¡Hola! Soy Vero. Soy buena amiga, la mejor amiga (quizás no debiera decirlo yo, pero no se llega a ningún sitio siendo modesto, aparte de que te entierren debajo de una bonita losa) de Jesús. Sí, el que os ha estado hablando de su vida aquí.

¿Qué estoy haciendo aquí? Me ha pedido que hable de cómo nos conocimos en la escuela. ¿Qué tiene que ver eso con el título de esta pieza? Bueno, soy una mujer de negocios (con bastante éxito aunque lo diga yo. Ya he compartido mi opinión sobre la modestia) y sé bastante sobre promocionarse y marketing. Ofrecer consejos, tener un título pegadizo, empezar con cómo, usar mayúsculas, negrilla…!Y ahí está!

Conocí a Jesús en la escuela. Su padrastro, Senén, el alcalde, había decidido cambiar las cosas en el sector educativo y había insistido en que todas las escuelas, incluso las privadas (y muy exclusivas) deberían hacerse mixtas. My padre era Fiscal General y muy amigo del director de la escuela de Jesús (no, no le voy a hacer propaganda aquí, pero saben el tipo de escuela al que me refiero, muy cara, muy exclusiva, muy estirada, muy buena para hacer conexiones) y por supuesto yo fui una de las primeras niñas en ir. Era bastante raro ser un niña en una escuela llena de niños y el primer día todas (no éramos muchas, sólo 8 en mi clase) íbamos todas juntas como pegadas para apoyarnos moralmente las unas a las otras. Conocía a un par las chicas en mi clase, Clara y Jenifer, ya que venían de la misma escuela que yo (un sitio aburrido y caro, y seguiré sin hacer publicidad. Yo sólo me hago publicidad a mí misma y a mis amigos/as y asociados/as), pero incluso a los 9 años, a ellas les gustaban los chicos y flirtear, y el rosa y los peluches y eran una niñas muy femeninas, y eso a mi nunca me fue. Por supuesto que con el tiempo me llegaron a gustar los chicos, pero por aquel entonces no me interesaban demasiado. Y el rosa…nunca ha sido mi color. Demasiado convencional. El rojo, por otro lado…

Las chicas nos sentamos todas juntas en una fila en clase y nos sentimos como alienígenas. Todos los chicos nos miraban como si fuéramos especímenes bajo un microscopio o animales en un zoológico. A la hora de comer, en la cantina, todas nos sentamos juntas, y algunas de las chicas mayores se sentaron se nos unieron. Yo no me había fijado en Jesús hasta entonces, pero un par de chicas empezaron a hablar sobre un chico que era tan feo que debería protagonizar una película de terror. Y ni siquiera necesitaría maquillaje. Acabaron muriéndose de risa, tapándose la boca con las manos y portándose como idiotas. Yo le miré. OK, sí, no era convencionalmente atractivo. Tenía una cara bastante peculiar. Como uno de los cuadros de Picasso de su fase Cubista, que yo siempre he encontrado de lo más favorecedores. Y su pelo era muy tieso y estaba de punta, como si fuera un erizo. Pero, anda…Era con mucho el chico de aspecto más interesante de toda la escuela. Yo era consciente de que la gente pensaba que yo era fea, y siempre intentaban ser amable y decirme cosas agradables como: ‘O, eres tan lista, se te dan tan bien las Mates, tienes un cerebro muy técnico, eres un as con los ordenadores…’ y todos esos bla, bla, blas, que eran ciertos, pero estaba claro que lo que querían decir era: ‘Pobrecita, no eres bonito, de hecho eres fea, pero para como premio de consolación, eres lista…’ Lo entendía. Nunca he sido de comprensión lenta. Aunque era un chico, pensé que probablemente tenía más en común con él que con ninguna de las chicas con las que había estado sentada.

Me levanté y me trasladé a su mesa, sentándome a su lado. Él me miró, sorprendido.

“Hola, soy Vero. Bueno, me llamo Verónica, pero prefiero Vero. ¿Cómo te llamas?”

“Jesús. Simplemente Jesús.”

“De simple no tienes nada.”

“Si esto es una apuesta o sólo has venido para reírte de mí delante de tus amigas…”

Yo le sonreí.

“No te preocupes. No son mis amigas. Pensé que tu y yo parecemos tener mucho en común y me gustaría conocerte mejor.”

“¿Cómo lo sabes?”

“La gente te considera…feo, ¿no? Siempre quieren que seas el malo en los juegos. Nunca te dejan ser el principal o el héroe…”

Él me miró con una expresión de interés creciente.

“Sí…”

“A mí también me pasa. Escucha, ¿te gustan los ordenadores?”

“¡Por supuesto!”

“Hablaré con mis padres esta noche. Quizás te gustaría venir a mi casa.”

“¿Estás segura?

“Sí. ¿Por qué no?”

Sí, siempre me habían gustado los ordenadores. En mi opinión, es más fácil llevarse bien con ordenadores que con la gente. Y siempre los puedes desenchufar si te dan mucho dolor de cabeza.

Más tarde me enteré de que tenía una hermana famosa, Estefanía, la niña prodigio. Me daba algo de cosa en aquella época, aunque la llegué a querer mucho con el tiempo…

Mi padre tuvo que investigar quien era y siempre
estaba criticando la política de su familia, pero no puso grandes obstáculos. Mi madre era una fan de su madre y su hermana, que eran famosas. Yo disfrutaba la compañía de Jesús y nos hicimos mejores amigos. A lo largo de los años hemos pasado por muchas cosas…

Si quieren leer más:

‘El hombre que nunca existió’ http://www.amazon.com/dp/B009TWEGC8

****************************************************************************************************************************************

Hola, soy Olga, autora y blogger:

Tengo un par de cosas que anunciar. Primero es que formando parte de mi series de blogs sobre amigos, colegas y gente maja en general estoy planeando traer a una serie de escritores para hablar del arte (y negocio) de escribir, el proceso, su obra, sus proyectos…lo que quieran. Varios escritores han expresado interés y espero que otros les sigan en un futuro no muy lejano. ¡Será emocionante!

El segundo anuncio es que me propongo regalar un PDF de una de mis historias en inglés (‘Canon Fodder’, ‘Carne de Cañón’, una de una serie de 3 historias con un personaje central, Mary, que es psiquiatra, sobre sus aventuras y casos) a gente que visite mi página web:

http://www.olganm.com/

y firme en el libro de visita (guestbook) o me envíen un correo electrónico expresando interés (correo de contacto también en la página web). Mi página web tiene otras historias de muestra (una es castellano). Si prefieren puedo enviarles un PDF con los 3 primeros capítulos de mi libro ‘El hombre que nunca existió’. Díganme que prefieren en el correo o comentario.

El REGALO estará disponible a partir de la publicación de este artículo (aunque como me lo hago yo misma, si la respuesta es enorme, puede que me lleve algo de tiempo enviarlo todo).