Como os prometí he decidido presentar una selección de artículos en mi blog. Y para empezar les dejos con Jesús que nos relata algunos de los episodios de su vida que yo he contado en El hombre que nunca existió.

Os habéis preguntado alguna vez como os sentiríais si la gente os juzgara con sólo veros? Yo estoy acostumbrado a ello. Me llamo Jesús y nací feo (bueno, supongo que sigo siendo feo, pero llevo tantos años viéndome que ya no me doy cuenta). Muy feo. Mi nacimiento de hecho se ha convertido en leyenda familiar,

y sale a relucir cada vez que hay alguna reunión o acontecimiento de familia. Ya sabéis: bodas, bautizos, comuniones, entierros…

Mi abuela siempre me dice que yo le pegué un susto de muerte cuando nací. Mi madre, Adelina, a la que nunca le gustó hacer las cosas como los demás, decidió no ir al hospital y me tuvo en casa. Por lo visto estaba aullando como una desesperada (el médico llegó tarde. Andaba muy ocupado el buen hombre) y yo nací…pues lo mejor que pude. Fotos no he visto, porque nadie se atrevió a sacarme una foto. Nací cubierto de pelo negro y abrí los ojos al nacer, sin llorar ni nada. Mi abuela al verme cubierto de pelo (‘como un monito, me decía, y siempre añadía, ‘pero aun más feo y más peludo’) y con aquellos ojos exclamó ‘Jesús!’. Parece que se pensó que yo era como el diablo. 

Me quedé con el nombre porque a nadie se le ocurrió ninguno mejor, y pensaron que igual me protegería…

La cuestión es que la leyenda de mi nacimiento me ha seguido toda la vida, y todo el mundo me mira preguntándose si de veras hay algo diabólico en mí y cuando se manifestará. Hay que reconocer que la gente es algo tonta, pero mi cara y mi aspecto me ha complicado algo la vida. Aunque en realidad sospecho que mi vida habría sido complicada aunque me hubiera parecido a Johnny Depp.

Mi madre, Adelina, se casó cuando yo tenía unos 5 o 6 años, con el hijo del alcalde. Senén. Hombre guapo, nada complicado…Amable conmigo. Ninguna queja. Decidió que nos mudaríamos a la capital e intentaría meterse en política. Podéis leer más detalles sobre la campaña y cosas así en el libro. Yo sólo sé lo que me contaron después y las pocas cosas que recuerdo, pero nunca se me ha dado mucho lo de la política…Siempre se lo he dejado a otros de la familia.

No, mucho más interesante que eso fue…Tuve una hermana…Estefanía, aunque siempre la llamamos Estefie…Medio-hermana, de hecho, pero eso nunca tuvo ninguna importancia. Fue un bebé precioso y todo el mundo pensó que ella y yo éramos como la bella y la bestia (o ángel y demonio). No me importó nunca demasiado. Al fin al cabo ella era niña y es normal que las niñas sean más favorecidas que los niños.

El día de las elecciones (Senén era candidato a la alcaldía por la capital) después de votar (eso también fue bastante divertido…Senén primero salió en zapatillas, luego se le olvidó el carnet de identidad, tuvo que ir al baño… ¡tuvimos que volver a casa 3 veces!) mi madre se fue a un spa y dejó a Senén con Carmen. ¿Qué quién es Carmen? Carmen era una abogada a la que Senén conocía hacía años (me parece que habían salido juntos) y se estaba encargando de organizar su carrera política…O eso es lo que yo creía entonces. Carmen y Senén se encerraron en la oficina ‘a trabajar’ y yo estaba en la sala, cuando de repente Estefie, que no llegaba al año, dijo: ¡Hola! y empezó a hablar con total fluidez. ¡Casi me caigo al suelo redondo! Hasta entonces sólo había balbuceado, y había dicho ‘mama’ y ‘papa’ una horas antes, pero no una conversación entera…Me dijo que tuvo que empezar a hablar porque todo estaba hecho un lío en nuestra casa. Yo se lo fui a contar a la cocinera (la niñera tenía la tarde libre y no había nadie más en la casa. Pensándolo bien Senén y Carmen deberían haber estado cuidándonos pero…) y en lugar de decírselo decidí llevarla de la mano a la sala por si no me creía. Cuando Estefie le empezó a hablar la pobre Delfina se desmayó…Afortunadamente no se hizo daño. Ahora si que no había nadie a quien se lo pudiera decir, porque Senén y Carmen seguían encerrados en la oficina, y por los ruidos que se oían parecía que ocupados, así que estuve charlando con mi hermana. Era muy lista y tenía un gran sentido común. Me dijo que no me podía contar lo que estaba pasando porque yo era demasiado joven (¡el nervio!) y me consoló sobre los problemas en la escuela, diciéndome que las cosas cambiarían y que no tendría que hacer de malo en los juegos mucho más tiempo. Tenía razón…De hecho y desde entonces siempre tuvo razón.

Cuando Senén y Carmen por fin salieron de la oficina se quedaron muy sorprendidos, pero también algo avergonzados cuando mi hermana les empezó a hablar. Yo no entendí lo que Estefie les estaba diciendo, algo sobre Carmen montando a Senén y otras cosas…Por aquel entonces no tuvo mucho sentido para mí. Cuando nuestra madre volvió y ella le contó sobre las reuniones de Carmen y Senén en la oficina, me di cuenta de que era algo realmente malo, ya que Adelina echó a Carmen (casi) a patadas y empezó a dormir sola, relegando a Senén a otra habitación. Senén siempre me pareció triste desde entonces, pero Estefie se convirtió en toda una estrella. Televisión, revistas, todo el mundo la quería para ellos. Y por asociación yo también me hice popular, porque pasé a ser el hermano de ‘la niña fantástica’.

¡Y como era de fantástica!

Si quieren leer más échenle un vistazo a ‘El hombre que nunca existió’

Hombrecover(Amaz) 

http://www.amazon.com/dp/B009TWEGC8

Gracias y Feliz Navidad!