja por razones familiares y ahora no quieren que vuelva todavía. Insisten en que tendría que ir a terapia para superar su muerte, pero me he negado. Sé que el Capitán McLeod quería que yo tuviera un asesoramiento psicológico de cómo estoy antes de volver al trabajo. Supongo que debe ser por si acaso me convierto en un maníaco homicida y disparo a todos los que vea, o algo así.

—Como te dije antes, no me dijo nada, así que no sé qué puede preocuparles, aunque Maureen me dijo que les parecía que tú habías reaccionado de forma extraña a su muerte, sin decir nada, ni expresar tus sentimientos.

—¿Qué quieren que haga? ¿Echarme a llorar? No lo haré. ¿Por qué tengo que expresar mis sentimientos a su manera? ¿Y para qué necesito terapia? ¿Va a devolverle la vida a Dave?

—Por supuesto que no. Pero podría ayudarte a aceptarlo…

—Lo único que podría ayudarme a aceptarlo sería atrapar al jodido cerdo que le hizo eso y matarlo —los ojos de Justin relucían, le temblaban los labios, las venas de su cuello estaban hinchadas, y su respiración se había vuelto muy superficial.

—Justin… Eres policía. No puedes tomarte la justicia por tu mano.

—¿Y quién va a detenerme? ¿Quién? Este odio es la única cosa que me hace levantarme por las mañanas, y lo último en lo que pienso cuando me voy a la cama.

—La venganza y el odio son emociones muy destructivas. Has aprendido a controlar tu comportamiento y tu ira, no dejes que lo estropeen todo y te hagan perder el control.

Mary se preguntó si su consejo era muy adecuado. El joven, evidentemente, no solo estaba sufriendo el duelo por su amigo, también estaba deprimido y quizá su odio e ira eran las únicas cosas que le daban algo por lo que vivir. La única persona en la que confiaba había muerto. Debía ser como volver a quedarse huérfano.

—Quizá tengas razón. Sé que Dave no habría estado de acuerdo con lo que estoy diciendo, pero me vuelve loco. No paro de fantasear sobre ello. Pienso una y otra vez en matarle. No pegándole un tiro, sino matándole con mis propias manos. Quiero ver como se le escapa la vida gota a gota a ese desgraciado… Perdona, no debería hablar así.

—Hablar sobre eso no es ningún problema. Si dado el momento lo hicieras… eso sí que sería un problema.

Justin la miró a los ojos y luego retiró la mirada y la fijó en el suelo.

—Lo sé, lo sé. Ahora hablarás con el Capitán McLeod y no tendré la más mínima oportunidad de volver hasta que vaya a terapia. Es culpa mía. Debería haberme callado.

—Justin,  el Capitán McLeod no me pidió que te evaluara. Al menos aún no. Y si lo hiciera yo solo podría hablar con él de lo que tú me dieras permiso. Habría asuntos de confidencialidad. Yo nunca accedería a hacer nada si tú no estuvieras de acuerdo. Aunque, si me pides mi opinión, creo que necesitas ventilar tus sentimientos y no dejar que te destruyan. Lo que sientes es perfectamente razonable y normal. Pero si no te permites sentirlo podría convertirse en un problema.

—¿Y con quién podría hablar sobre ello?

—Quizás lo de la terapia no sea tan mala idea.

—Oh no, no puedo hablar con uno de los consejeros de la policía. No me fío de ellos. Y no tienen ni idea de lo que hablan. Pero contigo… sí que hablaría. Es fácil hablar contigo.

Perdonad que quedara algo largo, pero quería que os hicieráis un poco de idea. Gracias por leer, y si os ha gustado, dadle al like, comentad, compartid, haced clic…Y ¡Feliz Año 2014!

