Hola  a todos. Aunque tengo muchos proyectos en marcha, (incluyendo acabar el epílogo de la serie ‘Escapando de la Psiquiatría’, traducir las tres novelas cortas al español y publicarlas como volumen único) de vez en cuando llega una historia que no te deja en paz hasta que la escribes, y ésta es una de ellas. Algunas de mis obras (publicadas y por publicar) contienen elementos de romance, pero no había escrito una obra puramente del género hasta ahora, pero supongo que nunca es tarde. Como dice Oscar Wilde, la única forma de vencer la tentación es caer en ella, y en eso estoy.

English: Oscar Wilde memorial, Dublin, Ireland.

Os traigo una pequeña muestra del primer capítulo y ando a la busca de sugerencias sobre un par de cosas (y naturalmente opiniones, aunque sé que es muy poco). Primero es el título. La historia (no estoy segura como de larga será, pero creo que una novela corta) se llama ‘Click Me Happy!’ en inglés. La protagonista que es muy cínica con respecto a romances, se ve envuelta (a regañadientes) en una relación a distancia usando social media. En español había pensado dejarla con el título inglés, pero también podría usar una traducción: ‘Hazme feliz on un click’ (que sería traducción más o menos literal), ‘Feliz al toque de un botón’, ‘El click de la felicidad’…O quizás dejar el título en inglés con subtítulo en castellano. No he decidido pero agradecería sugerencia y opiniones.

También ando a la búsqueda de ideas sobre la portada. Había pensado en un ordenador y…poco más.

Bueno, os dejo la muestra a ver que os parece y gracias por leer y sugerir.

Capítulo 1. Donde conocemos a la “heroína”

̶ No. ¡No otra maldita novela romántica! ¡Voy a vomitar de asco! ¡Anda, anda, mírala! Portada rosa con un tío macizo enseñando el pecho y una chica guapísima contemplándolo con lujuria. Y en el horizonte un castillo “escocés” de pacotilla. ¡No puedo soportarlo ni un minuto más!

Lilith Darville era mucho más atractiva de lo que se creía. Aunque no era una belleza arrebatadora (sea lo que sea lo que eso signifique) tenía un bonito pelo castaño que siempre llevaba corto (no tenía talento alguno para los peinados complicados), grandes ojos marrones almendrados, una peca que le favorecía mucho en la mejilla izquierda, nariz pequeña y boca bien definida. Una combinación la mar de agradable, pensara ella lo que pensara.

Solo se ponía maquillaje bajo tortura (y en ocasiones muy especiales), y aunque de pequeña estaba rellenita, entre comida sana y mucho ejercicio ahora estaba delgada y en buena forma. No era una top-model pero ¿quién quiere estar tan famélico de todas formas?

̶ ¿Cómo se llama? ̶ preguntó Debbie, encargada de la biblioteca y buena amiga de Lilith.

̶ ¿Qué importa eso? Se tendría que llamar Mira los musculitos de este tío, ponte caliente y compra mi libro. ¿De verdad hay alguien que se crea estas tonterías?

̶ No es cuestión de creer o no, Lilith. Es una fantasía. ¿Quién no querría salir con un tío guapísimo, ser el centro de su universo, que te envidien todas las otras mujeres y…?