Hi all:

In the last of my holiday season special posts, I thought as we’ve just had the big opening of the year 2014, it might be the time to think about what we’re going to be doing next year. I don’t know you, but I’m planning for big changes. Job, life in general, writing… Probably writing is the thing I’m clearer about. My first plan is to publish Escaping Psychiatry (that I had published as three separate novellas) as a single book, with an epilogue and a fabulous new cover by the very talented Ernesto Valdés.

I’ve mentioned a Young Adult series in the past. I’m planning on finishing writing the whole of it before publishing it, and I’m at the moment writing the second novel. We’ll see. (The title of the series, if it doesn’t change, is: Angelic Business). Recently I’ve had some ideas for a new romance (as it seems that Click Me Happy! has been well received by those who’ve read it). I’m also planning on revisiting some of my finished works and there’s one I think will see the light soonish…

As a teaser, and because I hope Escaping Psychiatry should be published (with a bit of luck, and I must confess I haven’t had much of that recently) by the end of January, I leave you with the description, the cover, and a bit of the second story ‘Teamwork’. I hope you enjoy it and I’ll keep you up-to-date on my progress.

Description:

‘Escaping Psychiatry’ has it all: intriguing characters, noir style, thrilling pursuits, dangerous situations, crime, serial killers, religion, family secrets, murder, psychological insights, mental illness, trauma, debates about prejudice and morality, heated trials, police investigations, corruption, and mystery. If you enjoy ‘Wire in the Blood’, ‘Cracker’ and ‘Lie to Me’ and you are not scared of going deeper and darker, dare to read on.

‘Escaping Psychiatry’ is a collection of three stories with the same protagonist, Mary, a psychiatrist and writer. She is trying to develop her literary career but circumstances and friends conspire to keep dragging her back to psychiatry. Initially published as three separate novellas, this volume compiles the three stories and adds an epilogue that brigs closure to previous narrations whilst at the same time opening avenues for new adventures for Mary and her friends.

In ‘Cannon Fodder’, Phil, a lawyer who is good friends with Mary asks her to provide a report on one of his clients, a young African-American man called Cain White. Cain is a very religious man and has been accused of inciting a riot at a religious meeting. Although his actions have never been violent, some people find the content of his speech inflammatory and disturbing. He says he can hear God’s voice. And more important he insists that God is black and his appears to be a Black Nationalist message. Is Cain insane, deluded, misguided, looking for media-attention, or a Saint? To find an answer to these questions Mary talks to his family and friends. Although she concludes he is sane,Mary’s investigation uncovers some very damaging revelations about his family life, beliefs and local attitudes. Who is a saint and who is a sinner is a matter for debate. The more Mary gets involved in the lives of Cain and those close to him the more she realises how dangerous secrets are. Like time-bombs ready to set off any minute.
‘Teamwork’: Captain Tom McLeod, from the San Francisco Police Department, invites Mary for a meal at home with his wife. When she meets their other guest, a young detective called Justin, she quickly realises there is an agenda well beyond a friendly meal. Justin’s partner, mentor and father figure, Sgt David Leaman, was killed a couple of months earlier during a routine investigation. Justin witnessed the event but he insists in going back to work and refusing any therapy or counselling. Tom and others at the department are concerned about his mental state but have failed to convince him to accept professional help. Both Mary and Justin are reluctant to engage in the ambush/informal consultation organised, but eventually decide to give it a try. At first sight it appears to be a straight forward case of unresolved grief, but things aren’t as clear-cut as they appear and Mary ends up getting too personally involved with the case, to the detriment of her professional objectivity. Who is the real expert in matters of the heart and soul?
In ‘Memory’, Mary runs out of her apartment after a difficult encounter with her friend Phil, and goes missing. When she is found it seems that she was hit in the head, abducted and raped. As a result of the head injury she initially cannot recall what happened or remember many details of her life. She never recovers memory for the assault and finds it difficult to come to terms with something she cannot recall. Her relationships and her whole life are left in turmoil following the traumatic incident. The clues point towards a serial killer who could not finish his job in her case. But some things do not fit in. Who disturbed the killer? Why was she left there? The crime and the investigation surrounding it have a profound impact on Mary who decides that she needs to reconsider her life and start anew.
The epilogue revisits Mary at the point of the trial of her abductor and sees what changes have taken place in her life. Will she finally manage to Escape Psychiatry?

Although these stories are fictional, the author, a forensic psychiatrist, brings her expertise and insight to the material, lifting it above a standard crime caper. Olga is thinking of writing more stories in the series. If you’d be interested in reading them, let her know.Links and points of contact available at the end of the book.

Cover:

 

Cover of my new book

Cover of my new book

  

Beginning of ‘Teamwork’:

It’s true what they say. ‘There’s no such a thing as a free lunch.’ She should have known. Mary had wondered why Capt. Tom McLeod had invited her for dinner at home. He was one of Phil’s friends and she’d met him while Phil was giving legal advice to one of Tom’s men regarding a complaint of police brutality. He’d also been instrumental in helping her research the role of the profiler for one of her books. She owed him one. When he asked her to a family dinner she couldn’t say no. Now, at his door, with a bunch of flowers for his wife, Maureen, and a bottle of Spanish wine, she wondered how he knew she was in town, and why he had bothered to trace her. Only for dinner? It seemed like too much of an effort. Maybe it was her suspicious mind…

“Hi Mary. Lovely to see you after all this time.”

Tom McLeod was as smart as usual. Not the typical image of the cop with a fag in his mouth and an untidy shirt. Although in his fifties and with greying hair, he was always dressed in neat dark suits, clean-shaven, and with shiny shoes. Even at home, though?

“Hi Tom. These are for your wife. And this…for you” she said, handing him the flowers and wine.

“Thank you. Excellent choice.”

Mary smiled, although she wasn’t truly convinced of the honesty of his comment. She had asked for the shop assistant’s advice when choosing the wine as she understood nothing about it and hardly ever drank.

“How did you know I was here?”

“I was talking to Phil and he told me you were coming to San Francisco. Research? He didn’t tell me much about it.”

“Hitchcock’s Vertigo. The scenery, the buildings, the old San Francisco, Spanish colonialism…Maybe…Depends on what I can find.”

“It sounds good. Maureen is in the kitchen putting the last touches on the meal.”

A young man, ash blonde, with blue eyes and a baby face, stood up from the sofa when they walked in.

“Oh. This is Justin Kelly, one of the detectives in my department. Dr. Mary Miller. A friend of the family.”

“Mary, please” she said, offering her hand. He shook it, looking at her with…worry?

Mary went to say hello to Maureen and do a bit of gossiping, leaving the men alone. Maureen was one of the very few women she knew who seemed born for the role of housewife and mother and truly enjoyed it. After some chitchat about the McLeods’ two sons, Tony and Patrick, Mary decided to proceed with her investigation.

“Who is this Justin, then?” Mary asked.

“Oh…Poor guy. He’s going through a really hard time. He comes from a very traumatic background. One of Tom’s men, Sgt. David Leaman…did you meet him?…took him under his wing and…treated him like a son. A truly good job he did with him. Recently…about two months ago, they were working together in a case and…Sgt. Leaman was killed. Tom is quite concerned about Justin, who seems to have reacted very weirdly to the whole thing. He just wants to go back to work, won’t talk to anybody, won’t have counselling…”

So that was it. An informal consultation. That’s what Tom wanted. Fair enough, but at least he could have told her. However hard she tried to leave psychiatry behind and get on with her other career, it didn’t seem to work. She was always pulled back.

“Is it nearly ready?” Tom asked from the dining room.

“Yes. Ready!”

Dinner was somewhat weird. It was evident that Justin wasn’t a regular visitor to the house and didn’t quite know what to say. And he didn’t seem the talkative type either. He was sitting opposite Mary, and asked her:

“Doctor in what?”

“Literature and film, aren’t you?” Tom replied for her. Once Tom got distracted by his wife’s conversation she added:

“I also studied Medicine. And Psychiatry. I still work at it sometimes.”

She’d hit the target. His face changed and he became even quieter. Shortly after, he said that he needed to make a phone call. He wasn’t too long and remained as quiet as before when he returned. Both Justin and she made their apologies quite early and left together. Once in the street, as he opened his mouth to say goodbye, Mary said:

“Listen, I didn’t know anything about it. I asked Maureen in the kitchen and she told me what happened to Sgt. Leaman. I’m terribly sorry. But Tom hadn’t told me anything. I can see why he invited me, and I must say I found it a bit weird at the time, but he’d always been helpful and kind to me, I couldn’t say no for no reason. I just wanted you to know that I didn’t come here with the intention of analysing you or anything like that. Goodnight then. And good luck.”

As she turned to leave, he asked:

“Could we…talk? In confidence?”

“If you think it might help…”

“Oh, I don’t know. I don’t talk much. David was one of the few people I’ve ever talked to…And his wife Lea, but less…She’s too distraught to bother her with the way I’m feeling right now.”

“Let’s go somewhere. Do you know any place?”

“There’s an all-night diner not very far away from here. There’re never too many people there.”

He was right. There were a couple of people having something to eat, but otherwise the place was dead quiet. Mary ordered a hot chocolate and he had some ice-cream and coffee. He had a spoonful of the ice-cream and put it to one side.

“No appetite? You didn’t eat much at the McLeods either.”

“No. I don’t feel like eating.”

“Have you lost weight?”

“Probably. Clothes seem loose now.” He went quiet. Mary asked.

“Are you sleeping all right?”

“Not really…I fall asleep easily enough, and then…I wake up in the middle of the night. I keep having these horrible nightmares…I can see David being shot in the head over and over again…”

“Did you see it?…I knew you’d been there, but I didn’t realise…”

“Yes. I was there. When I close my eyes I keep seeing him…falling down…Yes, I know…post-traumatic stress and all that crap. I don’t care what you call it; I’m not going to let it beat me. Not after what I’ve been through. I was beaten up by my father, tortured by him, really…He sent my mother and me to hospital time and again until one day…he hit her; she knocked her head against a banister and died. I pushed him downstairs, he was drunk…He didn’t die but ended up in a coma, like a vegetable. He finally died a couple of years ago and I couldn’t have cared less. It was a relief. I was 14 when all that happened. And then…They put me in a children’s home, and I did drugs, and drank, and…other things…And David caught me at a robbery…I was 16 at the time, and…I don’t know what it was, but he felt sorry for me. Lea says I probably reminded him of the son he lost as a child. Anyway, he took an interest, took me home with him and…He can’t be dead!” Justin burst out crying and Mary kept quiet, offering him a tissue after a few minutes.

“I hadn’t cried…for a long time. It makes me feel stupid and…”

“Vulnerable?…We’re all human and we hurt. It’s allowed, you know?”

“No. Not me. If I let everything come out…It’s a can of worms, Mary…Can I call you Mary?”

“Sure you can.”

“It’s…The only way I can get on with my life is by forgetting what went on before. Dave used to tell me that I didn’t have control over what the bastard of my father did to me, and that he’d been punished for it, and I might as well concentrate on the rest of my life, because over that…I had some control and I could decide what to do. I could change it over; I could become anything I wanted if I just tried hard enough.”

“He was right, of course. But it isn’t always that easy. We need help sometimes, we aren’t that strong. We need to understand how we feel to move on. We cannot block everything out.”

“I am trying. I am trying very hard…Dave was…I was going to say like my father, but that’s an insult given the circumstances. He was like my father would have been if I had been given a choice…He accepted me when I was at my lowest, helped me through all the crap of coming off drugs and alcohol, taught me how to behave in civilised company, and managed to convince the police department that I deserved a chance…with my past…Oh, I don’t know why I’m telling you all this shit.”

“It’s fine.”

“I don’t talk. It isn’t my way. Even with Dave…We did things, he gave me advice, but he wasn’t the touchy-feely kind of guy, and he always taught me to put a brave face on things and get on with it.”

“He must have been a very strong man.”

“Yes. He didn’t…Not long ago Lea told me about the son he lost. From his first marriage. His son drowned in an accident when he was six, and his wife died in a car-crash a year later. He never told her anything else about them, or talked about his feelings. And he never mentioned them to me. He had a picture of his son in his bedroom, but I never dared to ask.”

“That was his way of coping, then. Not everybody is the same, Justin, and it isn’t a weakness to talk about the way one feels. It’s OK.”

“I’ve been trying to go back to work for ages. They gave me time off following the shooting, gave me compassionate leave, and now don’t want me to go back. They insisted that I have bereavement counselling, but I refused. I know Capt. McLeod wanted me to have an assessment, a psychological assessment, of how I was before I went back. I imagine just in case I became a homicidal maniac and shot everybody in sight or something like that.”

“As I said, he didn’t tell me anything, so I don’t know their worries. Although Maureen told me that they felt you’d reacted in a rather weird way to his death, not saying anything, not expressing any feelings.”

“What do they want me to do? Cry? I won’t. Why do I have to express myself their way? And what do I need counselling for? Is it going to bring Dave back?”

“No. Of course not. It might help you come to terms with…”

“The only thing that could help me come to terms with it would be to catch the fucking bastard who did this to him, and kill him.” Justin’s eyes were bright, his lips trembling, the veins in his neck bulging, and his breathing had become shallow.

“Justin…You’re a policeman. You can’t take justice in your own hands.”

“And who is going to stop me? Who? This hatred is the only thing that makes me get up in the morning, the last thing I think of before I go to bed.”

“Revenge and hatred are destructive emotions. You’ve learned to control your behaviour and your anger, don’t let them get the better of you.”

Mary wondered if her advice was the wisest thing to tell him. That young man was evidently not only bereaved, but also depressed, and maybe his anger was the only thing he was living for. The only person he trusted had died. He must have felt an orphan all over again.

“Maybe you’re right. I know Dave wouldn’t have approved of what I’m saying, but it drives me mad. I keep fantasising over it. I think about killing him. Not shooting him, but killing him with my own hands. I want to see the life escaping from that bastard…Sorry…I shouldn’t talk like that.”

“Talking about it isn’t a problem. If you came to do it…that would be a problem.”

Justin looked at her in the eyes, and then looked down.

“I know. I know. Now you’ll talk to Capt. McLeod and I won’t have a chance of ever going back until I’ve undergone therapy. It’s my own fault. I should have shut up.”

“Justin…Capt. McLeod didn’t ask me to assess you. At least not yet. And I could only talk to him about whatever you allowed me to. There are confidentiality issues. I would never agree to do anything without your consent. Although, if you ask me, I think you need to ventilate your feelings and not let them destroy you. What you feel is perfectly normal and reasonable. If you refuse to allow yourself to feel it, though, it might become a problem.”

“Who can I talk to about it?”

“Maybe counselling isn’t such a bad idea.”

“Oh no, I can’t talk to one of the police counsellors. I don’t trust them. And they don’t know what they’re talking about. But I’ll talk to you…You’re easy to talk to.”

Thank you for reading. Sorry it ended up being a bit long but I wanted to give a bit of an idea…And if you’ve enjoyed it, please comment, share, and like! And Happy New Year 2014!

Living in the Gap

“Ruffled feathers and endless squawking over a minor difficulty is typical of a crow’s life. I lean back on the counter and realize that could be my line….”

Opinión y actualidad

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

Los escritos de Héctor Browne

Blog (algo literario y algo viejo) de un Licenciado en Letras, diplomado en edición, y Profesor de Lenguaje.

Priscilla Bettis, Author

The making of a horror novelist.

%d bloggers like this: